Viajes

Guía de viaje Bahréin

Identificación

Bahréin: Pequeño y pujante reino

Rara mezcla de tradiciones e hiper modernismo

Introducción Bahréin Llegar al Reino de Bahréin, es sumergirse en esa rara mezcla de tradiciones e hiper modernismo que abarca a la mayoría de los países del Golfo Pérsico. Rascacielos construidos por los arquitectos más audaces del planeta junto a zocos de maravillosa sencillez ancestral.

Este reino, el más pequeño de los estados árabes, está ubicado en un archipiélago conformado por 5 islas y casi 30 islotes, la mayoría deshabitados.

En la más grande de estas islas -la isla de Bahréin- se encuentra Manama, la capital del reino; la segunda en tamaño es "Muharraq" y está unida por una escollera a la capital, parece más un suburbio de la capital que otra isla o ciudad.
Salvo algunas regiones del norte y algún que otro oasis por aquí y por allá, todo es arena y colinas de baja altitud.
Los veranos, como corresponde, son extremadamente cálidos y húmedos, los inviernos secos y fríos, las mejores estaciones para visitar este país conmovedor son, evidentemente, la primavera y el otoño, no obstante el sol brilla todo el año y siempre Bahréin nos ofrece un itinerario digno de nuestras vacaciones: combinar lo cultural, conociendo el aspecto antiguo y tradicional; deleitarse con la majestuosidad del desierto, sus habitantes y sus costumbres y disfrutar de una infraestructura de excelencia -aunque no nos hospedemos en un resort para millonarios- ya que todo lo que se le brinda al turista es perfecto, aún para los presupuestos más ceñidos.

Conocer Manama, la capital del reino, desbordante de contrastes que no nos dejarán indiferentes, transitar las grandes avenidas con sus rascacielos y llegar a la mezquita de Al-Khamis, de allí a Sitra, con la Puerta de Entrada y otros monumentos, seguir nuestro derrotero por el barrio antiguo de Muharraq, llegar hasta Hamad, con sus túmulos funerarios pertenecientes a la civilización Dilmun, primeros habitantes, hace miles de años de la región,
acercarnos hasta Riffa, en el centro geográfico de la isla, con sus edificios antiguos y su espectacular campo de golf...este pequeño reino tiene todo para contentarnos y unas simples vacaciones balnearias con la familia también pueden ser una oportunidad de recorridos culturales, aventura y ecoturismo, no importa donde nos alojemos, todo queda cerca.

Todas las compañías operan desde y hasta Bahréin, incluso las compañías de bajo costo por lo tanto, el vuelo a este hermoso y pujante reino no ofrece dificultades. El aeropuerto internacional se encuentra a 7 Km. de la capital, los taxis nos acercan al centro, se pueden alquilar coches y muchos hoteles brindan el servicio de transporte desde y hacia el aeropuerto.

La manera más cómoda de recorrer esta isla es en coche ya que las carreteras, caminos y calles están en muy buen estado y las pancartas de señalización están escritas en árabe e inglés, además el transporte público, si bien existe, tiene una lógica diferente a la que estamos acostumbrados.

Bahréin es un país musulmán, muy tolerante con respecto a las ideas y credos (hay sinagogas, iglesias católicas, templos hindúes, organizaciones feministas...) pero bastante estricto en este aspecto, no debe conducirse bajo ningún concepto si hemos ingerido alcohol, las leyes son muy severas al respecto.

La oferta hotelera es sorprendentemente vasta, hay hoteles de todas las categorías y para todos los presupuestos, hoteles resort, hoteles Spa, pensiones, arrendamiento de apartamentos y casas rurales, incluso se pueden alquilar mansiones para un número importante de personas (por supuesto los precios son altísimos), Bed&Breakfast, hostales.
Los albergues juveniles tienen diferentes servicios y reglamentos tales como límite de edad o no aceptan niños. Sus tarifas son realmente muy económicas, debemos informarnos.

Otras guías de viaje:

Costa de Portugal:

Otros:

Logitravel S.L.- Agencia de viajes on-line con el CI. BAL 471, 2004 - Todos los derechos reservados
Footer Thawte
true getPixeles@logitravel@0@0@False true