Viajes

Guía de viaje Budapest

Identificación

Budapest: La majestuosa capital del Danubio

Introducción

Introducción Budapest Alejada de la arquitectura monolítica que caracterizó gran parte de las ciudades de Europa del Este durante el comunismo, la bellísima capital de Hungría, Budapest, admite numerosos adjetivos y definiciones, pero jamás el de ser una ciudad gris. Con 1,7 millones de habitantes en el año 2009, esta señorial urbe da cabida casi una quinta parte de la población de país. Este dato se eleva a 2,4 millones si se incluye también su área metropolitana.

Budapest es el resultado de la unificación, en 1873, de las ciudades de Buda y Óbuda (en la orilla derecha del Danubio) y de Pest (la parte moderna, que se halla a la izquierda del río y que ocupa aproximadamente dos terceras partes del trazado urbano de la ciudad). Asimismo, Budapest se divide en 23 kerület (distritos). Seis de estós se encuentran en Buda, 16 en Pest y uno entre ambos, en la isla de Csepel.

No obstante, su condición de capital se remonta al año 1370, fecha en la que Luis I el Grande (1326-1382) se instaló en el área de Buda. Ya en el siglo XV, esta flamante localidad albergaría la primera imprenta de la historia de Hungría. Sin embargo, las décadas siguientes fueron mucho menos apacibles, ya que coincidieron con la toma del centro de Hungría por parte de los otomanos (1541). Tras el surgimiento del Budapest actual en la segunda mitad del siglo XIX, ésta continuó siendo la sede de la monarquía húngara hasta 1944, año en que ésta desapareció. Pese a todo, su condición de sede real propició un magnífico legado cultural y arquitectónico, hasta el punto de que algunos de sus sitios históricos ingresaron en la lista del Patrimonio de la Humanidad en 1987.

El clima imperante es de tipo continental (los veranos son más bien calurosos, y los inviernos, fríos y de escasa duración). Sea como fuere, las temperaturas no constituyen un impedimento para disfrutar de las calles de Budapest en cualquier época del año.

Dado que Hungría forma parte de la Unión Europea desde el 2004, el único requisito indispensable para entrar en el país es presentar un DNI o pasaporte en vigor. Sin embargo, para viajar desde Hungría a Serbia o Ucrania, sólo será válido éste último documento. En el caso de que la estancia sea inferior a tres meses, no hará falta tramitar el visado.

A la hora de desplazarse hasta allí, cabe tener presente que Budapest cuenta con numerosas vías de comunicación por carretera, como puentes y túneles subterráneos. Eso sí: llegar hasta allí por carretera puede resultar agotador, dado que la distancia entre la localidad fronteriza de La Jonquera (en Girona) y la capital húngara es de 1.772 km (el coste del trayecto, en el caso de que se efectúe en vehículo privado, es de unos 280 euros, incluyendo tasas de autopista y carburantes). Es por ello que lo más recomendable es decantarse por reservar vuelosa Budapest. Si se opta por esta vía, conviene saber que el aeropuerto internacional de Budapest-Ferihegy se encuentra situado a unos 25 km al sudeste del centro de la ciudad (el desplazamiento dura una media hora). El precio del viaje es de 20 euros si se toma taxi, y de 6 euros si el recorrido se realiza en autobús. A su vez, también se puede acceder al centro de la ciudad en tren desde la Terminal 1, y bajando en la estación de Nyugati.

Moverse por Budapest es una tarea sencilla, dada la amplísima red de transporte público existente, y que incluye buses, tranvías, un funicular y, por supuesto, el metro. Construido entre 1893 y 1896, éste ostenta el récord de ser el más antiguo de la Europa continental y el segundo a escala mundial (tan sólo le supera el de Londres). Además, forma parte del Patrimonio de la Humanidad desde el 2002.

Por otro lado, a la hora de hoteles en Budapest, cabe subrayar que la oferta de alojamiento de la capital dista mucho del reducido abanico de ofertas existente durante la era comunista. De hecho, el fin del Telón de Acero a principios de los 90 reactivó la actividad hotelera a partir de entonces (buena parte de los establecimientos datan de este período, o bien corresponden a edificios renovados a partir de esa década). Hoy, el viajero puede encontrar desde hoteles de lujo hasta otros más económicos, sin olvidar los apartamentos y los hostales.

Finalmente, hay que tener en cuenta que, fuera de los circuitos turísticos (en los que es posible encontrar personas que dominen el inglés), el idioma que utiliza la población de Budapest es el húngaro, una lengua eslava de origen uránico. En cuanto a la moneda oficial, ésta es el florín húngaro, que se subdivide en 100 fillér (1.000 florines húngaros equivalen a 3,5 euros, aproximadamente).

Otras guías de viaje:

Costa de Portugal:

Otros:

Logitravel S.L.- Agencia de viajes on-line con el CI. BAL 471, 2004 - Todos los derechos reservados
Footer Thawte
true getPixeles@logitravel@0@0@False true