Viajes

Guía de viaje Bogotá

Identificación

Bogotá: 2.700 metros más cerca del cielo

Introducción

Introducción Bogotá Historia, devoción, diversión, música, calles y avenidas en las hacer compras o relajarse... Aunque no se cuente entre las ciudades más bellas del planeta, es muy posible que sea una de las más animadas. Añeja y moderna, colonial y cosmopolita, caótica y llamativa. Así es Bogotá, la irresistible capital de Colombia. Asentada en el corazón del país, sobre una fértil llanura que se despliega a 2.640 m sobre el nivel del mar (es la tercera capital más alta de Sudamérica), este destino supone un desafío para los sentidos y una invitación al optimismo.

Quizás el principal inconveniente de viajar hasta allí no tiene tanto que ver con el clima como con la altitud, ya que es posible sufrir algunos mareos durante uno o dos días (los rigores del llamado mal de altura). Las condiciones climáticas son mucho menos hostiles; la principal estación seca comprende de diciembre a marzo. La temperatura media anual es de 14º C, con mínimas de 9º C de media por la noche y máximas de 18º C. En la estación lluviosa, no obstante (entre abril y octubre), apenas hay diferencia entre las temperaturas diurnas y nocturnas.

Los orígenes de esta colonia española se remontan a 1531, año en el que Gonzalo Jiménez de Quesada se hizo con el control de Bacatá, el principal asentamiento de los indios chibchas. De este modo, Bogotá quedó incorporada al virreinato de Nueva Granada, y no tardaría en consolidarse como el centro más importante de esas tierras.

Tras obtener la independencia en 1819, la ciudad ser convirtió en la capital de la Gran Colombia, una serie de territorios confederados que aglutinaba las actuales repúblicas de Colombia, Ecuador, Venezuela y Panamá.

En la actualidad, Bogotá es la sede del Gobierno colombiano y de sus dependencias. Su núcleo urbano posee una gran densidad de población (da cabida a unos 8 millones de personas repartidos en 1.700 km2), aunque la urbe también ha sido escenario de un extraordinario desarrollo de la industrial química y farmacéutica. Asimismo, la ciudad ha sabido granjearse un gran prestigio académico en el mundo latinoamericano, con instituciones tan respetadas como la Pontificia Universidad Javeriana, fundada en 1622, o la Universidad de Santo Tomás, creada en 1680. De todos modos, la capital colombiana también descuella por acoger numerosos institutos, museos y galerías de arte. Para viajar a Bogotá, sólo es necesario disponer de un pasaporte vigente y tener un billete de ida y vuelta en el momento de entrar en Colombia, siempre y cuando la estancia no supere los 90 días. En cuanto a las vacunas, no hay ninguna obligatoria, aunque se recomienda la fiebre amarilla. De hecho, si luego se quiere entrar directamente en Brasil, hay que tener en cuenta que las autoridades brasileñas la exigen a todos los viajeros procedentes de Colombia.

La moneda oficial del país es el peso colombiano. En septiembre del 2012, un euro equivalía a 2.327 pesos. A la hora de buscar vuelos a Bogotá, es posible volar desde el aeropuerto de Barajas hasta allí con compañías como Avianca o Air Europa. El destino es el mayor aeropuerto internacional de Colombia: el de El Dorado, que es el más cercano a la capital (se halla a 13 km del centro). Asimismo, si el viajero ya se halla en Sudamérica, puede acceder al territorio colombiano por tierra desde Brasil, Ecuador o Venezuela. Además, también operan numerosos veleros que traen a turistas desde Panamá, pasando por el archipiélago de San Blas. Una vez en Bogotá, cabe tener en cuenta que el ferrocarril comunica la ciudad con la costa caribeña y el norte del país.

En cuanto a los hoteles de Bogotá, lo cierto es que la ciudad está viviendo un boom sin precedentes, impulsado por la llegada a la ciudad de las principales cadenas internacionales, especialmente en la avenida de El Dorado (en Salitre, a escasos kilómetros del aeropuerto). No obstante, los presupuestos más ajustados siempre tienen la opción de alojarse más hacia el norte. Además de ser una zona más segura, estos establecimientos también quedan más cerca de los centros comerciales y los bares de moda. A su vez, el animado barrio de La Candelaria cuenta con una importante oferta de albergues inaugurados recientemente. Las habitaciones privadas de estos alojamientos suelen ser mejores que las de hoteles de baja categoría.

Poco queda de la Colombia tomada por los cárteles de la cocaína. Hoy, Bogotá es una ciudad moderna y mucho más segura, que espera al recién llegado con los brazos abiertos y con una oferta cultural ingente. Quizás demasiado para ser descubierta en un único viaje.

Otras guías de viaje:

Costa de Portugal:

Otros:

Logitravel S.L.- Agencia de viajes on-line con el CI. BAL 471, 2004 - Todos los derechos reservados
Footer Thawte
true getPixeles@logitravel@0@0@False true