Viajes

Guía de viaje Costa Azul

Identificación

Costa Azul: Lujo y belleza junto al Mediterráneo

Introducción

Introducción Costa Azul Deliciosas playas, rostros famosos, construcciones pintorescas, una gastronomía franca, sencilla y campesina, un clima envidiable... ¿Se le puede pedir más a este rincón del sur de Francia y Mónaco?

Al llegar a este destino de ensueño, lo primero que inundará la retina del viajero es el generoso abanico de colores que exhiben las casas de la Costa Azul, y que va del ocre hasta el rojo pasión. Un sugerente cromatismo que convive con una exuberante vegetación que no se limita a las áreas de montaña, y que embellece aún más si cabe las ciudades y pueblos del litoral galo. Y es que no es casual que artistas de la talla de Dufy, Signac y Matisse buscasen la inspiración en este rincón privilegiado. O que los bolsillos más pudientes del planeta se decanten por este imborrable destino costero para broncearse y navegar en sus yates.

Entre las poblaciones que dibujan este impagable paisaje humano, destaca sobre el resto la hermosísima Niza, capital del departamento de los Alpes Marítimos. No obstante, esta distinguida ciudad no es la única que reclama la atención del recién llegado. Huelga decir que este privilegio es compartido con Menton, al este de la Costa Azul y en la frontera con Italia, y Cannes, al oeste, así como con algunas localidades enmarcadas en las estribaciones alpinas, como Grasse o Vence. Todo ello pasando por la exclusiva Saint-Tropez, el pequeño estado de Mónaco o el genuino Massif des Maures, en el departamento de Var.

A pesar de que el tirón de estas tierras como destino turístico es más o menos reciente, su dilatada historia no lo es tanto; sin ir más lejos, Niza fue fundada por los focenses en la Antigüedad, mucho antes de que pasase a manos de la dinastía de los Saboya en 1388. Sin embargo, habría que esperar hasta el siglo XIX para ver crecer sus barrios en derredor del casco antiguo, tanto en ésta como en el resto de poblaciones de la Costa Azul. A este período corresponden las primeras villas neoclásicas y modernistas. Décadas después, sus inmediaciones serían testigo de la aparición de urbanizaciones y apartamentos, en respuesta a un flujo de turistas cada vez mayor.

No obstante, el magnetismo de este enclave privilegiado no sólo está ligado a la fisonomía de sus ciudades: su magnífico clima también realiza su particular contribución a la causa. Con más de 300 días de sol al año y unas temperaturas típicamente mediterráneas —con veranos calurosos y secos e inviernos suaves—, la Costa Azul se convierte en una apuesta segura durante todo el año, y muy especialmente durante la temporada estival.

La opción más rápida para desplazarse hasta la zona es reservar vuelos a Niza desde las principales ciudades españolas. Su aeropuerto, el Nice-Côte d'Azur, registra el segundo mayor tráfico de toda Francia y cuenta con dos terminales. Asimismo, Niza es el punto de parada obligado de numerosos cruceros. Otras alternativas consisten en optar por el vehículo privado, el tren o el autocar desde algunas de las principales ciudades de España, como Barcelona.

Finalmente, por lo que respecta a los hoteles en la Costa Azul, la oferta es inagotable. En cualquier caso, no hay que perder de vista que los precios no son baratos, por lo que se recomienda efectuar la reserva con antelación. Una pequeña precaución que, sin embargo, quedará compensada con creces cuando el viajero comience a descubrir los innumerables encantos de este pequeño Parnaso de gente guapa y playas de color azul turquesa. Découvrez le Côte d’Azur!

Otras guías de viaje:

Costa de Portugal:

Otros:

Logitravel S.L.- Agencia de viajes on-line con el CI. BAL 471, 2004 - Todos los derechos reservados
Footer Thawte
true getPixeles@logitravel@0@0@False true