Viajes

Guía de viaje Dusseldorf

Identificación

Dusseldorf: Cultura, moda y romanticismo sobre las márgenes del río Rin

Una ciudad para todos los gustos

Introducción Dusseldorf Dusseldorf, venerada por su poeta natal Heinrich Heine, admirada por Goethe y bautizada como la "Petite Paris" por Napoleón hoy es uno de los centros indiscutibles de arte y moda mundial.
La zona elegante se extiende sobre la lujosa Königsallee, emblema de la ciudad.
La zona moderna, en el barrio nuevo de "Medienhafen", diseñado por arquitectos de renombre y paseo inevitable de los amantes de la arquitectura y de las nuevas tendencias de urbanización.
Los amantes del bullicio y la animación se encontrarán a sus anchas en los bares y restaurantes que inundan el casco histórico de la ciudad, con sus callejuelas estrechas, sus iglesias milenarias y sus monumentos históricos, compartiendo una "Altibier" con los residentes.
Los numerosos museos, teatros, salas de concierto y galerías de primer nivel hacen de Dusseldorf una ciudad privilegiada para el arte y la cultura.
El casco histórico aún posee -en algunos tramos- el adoquinado original del siglo XVII. Sus calles estrechas, sus antiguas iglesias así como sus tabernas, bares y restaurantes son una invitación que no podemos eludir, alguien dijo que los bares de Dusseldorf conforman la "barra" más larga del mundo.

Dusseldorf es la capital del "Länd" alemán de Renania del Norte Westfalia y forma parte de la región del Rin-Rhur, su actividad económica principal es la textil.
Esta ciudad está considerada como la ciudad más cosmopolita de Alemania y posee la colonia japonesa más grande de Europa (la mayor del mundo la tiene Brasil).
Los documentos escritos que certifican la existencia de Dusseldorf remontan al año 1135, pero Dusseldorf adquirió el estatus de ciudad en el año 1288, luego de la batalla de Worringen ganada frente a su gran adversario, la ciudad de Colonia.
A partir de esta independencia, la ciudad -antiguo pueblo de pescadores- creció rápidamente para luego conocer un largo período de decadencia hasta que la Revolución Industrial le dió una nueva vida. El período de oro de la ciudad se conoció bajo la tutela de Johann Wilhelm quien gobernó la ciudad de 1679 a 1716, un apasionado del arte, un impulsor del comercio y de la infraestructura de la ciudad, fue el primero en construir puentes sobre el río para extender la ciudad hacia la otra orilla.
En el año 1795 la ciudad se sometió a la dominación francesa y en 1801 debió rendirse ante Baviera.
Situada al oeste de Alemania, esta ciudad está en la planicie de Renania y la atraviesa el río Rin pero, su nombre se debe al río Dussel, dicen los residentes que el Rin les otorgó su importancia y desarrollo, pero que el Dussel les dio su nombre. La altura máxima de la región alcanza los 165 metros de altitud.
Viajar a Dusseldorf en avión es muy sencillo puesto que a su aeropuerto internacional llegan vuelos directos y con escalas en otras ciudades, desde toda Europa y también vuelos transatlánticos. Además de operar con las grandes compañías este aeropuerto también recibe vuelos de bajo costo y vuelos chárteres. El aeropuerto internacional de Dusseldorf se encuentra a 9 Km. al norte del centro de la ciudad. El transporte hacia la misma se realiza en autobuses, trenes, taxis, transporte propio de los hoteles o alquiler de coche en la misma terminal.
Desde el aeropuerto, un tren nos conecta con toda la red ferroviaria de Alemania y también con el metro de la ciudad. La parada de taxis está a la salida del sector de arribos al igual que la parada de autobuses.
Otro aeropuerto que nos acerca a Dusseldorf está bastante más alejado y es el "Flughafen Weeze" que recibe vuelos de bajo costo. Este aeropuerto internacional, también es conocido como el aeropuerto de Niederrheim y sirve a la localidades de Weeze, Dusseldorf, Essen, Kevelaer y Duisburg en Alemania como a las localidades holandesas de Venlo, Nijmegen y Arnhem.
Su situación es un tanto incómoda ya que la localidad de Weeze se encuentra a 70 Km. de Dusseldorf y el aeropuerto a casi 4 Km. del pueblo de Weeze. Desde el aeropuerto hasta Weeze hay servicio de autobuses y taxis y desde allí se puede viajar en tren hasta Dusseldorf o bien abordar alguno de los autobuses hasta Dusseldorf directamente, el trayecto dura aproximadamente una hora. El servicio de minibuses es un poco más caro pero son más rápidos y nos dejan directamente en la estación de trenes de Weeze. En el caso de que nuestro avión nos deje en este aeropuerto muy avanzada la noche podemos alojarnos en un hostal que se encuentra en las proximidades del aeropuerto. Viajar a Dusseldorf en tren es una opción si nos gusta descubrir paisajes y disfrutar del particular encanto de los viajes en tren, pero no siempre es la opción más práctica -aunque sea la más romántica y la más ecológica- ya que la mayoría de los trenes que llegan a esta hermosa ciudad hacen escala y/o trasbordo en otras ciudades como Franckfurt, Luxemburgo, Manheim o Karlsruhe. Si disponemos de pocos días, el viaje en tren puede tardar toda una noche, aunque no tenemos los trastornos de pre embarque y la estación de trenes de Dusseldorf queda en el centro de la ciudad.
Viajar a Dusseldorf en coche nos permite recorrer la región que es tan bonita como la ciudad misma. Las autopistas y caminos interiores están en perfectas condiciones y muy bien señalizadas, además las autopistas en Alemania son gratuitas. Debemos encontrar las autopistas A3, A44, A52, A57, A59 o A524, según por el lugar donde ingresemos a Alemania y ellas nos conducirán derecho hacia nuestro destino.
La ciudad posee una red de transporte público conformada por tranvías y metro para viajar por la ciudad misma y líneas de autobuses para acercarnos a los suburbios, en caso de que nos alojemos fuera del perímetro del centro.
El alojamiento en Alemania puede ser un problema, no por la diversidad de la oferta sino por la creciente demanda y los precios. No obstante es menos engorroso durante los meses de julio y agosto ya que los alemanes se vuelcan masivamente hacia el Mediterráneo. También durante las ferias, festivales o exposiciones los valores suelen duplicarse en Dusseldorf como en toda Alemania.
Siempre es conveniente realizar reservas con anticipación. Para los presupuestos humildes es conveniente alojarse en los alrededores que siempre será más económico y el transporte público es excelente.
Alquilar un coche, muchas veces es una solución. Atención que el estacionamiento gratuito sólo es posible de 18 a 10h, o sea que si estamos alojados en el centro nos conviene llegar de los alrededores después de las 18h y partir antes de las 10 de la mañana.
Los hoteles abarcan todas las categorías y modalidades. Alojarse en casas particulares es, según la distancia con el centro de la ciudad, casi tres veces más económico que un hotel promedio. Las personas generalmente colocan un cartel con la leyenda "Zimmer frei" o "Fremdenzimmer", la oficina de turismo de la ciudad tiene un repertorio y si no tenemos reservación, ellos nos buscan un alojamiento.
En la zona rural, por cierto bellísima, es más económico y generalmente el precio incluye desayunos con la familia.
Los Albergues para la Juventud existen como Jugendherberge y Jugendgästehaus, la primera modalidad es más económica que la segunda, para ambas es necesario la credencial de membresía y debemos volver antes de las 23h para no dormir en la calle. No tienen límite de edad y muchos aceptan familias. Lamentablemente la mayoría cierra durante las vacaciones de fin de año.
La oferta de hostales crece año a año, se encuentran en la zona céntrica y no es necesario ser miembro de la Asociación Internacional de Albergues para la Juventud.
El turismo ecológico, agroturismo o turismo rural está muy desarrollado en la zona, tanto como el alquiler de apartamentos o incluso el intercambio de apartamentos.
Para los hospedajes en el campo la oficina de turismo posee una lista de granjas seleccionadas así como chacras familiares que ofrecen habitaciones y desayuno.
Esta es una opción ideal para familias y pequeños grupos y por supuesto para todos aquellos que van a pasar muchos días en la región y desean, además de conocer la ciudad, descansar.
Muchas alquilan caballos para cabalgatas por los hermosos alrededores.
Propietarios de autocaravanas y caravanas son muy bienvenidos en Dusseldorf. Varios campings bien equipados, ofrecen sus servicios en los alrededores de Dusseldorf.

En una distancia no mayor a los 800 metros se agrupan en el casco histórico de la ciudad todos los establecimientos de arte o artísticos. Se los reconoce fácilmente por su prefijo "Kunst". Están el Kunstmuseum, el Kunstpalast, la Kunstakademie, el Kunsthalle, el Kunstvereim, el Kunstsammlung NRW...

La colección de arte "K20", situada sobre la plaza Grabbeplatz es una visita imprescindible para todos los amantes de la pintura moderna clásica, posee obras de Pablo Picasso y Paul Klee, entre otros maestros del siglo XX tanto de Europa como de América.
La colección "K21" del "Museum für die internationale Kunst der Gegenwart" (Museo de Arte Contemporáneo", que se presenta en el antiguo Ständehaus, Casa de los Estados Provinciales) presenta obras del siglo XXI, en realidad obras a partir de la década del '70 a nuestros días. El museo Kunstpalast (Palacio de las Bellas Artes) se concentra en el arte contemporáneo, los modernos y el arte antiguo. En este museo se exponen obras de los llamados modernos clásicos y arte antiguo, pero su especialidad es el arte contemporáneo universal. Su colección abarca artistas de renombre de los cinco continentes. También alberga el "Glasmuseum", Museo del Vidrio.
El centro de Dusseldorf y el casco histórico "Altstadt" también albergan algunas de las iglesias más hermosas de la ciudad y a un kilómetro escaso del casco histórico se encuentra Burgplatz, el centro más animado y bullicioso de Dusseldorf, donde la famosa "Köbesse" es reina y señora. A diferencia de otras ciudades, cuando la ciudad decidió modernizar su puerto no se limitó a derribar y construir. La obra fue encomendada a diferentes arquitectos que supieron darle a sus obras un carácter único, moderno y original y conservar testimonios emblemáticos del puerto. La zona pronto se convirtió en la preferida para el "After work" y la noche de Dusseldorf, gracias a sus discotecas de vanguardia.
La oficina de turismo ofrece tours guiados pero no hay nada como ver el anochecer en la zona y luego internarse en la animada vida nocturna del MedienHafen, que a pesar de su excelente diseño de vanguardia sigue conservando ese ambiente de puerto tan especial y donde muchos elementos se han conservado (grúas, rieles del antiguo ferrocarril, barandas de hierro forjado, etc.) y gozan de protección como monumentos históricos. Así como la Konigsalle es llamada "la milla de la elegancia" la zona de MedienHafen es llamada "la milla de la arquitectura". Algunos restaurantes de la zona fueron distinguidos en la Guía Michelin.
Konigsalle... ¿Qué sería Dusseldorf sin ella? esta "pasarela" de la moda es tan importante para la ciudad que la oficina de turismo ofrece (por un precio módico) la ayuda de un asesor de moda o "personal shopper" para recorrerla. Del nivel de las grandes avenidas de moda de Nueva York, París o Milán, los residentes la llaman simplemente "Kö" y encontramos las grandes marcas internacionales más prestigiosas y los diseñadores alemanes consagrados.
Si no podemos comprar, un paseo por esta calle nos permitirá conocer las tendencias de la moda y las terrazas de sus cafés siempre invitan a detenerse un momento y ver lo más "fashion" de Dusseldorf pasear sin prisa por esta avenida. Los hoteles de categoría superior se encuentran sobre el lado oeste de esta lujosa avenida y su boulevard bordeado de árboles es bellísimo en cualquier época del año.
Durante todo el año pasear por las orillas del río Rin tiene un encanto especial, pero en verano estalla la ciudad en su ribera y se tiene una magnitud de la relación especial que une a la ciudad con el río.
Casco antiguo, ribera del Rin y MedienHafen, un camino sin obstáculos que nos lleva de lo antiguo a lo moderno. El paseo fue construido sobre una antigua avenida que hoy fluye por debajo. Siguiendo por este camino llegamos hasta la Torre del Rin, una torre de telecomunicaciones -inconfundible- a la que se puede ascender (son casi 200 metros de altura) por 3,50 &euro y apreciar la ciudad desde una vista panorámica espectacular.
Debemos tomarnos el tiempo de deambular por las orillas del Rin, navegar por sus aguas, recorrer el casco antiguo, ver la moda pasar y sobre todo conocer la bulliciosa noche de Dusseldorf, una ciudad que no duerme en ninguna época del año. Si viajamos con niños, quizás debamos contentarnos con ver como la noche comienza y planificar nuestra estadía en la ciudad centrada en otros intereses. Dusseldorf también es un destino para la familia y sus múltiples ofertas igualmente nos hacen participar con los niños y ya sea en la ciudad o en los alrededores -donde la oferta de agroturismo es inmensa- pasaremos unos días inolvidables. No olvidemos que Dusseldorf fue elegida como la ciudad alemana de mejor calidad de vida.

Una gran variedad de visitas guiadas se realizan durante todo el año y el casco antiguo se puede visitar a pie o en autobús si vamos con niños.

Schlossturm y Schiffahrtsmuseum: Burgplatz 30. Única sobreviviente del antiguo castillo de Dusseldorf incendiado en el año 1872. Dentro de la torre se encuentra el Museo Marítimo que retraza la historia de 2000 años de navegación. El museo es compacto pero muy completo. Una visita interesante.

Sankt Lambertus: Stiftsplatz 7. Basílica construida en el siglo XIII. Con la torre del castillo -la Schlossturm- y el río Dussel forman el núcleo original de la ciudad (Recordemos que durante la Segunda Guerra Mundial Dusseldorf fue destruida en un 80%). El altar conserva las reliquias de San Apolinar, santo patrono de la ciudad. La aguja torcida de la Basílica, conocida como la "torre inclinada de San Lamberto" es el símbolo de la ciudad desde el año 1394. En su interior se conservan numerosas obras de arte. Numerosos eventos musicales se celebran en esta Basílica durante todo el año.

Bergerkirche:
Bergerstrasse 18b. Iglesia que data del siglo XVII.

Johanneskirche: Martin-Luther-Platz 39. Iglesia de San Juan. Es una iglesia protestante muy abierta a la comunidad, permanentemente organiza eventos de todo tipo y está abierta todos los días para todos.

Kreuzherren Kirche: Ratingerstrasse 4. Iglesia de los Caballeros de la Cruz. Construida en el siglo XV.

Museum Löbbecke: Kaiserswerther Str. 380 im Nordpark. Es el primer museo de Alemania que alía de manera consecuente un museo de historia natural y un zoológico. Además de la exposición de temas de ciencias naturales tiene un acuario, un terrario, un insectarium y una colección que abarca casi 250.000 moluscos. El museo trabaja en diferentes proyectos para la conservación de especies en vías de extinción y en otros programas de protección del medio ambiente. Puede optarse por visitas guiadas y la participación en talleres temáticos. Un visita muy instructiva tanto para adultos como para niños. En su interior encontramos el famoso Aquazoo.

Filmmuseum:
Schulstrasse 4. Museo del Cine, todo el universo del séptimo arte.

Hetjens-Museum: Schulstrasse 4. Museo de la Cerámica, más de 20.000 piezas que nos relatan el desarrollo de este material desde su aparición hasta nuestros días. Es único en el mundo.

Kunst im Tunnel (KIT): Mannesmannufer 1b. Arte en el Túnel. Es un centro de exposición moderno donde se dan cita la moda y el diseño. El sitio se encuentra a dos metros de profundidad bajo la Rheinpromenade. La muestra incluye cuadros, fotografías y obras audiovisuales. Las exposiciones temporarias son permanentes.

Museum Kunst-Palast: Ehrenhof 4. Palacio del Arte, en 10.000 m2 las diferentes alas de este edificio albergan tesoros artísticos y culturales desde la Edad Media a nuestros días. Pinturas, esculturas, dibujos, objetos, ilustraciones gráficas y textiles. La colección alemana incluye la prehistoria.

Rheinturm: Stromstraße 20. La torre del Rin. Torre de comunicaciones, un ascensor nos lleva a la cima.

Institut Heinrich-Heine: Bilker Strasse 12-14. Museo, biblioteca, centro de estudios literarios, sede de numerosos eventos en la casa donde el reconocido poeta nació en 1797.

Hofgarten:
Hofgartenstrasse. Jardín de la Corte, alrededor del castillo Jägerhof, de estilo rococó. Este jardín representa el pulmón de Dusseldorf. Creado en el año 1769 este jardín fue el primer parque público de Alemania. En su sector más antiguo se encuentran el castillo y la fuente. En el castillo funciona el Museo Goethe.

Rheinpark Bilk:
es una especie de cordón verde entre el centro de la ciudad y el puerto. Además de representar una atracción turística es uno de los lugares preferidos por los residentes para distenderse y pasear.

Nordpark: un paseo por este parque nos ofrece diversidad y ocio. Juegos acuáticos, bosquecillos, áreas de juego para niños y jardín japonés.

Gracias a su ubicación privilegiada Dusseldorf es el punto de partida de numerosas excursiones temáticas más que interesantes en los alrededores.

Otras guías de viaje:

Costa de Portugal:

Otros:

Logitravel S.L.- Agencia de viajes on-line con el CI. BAL 471, 2004 - Todos los derechos reservados
Footer Thawte
true getPixeles@logitravel@0@0@False true