Viajes

Guía de viaje Ajaccio

Identificación

Ajaccio: La ciudad de Napoleón

Mágica y salvaje

Introducción Ajaccio En el corazón del golfo más grande de la isla, la capital de la "Corsica Suttana" o "Corse du Sud" o "Córcega baja", se anida entre montañas y hermosas playas de fina arena.
Ajaccio es una capital pequeña, monacal, a veces caótica pero siempre ofreciendo un ambiente agradable, las fachadas color ocre de sus edificios, sus calles pequeñas, las terrazas de sus cafés... Ajaccio es, antes que nada, una ciudad humanizada.
Napoleón, su hijo pródigo, está por todas partes: Museo Napoleón, en su antigua morada, monumento a Napoleón, Sala Napoleónica en el Ayuntamiento y Napoleón hasta en la política, incluso el resto de los Bonaparte dejaron hermosas villas edificadas en la ciudad.
Pero Ajaccio no nació con los Bonaparte, supo ser un asentamiento romano y un puerto importante desde la antigüedad hasta la Edad Media.
La ciudad moderna que hoy conocemos fue fundada por los genoveses en el año 1492, un poco al sur del antiguo fuerte romano y finalmente fue adquirida por Francia a la República de Génova en el año 1768.
No obstante el tiempo transcurrido, los habitantes se definen como "corsos" y no franceses, incluso existen movimientos independentistas.
Ajaccio, con menos turismo que otros destinos de la isla de Córcega, merece ser descubierta. Profundamente mediterránea, esta ciudad ofrece todos los atractivos para unas vacaciones placenteras, es una ciudad antigua con sus casas matizadas con vivos colores, sus mercados pintorescos, un encuadre natural magnífico que posibilita los días de playa, el senderismo por la montaña y las excursiones a las pequeñas islas de los alrededores.

Podemos viajar en avión o en barco. El Aeropuerto Internacional de Ajaccio se encuentra a 5 Km. del centro de la ciudad y recibe vuelos, fundamentalmente, de Francia y de unas pocas capitales europeas, también operan compañías de vuelos de bajo costo y charters. Para llegar hasta el centro de la ciudad el aeropuerto dispone de autobuses y taxis y el viaje no dura más de 10 minutos. También podemos arrendar un coche en el mismo aeropuerto.
Si deseamos viajar a Ajaccio por mar podemos embarcarnos desde Marsella, Tulón o Niza, en Francia o desde Puerto Torres, en Cerdeña, o Livorno, Génova o Civitavecchia en la península itálica, incluso hay viajes en ferry que permiten el transporte de nuestro coche.
Dormir en Ajaccio no representa ningún problema, hay hoteles de todas las categorías, residenciales, pensiones, Bed&Breakfast, hostales y para los que prefieren acampar, la ciudad cuenta con numerosos campings en los alrededores. Ajaccio es ideal para una escapada romántica, para ecoturismo, para vacaciones rurales con niños, para descanso en la playa, todas las opciones de vacaciones según nuestras necesidades de descanso o nuestro presupuesto están contempladas en Ajaccio y sus alrededores.

Ajaccio, una ciudad que invita a deambular

 Recorrer a pie el casco histórico de la ciudad y disfrutar del encanto de sus pequeñas calles, las casas coloridas con sus celosías entreabiertas, el puerto de pesca siempre animado, las terrazas de los cafés... todo se conjuga para darle a la ciudad un halo de "dolce vita" italiana y sentir que en Ajaccio sus habitantes saben vivir.
Un paseo por el mercado de Cesar-Campinchi y le tomaremos el pulso a la ciudad, no sólo la animación está a la orden del día, aquí encontraremos las maravillas gastronómicas de Ajaccio, todos los sabores de esta isla que en algunos aspectos fue bendecida por los dioses.
Paseando por sus calles no podremos hacer caso omiso de la relevancia que para los ciudadanos de Ajaccio ha tenido y tiene Napoleón, no hay forma de escapar a las huellas de su pasado. En Place d'Austerlitz, al oeste del centro, un monumento imponente se levanta a la gloria eterna de su hijo pródigo. Subiendo hasta lo alto del mismo se tiene una vista magnífica de la ciudad. La casa que la familia Bonaparte ocupó a fines del siglo XVII, hoy es museo y no lejos se encuentra el Museo de Historia de Córcega.
La explanada de la Place du Général de Gaulle ofrece otro buen punto de entrada a la ciudad, las terrazas de los cafés y restaurantes nos invitan a reposarnos con una vista magnífica del golfo. La playa de Saint Francois, descendiendo por el Casino, nos deja con los pies en el agua, en tanto que del otro sector del casco histórico tenemos al puerto con sus muelles.
Lamentablemente la "Citadelle" (Ciudadela) está vedada al público, es un recinto militar inaccesible.
En sus cercanías se encuentra la iglesia de los marinos o iglesia de Saint Erasme, que data del año 1617. Siguiendo nuestro camino llegamos a la Catedral construida en el siglo XVI, de estilo renacentista, en su interior se encuentra la obra de Delacroix que representa a la Virgen del Sagrado Corazón.
Perdiéndonos en las callejuelas del casco histórico no podemos pasar por alto el Hotel Cunéo d'Ornano, que se reconoce fácilmente por el escudo de armas de la familia en su fachada, familia noble que detentó poder político y económico en la isla.

Ajaccio, una estación balnearia entre cielo y montaña


Más de veinte playas reciben bañistas a lo largo del Golfo de Ajaccio, incluso hay una en pleno centro de la ciudad, cerca del casco histórico. Las más hermosas se encuentran en el camino a las Sanguinaires pero, durante la estación alta (julio-agosto) suelen estar colmadas. Estas playas que se encuentran a 12 Km. al oeste de Ajaccio son salvajes y mágicas, los atardeceres son inolvidables y los más aventureros podrán seguir los senderos de las Cretes que salen desde el bosque de los Ingleses (Bois des Anglais) y disfrutar de un paisaje especial.
Del otro lado de la bahía, Porticcio también puede enorgullecerse de sus hermosas playas. Las playas de Viva y Agosta, más grandes que las de las Sanguinaires, ofrecen un ambiente más "playa urbana".
Durante el verano muchos viajes por mar se ofrecen desde el puerto de la capital hasta Porticcio, lo que permite evitar los embotellameintos de la carretera y disfrutar del magnífico mediterráneo y la vista de la costa. En muchas playas se puede practicar buceo.

Ajaccio, aventura, ecoturismo, naturaleza

Para descubrir los maravillosos alrededores de la ciudad, que no se ahorran maravillas naturales para deleitarnos y alejarnos del estrés, lo mejor es utilizar nuestro propio coche.
Nadie ha dejado de enamorarse de las "Calanches o Calanques de Piana", que se encuentran a un poco más de una hora en coche de la capital, presentan un extraño y caótico paisaje que conmueve de rocas inmensas con extrañas formas, cuevas, grutas y se confunden entre el azul del mar y el azul del cielo. Camino a esta extraña e impactante región se encuentra la aldea de Cargese, fundada por los griegos en el siglo XVII con una hermosa iglesia ortodoxa y justo antes de llegar a Piana se encuentra la "Marine de Ficajola" que posee una playa muy pequeña, de aguas muy claras y con pretensiones de pequeño paraíso en la tierra, puedo asegurarles que vale la pena la visita.
Para los incondicionales del senderismo nada como el pequeño pueblo de Coti-Chiavari, a sólo 40 Km. al sur de Ajaccio. Situado en las alturas y a 3 Km. del mar tenemos un balcón privilegiado sobre el golfo, el recorrido de las montañas -alrededor de 4 horas desde Coti-Chiavari hasta Pietrosella-brinda maravillosas vistas panorámicas. Ajaccio ofrece innumerables ofertas de excursiones a pie o en bicicleta por los bosques de robles de los alrededores de este pueblito.

Otras guías de viaje:

Costa de Portugal:

Otros:

Logitravel S.L.- Agencia de viajes on-line con el CI. BAL 471, 2004 - Todos los derechos reservados
Footer Thawte
true getPixeles@logitravel@0@0@False true