Viajes

Guía de viaje Colonia

Identificación

Colonia: Arte, arquitectura y carnaval en primer plano

Una ciudad para todos los gustos

Introducción Colonia La ciudad de Colonia, la más grande de la región de Renania del Norte - Westfalia, está situada sobre las orillas del río Rin. Fundada por los romanos, esta antigua civilización dejó sus huellas en la ciudad y su gente.
Colonia posee el monumento más visitado de Alemania, su catedral, que forma parte de los monumentos declarados Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO.
La ciudad se caracteriza además por sus iglesias romanas y por las calles estrechas con sus edificios decorados que asombran al turista cuando recorre su casco histórico.
Colonia también deslumbra por la calidad de sus museos que albergan un patrimonio artístico e histórico invalorable. Pero además de los monumentos, iglesias, museos y hermosas calles centenarias, Colonia tiene un hermoso río por el que es una maravilla navegar.
Colonia también ha sabido ganarse una bien merecida reputación internacional gracias a sus ferias y exposiciones, tanto comerciales como artísticas, y al célebre Carnaval de Colonia, que por su magia especial convoca a miles de turistas cada año.
A esta deslumbrante ciudad también le debemos la mundialmente conocida "Agua de Colonia", usada por los colonienses desde el siglo XVI y que comenzó a comercializarse en el mundo entero a partir del siglo XVIII. Napoleón, durante la ocupación francesa de la ciudad, la prohibió y una estratagema de los comerciantes la convirtió en "Eau de Toilette".

Colonia también representó y representa el paso obligado del transporte hacia el oeste del país.

Viajar a Colonia en avión es muy cómodo porque el aeropuerto está situado a sólo 15 Km. de la ciudad, es de categoría internacional, recibe vuelos de las grandes compañías, vuelos de bajo costo y vuelos chárteres.
El "Aeropuerto de Colonia/Bonn konrad Adenauer" (Flughafen Köln / Bonn konrad Adenauer) -tal su nombre oficial- es aeropuerto tanto de Colonia como de la vecina ciudad de Bonn. Las compañías operadoras enlazan a esta ciudad directamente con muchas ciudades de Europa y el mundo, otras hacen escala en Nuremberg o Munich.
El trayecto entre el aeropuerto y el centro de la ciudad se puede realizar en autobús, tren o taxi. El trayecto en autobús es de aproximadamente 25 minutos, la línea 170 sale del andén 4 desde las 5.30 hasta las 23h, el valor del viaje es de 4,10 &euro, el tren sale de la terminal 2, el viaje dura aproximadamente 10 minutos y el valor es de 7 &euro y en taxi debemos considerar 15 minutos y un costo de aproximadamente 30 &euro.
Como todos los grandes aeropuertos, numerosas compañías de alquiler de coches están presentes también en el aeropuerto de Colonia y las autopistas y carreteras están muy bien señalizadas y no tenemos problemas en llegar desde el aeropuerto a nuestro destino por sus autopistas.

Si ya estamos viajando en coche y deseamos llegar hasta la ciudad de Colonia, debemos encontrar las A3, A4, A57, A555 ó A559 ya que todas circunvalan la ciudad y son un nudo con llegadas y salidas desde y hacia todas las direcciones.

Viajar a Colonia
en tren es un placer agregado ya que la empresa de transporte ferroviario presta un servicio excelente. La estación central Hauptbanhof de Colonia está situada en el corazón mismo de la ciudad, el único problema es que no tiene muchos trayectos directos y dependiendo de nuestro lugar de partida, seguramente debemos realizar trasbordos.

La manera más económica de viajar a Colonia es con alguna empresa de autobuses, hay muchas que realizan el trayecto desde diferentes ciudades en toda Europa.

El transporte público en la ciudad está garantizado por una red eficiente que llega hasta los suburbios. Los tranvías también recorren la ciudad, al igual que dos líneas de metro y trenes de cercanía. La bicicleta está muy bien protegida con senderos exclusivos por toda la ciudad. Para viajar en el transporte público debemos comprar nuestro billete en las máquinas expendedoras de color naranja que están disponibles en las estaciones y sellarlo al subir al transporte. Debemos considerar, si nuestro objetivo es visitar la ciudad, no hacerlo en coche y aprovechar el transporte público ya que el tránsito en Colonia puede ser un dolor de cabeza. Es muy fácil llegar sabiendo que sólo debemos seguir el panel que diga "Köln" pero ya en la ciudad podemos tomar por carriles equivocados y terminar en un túnel que nos aleja irremediablemente de nuestro destino. Por otra parte, el aparcamiento en las calles del centro sólo está permitido para los residentes y los lugares para dejar nuestro coche suelen ser algo caros, además cierran temprano y si se nos ha pasado el tiempo debemos pagar para retirarlo todas las horas que permaneció en las instalaciones.

El alojamiento en la ciudad de Colonia es uno de los más diversos de Europa y a pesar de lo que uno pueda pensar hay innumerables ofertas de alojamiento en casas particulares que son administradas por agencias y que garantizan las comodidades y la pulcritud de las mismas. También hay agencias -hacia las que pueden orientarnos en las oficinas de turismo- que alquilan apartamentos y sus precios varían según las comodidades y la cantidad de personas que se alojarán. Los albergues juveniles y hostales rebozan por toda la ciudad y no necesariamente debemos ser miembros de la red internacional. Por supuesto, también están presentes las grandes cadenas hoteleras y encontramos hoteles de todas las categorías, desde 5 estrellas superior hasta los que no tienen ninguna pero que también prestan, más modestamente, un servicio correcto y eficiente.
También encontramos las "Gasthof", generalmente restaurantes en la planta baja y unas pocas habitaciones en el piso superior. Estos lugares brindan un servicio familiar y acogedor, con tarifas medias y muy buen ambiente.
Toda la oferta está presente en esta inquieta ciudad: Bed&Breakfast, hoteles boutique, hoteles Spa, casas de huéspedes, bungalows, etc. Muchas veces, como en todas las grandes ciudades acostumbradas a absorber cientos de turistas a diario, la forma más conveniente es alojarse fuera del perímetro de la misma, en los suburbios o más alejados aún, en los alrededores. Colonia también se presta para vacaciones rurales y bien podemos visitar la ciudad en coche o utilizando los trenes locales. Otra posibilidad es el camping, en los alrededores de Colonia hay tres que cuentan con infraestructuras de ensueño, ubicados en lugares excepcionales y que están abiertos todo el año.
La ciudad de Colonia fue fundada por los romanos en el año 50 de nuestra era y la llamaron Colonia Ara Agrippinensum, en el siglo V pasó a manos de los francos y obtuvo la categoría de arzobispado. La catedral y las doce iglesias romanas que posee la ciudad son la evidencia de la importancia que la ciudad tenía en la Edad Media.
Fue durante la Edad Media que la ciudad comenzó su esplendor convirtiéndose en un centro comercial, intelectual y artístico. Su primera feria comercial tuvo lugar en el año 1360, su universidad fue fundada en el año 1388 y se declaró ciudad libre en el año 1475.
En el siglo XIX la ciudad adoptó la Revolución Industrial y se industrializó rápidamente. Durante la Segunda Guerra Mundial sufrió feroces bombardeos que la devastaron pero fue reconstruida totalmente en poco tiempo y hoy podemos apreciar un centro histórico único, cargado de historia que hace de esta ciudad un destino turístico excelente para una escapada romántica, un viaje cultural o unos días de descanso con el inapreciable agregado de un recorrido cultural de una calidad excelsa.
Colonia continúa siendo un centro cultural y de exposiciones, se la conoce como la capital alemana de los medios de difusión por su industria editorial y sus producciones e instalaciones para cine y televisión.

La ciudad de Colonia posee un gran número de monumentos que convierten un paseo por el centro de la ciudad en una experiencia maravillosa. La mayoría de los monumentos se encuentran en el casco histórico y su centro gravitacional es, sin lugar a dudas, su magnífica catedral, declarada Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO.
El casco histórico, además de los monumentos de indudable valor, se caracteriza por sus hermosos edificios apretados uno al lado del otro y de coloridos sorprendentes, sus construcciones góticas, sus estrechas calles medievales y sus locales gastronómicos que invitan a detenernos por un café o una cerveza y quedarnos sólo a ver la ciudad que fluye laboriosa.
La oficina de turismo de la ciudad de Colonia brinda a sus visitantes la Welcomcard una credencial que permite beneficiarnos de suculentos descuentos en numerosos museos y otros atractivos turísticos de la ciudad como espectáculos y también locales gastronómicos y hoteles.

Welcomcard individual: por un día 9 &euro, por dos días 14 &euro, por tres días 19 &euro. Welcomcard para grupos de hasta 3 personas y familias de hasta 3 niños menores de 14 años: 18 &euro, 28 &euro y 38 &euro respectivamente.

No obstante haber sido considerablemente dañada durante los bombardeos de la Segunda Guerra Mundial, la antigua ciudad de Colonia aún presenta en la actualidad un encanto indiscutible gracias a una férrea campaña de reconstrucción y caminar por sus calles es agradable en todas las estaciones del año.
El casco histórico se encuentra próximo a la estación de trenes central de la ciudad y está encuadrado por el puente Hohenzollernbrücke al noreste, el puente ferroviario más frecuentado del mundo ya que lo cruza un tren cada dos minutos.
Como todo buen turista lo primero es llegar hasta la Catedral, su monumento más visitado y el emblema de Colonia. Iniciando nuestro itinerario desde la catedral debemos tomar la calle "Am Domhof" hacia el sur que cambia su nombre al de "Becherstrasse", de allí a la calle "Alter Markt", alcanzamos al antiguo Ayuntamiento situado sobre la plaza Alter Markt o Plaza del Viejo Mercado.
Esta plaza se encuentra en el lugar del antiguo puerto romano y tiene en su centro una fuente dedicada a Jan von Werth, un general alemán que participó en la Guerra de los Treinta Años. Es en esta plaza que se da luz verde, todos los años, para el inicio del fabuloso Carnaval de Colonia.
Desde esta plaza podemos ver el antiguo Ayuntamiento, monumento situado en el centro del antiguo barrio judío.
El barrio fue en realidad un gueto aislado del resto de la ciudad por puertas y barreras.
En el año 1349 sufrió un incendio durante una feroz masacre. Memoria de ese pasado violento queda el recuerdo del "Mikwe" bajo una pirámide de vidrio. Este edificio construido en el año 1170 servía para los baños rituales. El "Altes Rathaus" o antiguo Ayuntamiento tiene una forma irregular ya que fue construido en etapas, la parte más antigua es de estilo gótico y data del año 1330, está adornada con estatuas de héroes y profetas, luego se le agregó una torre octogonal entre los años 1407 y 1414. Todos los días a las 15 y a las 17 horas hacen sonar su espectacular carillón. El conjunto edilicio fue terminado en el siglo XVI con una espléndida galería Renacentista.
No lejos de este lugar podemos acceder a las ruinas de un Praetorium romano (sala de audiencias) por la calle "Kleine Bundenstrasse". Estas ruinas datan del siglo I y fueron descubiertas después de la Segunda Guerra Mundial. Además de las ruinas podemos apreciar varios objetos pertenecientes a los romanos. Al este del antiguo Ayuntamiento, al final de la calle "Lintgasse", que nos conduce hacia el río Rin, está el "Fischmarkt" (Mercado de Pescados) rodeado de hermosas y coloridas casas que fueron reconstruidas según su estilo original luego de la guerra.
Volviendo sobre nuestros pasos hacia el Alter Markt, tomamos por la "Martinstrasse" y nos encontramos con el "Gürzenich". Este edificio fue construido a mediados del 1400 en estilo gótico. Era utilizado durante la Edad Media para realizar recepciones y banquetes, desde el siglo XIX es el lugar donde estalla el Carnaval de Colonia.
Tomamos la "Gürzenichstrasse" hacia el oeste, luego hacia la izquierda la calle "Kleine Sandkaul", inmediatamente hacia la izquierda por la "Pipinestrasse", seguidamente hacia la derecha por la calle "Am Malzbüchel" y caminando un poco más, en el cruce con la calle "Rheingasse", encontramos la residencia "Overstolzenhaus".
Esta vivienda de estilo gótico fue construida en siglo XIII por una familia burguesa. Gracias una delicada restauración podemos apreciar casi en su aspecto original una de las edificaciones góticas más bella de Colonia.

Otras guías de viaje:

Costa de Portugal:

Otros:

Logitravel S.L.- Agencia de viajes on-line con el CI. BAL 471, 2004 - Todos los derechos reservados
Footer Thawte
true getPixeles@logitravel@0@0@False true