Viajes

Guía de viaje Bolonia

Identificación

Bolonia: la docta para algunos...la gorda, para otros...y la roja para la mayoría

Bolonia, ciudad antigua

Introducción Bolonia Principal ciudad de Emilia Romaña, Bolonia es una ciudad antigua conocida por su esplendor cultural tanto como por su magnífico patrimonio arquitectónico.
Bolonia tiene una historia muy antigua, protegida al oeste por los Apeninos y al este por el Mar Adriático, situada entre los ríos Reno y Savena, sus tierras son muy fértiles y su clima templado. Toda la región de Emilia Romaña es muy agradable para visitar por sus paisajes que son muy diferentes desde todo punto de vista.
La prosperidad de la región se apoya en una agricultura dinámica, gran exportadora de los famosos tortellini y del queso parmesano, de diferentes vinos como el Lambrusco, Sangiovese y Trebbiano, de embutidos como la mortadela y el jamón de Parma... ganó el nombre de "Gorda" por sus excelentes productos comestibles, su opulencia culinaria y su prosperidad productiva.

La fundación de la universidad de Bolonia remonta al siglo XI y es la más antigua de Europa, de allí el apelativo de Bolonia "la Docta".
Dante, Petraca, Bocaccio y Erasmo frecuentaron sus aulas y hoy sigue siendo una de las universidades más prestigiosa del mundo, muchas cátedras como la de Umberto Eco convoca a estudiantes del mundo entero.

Inmediatamente adivinamos la importancia que tuvo esta ciudad en el pasado frente a los vestigios arquitectónicos que nos ofrece orgulloso su casco histórico. El estado de conservación del patrimonio que se despliega desde el medioevo al Renacimiento impacta en todos los espíritus. La Piazza Maggiore permanece siendo un emblema de esta época dorada, numerosos palacios suntuosos enmarcan la Basílica San Petronio mientras que la Fontana de Nettuno (Fuente de Neptuno) continua imponiendo su poderosa silueta esculpida en el siglo XVI. Las familias nobles contribuyeron al esplendor cultural, literario y político de la ciudad y es llamada la "Roja" por el color de las tejas de sus techos y del ladrillo de sus fachadas.

En esta ciudad no hace falta hacerse rogar para saborear una gastronomía cuyo renombre ha recorrido el mundo como una de las mejores de Italia o recorrerla a pie porque cada rincón de Bolonia es sorprendente.

Viajar a Bolonia es muy sencillo ya que está, como todas las ciudades italianas, muy bien comunicada con el resto del mundo. El Aeropuerto Internacional deBolonia es el "Guglielmo Marconi" distante a sólo 6 Km del centro de la ciudad. Este aeropuerto recibe vuelos nacionales e internacionales, incluso los vuelos de bajo costo y charters y es el aeropuerto más importante de toda la región de Emilia Romaña. Dirigirse desde el aeropuerto al centro de la ciudad es muy sencillo gracias al "Aerobus", un transporte público que realiza el enlace entre el aeropuerto y la estación de trenes de Bolonia en tan sólo 18 minutos. Desde el lugar de llegada en la estación de trenes se pueden realizar otras combinaciones hacia diferentes lugares de la región, del resto de Italia e incluso a otros puntos de Europa.
También el aeropuerto brinda el servicio de taxis y de alquiler de coches. Debemos considerar 5 euros por persona para el Aerobus y alrededor de 15&euro para el trayecto en taxi. Sin embargo preferimos ahorrar dinero, dos líneas regulares de autobuses salen del aeropuerto, las líneas 81 y 91 y pasan directamente por el centro de Bolonia antes de pasar por la estación de trenes, cobran alrededor 1,50 &euro.
Debemos tener en cuenta que la estación de trenes se encuentra a casi 10 minutos del centro de la ciudad.
En la región de Emilia Romaña y a 70 Km. de Bolonia hay otro aeropuerto que recibe vuelos domésticos desde diferentes ciudades de Europa, también vuelos de bajo costo, es el Aeropuerto "Luigi Ridolfi" en la localidad de Forli, desde allí es posible, utilizando el servicio de taxis o de minibuses, llegar hasta la estación de trenes de Forli y desde allí llegar a Bolonia ya que existen numerosos enlaces diarios entre las estaciones de Forli y de Bolonia y algunos (debemos informarnos correctamente) realizan el trayecto en menos de 40 minutos. También podemos llegar al aeropuerto de Forli y alquilar un coche para dirigirnos a Bolonia.

Gracias a su situación geográfica, en el norte de la península, casi todos los trenes del país pasan por Bolonia conectando a la ciudad con el resto de la península, también trenes de alta velocidad.

Si preferimos viajar a Bolonia en coche ya sea porque pensamos visitar otras ciudades o los alrededores o porque decidimos hacer el viaje desde otro país, no tendremos ningún problema. Bolonia está también perfectamente conectada por numerosas autopistas y carreteras.
La A1 nos lleva desde Milán, Florencia o Roma, la A13 desde Ferrara, Padua o Venecia, la A14 desde Rimini o Ravena.
La carretera llamada popularmente "la tangenziale", que une Milán con la costa del Adriático, la Via Emilia o S9, atraviesa la ciudad. Todas las combinaciones son posibles, todas las autopistas están en perfecto estado, las carreteras y caminos secundarios también y las señalizaciones son excelentes.

La oferta de alojamiento y hoteles en Bolonia y sus alrededores es amplia y variada. Hay hoteles de todas las categorías, hoteles "boutique", hoteles Spa, albergues, Bed&Breakfast, casas y apartamentos para arrendar, alojamiento en instituciones religiosas, moteles, albergues para la juventud, residenciales, camping con todos los servicios para instalar nuestra tienda o el alquiler de bungalows, caravanas y chalets pero, debemos considerar que Bologna posee una población de más de 100.000 estudiantes y que se realizan permanentemente congresos, seminarios, encuentros, por lo tanto muchas veces la capacidad hotelera se ve colmada por la presencia de numerosos participantes en estos eventos y es conveniente -para no estar dando vueltas por la ciudad en busca de un lugar donde dormir- reservar con anticipación.
La ciudad dispone de un servicio, el "Centro Prenotazione" (Centro de Reservas) que está permanentemente actualizado y pude orientarnos.

Una vez instalados salgamos a la conquista de Bolonia recorriendo la larga Via dell'Independenza y nos sorprenderán las arcadas, un libro que narra la vida del cineasta Pier Paolo Pasolini, muerto trágicamente y nacido en esta ciudad, describe a Bolonia como la ciudad de las arcadas.
Estas arcadas soportan apartamentos que durante siglos albergaron a los numerosos estudiantes pobres que llegaban para seguir los cursos de la prestigiosa universidad pero, también permitían que toda una actividad social se desarrollara allí, la calle se convertía en un largo corredor donde la vida fluía sin interrupciones y se convertían en un maravilloso lugar de encuentro, el palacio del comerciante adinerado y el apartamento del estudiante pobre se unen bajo estas arcadas sin distinciones.
La Via dell'Independenza desemboca en la Piazza Maggiore, principal centro de intercomunicaciones de la ciudad y epicentro de todas las manifestaciones, concentraciones populares, conciertos públicos, lugar de encuentro social por excelencia. La Piazza Maggiore reúne en un ecléctico mosaico edificios públicos y privados, allí se encuentra el Palazzo Accursio (sede del ayuntamiento) es un edificio construido en el siglo XIII y tiene lugar una oficina turística que brinda informaciones completas y detalladas, también se organizan pequeñas muestras de arte y se expone la colección de arte municipal en el Museo Morando. Las escaleras que conducen a las salas son una curiosidad a parte ya que sus escalones están diseñados para permitir el ingreso (¡no ahora!) de los señores a caballo. (Abierto de martes a viernes de 10 a 20h, lunes de 14 a 20h y sábado de 10 a 19h)

Imponente sobre la plaza se alza la Basílica de San Petronio, con sus típicos colores rosa y rojo, la misma fue construida en el siglo XIV y San Petronio es el santo protector de la ciudad. No obstante haber sido remodelada luego de la Segunda Guerra Mundial, es un ejemplo de la arquitectura gótica francesa (Via dell'Archiginnasio).
No muy lejos se encuentra la Fontana di Nettuno que data del año 1566.
Bolonia para no ser menos y aunque es, por supuesto menos conocida, también tiene una "torre inclinada" y más aún dos torres famosas, las torres Asinelli y Garisenda, construidas en el siglo XII por familias de la nobleza, se puede subir y obtener una vista magnífica de la ciudad.

Las iglesias, como en toda Italia, no se hacen desear en Bolonia, entre las más renombradas está la Abadía de San Esteban, en la Piazza Santo Stefano, edificada en el siglo XI fue, en principio, un complejo de siete iglesias y hoy sólo quedan cuatro, de estilo romano. Construida sobre un antiguo templo pagano mantiene cierta unidad gracias a la comunicación que existe entre ellas por claustros de oración individual. El estilo arquitectónico es muy simple lo que redunda en una atmósfera de recogimiento y paz muy especial, influenciada además por la media luz y el silencio. Una de las capillas, la Iglesia del Calvario es conocida como la "Jerusalén de Bolonia" porque se ha reproducido en una de sus dependencias el Santo Sepulcro.

Para finalizar el día de manera suculenta debemos perdernos en el laberinto de callejuelas que se suceden entre la Piazza Maggiore y la Piazza Minghetti para descubrir las típicas tiendas de alimentos de Bolonia, comercios instalados algunos y otros pequeños puestos al aire libre, venden los más deliciosos productos del "paese", como gustan decir los italianos hablando de su ciudad, provincia o región.

Nuestro siguiente recorrido puede ser la Bolonia musical ya que esta ciudad es legendaria por su amor a la música. En el casco histórico podemos ver a los "luthiers" trabajando, podemos gustar un "aperitivo" con violines o almorzar con música en vivo.
El Gran Teatro Municipal de Bolonia pertenece al siglo XVIII, el servicio "Le Guide d'Arte" organiza visitas guiadas en numerosos idiomas, debemos informarnos y apuntarnos con anticipación, no obstante su vista exterior es asombrosa y merece acercarnos hasta la Via Respighi 1 para admirarlo aunque no podamos ingresar, desde allí continuamos nuestro recorrido musical visitando el Conservatorio y Oratorio de Santa Cecilia.
Después de visitarlos y siempre paseando por los pórticos de esta ciudad alcanzamos la capilla musical de Santa María dei Servi, caminado por la calle Guerrazi cerca de la Academia de la Filarmónica.
Los lugares musicales de Bolonia se suceden con muchos más sitios históricos como las capillas que mantienen la tradición de los campanarios y la Biblioteca Internacional de Música, una de las más antiguas y completas del mundo. No olvidemos que Bolonia fue declarada por la UNESCO y, después de la ciudad de Sevilla, "Ciudad de la Música".

La Bolonia que subyace o se sustrae a la vista del turista es tan interesante como la que se muestra altanera y orgullosa de su acerbo cultural, es una Bolonia inquietante, es la de los numerosos canales que significaron en su momento la fuerza motriz que impulsó el magnífico crecimiento industrial de la ciudad y que hoy permanecen ocultos.
Podemos verlos a través de una pequeña ventana en la Via Piella 18. Pero, también están los canales subterráneos que podemos visitar gracias a la asociación "Amici delle Acque di Bologna" (Amigos del Agua de Bolonia) que organizan visitas guiadas.
Una visita inquietante que no dejará de sorprendernos, tanto como el "Bagni di Mario" (Baño de Mario) en la Via San Mamolo, enorme cisterna subterránea que data del siglo XV o entrar a la Sala Borsa, en la Piazza Nettuno 3, antiguo edificio de la Bolsa de Bolonia, construido en el siglo XIX y que hoy acoge una Biblioteca Multimedia pero que, bajo un piso de vidrio en el patio central, pueden verse vestigios de los tiempos de los romanos y de los etruscos.

Podemos reponernos de tanto caminar con una hermosa jornada en las aguas termales de Bolonia. En la Via di Vagno 7, un complejo termal nos garantiza renovación completa (las tarifas van desde los 60 a los 140 Euros, según nuestro plan. Abierto de lunes a viernes de 8 a 22.30h, los sábados de 8 a 19h y los domingos permanece cerrado) sus aguas son ricas en minerales y el establecimiento está reconocido por el Ministerio de Salud, en coche se llega fácilmente por la salida de la "Tangenziale" y en autobús tomando la línea 14.

Muchos son los itinerarios e infinitas las posibilidades que ofrece esta ciudad para nuestro solaz y asombro, caminar por sus calles nos permite ir descubriendo sus maravillas, sus personajes, sus hijos pródigos, sus misterios. Muchas veces Bolonia se nos presenta tan inquietante y maravillosa como Venecia. Sus viejas recovas nos permiten disfrutar de la ciudad a pesar del sol intenso del verano, el viento helado del invierno o de la lluvia en cualquier momento, en Bolonia los turistas no tenemos días perdidos.

Otras guías de viaje:

Costa de Portugal:

Otros:

Logitravel S.L.- Agencia de viajes on-line con el CI. BAL 471, 2004 - Todos los derechos reservados
Footer Thawte
true getPixeles@logitravel@0@0@False false