Viajes

Guía de viaje Bangkok

Identificación

Bangkok: La ciudad de los ángeles

Introducción

Introducción Bangkok Desde 1768 -año en que pasó a ser la nueva capital del antiguo reino de Siam, tras la destrucción de Ayutthaya a manos de las tropas birmanas-, Bangkok no ha retrocedido ni un ápice en el propósito de consolidarse como un centro cultural, político y cultural de primera magnitud. Y no sólo en su país, sino también en todo el sudeste asiático. Un anhelo que ha acabado haciéndose realidad: hoy por hoy, es la única ciudad cosmopolita en un Estado donde los pueblos y aldeas constituyen la forma de organización social hegemónica.

Su denominación abreviada en lengua tai -Krung Thep, que significa "ciudad de los ángeles"- esconde un nombre oficial formado por 17 palabras (30 en castellano). Es el siguiente: Krungthepmahanakhon Amonrattanakosin Mahintharayutthaya Mahadilokphop Noppharatratchathaniburirom Udomratchaniwetmaha sathan Amonphimanawatansathit Sakkathattiyawitsanukamprasit. La traducción del texto da fe del esplendor pasado de esta ciudad, y que aún se refleja en buena parte de su casco antiguo: ‘Ciudad de ángeles, la gran ciudad, la ciudad de joya eterna, la ciudad impenetrable del dios Indra, la magnífica capital del mundo dotada con nueve gemas preciosas, la ciudad feliz, que abunda en un colosal Palacio Real que se asemeja al domicilio divino donde reinan los dioses reencarnados, una ciudad brindada por Indra y construida por Vishnukam’. Mucho más mundano resulta el nombre con el que se conoce esta urbe en Occidente: Bangkok, ‘tierra de olivares’, que alude a las vastas plantaciones de olivos que circundan las inmediaciones de la capital.

Bangkok, cuya población la convierte en la ciudad más concurrida de Tailandia -aglutina 6,4 millones de habitantes en el término municipal y casi 12 en su área metropolitana-, es también una de las más grandes del planeta (su área administrativa engloba 1.568,73 km²). Su ubicación geográfica hay que buscarla en la bahía de Bangkok, y más concretamente en la desembocadura del río Chao Phraya, su principal accidente geográfico. Su escasa elevación respecto al nivel del mar (fluctúa entre 1 y 2 m), provoca que la ciudad se anegue parcialmente durante la época del monzón (de julio a septiembre), pese a disponer de un complejo sistema de canales (o khlongs) contribuye a drenar las filtraciones y las aguas residuales. De ahí que Bangkok haya sido rebautizada como la "Venecia de Oriente".

En la ciudad impera un clima subtropical seco, con temperaturas que oscilan entre los 25 y los 30°C en verano. En invierno, asimismo, éstas no bajan de los 20°C. Por otro lado, Bangkok se caracterizar por presentar siempre un alto índice de humedad.

Por lo que respecta al ámbito económico, y si obviamos la enorme importancia que adquiere el sector turístico, cabe reseñar que Bangkok es una ciudad fundamentalmente  portuaria. En los últimos años, esta actividad se ha extendido al extrarradio, lo que ha comportado una notable reducción de la superficie agrícola.  

La moneda que se utiliza en Bangkok es el bath tailandés (1 euro = 40 bath, aproximadamente), que se divide en 100 satangs. El idioma oficial es el tai, aunque en los principales lugares turísticos sus empleados también dominan el inglés (no así en el ámbito del transporte público, que incluye a los taxistas).

Para viajar a Bangkok, se necesita disponer de un pasaporte en vigor, siendo recomendable que su validez sea, por lo menos, de seis meses. No se requiere visado, siempre y cuando la estancia no exceda de 30 días y la entrada a Tailandia tenga lugar por vía aérea (si se entra por vía terrestre, sólo se puede permanecer sin visado por espacio de 15 días). Para estancias de a 30 a 60 días, hay que solicitar el correspondiente visado en la Embajada Real de Tailandia (C/ Joaquín Costa, 29, Madrid), trámite que es gratuito hasta el 31 de marzo de 2011. Ya en Bangkok, se puede prorrogar por 30 días más en cualquier Oficina de Inmigración (la de la capital se halla en la siguiente dirección: 507 Soi Suan Plu, C/ South Sathorn). La estancia máxima que se autoriza es de 90 días por un período de 180 días. Por otro lado, tampoco es obligatoria ninguna vacuna, excepto la de la fiebre amarilla (si se procede de alguna de las regiones afectadas por la enfermedad).

En cualquier caso, a causa de los disturbios protagonizados desde el 2009 por los detractores del actual Gobierno, se recomienda extremar la pronuncia durante la visita a la capital, que está siendo el principal escenario de los enfrentamientos.

Bangkok, principal nudo de comunicaciones aéreas del continente asiático, cuenta actualmente con dos aeropuertos: el Don Muang -sito a 30 km de la ciudad, utilizado fundamentalmente para vuelos domésticos y dotado de unas infraestructuras un tanto anticuadas- y el Bangkok International Airport Suvarnabhumi (‘tierra dorada’), inaugurado en septiembre del 2006 y emplazado a unos 25 km de la capital. Las aerolíneas tailandesas, Thai Airways, ofrecen un servicio gratuito para desplazarse entre sus terminales. Para acceder desde el aeropuerto al centro de la ciudad, se puede optar por el servicio de autobuses Airport Express o por coger un taxi (la parada se halla junto a la terminal de buses). Igualmente, también es frecuente encontrar a personas sin licencia que se ofrecen a llevar a los recién llegados al hotel, aunque no es recomendable aceptar sus servicios.

Desde los principales aeropuertos españoles, se pueden conseguir vuelos a Bangkok -ofrecidos mayoritariamente por aerolíneas asiáticas y por un par de operadores europeos- a partir de unos 700 euros (ida y vuelta). En la actualidad no existen trayectos directos entre España y la capital tailandesa, ya que éstos siempre efectúan una o dos escalas.

Contratar hoteles en Bangkok no resulta complicado, dada la extensa oferta de alojamientos que caracteriza a la ciudad asiática. Los más asequibles -tales como pensiones, casas de huéspedes y hoteles de pequeñas dimensiones- se localizan en el área de Banglamphu, cerca de la calle de Khao, así como en la tranquila calle de Ayutthaya, situada detrás del mercado y cerca del río. Por su parte, los establecimientos más lujosos se hallan en el entorno de las avenidas de Silom o Sathorn, que corresponden a los barrios más modernos de la urbe. Del mismo modo, cabe reseñar la fuerte implantación en la ciudad de las principales cadenas hoteleras internacionales.

Otras guías de viaje:

Costa de Portugal:

Otros:

Logitravel S.L.- Agencia de viajes on-line con el CI. BAL 471, 2004 - Todos los derechos reservados
Footer Thawte
true getPixeles@logitravel@0@0@False true