Viajes

Guía de viaje Edimburgo

Identificación

Edimburgo: Capital de Escocia

Edumburgo encantado

Introducción Edimburgo Para muchos Edimburgo no es más que un lugar de paso hacia la región de tierras altas conocida como "Highlands". Sin embargo Edimburgo puede ser un destino perfecto para una escapada de fin de semana o -si vamos camino a las tierras altas- demorarnos y conocerla un poco más ya que esta ciudad, que forma parte de la lista de la UNESCO de Patrimonios de la Humanidad por sus maravillosos barrios medievales y georgianos bien merece nuestra visita. Edimburgo es la segunda ciudad más grande Escocia, después de Glasgow. Sus orígenes son remotos y ya se encontraba habitada a la llegada de los romanos. En el año 1124 la ciudad se expande fuera de sus murallas y da nacimiento a lo que hoy conocemos como New Town y Old Town, los dos distritos reconocidos por la UNESCO. Edimburgo tiene inviernos fríos pero, a pesar de su latitud norte no son inviernos extremos ya que el mar suaviza las amplitudes térmicas y los veranos son templados. Edimburgo es la capital de Escocia desde el siglo XV y toda la ciudad destila historia (además de whisky). Durante los siglos XVIII y XIX fue uno de los mayores centros artísticos del mundo inglés y fue cuna de ilustres escritores como Robert Louis Stevenson, Walter Scott o Charles Dickens entre otros intelectuales consagrados. Este pasado tan rico salta a la vista en la ciudad que una vez fue llamada "la Atenas del norte".

 El Aeropuerto Internacional de Edimburgo "Edinburgh Airport", es el más importante de Escocia junto al de la ciudad de Glasgow y uno de los de mayor tráfico en las Islas Británicas. Tiene vuelos que la conectan permanentemente con las principales ciudades del continente y recibe vuelos charters y de bajo costo. El aeropuerto está situado a 13 Km. al oeste de la ciudad y una eficiente red de autobuses, minibuses y taxis nos conducen al centro de la ciudad, algunas líneas de autobuses nos dejan en la Estación Terminal de Autobuses en Waverley Bridge, otros en la estación de trenes Edinburgh Haymarket y muchos servicios rápidos nos dejan en diferentes sitios del centro de la ciudad, debemos considerar un viaje de 20 minutos.
El transporte público sale de la zona de vuelos domésticos.
También podemos alquilar un coche, si nuestra intención es pasar unas largas vacaciones en la zona y recorrer otros sitios de interés en los alrededores de Edimburgo. Saliendo del aeropuerto la Autopista A8 nos conduce directamente hacia la ciudad. También podemos llegar a Edimburgo por mar ya que esta hermosa ciudad se encuentra a orillas del Atlántico, sobre el fiordo de Forth y el puerto de Leith conecta con el continente a través de líneas de ferry, o sea, que también es posible embarcarnos con nuestro coche. También es fácil llegar en tren a la estación Waverley desde la ciudad de Londres o Glasgow al igual que en autobuses de larga distancia a St Andrew Square Bus Station, ambas terminales en el centro de la ciudad.
Dormir en Edimburgo sólo ofrece un problema y es la elección ya que la oferta es enorme y sumamente variada. Esta ciudad tiene todo lo que podemos buscar para alojarnos, desde hoteles de lujo, hasta hoteles boutique muy íntimos (ideales para una escapada romántica) Bed&Breakfast económicos para inquietos que sólo queremos aprovechar al máximo nuestra estadía, pasando por pensiones familiares que también albergan habitantes de la ciudad, campings con todas los servicios y aptos para caravanas y tiendas, apartamentos para arrendar y preparar nuestras comidas y albergues y hostales para la juventud donde se dan cita trotamundos de todas las latitudes. Sin olvidar la posibilidad -si nuestro presupuesto lo permite- de dormir en un verdadero castillo (fantasmas incluidos).

Edimburgo posee un patrimonio arquitectónico impresionante y es muy fácil recorrerla a pie. Comenzando por el corazón medieval de la ciudad, el Old Town o "Ciudad Vieja". Sus calles estrechas y los edificios que se encuentran a lo largo de la Royal Mil uniendo al castillo con el Holyrood Palace, residencia de la Reina, son dignos de ser conocidos y apreciados. Dominando Edimburgo, entre la ciudadela y la Acrópolis, el Castillo de Edimburgo es visible desde cualquier lugar.
Mudo testigo de toda la historia de la ciudad, conoció huéspedes de la talla de María Estuardo y de Cromwell.

La mayoría de los edificios de la ciudad vieja datan del siglo XVI como la casa de John Knox pero, la catedral de Edimburgo, la St. Giles Church, también llamada High Kirk of St. Giles, data del siglo XV.
El barrio de Grassmarket es un lugar absolutamente imperdible por su atmósfera que nos transporta, particularmente al atardecer.

Por el contrario el barrio nuevo o New Town, es un ejemplo de urbanismo georgiano, posterior a la Edad Media y el Renacimiento, que sorprende por su armonía. Este barrio, digno ejemplo de la arquitectura del siglo XVIII se muestra equilibrado, clásico hasta la perfección, debemos perdernos por Charlotte Square y las calles aledañas y dejarnos llevar dulcemente.

Siempre asociamos Escocia a acantilados, páramos donde sopla el viento y castillos enormes, sin embargo este país tiene una cultura que atesora como su bien más preciado y Edimburgo es el mejor lugar para descubrirla. La ciudad posee museos increíbles. La National Gallery of Scotland alberga una importante colección permanente de grandes maestros de la pintura mundial y recibe exposiciones itinerantes de renombre. La Scottish National Portrait Gallery of Modern Art y la Dean Gallery son ejemplos en materia de arte moderno y contemporáneo.
El Museum of Scotland guarda celosamente la memoria del país desde la prehistoria, el Royal Museum of Scotland, un magnífico edificio de estilo victoriano, es un excelente museo de artes decorativas, ciencia e industria, tanto como de arqueología.
El Writer's Museum celebra la literatura escocesa y a sus escritores más emblemáticos mostrando manuscritos, retratos y objetos personales de los hijos del país que trascendieron sus fronteras y el Scotch Whisky Heritage Center nos cuenta sobre los 300 años de la bebida más internacional y más apreciada en el mundo entero.

Viajar también es conocer la gente del lugar y siempre somos seducidos por la afabilidad, amabilidad y calidez humana que se respira en los famosos pubs de Edimburgo (¡siempre y cuando no los tratemos de ingleses!) los mejores los encontramos en Grassmarket, en High Street y en Cowgate.
Si nuestras vacaciones coinciden con alguna fiesta popular veremos sorprendidos un pueblo insospechado que sabe divertirse y disfrutar y que anima las calles como si fuesen latinos.

Otras guías de viaje:

Costa de Portugal:

Otros:

Logitravel S.L.- Agencia de viajes on-line con el CI. BAL 471, 2004 - Todos los derechos reservados
Footer Thawte
true getPixeles@logitravel@0@0@False true