Viajes

Guía de viaje Israel

Identificación

Israel: La tierra prometida

Introducción

Introducción Israel Pocos países son capaces de despertar connotaciones y sentimientos tan antagónicos como Israel. De hecho, este pequeño Estado de Oriente Próximo, cuya población apenas supera los siete millones y medio de habitantes, ha sido testigo durante más de 3.000 años de episodios que hablan de amor y guerras. De devoción y rencor. De dignidad y humillación. Así de compleja es su convulsa y fascinante historia, capaz de aunar en el mismo espacio físico a quien predicaba la fraternidad y el perdón y a quienes escribieron con sangre algunos de los episodios bélicos más despiadados. Y todo ello sin pasar por alto la honda significación que encierra para los seguidores de las principales religiones monoteístas: el judaísmo, el cristianismo y el Islam.

Pese a tratarse de un Estado relativamente joven, se constituyó oficialmente en 1948, , Israel esconde una realidad mucho más compleja, y que queda reflejada en algunos fragmentos del Antiguo Testamento. Asentamiento primigenio del pueblo judío desde que éste fue liberado de la esclavitud en Egipto, de ahí que previamente fuese designado como la "Tierra prometida" por Yahvé, su recorrido distó mucho de ser apacible. Tras ser saqueado por Nabucodonosor en el 586 a.C. y ver cómo sus habitantes fueron condenados al exilio, esta vez en Babilonia, aunque el rey Ciro II les permitiría regresar 70 años después, tras derrotar a los babilonios, Israel sufriría un golpe definitivo durante la dominación romana. En concreto, en el 70 d.C., la inmensa mayoría de su población se vio forzada a huir después de que Tito aplastara a una revuelta judía (he aquí el origen de la famosa diáspora), a la que siguió otro episodio similar en el año 135. Durante este período, el futuro Estado de Israel se convertiría en uno de los escenarios de los enfrentamientos entre cristianos y sarracenos, concretados en las Cruzadas (1095-1291).

La disgregación de la comunidad judía por todo el mundo sería una constante hasta finales del siglo XIX, momento en el que el movimiento sionista impulsado por Theodor Herzl (1860-1904) y alguno guiños de la comunidad internacional, como la Declaración Balfour (1917), que propugnaba la creación de una patria judía, animó a muchos semitas a regresar a la tierra de sus ancestros. Un territorio, no obstante, que muchos siglos atrás se había convertido en el hogar del pueblo palestino.

El final de la Segunda Guerra Mundial, que se cobró la vida de millones de judíos a consecuencia del Holocausto nazi, la victoria de las potencias aliadas hizo posible la creación del Estado de Israel en 1948. No obstante, el nuevo país sería atacado inmediatamente por seis naciones árabes, que serían finalmente derrotadas por el ejército israelí. En 1956, tras la nacionalización egipcia del canal de Suez, Israel ocupó Gaza y la península del Sinaí, lo que motivó la intervención de la ONU. En 1967, sin embargo, Israel invadió de nuevo la zona durante la guerra de los Seis Días, así como Gaza, la orilla este del canal de Suez y los altos del Golán (en Siria). En 1973 se produjo la cuarta contienda árabe-israelí y, en 1982, la guerra del Líbano, a la que han seguido numerosos enfrentamientos armados que ponen en relieve la hostilidad existente entre ambos pueblos a causa de los conflictos fronterizos.

Desde 1985, la moneda oficial de Israel es el nuevo shekel, que equivale a 0,2 euros, aproximadamente. En cuanto al idioma, las lenguas oficiales son el hebreo y el árabe. Desde el punto de vista religioso, un 76% de los israelíes profesan el judaísmo; el 16% de la población es musulmana, mientras que el 2,1% se declara cristiano.

Para entrar en Israel, sólo se necesita disponer de un pasaporte con una validez superior a los seis meses. Si la estancia en el país es inferior a 90 días, no hará falta tramitar el visado. En cualquier caso, el Ministerio de Asuntos Exteriores y de Cooperación aconseja a quien tenga previsto viajar a Israel ponerse en contacto con los servicios consulares de la Embajada de España en Tel-Aviv, con el fin de recabar información de última hora. Ninguna vacuna es obligatoria.

A la hora de contratar vuelos a Israel, cabe recalcar que algunas aerolíneas internacionales conectan las principales ciudades españolas con el aeropuerto de Ben Gurión (Tel-Aviv). En el caso de Madrid y Barcelona, se pueden encontrar incluso vuelos directos, aunque la mayoría presentan una o dos escalas. En cuanto a las tarifas, es posible conseguir billetes a partir de unos 200 euros por trayecto. Asimismo, diversas líneas de navegación parten regularmente desde diversos puntos de Europa hacia el puerto de Haifa.

Finalmente, en lo que atañe a la reserva de hoteles en Israel, cabe destacar que la inmensa mayoría de la oferta hotelera se concentra en la capital del país, Jerusalén, y en Tel-Aviv.

Otras guías de viaje:

Costa de Portugal:

Otros:

Footer Thawte