Viajes

Gastronomía en Líbano

Identificación

Líbano: Riqueza histórica y hospitalidad de sus habitantes

Platos de costumbres milenarias

Gastronomía en Líbano La gastronomía libanesa es un conjunto de platos y de costumbres milenarias de los habitantes del Líbano, es una cocina extraordinariamente rica y diversa que posee especialidades propias y adaptadas de los diferentes países de su entorno. Con alimentos frescos y sabrosos, junto algunas especias, los libaneses han adaptado lo mejor de la cocina turca y la árabe aderezándolo con un aire de la gastronomía francesa. La gastronomía libanesa tiene como ingrediente principal a la carne de cordero, teniendo entre sus platillos más conocidos el Kibbeh. Este plato se prepara crudo, al horno, frito, en diversas formas, la más usual es el Kibbeh bola relleno, que tiene forma ovalada, está relleno de carne con cebolla y piñones. Es muy sabroso, doy fe.

La meze, que consiste en una serie de platos con distintas cremas de vegetales tales como el garbanzo (hummus), queso cremoso (labne), en algunos casos el pimentón (siendo este herencia siria), de entrada trae carnes crudas como son la carne de vaca, de hígado y blanca, con sal y pimienta al gusto, también incluye ensaladas como son el tabuleh y el fatush, el kibbeh, carnes asadas y frituras diversas, entre otras cosas.

La cocina libanesa es una gran gastronomía mediterránea, que sin duda es una cocina exótica, de las más variadas y coloridas del mundo y además de ser el gran símbolo de la hospitalidad del Líbano.

Carnes, granos, verduras y frutas son ingredientes presentes en casi todos los platos tradicionales libaneses. Con ellos se elaboran platos sorprendentes, cada región da su sazón y estilos a los mismos platos. De allí que sea frecuente que una misma comida resulte distinta si es preparada por una familia de Beirut que por una de Trípoli o Sidon.

Un detalle entre muchos: la carne, en los platillos que la llevan, es absolutamente limpia, sin grasa alguna y sin nervios.

En sus platos casi siempre se encuentran los mismos ingredientes, sólo que su utilización y mezclas dan una variedad única a la gastronomía. Hojaldre, trigo, sémola, quesos, pepino, yogurt, piñones, nueces, tomates, pimentones, ajo, cebollas, semillas de girasol, ajonjolí, orégano, clavo, canela, pimientas, perejil, hierbabuena, albahaca, cáscara de naranja, olivas, aceites, vinagres. Todas materias primas que entregan sabores, colores y olores con la que se da forma, aroma y gusto a una de las gastronomías más espectaculares que haya desarrollado el ser humano.

Los libaneses tienen orgullo de ser personas conocedoras de la buena comida y gente de buen comer. Muchos creen que gozan de la buena vida y poseen buena salud gracias a las bondades de esos platos de la buena mesa mediterránea.

La gastronomía del Líbano representa cabalmente la dieta mediterránea. Incluye abundantes frutas, vegetales, pescado y frutos de mar. Las grasas animales se consumen en forma escasa. Se come más aves que carne roja, y ésta consiste generalmente en cordero.

Los platos llevan diversos métodos de cocción ya sea; asados, al horno o salteados, al vapor, las verduras blanqueadas entre otros. La crema y la manteca se usan casi siempre en los postres. Los vegetales se comen crudos o en conserva,  así como cocidos. Si bien la gastronomía libanesa no exhibe un amplio repertorio de salsas, se concentra en hierbas, especias y la frescura de sus ingredientes; la combinación de platos es casi ilimitada.

Las comidas están llenas de sabores fuertes, y mucho de lo que consumen los libaneses depende de las estaciones.

Con el reciente énfasis en los beneficios saludables de la cocina mediterránea, la gente de todo el mundo está conociendo y adoptando la auténtica comida libanesa. Este conocimiento ha llamado también la atención de chef y restaurantes para incluir platos de ese origen en su menú.

Footer Thawte