Viajes

Guía de viaje Cuenca

Identificación

Cuenca: Mucho más que Casas Colgadas

Ciudad encantada

Introducción Cuenca La ciudad de Cuenca es todo un referente en cuanto a espectacularidad paisajística, arquitectura, entorno natural y arte. Su estampa es de sobra conocida por la enorme belleza que atesora: todo un casco antiguo que se asoma vertiginosamente al cañón formado por el río Júcar (o Huécar), y que se ve engalanado por las famosas Casas Colgadas que se han convertido casi en un símbolo de identidad de esta capital. Pero como bien decimos en el título, Cuenca es mucho más que casas colgantes. A la belleza propia de la villa se le suma la de la famosa Ciudad Encantada, un paraje natural cercano y totalmente sobrecogedor.

Dentro de la ciudad, podemos disfrutar de un casco antiguo pleno de belleza, cómodo de recorrer y lleno de sorpresas. Desde la magnífica Catedral hasta las plazas y los museos, pasando por la gran cantidad de iglesias y conventos, no hay rincón en el centro histórico de Cuenca que no atesore una gran belleza y mucha historia que relatar. Pero la naturaleza también ha sido muy generosa con el entorno de la ciudad y con toda la provincia. La Serranía de Cuenca guarda en su interior bellísimos parajes, caracterizados por la presencia de pinares y de los cañones conocidos como "hoces". Los ríos Júcar (que surca la capital), Escabar, Cuervo y Guadiela forman estas hoces, grietas profundas en la tierra rodeadas de espectaculares formaciones kársticas. Todo junto conforma un paisaje inconfundible en el que el misterio y la leyenda se funden con los bosques, los montes, las rocas y los pinos.

Además de patrimonio y naturaleza, Cuenca es una ciudad de arte y de museos. El arte abstracto se muestra en todo su esplendor en la capital, en la que la Fundación Juan March tiene una de sus sedes. También hay lugar para el arte antiguo y el arte sacro, lo que convierte a la ciudad en un paraíso para quienes busquen la belleza de las creaciones humanas. Y si de creaciones humanas hablamos, la gastronomía de Cuenca está llena de "obras de arte" culinarias que deleitarán el paladar del más exigente de los gourmets. Dar un paseo por el casco antiguo conquense, parándose cada poco a degustar las especialidades de la provincia en los muchos y animados bares que salpican las calles, es algo que no se paga con dinero. Y si para hacerlo aprovechamos alguna de las animadas fiestas que jalonan el calendario festivo de la villa, entonces disfrutaremos de momentos de lo más divertidos. A lo largo del año se pueden vivir en Cuenca todo tipo de eventos festivos, desde los más tradicionales a los más animados. Y el resto de los días, la ciudad ofrece una vida nocturna en la cual la tradición manda callejear de bar en bar, de tasca en tasca, en pos de las raciones y los deliciosos vinos.

Otras guías de viaje:

Costa de Portugal:

Otros:

Logitravel S.L.- Agencia de viajes on-line con el CI. BAL 471, 2004 - Todos los derechos reservados
Footer Thawte
true getPixeles@logitravel@0@0@False true