Sumérgete en los paisajes más increíbles de Oriente Próximo

Te damos la bienvenida a unas vacaciones realmente diferentes e inolvidables. Ponte cómodo/a y deja que te guiemos por rincones mágicos que te cautivarán: la moderna capital jordana, Ammán, con su imponente ciudadela y su increíble Museo Arqueológico; la legendaria Petra, en la que los nabateos dejaron un fascinante legado arquitectónico y cultural; las aguas del Mar Muerto, cuya salinidad hace que bañarse en ellas sea todo un desafío y una experiencia singular; el célebre Monte Nebo, desde el que se dice que Moisés divisó la tierra prometida tras 40 años de ardua travesía tras la huida de Egipto, y el desierto de Wadi Rum, cuyas sorprendentes formas geológicas te dejarán con la boca abierta.

¿Te lo vas a perder?

Descubre el programa del viaje

Día 1: España-Ammán

Salida en vuelo regular con destino a Ammán. Llegada y traslado al hotel de la categoría que hayas escogido. Cena (si la llegada al hotel se produce ante de las 21:00 hrs) y alojamiento.

Día 2: Ammán

Jornada libre en la capital de Jordania en régimen de media pensión, y en la que podrás realizar excursiones opcionales.

Día 3: Ammán-Jerash-Ajlun-Ammán

Desayunaremos en el hotel. A continuación, efectuaremos una visita guiada por Ammán, que incluye la ciudadela, el Museo Arqueológico de Jordania y el teatro romano. La siguiente parada será Jerash o Gerasa, una ciudad grecorromana conocida como la Pompeya del Este por su excelente estado de conservación. Por último, visitaremos el castillo de Ajlun, que data de la época de los cruzados. Acabada la visita, regreso a Ammán, cena y alojamiento.

Día 4: Ammán-Madaba-Monte Nebo-Shobak-Petra

Tras el desayuno, partiremos hacia Madaba, donde tendremos ocasión de descubrir la iglesia ortodoxa de San Jorge, poseedora de un magnífico mosaico bizantino. Concluida la visita, seguiremos hasta el Monte Nebo, desde cuya cima Moisés divisó la tierra prometida antes de morir. Desde allí nos dirigiremos al castillo de Shobak y, finalmente, a Petra. Llegada, traslado al hotel, cena y alojamiento.

Día 5: Petra

Desayuno en el hotel y día completo visitando Petra, conocida como la Ciudad Rosa, donde hace más de 2.000 años los nabateos ubicaron la capital de su imperio. Tras la visita, regreso al hotel, cena y alojamiento.

Día 6: Petra-Pequeña Petra (Little Petra)-Wadi Rum

Tras desayunar, visitaremos la Pequeña Petra (o Little Petra). A continuación, pondremos rumbo al desierto de Wadi Rum, donde haremos un increíble recorrido en vehículos todoterreno. Tras la travesía, traslado a un campamento beduino, donde nos servirán una riquísima cena y donde pasaremos la noche.

Día 7: Wadi Rum-Mar Muerto

Empezaremos la jornada desayunando y saliendo hacia el Mar Muerto. Día libre en la zona, traslado al hotel, cena y alojamiento.

Día 8: Mar Muerto-Ammán-España

Desayuno, traslado al aeropuerto de Ammán y salida en vuelo de regreso a la ciudad de origen. Llegada y fin de nuestros servicios. ¡Deseamos que haya sido una experiencia muy especial y que tengamos ocasión de volver a vernos pronto!

DESCUBRIR LA CIUDAD DE PETRA

Contempla esta joya arquitectónica excavada en la roca

En el 2007, una votación popular la coronó como una de las Siete Nuevas Maravillas del Mundo. Un reconocimiento que llega dos décadas después de haber sido incluida en la lista del Patrimonio de la Humanidad (1985). Éstas es la carta de presentación de la espectacular Petra, también conocida como la Ciudad Rosa por el tono de la piedra que viste sus imponentes construcciones, depositarios de la maestría arquitectónica del pueblo nabateo. Pues bien: éste es el extraordinario caleidoscopio del que podrás disfrutar durante un día completo.

Visitar Petra supone adentrarse obligatoriamente en el valle de Wadi Musa, el único acceso a esta ciudad rodeada de montañas, a la que se entra a través de una angosta garganta conocida como el Siq (topónimo que se traduce como ‘el Foso’), de más de 1 km de longitud.

El valle cuenta con numerosas necrópolis, en las que se mezclan la arquitectura griega, romana y oriental. Una especie de templo o mausoleo excavado en la roca, conocido como al-Khazneh o el Tesoro, de magnífica fachada, constituye una de las visitas obligadas en este destino mágico, así como su estampa más icónica. Su interior resulta mucho más austero, aunque no por ello está desprovisto de encanto.

El otro gran reclamo de Petra es el monasterio de al-Deir, un edificio del siglo I d.C. de 50 m de ancho por 45 de alto tallado en la roca de la montaña, con una sola estancia en su interior y un altar.

En cualquier caso, la zona también cuenta con otros restos de enorme interés, incluyendo un teatro y un acueducto romanos.

¿Estás preparado/a para esta experiencia inolvidable?

Un poco de historia

En la Antigüedad, Petra fue la capital de los edomitas, un pueblo semita que se asentó entre el golfo de Aqaba y el mar Muerto hacia el siglo XIII a.C. y al que el Antiguo Testamento se refiere como “hijos de Esaú”.

Ya en el siglo III a.C., los nabateos establecieron sólidas alianzas con los pueblos fronterizos, especialmente con los asmoneos de Judas Macabeo, con quien estuvieron en paz hasta el año 100 a.C. En esta fecha, el rey nabateo Aretas II rompió la tregua a causa de la ocupación de Ghaza a manos del monarca judío Alejandro Janneo. Bajo el reinado de Aretas III (87-62 a.C.), los nabateos ampliaron sus dominios hasta Damasco, área que gobernaron por espacio de 12 años.

Cuando los romanos crearon la provincia de Siria, trataron de anexionarla sin éxito al reino de los nabateos, y en el 75 a.C., el último rey de los nabateos, Rabel II trasladó la capital del reino de Petra a Busra por razones económicas.

La anexión del reino nabateo al Imperio romano se produjo en el año 106 de nuestra era, en tiempos del emperador Trajano, lo que lo convirtió en la provincia romana de Arabia Pétrea. Más tarde, sería denominada Palestina Salutaris y, por último, Palestina Tercera. Su distrito era conocido con el nombre de Gebalene y se hallaba entre el mar Muerto y el golfo de Aqaba.

La zona permanecería bajo dominio romano o bizantino desde entonces y hasta la conquista árabe en el siglo VII.

RECORRER EN TODOTERRENO EL DESIERTO DE WADI RUM

Descarga adrenalina paseando entre dunas

¿Estás listo/a para cabalgar sobre la arena a bordo de un todoterreno? Te aseguramos que esta aventura única te dejará un recuerdo imborrable.

No en vano, el desierto de Wadi Rum está considerado como una de las zonas más atractivas de Jordania. Transitado desde tiempos inmemoriales por nómadas y caravanas —tal y como recogen las construcciones tamudeas y nabateas que salpican la zona, algunas de las cuales se remontan al siglo IV a.C.—, este lugar está surcado por manantiales subterráneos que constituyen el hogar de arbustos silvestres, mamíferos endémicos y más de 100 especies de aves. Por todo ello, la Royal Society for the Conservation of Nature declaró Wadi Rum como zona protegida. Este sector se extiende desde el macizo montañoso de gebel Rum (1.745 m, uno de los más elevados del país) y gebel Umm Ishrin (1.753 m).

La región de Wadi Rum estuvo habitada desde la Prehistoria y durante el Neolítico, período durante el que fue bautizada como Wadi Iram. Con el tiempo, se convertiría en un lugar muy concurrido por los nómadas debido a la presencia de numerosos manantiales. 

Otras atracciones de este enclave de ensueño son sus preciosas dunas y las tallas en la roca. ¡Te enamorarán!

¿Sabías que…

…el manantial de Ain Ash-Shallalah también se conoce como manantial de Lawrence, llamado así en honor a la descripción que el legendario viajero de origen galés hizo de él en su obra Los pilares de la sabiduría?

El fragmento en cuestión decía lo siguiente: “Ante nosotros se abría un sendero, descolorido por el uso, que ascendía en zigzag desde los pies del risco…. De entre los árboles y por las grietas ocultas de la roca emanaban extraños gritos: la música de las voces distantes de los árabes, abrevando camellos en los manantiales que brotaban a 300 pies de altura sobre el nivel del suelo”.

Aunque su verdadero nombre fue Thomas Edward Lawrence (1888-1935), este arqueólogo, escritor y aventurero pasaría a la historia como Lawrence de Arabia. En 1962, daría nombre a una película a la que protagonizada por Peter O’Toole.

Otro lugar que recuerda su odisea es la casa de Lawrence o Al-Qsair. Levantada sobre las ruinas nabateas de una cisterna, se dice que fue utilizada por Lawrence como refugio durante la Revuelta del Desierto, en tiempos de la Primera Guerra Mundial.

BAÑARSE EN EL MAR MUERTO, EL PUNTO MÁS BAJO DEL PLANETA

Cuida de tu piel con sus famosos baños de lodo

Una de las visitas que no pueden faltar en cualquier viaje a Jordania es el asombroso Mar Muerto, famoso por el alto porcentaje de sal que contienen sus aguas (un 33,7 %, casi nueve veces más que la del océano) y por hallarse en el punto más bajo de la corteza terrestre. En concreto, se encuentra en el vasto valle del Rift, a 408 m por debajo del nivel del mar y tiene una profundidad de 390 m.

Poseedor de una antigüedad de 3 millones de años, su superficie se ha reducido un 30% en las últimas décadas (50 cm al año), a causa de la evaporación y la explotación de la potasa, una de las materias primas más lucrativas del país.

Aunque hasta hace muy poco los visitantes se zambullían en el Mar Muerto desde la carretera principal, esta escena ya es historia. Sin ir más lejos, se han acondicionado instalaciones públicas en Ammán Beach, un complejo turístico ubicado a unos 5 km al sur de Suweimah. Desde allí, podrás sumergirte en este gran lago, en el que flotarás sin necesidad de nadar debido a su gran índice de salinidad. ¡Te recordamos que jamás olvidarás esta fantástica experiencia!

El lodo del Mar Muerto es perfecto para el cuidado de la piel, debido a la presencia de betún. Además, otro de sus componentes, el yodo, es útil para combatir algunas dolencias glandulares, mientras que el bromo acre favorece la relajación.

Si lo deseas, podrás llevarte a casa este magnífico aliado para tu bienestar, adquiriendo jabones, champús y lociones en las tiendas especializadas de la zona.

¿Sabías que…

…el Mar Muerto ha tenido otros nombres a lo largo de su historia, como el mar de la Sal o el mar de la Pestilencia?

Sin ir más lejos, los griegos lo bautizaron como el Mar de la Brea, a causa del betún que ennegrecía su superficie. Esta sustancia era recogida por los nabateos, quienes se la vendían a los egipcios. Esta actividad se prolongó hasta 1936.

En cualquier caso, fue un viajero griego, Pausanias, quien le dio su denominación actual, al darse cuenta de que la gran cantidad de sal que contenían sus aguas hacía imposible la vida en ellas. Pero, ¿a qué se debe este altísimo porcentaje de salinidad? De manera resumida, podríamos decir que esta circunstancia responde a que el mar no cuenta con ningún desaguadero. Además, las altas temperaturas que se alcanzan en verano evaporan el agua dulce más rápidamente de lo que tarda en reponerse (lo hace únicamente mediante la lluvia).

Cada año, debido a los intensos regadíos del valle del Jordán, llega menos agua. Esta situación, agravada por la industria de potasa que se alza en la orilla sur del mar, ha hecho que algunas entidades ecologistas hayan alertado de la seria amenaza que esto supone para la conservación de la zona.

España-Ammán

¿Estás listo/a para conocer Jordania, uno de los secretos mejor guardados de Oriente Próximo? Si es así, estás a punto de conocer un viaje que superará todas tus expectativas, y que combina a partes iguales arqueología, paisajes asombrosos y la posibilidad de pasar la noche en un campamento beduino. 

Esta aventura se inicia en el aeropuerto de tu ciudad de origen, donde deberás presentarte con un mínimo de dos horas de antelación respecto al horario del vuelo a Ammán, la capital jordana.

Se trata del principal centro administrativo, comercial y financiero del país. Además, también destaca por su tejido industrial, especialmente las dedicadas al negocio textil, papelero, del aluminio y del plástico.

Después de llegar al aeropuerto internacional de Ammán, llevaremos a cabo los trámites aduaneros necesarios y, a continuación, nos recibirá uno de nuestros representantes en Jordania, quien nos dará todas las indicaciones para disfrutar de unas vacaciones únicas y nos acompañará al hotel de la categoría escogida. Cena (siempre y cuando nuestra llegada sea antes de las 21:00 hrs) y alojamiento. 

Resumen del día

Salida del aeropuerto de tu ciudad de origen para volar a Ammán, la capital de Jordania. Llegada y traslado al hotel de la categoría elegida. Cena (únicamente si nuestra llegada se produce antes de las 21:00 hrs) y alojamiento.

Ammán

Iniciaremos la jornada con un buen desayuno. A continuación, dispondrás del día libre en régimen de media pensión (desayuno y cena en el hotel) para que empices a familiarizarte con la capital jordana y sus inmediaciones, llenas de tesoros que te dejarán de piedra. Y si lo prefieres, puedes participar en algunas de las excursiones que te recomendará nuestro guía. 

Una magnífica opción para aprovechar tu día libre en Ammán consiste en visitar los míticos castillos del desierto. Estos imponentes centinelas de piedras fueron levantados entre los años 660 y 750 por los califas de la dinastía omeya, quienes instalaron su nueva capital en Damasco en el año 661. La mayoría de estas magnificas construcciones se yerguen en las antiguas rutas comerciales hacia Medina y Kufa. A pesar de que los expertos no acaban de ponerse de acuerdo sobre su función, los arqueólogos sugieren que podrían haber respondido a necesidades defensivas, agrícolas y comerciales. Así, algunos autores opinan que podrían haber servido como fortalezas, lugar de reunión para los beduinos (entre sí o con el gobernador de Ummayyad), badiyas (espacio de retiro para los miembros de la nobleza) o caravanserais (hospederías en las que pernoctaban los mercaderes).

Sea como fuere, estos castillos representan algunos de los ejemplos más llamativos del arte islámico más incipiente. Entre los que presentan un mejor estado de conservación, habría que citar el de Qasr Kharana, ubicado a 65 km al este de Ammán, y el de Qasr Amra, a 85 km al este de la capital jordana.

Asimismo, también merece la pena acercarse a Zarga Ma’in, sita a 58 km al sur de Ammán y a 120 m bajo el nivel del mar. Se trata de una fuente termal y saltos de agua que, según la leyenda, fueron visitados por el rey Herodes el Grande. Actualmente, este rincón alberga un moderno spa, en el que es posible disfrutar de tratamientos para tratar las enfermedades de la piel y los problemas circulatorios y de las articulaciones, así como las molestias musculares y de espalda.

Resumen del día

Tras el desayuno, disfrutarás de una jornada a tu libre disposición en régimen de media jornada para que puedas descubrir Ammán y sus inmediaciones, o bien participar en alguna de las visitas opcionales que te ofrecemos.

Ammán-Jerash-Ajlun-Ammán

Empezaremos la jornada desayunando en el hotel, antes de efectuar una visita guiada por Ammán acompañados de nuestro guía.

El primer reclamo que tendremos ocasión de conocer será la ciudadela o Jabal al-Qal'a, una colina con forma de L habitada desde hace más de 7.000 años. Este fantástico recinto está repleto de arcos, sepulcros, murallas y escalinatas, que conforman un importante yacimiento arqueológico del que apenas se ha excavado una parte.

Seguidamente, llega el turno de acceder a las soberbias colecciones del Museo Arqueológico de Jordania. Ubicado en la colina de la ciudadela y erigido en 1951, da cabida a hallazgos que abarcan desde la prehistoria hasta el siglo XV de nuestra era. Sus piezas estrella son las estatuas de Ain Ghazal, producidas por la cultura neolítica homónima (7250 a.C.-5000 a.C.). Por último, admiraremos el teatro romano de Ammán, construido en tiempos de Antonio Pío (138 d.C.-161 d.C.) y considerado como el lugar más icónico de la antigua Filadelfia.

Concluido el recorrido por la capital, nos dirigiremos en autocar a Jerash o Gerasa, una ciudad grecorromana conocida popularmente como la Pompeya del Este por su innegable importancia y su magnífico estado de conservación. Allí contemplaremos el majesutoso arco de Adriano, el hipódromo, el teatro, el ágora, el foro —poseedor de una llamativa columnata—, la vía conocida como Cardo Máximo y sus abundantes templos, consagrados a diversas advocaciones de Zeus y Artemisa, entre otros dioses.

Para poner el broche de oro a esta tercera jornada, pondremos rumbo al castillo de Ajlun, una fortaleza edificada en 1185 y reconstruida en el siglo XIII por los mamelucos, tras haber sido arrasada por los ejércitos mongoles. Esta estructura defensiva, que se sitúa en la época de los cruzados, se localiza en la cima de una colina que nos brindará unas magníficas vistas.

Concluido el recorrido, regreso a Ammán, cena en el hotel y alojamiento.

Resumen del día

Desayunaremos en el hotel y, a continuación, realizaremos un completo tour guiado por los rincones más relevantes de Ammán. Eso será antes de descubrir Jerash o Gerasa, rebautizada popularmente como la Pompeya del Este por su valiosísima herencia arquitectónica. El programa del día acaba con una visita al castillo de Ajlun. Vuelta a Ammán, cena y alojamiento.

Ammán-Madaba-Monte Nebo-Shobak-Petra

Tras el desayuno, nos desplazaremos hasta Madaba. Con 90.000 habitantes —lo que la convierte en la quinta ciudad jordana—, se halla situada a tan sólo 35 km de Ammán. Esta localidad es conocida por sus mosaicos bizantinos y omeyas. De ahí que se haya ganado el sobrenombre de la Ciudad de los Mosaicos. Allí tendremos la oportunidad de maravillarnos ante su mayor aliciente: la iglesia ortodoxa de San Jorge, cuyos muros albergan el famoso mapa de Madaba, un mosaico bizantino del siglo VI d.C. que muestra la representación cartográfica más antigua que se conserva de Jerusalén, Tierra Santa y el delta del Nilo.

Sin embargo, el día de hoy nos tiene preparadas otras muchas sorpresas: por ejemplo, el Monte Nebo, desde cuya cima Moisés divisó la tierra prometida justo antes de morir. En ella, veremos tambíen una notable colección de mosaicos.

A continuación, retomaremos nuestra marcha hasta alcanzar el castillo de Shobak (1115). También conocido como Mont Real o Montreal, corona la ladera de una montaña situada junto a una vasta zona tachonada de árboles frutales. Su fachada muestra una imponente portalada y una triple pared a su alrededor (¡te encantará!). A pesar de las precauciones tomadas por su constructor, Balduino I de Jerusalén, la fortaleza sucumbió ante el ataque de las huestes saladinas tan sólo 75 años después de que se concluyera el edificio. Las inscripciones de sus sucesores aún cubren los muros del castillo.

La jornada acaba en el destino estrella del viaje: Petra, el principal imán del turismo en Jordania por su extraordinaria belleza. Llegada, traslado al hotel escogido, cena y alojamiento.

Resumen del día

Desayunaremos en el hotel y, a continuación, nos trasladaremos a Madaba, donde visitaremos la iglesia ortodoxa de San Jorge. Eso será antes de acercarnos al monte Nebo, desde el que Moisés divisó la tierra prometida tras 40 años de travesía por el desierto, y conoceremos el castillo de Shobak. La última parada de la jornada será la milenaria Petra, la legendaria capital nabatea, en la que aún sobreviven construcciones excavadas en la roca. Llegada, traslado al hotel seleccionado, cena y alojamiento.

Petra

Después de desayunar, dedicaremos esta jornada a visitar Petra, conocida popularmente como la Ciudad Rosa por la tonalidad que viste la piedra de sus edificios. Fue allí donde hace más de 2.000 años los nabateos establecieron la capital de su imperio durante cinco siglos, esculpiendo hipnóticos templos y tumbas en las montañas rosadas circundantes y empleando las más avanzadas técnicas agrícolas y de canalización de las aguas.

La estatégica ubicación de las ruinas que aún siguen en pie, y que datan de entre los años 9 a.C. y 40 d.C., se hallan entre el mar Rojo y el mar Muerto, lo que acabó convirtiendo a Petra en un importante centro de intercambio cultural entre las civilizaciones árabe, egipcia y sirio-fenicia. Sus construcciones, que beben de la arquitectura helenística, forman parte del Patrimonio de la Humanidad de la UNESCO desde 1985. Asimismo, Petra fue elegida como una de las Siete Nuevas Maravillas del Mundo por votación popular en el 2007.

Uno de los rincones que contemplaremos durante nuestro tour será la tumba de los Obeliscos y el sobrecogedor Siq, una suerte de cañón de 1,2 km de longitud que da paso al Tesoro, un ciclópeo sepulcro embellecido con columnas y esculturas ricamente ornadas. Desde allí, nos encaminaremos a la calle de las Fachadas y el Teatro, antes de dirigirnos a los 850 escalones que nos conducirán al monasterio de al-Deir, otro de los enclaves de visita obligada de Petra.

Concluido el itineario, regreso al hotel, cena y alojamiento.

Resumen del día

Desayuno en el hotel y visita de un día completo a la zona arqueológica Petra, conocida como la Ciudad Rosa y antigua capital de los nabateos. Tras finalizar el recorrido, regreso al hotel, cena y alojamiento.

Petra-Pequeña Petra (Little Petra)-Wadi Rum

Si te cautivó Petra y sus construcciones nabateas, te aseguramos que la propuesta de hoy también te enamorará, al tiempo que te permitirá familiarizarte con las formas de vida tradicionales en el desierto jordano.

Tras el desayuno, visitaremos Pequeña Petra o Little Petra. Habitada en tiempos de los nabateos, se cree que este núcleo situado a las afueras de Petra sirvió como centro agrícola y comercial, así como de puesto de suministro para las caravanas de camellos que alcanzaban este núcleo. Una vez allí, desfilarán ante nuestros ojos un gran número de tumbas, depósitos de agua y canales, que abastecían a los moradores del lugar. También contemplaremos una pequeña arteria que conduce al llamativo Siq al-Barid, cuyo nombre podría traducirse como ‘cañón frío’. Su longitud suma en total de 400 m, en los que hay algunos tramos más anchos que el resto. En el primero de ellos se erige un templo, mientras que el segundo dispone de cuatro triclinios, que sirvieron como comedor: uno a la izquierda y tres a mano derecha.

Concluida esta actividad, partiremos hacia el desierto de Wadi Rum para disfrutar de una inolvidable excursión en vehículos 4X4. Nos abriremos paso por las rosadas arenas de este seductor paraje, poseedor de un encanto único, que emana de sus macizos graníticos de formas caprichosas.

Tras este recorrido, nos dispondremos a pasar la noche en un campamento. ¡Te aseguremos que la fascinante experiencia de dormir en el desierto te acompañará siempre! Además, nos servirán una riquísima cena alrededor de las tiendas. ¿Qué más se puede pedir?

Resumen del día

Desayuno en el hotel y visita a Pequeña Petra (o Llittle Petra), un barrio situado en los alrededores de la antigua capital nabatea. Seguidamente, nos desplazaremos al desierto de Wadi Rum, donde nos aguarda un emocionante recorrido en vehículos todoterreno. Al finalizar, pasaremos la noche en un campamento beduino, donde saborearemos una deliciosa cena.

Wadi Rum-Mar Muerto

Tras el desayuno, dedicaremos nuestra penúltima jornada en Jordania para descubrir uno de sus principales alicientes: el desconcertante mar Muerto, el punto más bajo de la Tierra.

Debido a su singular situación, junto al borde del viejo valle del Rift, es difícil imaginar que, hace 100.000, todo el valle del Jordán estuvo cubierto por el mar Rojo. Cuando éste retrocedió, dejó en tierra dos masas de agua parecidas a un lago: el mar de Galilea, que fue escenario de la predicación de Jesús y del día a día de sus apóstoles (humildes pescadores que dejaron sus redes para seguir a Cristo), y el mar Muerto, que hoy tendremos ocasión de conocer.

Su situacíon, a 408 m bajo el nivel del mar, no responde a su alto nivel de salinidad, sino al rápido ritmo de evaporación de sus aguas, ocasionado por las altas temperaturas. Esta particularidad hace que sea prácticamente imposible nadar aquí: de hecho, la flotabilidad dificulta la movilidad de los bañistas, por lo que, si intentas hacer unos largos, lo más probable es que no consigas desplazarte ni un par de metros. ¡Te animos a hacer la prueba!

Por otro lado, te aconsejamos que aproveches tu paso por este encantador destino para llevarte a casa los famosos productos cosméticos elaborados con barro del mar Muerto, especialmente indicados para el cuidado de la piel. Casi todos los minerales que contiene, sobre todo el magnesio y el calcio, están presentes en nuestro organismo de manera natural, lo que explica sus efectos positivos sobre la salud.

Concluida esta actividad, traslado al hotel, cena y alojamiento.

Resumen del día

Desayunaremos en el hotel y, a continuación, nos despediremos de Wadi Rum para acercarnos a orillas del mar Muerto, situado a 400 m bajo el nivel del mar, donde disfrutaremos de un divertido y relajante baño. Acabada esta actividad, traslado a nuestro hotel en la zona y alojamiento.

Mar Muerto-Ammán-España

Después de una semana recorriendo los principales reclamos de Jordania, llega el momento de hacer de nuevo la maleta y de volver a casa. Disfrutaremos de un exquisito desayuno en el hotel y, a la hora convenida, nuestro representante nos acompañará al aeropuerto de Ammán, donde efectuaremos los trámites de facturación y embarque.  

Durante el viaje, habrá tiempo para descansar y recordar todo lo que ha dado de sí este viaje inolvidable: Ammán y sus tesoros arqueológicos, el asombroso pasado de Jerash, patente en sus construcciones clásicas; el castillo de Ajlun, el celebre Monte Nebo, la ciudad nabatea de Petra, los paisajes desérticos de la Pequeña Petra, el recorrido en todoterreno por Wadi Rum, la acampada en el desierto, el baño en las aguas del Mar Muerto… Estamos completamente seguros de que el recuerdo de este viaje asombroso te acompañará para siempre.

Con la llegada al aeropuerto de tu ciudad de origen, ponemos punto y final a nuestros servicios. Esperamos que esta experiencia haya sido muy especial para ti y que, en adelante, se te escape una sonrisa cuando evoques tu paso por la tierra de los nabateos. Y por supuesto, que tengas ganas de regresar a Jordania.

¡No te olvides de compartir tus vivencias con nosotros y con futuros viajeros en foros de Internet y en las redes sociales! Tu experiencia puede ayudarles a pasar unas vacaciones tan especiales como las tuyas. 

Resumen del día

Tras el desayuno, nuestro representante nos acompañará al aeropuerto internacional de Ammán para volar de regreso a España. Llegada a la ciudad de origen y fin de nuestros servicios.

Hoteles

Selecciona una categoría
Hoteles previstos (o similares) en 0
Hoteles previstos (o similares) en Amman
Hoteles previstos (o similares) en Petra
Hoteles previstos (o similares) en Wadi Rum
Hoteles previstos (o similares) en 0
Hoteles previstos (o similares) en Amman
Hoteles previstos (o similares) en Petra
Hoteles previstos (o similares) en Wadi Rum
Hoteles previstos (o similares) en 0
Hoteles previstos (o similares) en Amman
Hoteles previstos (o similares) en Petra
Hoteles previstos (o similares) en Wadi Rum
Hoteles previstos (o similares) en 0
Hoteles previstos (o similares) en Amman
Hoteles previstos (o similares) en Petra
Hoteles previstos (o similares) en Wadi Rum

Guía de
Jordania

Situada en el Oriente Próximo y en noroeste de la península Arábiga, Jordania despliega un extraordinario abanico de historia, cultura, arqueología y arquitectura, mecido por las dunas del desierto y arrullado por leyendas que nos hablan de la grandeza de otros pueblos y civilizaciones. Asentada entre Irak, Arabia Saudí, Cisjordania y las aguas del mar Rojo, este asombroso destino te sorprenderá por sus monumentos y paisajes de ensueño.

Jordania existen tres zonas geográficas claramente delimitadas: el desierto de Arabia del Norte, la región del valle del río Jordán y la región montañosa de la Ribera Oriental. Aproximadamente, los parajes desérticos cubren el 80% de la superficie jordana. El terreno es, en la zona sur, de formación arenosa, y en el norte, acumulaciones de lava volcánica y basalto. A su vez, la región del valle del Jordán, configurada por el valle del Rift, es la más baja del mundo, al descender hasta los 422 m por debajo del nivel del mar en el mar Muerto. Finalmente, la región de la Ribera Oriental está recorrida por una sierra que se eleva también en el valle del Rift y se halla al este del río Jordán. El promedio de altura fluctúa entre los 600 m y los 900 m, aunque el pico más alto de Jordania es el Jabal Umm Nusayla, que se eleva 1.854 m sobre el nivel del mar.

Pero si los paisajes jordanos resultan hipnóticos, no lo es menos la rica historia del país, que arranca en el Bajo Paleolítico. Habitada en los tiempos bíblicos por amonitas, edomitas y moabitas, las tierras que configuran la Jordania actual fueron conquistadas por los nabateos en el siglo II a.C., quienes le dejaron su mayor tesoro: la majestuosa ciudad rosa de Petra, donde fijaron su capital hasta su incorporación al Imperio romano a principios del siglo II a.C.

Conquistada primero por los árabes (633-635), pasó a manos de los turcos en 1518, quienes controlaron la región hasta el final de la Primera Guerra Mundial, cuando Jordania entró a formar parte del mandato británico de Palestina.

En 1946, se proclamó la independencia del reino de Transjordania, con el emir Abdullah como rey. Después de la primera conflagración árabe-israelí, se anexionó una parte de Palestina, incluyendo la ciudad vieja de Jerusalén y adoptó el nombre oficial de Reino Hachemita de Jordania. Sin embargo, Abdullah fue asesinado en 1951 y sucedido en el trono por el emir Talal, que sería reemplazado por su hijo Hussein un año después. Durante la guerra de junio de 1967, Israel ocupó el territorio jordano ubicado al oeste del Jordán.

Hoy, Jordania sigue siendo un país gobernado por reyes considerados descendientes directos del profeta Mahoma, tolerante, abierto y poseedor de rincones tan cautivadores como las dunas de Wadi Rum o imponentes fortalezas que, como señoriales fantasmas de piedras sobre un mar de arena, te transportarán a la época de las cruzadas. O las aguas del célebre mar Muerto, el punto más bajo de la superficie terrestre.

¿A qué esperas para vivir esta aventura irrepetible? 

Presas de agua en Jordania
¿Sabías que…

…Jordania da cabida a una de las presas más antiguas de cuantas se conocen en todo el mundo?

Se trata de presas de tierra con paramentos de tierra que re remontan al año 3.200 a.C., y que fueron descubiertas en 1974 por integrantes de la Escuela Británica de Arqueología de Jerusalén, cuya sede se encuentra en Jawa.

Información útil

Preparando el viaje
Documentación necesaria

Si eres español necesitarás un pasaporte en vigor con una validez mínima de seis meses y un mínimo de dos páginas en blanco. Además, podrás obtener el visado gratuito antes de iniciar el viaje (siempre que se cumpla al menos con una estancia mínima de 03 noches en Jordania).Para poder tramitarlo se necesitará copia del pasaporte o los datos del mismo tendrán que ser enviados con una antelación mínima de 10 días antes de la fecha de salida. En el caso de que la estancia sea de menos noches, se deberá tramitar directamente a la entrada al país y su coste es de 40 dinares jordanos (unos 50 euros, aproximadamente), que deberán abonarse en moneda local. Por ello, a la llegada al aeropuerto dispondrás de lugares en los que efectuar el cambio de divisa.

Por otro lado, si tienes previsto entrar en el país por alguno de los puestos fronterizos terrestres, ten en cuenta que tendrás que pagar el visado de entrada al país, ya no será gratuito, y no siempre es posible obtenerlo en todos ellos.

Vacunas y salud

No hay ninguna vacuna obligatoria. En cuanto a su sistema de salud, existen hospitales y clínicas privadas en la capital, Ammán, y en algunos centros urbanos, pero es recomendable viajar al país con un seguro médico de viaje.

Ropa y material recomendados

A pesar de que en Jordania se alcanzan temperaturas muy elevadas durante el día, los termómetros caen en picado por la noche en zonas desérticas, en Ammán y en el norte del país, llegando a situarse en torno a los 8ºC en algunas ocasiones. De ahí que sea necesario poner en la maleta algún jersey y ropa de abrigo, sobre todo si pernoctamos en el desierto.

En la zona Aqaba, situada junto al mar Rojo, la temperatura es bastante más suave, por lo que aquí será necesario contar con ropa ligera y transpirable, preferentemente en colores claros y de tejidos naturales, como el lino o el algodón.

Por descontado, resulta obligado llevar una toalla, chanclas y traje de baño para cuando te desplaces al mar Muerto. Asimismo, especialmente en las excursiones a Petra o Wadi Rum, dos lugares situados en pleno desierto, no debes olvidarte de llevar un buen protector solar, gafas de sol y una gorra.

Diferencia horaria

La hora oficial en Jordania es GMT+2, a lo que se añade una hora más en horario de verano. Por lo tanto, el horario oficial lleva una hora de adelanto en relación con el de la España peninsular y las Baleares.

En el destino
Moneda y cambio

La moneda oficial del país es el dinar jordano, (abreviada, JD). Actualmente, un dinar equivale a 1,26 euros, aproximadamente. No hay ningún problema en cambiar euros y no se cobra ninguna comisión por el cambio en efectivo. En las ciudades más importantes,  se puede obtener dinero con la tarjeta de crédito en cajeros automáticos ATM. En la terminal de llegadas del aeropuerto internacional Reina Alia de Amán hay oficinas de cambio de moneda (abiertas las 24 horas). Sin embargo, las condiciones que se aplican son muy poco ventajosas, por lo que se recomienda cambiar el importe justo para pagar las tasas del visado y comprar lo estrictamente necesario.

Hay monedas de 10, 25, 50, 100, 250 y 500 fils, y billetes de 1, 5, 10, 20 y 50 dinares jordanos. Te recomendamos cambiar los billetes de mayor valor siempre que sea posible.

Idioma

El idioma oficial del país es el árabe, a pesar de que la mayoría de la población jordana también domina el inglés.

Electricidad

La corriente eléctrica en Jordania es de 230 voltios y tiene una frecuencia de 50 hercios, con enchufes de dos clavijas con punta redonda (de tipo C, D, F, G o J). Por lo tanto, si tus aparatos eléctricos han sido comprados en España, no necesitarás un adaptador.

Tasas del país

Se aplica una tasa de salida en los puntos fronterizos terrestres y marítimos de 8 dinares jordano aproximados por pasajero y de 5 dinares jordanos aproximados por vehículo (importes sujetos a modificaciones) que se deben abonar a cada paso de la frontera, como por ejemplo en el caso los viajes combinados con Israel.

Compras

Sin duda, los productos más típicos son las artesanías, especialmente los tarros de cristal con arena, cuyo precio suele oscilar entre 5 y 10 euros; la bisutería o plata beduina, los recuerdos bizantinos y las pipas de agua o sishas. Dado que Jordania cuenta con una larga tradición artesanal, vale la pena visitar centros de productos hechos a mano, en vez de optar por las tiendas de souvenirs. Por descontado, en el mar Muerto encontrarás numerosos productos para la higiene y el cuidado personal elaborados con los lodos de la zona, muy apreciados por sus propiedades. 

Aduanas

Cualquier turista puede importar libremente hasta 200 cigarrillos, 25 puros o 200 g de tabaco (se aplicará una tasa por cada 200 cigarrillos adicionales, hasta un máximo de 2.000), así como un litro de alcohol (con una tasa adicional por cada litro, hasta un máximo de 4 litros), una cantidad razonable de perfume para uso personal y regalos por un valor máximo de 50 dinares jordanos. Los visitantes menores de 18 años no están autorizados para obtener artículos libres de impuestos. Los productos comestibles elaborados con animales, flores, frutas y verduras sólo pueden introducirse en Jordania con un certificado expedido por el Departamento de Agricultura del país de origen.

Para saber lo que puedes llevarte a casa de Jordania, contacta con la Oficina de Servicio de Aduanas de tu país.

Logitravel.com

Más de 2 millones de pasajeros nos confiaron sus vacaciones en 2017. ¿Los motivos?

  • Amplia gama de productos
  • Navegación rápida, sencilla y amena
  • Confirmación online de tu reserva
  • Importantes descuentos por Venta Anticipada
  • Los mejores Chollos de Última Hora
  • El mejor servicio de atención al cliente