Viajes

Guía de viaje Florencia

Identificación

Florencia: La ciudad del Arte

Florencia, mucho más que la cuna del Renacimiento

Introducción Florencia Nadie lo puede negar: Florencia es la meca de los amantes del arte. En esta maravillosa ciudad vio la luz el Renacimiento y Florencia supo conservar sus vestigios. En el corazón mismo de la hermosa región Toscana, Florencia está suavemente enmarcada por suaves colinas y bañada por una luz muy especial que no podía dejar de inspirar a sus hijos más creativos.

Durante tres siglos, del siglo XIII al XVI, esta ciudad no sólo eclipsó a Roma sino también a toda Europa, con su influencia artística, política y económica.

Florencia, Firenze en italiano, fue fundada por los romanos en el siglo I AC, pero la ciudad comenzó a desarrollarse a fines del siglo XI bajo la autoridad de la condesa Matilde. A partir del siglo XII, la ciudad inició su auge gracias al comercio de la seda y la lana, fundamentalmente, y a la afluencia de banqueros. En 1282, se instauró la República.
A comienzos del siglo XIV la ciudad, ya habitada por más de 100.000 almas, conoció los estragos de la Peste Negra de 1347 que diezmó la ciudad llevándose la vida de la mitad de sus habitantes, en ese mismo año, una poderosa familia de banqueros tomó el poder de la República, fueron los famosos Médicis. Con ellos, Florencia conoció su mejor momento y se convirtió en la plaza económica y cultural más importante de occidente.

Esta familia mantuvo el poder durante 300 años, ganándose la envidia de otras familias. Amantes del arte, los Médicis supieron dotar a Florencia de muchísimos monumentos y fueron mecenas de numerosos pintores que dieron nacimiento al importante movimiento llamado Renacimiento.

En el siglo XVI, Florencia se convirtió en la capital del gran ducado de Toscana y Cosme I de Médicis fue el primer gran duque de la región. Comienza un período de decadencia que termina en 1865 cuando la ciudad pasa a ser la capital del Reino de Italia, designación que se mantiene hasta 1870, cuando el lugar pasa a ser ocupado por Roma.
Lamentablemente, Florencia sufrió graves bombardeos durante la Segunda Guerra Mundial -milagrosamente no fue alcanzado el Ponte Vecchio- y en 1966 la ciudad sufrió las peores inundaciones de su historia, que dañaron numerosas obras de arte.

Viajar a esta hermosa ciudad es muy sencillo, nos acercan todos los medios de transporte.

El aeropuerto de Florencia, "Américo Vespucci" o "Peretola" o "Aeroporto di Firenze" es un aeropuerto pequeño al que llegan vuelos nacionales desde Roma y vuelos internacionales desde algunas ciudades importantes, aunque son pocos los vuelos directos, la mayoría tiene escala en Roma.

El aeropuerto "Galileo Galilei" de la ciudad de Pisa, también en la región toscana y muy cerca de Florencia, tiene una mayor afluencia de vuelos.

El aeropuerto de Florencia está ubicado en las afueras de la ciudad pero un servicio de autobuses realizan el trayecto al centro de la ciudad en menos de 30 minutos o a la estación de trenes en aproximadamente 15 minutos.

También existen servicios de transporte privado, a un costo un poco más elevado, pero más rápidos.

Igualmente se puede llegar a Florencia, desde toda Europa con el servicio de trenes. Los trenes de gran velocidad llegan hasta la ciudad de Milán y luego hay trasbordo hasta Florencia todas las horas.

Si queremos llegar hasta Florencia directamente, con un encanto agregado, podemos hacerlo en el legendario "Orient-Express", también nos costará más que el avión... otras posibilidades de "charme" son los trenes nocturnos que también llegan directamente hasta la ciudad.

Llegar por la ruta es una alternativa económica, muchísimas compañías de autobuses enlazan con la ciudad de Florencia y podemos adquirir los billetes en cualquier terminal.

Pero si preferimos realizar el viaje en coche, todas las autopistas llevan a Florencia sin importar la frontera por la que ingresemos a Italia.

Con respecto al alojamiento, Florencia ofrece todas las categorías de hoteles, todas las ofertas en apartamentos, hostal, villas, pero también ofrece la posibilidad de alojarse en conventos o monasterios (sin pretensiones pero bastante económicos y muy limpios) o en pensiones menos pretenciosas que los hoteles y más accesibles.

Otras guías de viaje:

Costa de Portugal:

Otros:

Logitravel S.L.- Agencia de viajes on-line con el CI. BAL 471, 2004 - Todos los derechos reservados
Footer Thawte
true getPixeles@logitravel@0@0@False true