Viajes

Guía de viaje España

Identificación

España: Desde blancas playas a impresionantes montañas

Increíble país

Introducción España España es un destino turístico por excelencia ya que sus diecisiete comunidades autónomas y sus dos ciudades africanas ofrecen todo aquello que pueda desear el turista durante sus vacaciones. Sus costas están provistas de las más variadas playas, calas y acantilados, una completa oferta hostelera compuesta por hoteles de lujo, apartamentos, casas rurales y paradores, mientras que su interior guarda los más bellos paisajes cultivados y montañosos; sus ciudades, cargadas de siglos y siglos de historia, recogen un abundante y rico patrimonio artístico; su oferta gastronómica es famosa por su calidad, diferenciación y riqueza de platos, y el espíritu cálido y alegre de su gente se caracteriza por su hospitalidad.

España es un país de la Unión Europea situado en el doceavo lugar de la economía mundial y en el octavo del mundo con mayor presencia de multinacionales. Es denominado Reino de España y está constituido como un Estado social y democrático de Derecho poseedor de una Monarquía parlamentaria, cuya capital es Madrid, ciudad donde están radicados los poderes legislativos y judiciales.

Su territorio ocupa la mayor parte de la península ibérica, a la que se une los archipiélagos de las islas Baleares (en el mar Mediterráneo occidental) y de las islas Canarias (en el océano Atlántico nororiental), las ciudades autónomas de Ceuta y Melilla situadas en el norte del continente africano, posesiones menores de las islas Chafarinas, el peñón de Vélez de la Gomera, el peñón de Alhucemas, el municipio de Llivia de los Pirineos- rodeado totalmente por territorio francés- la isla de Alborán, las islas Columbretes y una serie de islas e islotes frente a sus propias costas.

Los vuelos con destino a España se pueden dirigir a las siguientes Comunidades Autónomas: Andalucía, Aragón, Canarias, Cantabria, Castilla la Mancha, Castilla y León, Cataluña, Comunidad de Navarra, Comunidad Valenciana, Extremadura, Galicia, Islas Baleares, La Rioja, Madrid, País Vasco, Principado de Asturias y la Región de Murcia, más las dos ciudades de Ceuta y Melilla. En total, la nación española ocupa una extensión de 504.645 km², lo que le sitúa en el cuarto país más extenso del continente, tras Rusia, Ucrania y Francia, ocupado por una población que supera los 47 millones de habitantes. Además, también es uno de los países más montañosos de Europa, con una altitud media de 650 metros.

El castellano o español es la lengua oficial del Estado, a lo que se une otras lenguas originarias de comunidades del norte como son: el catalán, el gallego, el euskera, el valenciano y el mallorquín. En cuanto a la historia de España es la causante de su rico patrimonio cultural. Sus primeros pobladores llegaron hace 35.000 años y fueron los fenicios los que constituyeron la primera civilización Gadir, la actual Cádiz, la ciudad habitada más antigua de Europa Occidental. La península fue invadida y colonizada por, además de los fenicios, los celtas, cartagineses, griegos, hasta que en año 200 a. C. formó parte del Imperio Romano, momento en el que surge su nombre que deriva de Hispania. Tras la caída de Roma, comienza el embrión de la actual España con el reinado de los visigodos que se estableció del siglo V al VIII. Pero, no tardaría en llegar el periodo musulmán, que duró 750 años, con el florecimiento del Al-andaluz en las zonas sur de la región, produciendo el florecimiento cultural, científico y artístico del país. Los reinos cristianos expulsaron a los últimos moros en 1492 y así comenzó la edad dorada de España, durante el reinado de los Reyes Católicos que dieron forma al Reino de España y al poder de su imperio colonizador.

El siglo XIX fue una época de constantes cambios para España: perdió parte de sus territorios colonizados, fue invadido por Napoleón Bonaparte y reinada por el monarca José Bonaparte, hasta que los franceses fueron expulsados y la nación se mete de lleno en la Revolución Industrial, lo que provocaría grandes cambios sociales en el país.

Pero, sin duda, el episodio histórico más actual y relevante que marcó al país hasta la actualidad fue la terrible Guerra Civil de 1936, cuyo final terminó en la dictadura fascista de Francisco Franco hasta 1975. En las décadas de la posguerra, España experimento la pobreza, el crecimiento económico y la represión política y cultural hasta la muerte de Franco, la reincorporación de la monarquía, con el rey Juan Carlos I, y la aprobación de la Constitución de 1978. Éste es el momento en el que llega el periodo de la Transición que crea las bases de la actual España a través de una transformación sin precedentes que le ha llevado a ser actualmente una democracia consolidada. En esta etapa, el país español crece económica y políticamente entrando en la Comunidad Económica Europea, organizando la Copa Mundial de Fútbol de 1982, Los Juegos Olímpicos de Barcelona en 1992, la Exposición Universal en Sevilla y el V Centenario del Descubrimiento de América por Cristóbal Colón.

Con esta vasta historia, España es una de las naciones más fastuosas y ricas del mundo en patrimonio cultural disperso por su amplia y diferenciada variedad de destinos turísticos, desde los amplios y bellos parques naturales de los Pirineos o Picos de Europa, las blancas y extensas playas de las Islas Canarias, las Islas Baleares o las de la costa del Mediterráneo y del Cantábrico, hasta los más antiguos tesoros literarios, artísticos, arqueológicos y arquitectónicos, como por ejemplo ‘El Quijote’ de Cervantes, obras de arte de maestros mundiales como Velázquez, Picasso, Goya, la Alhambra de Granada, o las Cuevas de Altamira. Por eso, hoy en día, España es el segundo país del mundo en número de turistas extranjeros, así que no es de extrañar que disponga de una de las mejores ofertas turísticas mundiales en cuestión de alojamiento, restauración, comercio, ocio y cultura.

Y es que, además, el visitante que viaje a España descubrirá un tiempo amable y diferenciado. Por un lado, su parte sur, las Islas Canarias y las ciudades de Melilla y Ceuta suele ofrecer al turista un clima bastante cálido y soleado, cuyas temperaturas en verano suelen oscilar entre los 20 y los 35 grados. Mientras que, por su parte, el norte de España tiene un clima algo más fresco y húmedo, proporcionando así unos paisajes ricos en vegetación. Por eso, España lo ofrece todo: desde los típicos días vacacionales de sol y playa hasta las más bellas estancias en parajes imposibles de olvidar resguardados en increíbles zonas rurales.

Otras guías de viaje:

Costa de Portugal:

Otros:

Logitravel S.L.- Agencia de viajes on-line con el CI. BAL 471, 2004 - Todos los derechos reservados
Footer Thawte
true getPixeles@logitravel@0@0@False true