No te pierdas todo lo que te aguarda en este fantástico lugar

No es casualidad que la isla de Tenerife sea conocida como la “isla de la eterna primavera”, pues gracias a los agradables vientos alisios disfruta de un clima excepcional durante todo el año, por lo que se trata de un destino de playa inigualable. Además disfruta de lugares tan fascinantes como el volcán de El Teide, el pico más alto del país, y localidades tan hermosas como la de Orotava o la de Garachico

La isla de Lanzarote, por su actividad volcánica, recibe el sobrenombre de “isla de los volcanes”, y se trata de un destino turístico de primer orden que ha sabido destacarse como un referente de concienciación medioambiental. Ello se debe, entre otros, a la obra del pintor César Manrique y a lugares tan excepcionales como el Parque Nacional de Timanfaya o los Jameos del Agua.

¡No pierdas esta ocasión única!

Descubre el programa del viaje

Islas Canarias

Día 1: Ciudad de origen - Tenerife

Salida en vuelo regular con destino Tenerife. Llegada y traslado al hotel elegido. Alojamiento.

Día 2: Tenerife

Día libre. Alojamiento.

Día 3: Tenerife

Día libre. Alojamiento.

Día 4: Tenerife - Lanzarote

Traslado al aeropuerto para tomar un vuelo con destino Lanzarote. Llegada y traslado al hotel. Alojamiento.

Día 5: Lanzarote

Día libre. Alojamiento.

Día 6: Lanzarote

Día libre. Alojamiento.

Día 7: Lanzarote

Día libre. Alojamiento.

Día 8: Lanzarote- Ciudad de origen

A la hora acordada, traslado al aeropuerto para tomar el vuelo de regreso a la ciudad de origen.

Parque Nacional del Teide

Sin ninguna duda uno de los grandes atractivos de la isla de Tenerife es el área en la que se encuentra el volcán del Teide, uno de los grandes iconos del archipiélago canario. Además de haber sido declarada Parque Nacional en 1954, lo que lo convierte hoy en el más antiguo de Canarias, la región fue declarada también Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO en el año 2007 –en la categoría de Bien Natural–, contribuyendo así a la protección del bello y valioso paisaje que allí encontramos.

Situado en mitad de la isla de Tenerife y con una extensión cercana a las diecinueve mil hectáreas –siendo el más grande de Canarias–, el Parque Nacional del Teide es una de las visitas obligadas para todos los viajeros, pues además de su riqueza paisajística y biológica destaca por la singularidad de su configuración geomorfológica. En él destaca el volcán del Teide, que con sus 3.718 metros de altitud sobre el nivel del mar está considerado el pico más alto del país, siendo además rodeado por otros conos volcánicos de gran interés.

Una de las actividades más interesantes que pueden realizarse en el interior del parque es recorrer alguno de los caminos de la red de senderos que hay trazados, de distintas duraciones y dificultades, y que pueden realizarse por cuenta propia o con la compañía de un guía oficial. Aquellos que quieran además contemplar las maravillosas vistas que se obtienen desde la cima del Teide tienen varias opciones: o bien realizar la apasionante excursión que parte desde Montaña Blanca –unas seis horas aproximadamente de camino– o bien subir parte del tramo a bordo del teleférico.

Para completar la experiencia en el lugar, además de la interesante visita del Jardín Botánico, donde uno puede profundizar su conocimiento sobre la vegetación local, cabe destacar la visita del Observatorio Astronómico, situado en uno de los mejores lugares del mundo para observar las estrellas.

Te interesa saber...

…que aquellos que deseen subir a la cima del Teide sin andar demasiado pueden optar por montarse en el teleférico, que acompaña al viajero hasta los 3.555metros de altitud. Desde allí se obtienen unas vistas espléndidas, que pueden completarse recorriendo alguno de los senderos cercanos.  

Aquellos que lo deseen pueden realizar también una breve pero intensa caminata hasta el cráter del volcán, llegando a la altura máxima de 3.718m., pero hay que tener en cuenta que se requiere un permiso especial –gratuito–.

Orotava

La histórica localidad de Orotava es una de las visitas imprescindibles de cualquier recorrido por la isla de Tenerife. Su casco antiguo está declarado Conjunto Histórico-Artístico, ya que alberga numerosos edificios de gran interés patrimonial, y los montes de los alrededores nos permiten realizar toda una serie de actividades al aire libre para estar en contacto con la naturaleza –una parte del Parque Nacional del Teide pertenece al mismo municipio–.

Los dos barrios más emblemáticos de esta villa son el de Villa de Abajo y el de Villa de Arriba –conocido también como el Farrobo–, que marcaron antaño una clara diferenciación en el estrato social de sus habitantes. En ellos encontramos buena parte de los lugares de interés, como la Iglesia de Nuestra Señora de la Concepción de la Orotava, que fue erigida durante el siglo XVI y en la que se celebró la proclamación del monarca Carlos V; el antiguo palacete de la familia Ascanio, convertido hoy en la sede social de la entidad cultural Liceo de Taoro; la Plaza de la Constitución, que se conoce popularmente como “la plaza del kiosco” y hermosa casa de la familia Lercaro.

Pero si hay un elemento que hizo legendario a este pueblo fueron sus espléndidos jardines, que albergan desde hace siglos infinidad de plantas tropicales procedentes de diversas partes del mundo. Uno de ellos es el Jardín de Aclimatación de la Orotava, que nació con el propósito de adaptar las nuevas especies procedentes del continente americano. Encontramos también los Jardines Victoria, que se situaba en la parte trasera de la exquisita mansión de la marquesa Sebastiana del Castillo, y los Jardines de Franchy, famosos por acoger un ejemplar centenario de drago.

De entre los museos más destacables están el Museo de Artesanía Iberoamericana, que se sitúa en el antiguo convento de San Benito Abad y que se centra especialmente en la producción artesana canaria, así como el Museo de Arte Sacro, dentro de la mencionada Iglesia de Nuestra Señora de la Concepción.

¿Sabías que...

…en los Jardines de Franchy hubo un enorme drago que embelesó a científicos de la talla de Alexander Von Humboldt? Según los registros que dejaron los investigadores y botánicos de los siglos XVIII y XIX, el ejemplar de este árbol medía cerca de veinte metros de altura, con una circunferencia que rondaba los veinte metros.

Según estos mismos escritos, este drago estaba ya en el lugar durante la llegada de los conquistadores españoles en el siglo XV y habría servido como lugar sagrado para los guanches. A pesar de su larga trayectoria, a comienzos del siglo XIX parte de sus ramas fueron arrancadas por un fuerte temporal, siendo finalmente derribado por otro temporal algunas décadas después.

Garachico

Al noroeste de Tenerife se encuentra la histórica villa de Garachico, que llegó a ser en el pasado el principal puerto de la isla. Junto a otras poblaciones conforman la región que se conoce con el nombre de “isla baja”, una de las zonas más hermosas y auténticas del archipiélago canario.

Fundada por un rico genovés, la localidad de Garachico experimentó un importante crecimiento económico durante los siglos XVI y XVII, gracias a la exportación de mercancías hacia el continente americano y europeo. Sin embargo, la sucesión de diversas catástrofes naturales, de entre la que destaca la erupción del volcán Trevejo a comienzos del siglo XVIII, terminaron por relegar la villa a su situación original como puerto de pesca.

A pesar de ello la localidad conserva todavía numerosos lugares de interés histórico y arquitectónico, de entre los que destaca la Iglesia de Santa Ana –una de las más hermosas de la isla– y la de Nuestra Señora de los Ángeles, así como los conventos de Santo Domingo y de San Francisco. Mención aparte merece el imponente Castillo de San Miguel, una fortificación de planta cuadrangular del siglo XVI que sirvió para proteger la costa de Garachico.

Te interesa saber...

…que la población de Garachico cuenta también con numerosas estatuas y monumentos conmemorativos, como la estatua de Simón Bolívar, la escultura de “El Pez”, el monumento del III Centenario de la Erupción Volcánica o la obra de aires japoneses “Tensei Tenmoku”. 

Playas de Tenerife

No es casualidad que la isla más grande de Canarias sea uno de los lugares preferidos del turismo europeo, pues además de disfrutar de un clima excepcional alberga algunas de las mejores playas que puedan imaginarse. Los cerca de trescientos kilómetros de costa que encontramos en Tenerife ofrecen una extraordinaria variedad de paisajes, desde las pequeñas caletas –situadas especialmente en el norte– hasta las extensas playas, acompañadas de una infraestructura turística de primer nivel.

Algunas de las playas más conocidas de Tenerife son la de Las Teresitas, las de Las Américas, la de Los Cristianos y la del Médano, que cuentan con una buena oferta de servicios para los visitantes, como restaurantes, socorristas y duchas. De entre las caletas y las playas menos concurridas destacan la de La Arena –cerca del Puerto de Santiago–, la Caleta y las playas de la zona de Arona –en el sur de la isla–. Para los que quieran disfrutar de las singulares playas de arena negra pueden acudir a la playa del Bollullo y a la Playa de Santa Ana.

Tenerife es también un buen lugar para la práctica de deportes acuáticos, de entre los que destacan el submarinismo, debido al espectacular fondo oceánico conferido por la solidificación de la lava volcánica, así como el surf y otras actividades similares. Existen también algunos parques acuáticos en los que divertirse y refrescarse.

Te interesa saber...

...que Tenerife es conocido como la “isla de la eterna primavera”, gracias al agradable clima que se da durante casi todos los días del año. A pesar del intenso sol, los vientos alisios y las corrientes marinas frías que frecuentan la zona tienden a suavizar las temperaturas.

Parque Nacional de Timanfaya

Situado en la isla de Lanzarote, el Parque Nacional de Timanfaya abarca una extensión de aproximadamente cincuenta kilómetros cuadrados, a caballo entre los municipios de Yaiza y Tinajo. Se caracteriza por su singular paisaje volcánico y por la variedad de los elementos geológicos que lo conforman, siendo además el único Parque Nacional del país eminentemente geológico –catalogación que obtuvo en 1974–.

La configuración de esta región la debemos principalmente a las erupciones volcánicas producidas durante la primera mitad del siglo XVIII y del siglo XIX, pudiendo ver todavía hoy restos solidificados de esas expulsiones. La zona, repleta de volcanes mayoritariamente de baja altura, se caracteriza por la escasez de vegetación y por la sinuosidad de su relieve, combinando distintos colores cálidos que otorgan al parque una extraordinaria belleza. Otro de los rasgos distintivos de Timanfaya es que presenta una amplia zona costera en su zona occidental, con hermosas playas de arena negra y pequeños acantilados formados por la misma actividad volcánica.

Pero a pesar de las dificultades que la región presenta para la vida y el asentamiento, no ha sido un impedimento para que allí se establecieran algunas poblaciones, que aprendieron a adaptarse y a vivir en este entorno, llegando incluso a cultivar viñas para la producción de vino. Podrá obtenerse más información al respecto en el Centro de Visitantes del parque. Del mismo modo, en el punto de información “Echadero de los Camellos” podrán verse los distintos sistemas de labranza utilizados por los campesinos locales, quienes usaron los camellos para llevar a cabo sus labores.

Para aquellos que quieren obtener más información sobre la geología del lugar, además del mencionado Centro de Visitantes pueden acudir al Centro Cultural y Turístico de Las Montañas del Fuego, desde donde puede iniciarse también la Ruta de los Volcanes y degustar la deliciosa gastronomía local. Del mismo modo, aquellos que lo deseen pueden realizar alguno de los recorridos por el interior del parque –guiadas o a nuestro aire–, teniendo en cuenta que no se puede transitar en ningún caso por fuera de los caminos marcados para ello.

Un poco de historia

El Parque Nacional de Timanfaya es el resultado de la actividad volcánica reciente del país, tras las importantes erupciones que se originaron en la década de los ‘30 del siglo XVIII y que resurgieron cerca de un siglo más tarde. La zona de este parque en la que tuvieron lugar las principales erupciones fue en Las Montañas de Fuego, que cuenta nada más y nada menos que con veinticinco cráteres.

En el momento de las primeras erupciones la zona estaba habitada por diversas poblaciones, como Santa Catalina, Malas Tapias, Chimanfaya o La Mareta, algunas de las cuales fueron arrasadas por completo, siendo destruidas además las áreas de cultivo y de actividad agrícola. Con el tiempo resurgiría la vida en el lugar, siendo la zona de cultivo de La Geria la más emblemática de todas ellas, famosa hasta hoy por la calidad de sus vinos.

Bodegas en La Geria

Tras las devastadoras erupciones volcánicas producidas entre 1730 y 1736 en la zona de Timanfaya, en la isla de Lanzarote, la región de La Geria resurgió de entre sus cenizas para convertirse en una importante productora de vinos. Se trata además de la principal área de viñas de toda la isla, que llama la atención de los visitantes por encontrarse en mitad de un característico paisaje.     

Con una extensión que sobrepasa los cincuenta kilómetros cuadrados, La Geria se caracteriza por encontrarse repleta de hendiduras rodeadas de pequeños muros semicirculares, en mitad de los que encontramos la vid, protegida así de las posibles inclemencias del viento. Rodeada de bodegas, esta zona bien merece una visita para degustar la excelente calidad de sus productos y para admirar la belleza del sorprendente entorno.

La historia y el desarrollo de la región se encuentra íntimamente ligada a los viñedos, siendo la Bodega La Geria y la Bodega Stratvs las más emblemáticas de todas ellas. Para acercarnos a conocerlas puede recorrerse lo que se conoce como la “Ruta del vino”, un camino trazado de sur a norte que nos permitirá saborear los productos locales y disfrutar de la inmensidad del paisaje volcánico. La mencionada Bodega La Geria, que conserva todavía la arquitectura tradicional, permite la entrada a los visitantes, ofreciendo catas de los vinos de temporada.    

Aquellos que quieran saber más sobre la producción del vino en la región de La Geria pueden visitar también el Museo del Vino, situado en las antiguas bodegas de El Grifo, de arquitectura lanzaroteña. Allí, además de poder conocer de primera manos la maquinaria y los utensilios que se han venido utilizando con los años para el cultivo de viñedos y la producción de vinos, podrá realizarse también una cata de los productos elaborados en la región.

¿Sabías que...

…la Bodega La Geria fue construida a finales del siglo XIX? Antiguamente perteneció a la familia Rijo, que regentaron el lugar hasta el año 1993, cuando tomaron la dirección los actuales propietarios.

Se trata de una de las bodegas más visitada del país, recibiendo la llegada de unas trescientas mil personas cada año. Combina los antiguos sistemas de producción con la tecnología más avanzada del sector, habiendo alcanzado la D.O. Vinos de Lanzarote.

Isla de La Graciosa

Quedan ya pocos lugares en el mundo donde las carreteras de asfalto no formen parte del paisaje habitual, y uno de ellos es precisamente la encantadora Isla de La Graciosa, situada en el extremo nororiental del archipiélago canario, a escasa distancia de Lanzarote. Se trata pues de un lugar imprescindible para los amantes de la tranquilidad, el silencio y la naturaleza.

Con pocos kilómetros de longitud y una geografía amable –apenas alcanza los 260 metros en su punto más elevado–, se trata de un apacible lugar para andar o para alquilar una bicicleta. Aquellos que lo prefieran pueden también desplazarse a bordo de uno de los taxis todoterreno que circulan por la isla. Ésta cuenta también con diversos conjuntos volcánicos y con dos núcleos de población, como son la Caleta de Sebo y Pedro Barba, que reúnen a unas seiscientas cincuenta personas.

Pero a pesar de ello La Graciosa se caracteriza por sus playas solitarias, acogedoras durante todo el año, así como por los colores que la luz del sol dibuja en su paisaje. Una de las playas más impresionantes y bonitas del lugar es la de las Conchas, al norte de la isla, flanqueada por el volcán Montaña Bermeja y situada frente al islote Montaña Clara. Otra de las más acogedoras es la playa de la Cocina, a los pies de la Montaña Amarilla, característica por el color turquesa de sus aguas y por sus aguas tranquilas. No hay que perderse tampoco la playa de la Francesa o la del Salado –a las que no se recomienda acceder en bicicleta por la dificultad que presenta allí la arena para ello–, así como tampoco la playa de la Lambra.              

Aquellos amantes del buceo y del submarinismo no deben perder la oportunidad de contemplar el fondo marino de la isla, que conserva uno de los puntos con mayor biodiversidad de todo el archipiélago.

Te interesa saber...

…que existen dos navieras que permiten el acceso hasta la isla de La Graciosa, realizando el recorrido entre Órzola –en Lanzarote– y la localidad de Caleta del Sebo –en La Graciosa–. El recorrido dura aproximadamente unos veinte minutos, con salidas aproximadamente cada treinta minutos. 

Jameos del Agua

Formado por la actividad volcánica de la región, al norte de la Isla de Lanzarote encontramos un sorprendente entramado de cuevas y tubos de lava, fruto de las milenarias erupciones del Volcán de la Corona. Situado cerca de la costa, tras acceder en su interior a través de unas escaleras esculpidas en la roca, encontramos un fascinante lago natural, conectado con el agua del mar a través de las filtraciones. En sus aguas cristalinas habitan diversidad de especies endémicas, de entre las que destacan los cangrejos ciegos, un tipo de cangrejo albino único en el mundo.

Este mágico rincón de la isla se conoce con el nombre de los Jameos del Agua y fue adaptado por el artista canario César Manrique, fusionando armoniosamente el arte con la naturaleza. Se trata del primer Centro de Arte, Cultura y Turismo creado por este autor, y lo primero que nos muestra una vez en su interior es lo que se conoce como el Jameo Chico, poblado de vegetación y decorado con originales elementos.

Otro de los elementos más sorprendentes que encontramos a lo largo de los seis kilómetros que conforman esta red de túneles volcánicos –siendo una de las más grandes del mundo–, es precisamente el Túnel de la Atlántida, que se adentra varios metros en las aguas del océano. No hay que perderse tampoco el espacio llamado Jameo Grande, donde se ubica una sala de conciertos aprovechando la cavidad de la gruta para obtener una acústica impresionante.

Aquellos que quieran aprender más sobre la actividad volcánica pueden dirigirse a la Casa de los Volcanes, donde se ofrecen completas e interesantes explicaciones al respecto. Por otra parte, los que lo deseen pueden también descansar y tomar algo en cualquiera de los dos bares situados en las cavidades de las rocas, que por la noche se convierten en pista de baile.

¿Sabías que...

...en Canarias se conoce con el nombre de “jameo” a las cuevas naturales producidas tras el hundimiento de un túnel de lava volcánica? La palabra podría proceder del término guanche “xam, que significa casa o choza.  

Dichos hundimientos suelen producirse cuando los tubos de lava acumulan demasiado gas en su interior o cuando alcanzan una anchura excesiva. Así, los jameos nos permiten ver el recorrido realizado por la lava tiempo atrás.

Guía de
España

Denominado oficialmente Reino de España, el país dispone de una superficie total de 504.645km2, que le convierte en el cuarto país más extenso del continente europeo. Fronterizo con Francia, Andorra, Portugal, Reino Unido –Gibraltar– y Marruecos, está organizado en diecisiete comunidades autónomas y dos ciudades autónomas, encontrándose principalmente su territorio en la Península Ibérica y en los archipiélagos de las Islas Baleares y de las Islas Canarias.

Sus dimensiones y su situación geográfica, así como su orografía, le propician una gran diversidad de paisajes y climas, que van desde el clima oceánico del litoral cantábrico hasta el clima de alta montaña que encontramos en cordilleras como los Pirineos, pasando por el clima subtropical de las Canarias y el semiárido que encontramos en algunas zonas de Almería. Sin embargo, es el clima mediterráneo el predominante en buena parte de su geografía, dotado de temperaturas suaves y precipitaciones durante buena parte del año, a excepción del verano.

El castellano es el idioma oficial del Estado, existiendo otras lenguas que son cooficiales en determinadas comunidades autónomas, conforme a los distintos Estatutos de Autonomía con los que se organiza el territorio. En relación a su población, España supera los cuarenta y cinco millones de habitantes, con una distribución irregular a lo largo del territorio y una densidad mediana bastante menor a la media del resto de países de Europa Occidental.

Por lo que respecta a la cuestión religiosa, el Estado se autodefine en la Constitución como aconfesional, garantizando la libertad religiosa y de culto de los individuos. Tradicionalmente, sin embargo, el catolicismo es la religión predominante en el país –con cerca del 70% de la población, incluyendo a los no practicantes–, seguido en número de miembros por el protestantismo y el islam.

Dicho todo esto, sólo queda dejarse llevar por la curiosidad y acercarse a conocer la variedad de territorios y tradiciones que componen el país a través de cualquiera de nuestros circuitos.

Comunidades Autónomas
¿Sabías que...

…en España existen un total de diecisiete Comunidades Autónomas y dos Ciudades Autónomas? Cada una de ellas cuenta con sus propias características y competencias políticas, tal como se estableció en la Constitución de 1978 y en los sucesivos pactos, dividiéndose a su vez en diferentes provincias.

Actualmente se considera que el nombre del país procede de la palabra latinaHispania”, nombre con el que hacía alusión a la Península Ibérica tras la conquista romana. Éstos fueron precisamente uno de los numerosos pueblos que habitaron estas tierras, aprovechando su situación geográfica estratégica y considerando que más allá del océano se hallaba el fin del mundo.     

Debido a la influencia que los diferentes pueblos dejaron en las distintas comunidades –cada una de ellas con su particular Historia–, y aunque formen parte del mismo Estado, la inmensa variedad de rasgos propios, de monumentos interesantes y de celebraciones tradicionales, así como de su gastronomía convierten a cada Comunidad en un mundo particular, por lo que merece la pena visitar el territorio en toda su extensión.

España cuenta con una enorme variedad de paisajes de gran belleza –con diversas regiones catalogadas por ejemplo como Reservas de la Biosfera–, y se encuentra entre los países del mundo con un mayor número de lugares declarados Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO.

Logitravel.com

Más de 2 millones de pasajeros nos confiaron sus vacaciones en 2016. ¿Los motivos?

  • Amplia gama de productos
  • Navegación rápida, sencilla y amena
  • Confirmación online de tu reserva
  • Importantes descuentos por Venta Anticipada
  • Los mejores Chollos de Última Hora
  • El mejor servicio de atención al cliente