Viajes

Guía de viaje Funchal

Identificación

Funchal: Capital de Madeira

Preciosa estampa

Introducción Funchal Funchal, una ciudad maravillosa que sube desde el mar hacia la montaña ofreciendo una imagen inolvidable con sus construcciones de techos de tejas rojas y sus floridos jardines, nos encanta desde que ponemos un pie en la ciudad. Acostumbrada al turismo, Funchal está en permanente ebullición, pero sin olvidar su historia, su pasado colonial y su geografía natural. El casco histórico, con sus estrechas callejuelas, sus vendedores de calle, sus parques y plazas adoquinadas, sus palacios e iglesias barrocas, todo trasunta la herencia portuguesa.

El archipiélago de Madeira ya era conocido por navegantes romanos, pero fue redescubierta por navegantes portugueses en el año 1418, período de los grandes descubrimientos y colonizaciones de Portugal. Muy rápidamente comenzó el intercambio comercial entre las islas y el continente, fundamentalmente con el comercio de la caña de azúcar y el famoso "Vino de Madeira" que en la actualidad continua produciéndose con el mismo esmero artesanal de los inicios de su producción. Del período de la colonización y esplendor económico quedan increíbles iglesias barrocas que datan del siglo XV.

Madeira es exótica y reúne -perdida en el océano Atlántico, frente a las costas de África- un clima templado legendario, una flora exuberante, montañas de origen volcánico con acantilados que producen vértigo y un bosque (madeira significa "madera" en portugués) que fue declarado Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO. Lamentablemente, el exuberante e increíble bosque original, el que dio nombre al archipiélago fue prendido fuego por los colonizadores. Se dice que fue de tal magnitud que ardió durante siete años.

El nombre Funchal deriva de "hinojo", planta que crecía de manera silvestre en la región. Esta ciudad también fue cuna del renombrado futbolista de la selección portuguesa, Cristiano Ronaldo.

Funchal, construida como un anfiteatro, se eleva sobre las laderas de la montaña y con el puerto como escenario, se conserva como en siglos pasados cuando la aristocracia europea la visitaba para experimentar la lujuria del trópico, el paraíso en la tierra. Sus flores son legendarias, cada estación del año desborda con sus diferentes variedades: camelias, mimosas, laureles silvestres, azaleas, ave del paraíso -símbolo de la isla- jacarandá...Funchal es un enorme jardín, quizás por esa razón además de ser visitada por miles de turistas, muchos europeos solicitan residencia en la isla por la calidad de vida que brinda. Toda la isla es reconocida como el paraíso del senderismo gracias a los numerosos e increíbles rincones que sólo son accesibles a pie (para los que no están habituados a las escarpadas y accidentadas laderas, siempre está la posibilidad de disfrutar de estos paisajes caminando por las huellas de los canales de irrigación).

El clima de Madeira es tan templado -gracias a la corriente cálida del Golfo- que todas las estaciones del año son buenas para vivir unas hermosas vacaciones pero, en primavera su flora estalla de un modo asombroso y en otoño, época de vendimia, el color local es maravilloso, por eso, siempre es una época ideal para estar en Funchal.

Viajar en avión a Funchal es, quizás, el modo más práctico de llegar a destino. El aeropuerto se encuentra situado a 16 Km. de la ciudad, en la localidad de Santa Cruz. El "Aeroporto de Madeira" comunica directamente con el centro de la ciudad por medio de autobuses y taxis. También hay un servicio especial que lleva a los turistas directamente a Praia Formosa. Asimismo cuenta con el servicio de alquiler de coche de las empresas internacionales más importantes. También es posible viajar a Funchal en barco ya que hay ferrys que unen Funchal con Las Palmas, Santa Cruz de Tenerife y Portimao y, por supuesto, muchísimos cruceros de placer que llegan a Funchal porque la bahía de Funchal está considerada como la bahía más hermosa del mundo -después de la bahía de Guanabara en Río de Janeiro- y numerosos cruceros de placer atracan en sus aguas para que los pasajeros visiten la ciudad.

El sistema de transporte público es bastante deficiente, tanto en la capital como en toda la isla, su frecuencia es irregular y los autobuses son famosos por su lentitud, por otra parte, muchos lugares no forman parte del itinerario de ninguna línea de transporte y sólo pueden visitarse en taxi o en nuestro propio coche.
La oficina de turismo de la ciudad brinda un impreso con todos los horarios de la red de transporte público. Evidentemente, el coche es la mejor solución para visitar los alrededores de la ciudad y el alquiler de los mismos no es caro. No obstante, los caminos -si bien están en buenas condiciones de mantenimiento- son muy tortuosos, por lo accidentado de la geografía y para muchos puede ser una fuente de estrés, algo que queremos evitar en nuestras vacaciones.
En la ciudad misma, la circulación es complicada por la cantidad de vehículos, muchas calles son estrechas, algunas nos ubican casi al borde del precipicio y los sitios para estacionar son raros. En Funchal es posible alquilar el servicio de un taxi por el día entero, pero siempre es conveniente, como en cualquier ciudad turística, pactar con el conductor el precio con anticipación para no llevarnos una sorpresa desagradable al final de nuestro paseo.

El alojamiento en Funchal, cualquiera sea la categoría elegida, es bastante abordable desde el punto de vista de las tarifas y todos los establecimientos ofrecen un buen nivel de confort y pulcritud.
La mayoría de los emprendimientos turísticos se encuentran al oeste de la ciudad y siguen creciendo, no sería raro que nos alojemos al lado de una obra en construcción. En esta zona encontramos hoteles de todas las categorías, hoteles Spa, hoteles resort y hoteles boutique. Las "Pousadas" están instaladas, por lo general, en edificios históricos o edificios particularmente atractivos como antiguas mansiones, castillos, monasterios y la reservación es obligatoria. Las "Quintas" también son mansiones reacondicionadas y tienen la particularidad de estar rodeadas de jardines. Son hoteles de lujo con un toque "retro", la mayoría se encuentra en la zona sur.
Pero también encontramos alojamiento para todos los presupuestos o para disfrutar de una estadía menos estructurada, son las pensiones, estalagem y residenciales.
Las pensiones en Funchal, además de ofrecer un alojamiento a un precio módico, son muy agradables y el trato es, por lo general, amable y agradable. Las mejores pensiones aumentan considerablemente sus precios durante la temporada alta y las más humildes, muchas veces no cuentan con agua caliente ni calefacción (En invierno puede descender la temperatura hasta 10°C) También en Funchal podemos acceder al alojamiento en casas particulares, casas de huéspedes y Bed&Breakfast.
La oficina de turismo brinda una lista completa con todos los datos necesarios. Igualmente, el alquiler de casas o apartamentos por semana, quincena o mes, es posible en Funchal o en los alrededores, si nuestra intención es hacer turismo rural o si viajamos con una familia numerosa ya que con este tipo de alojamiento abaratamos costos.
En esta capital hay albergues para la juventud oficiales y privados. Todos ofrecen prestaciones similares, pero los privados tienen precios un poco más elevados, todos están afiliados al Portal da Juventude y exigen carta de membresía. Los tarifas varían de 10 à 15 € en dormitorio común y hasta 35 € en habitación privada, muchos no tienen límite de edad ni toque de queda, algunos sirven desayuno y otros disponen de cocina para prepararnos nuestras comidas. Algunos de estos albergues son conocidos como Pousadas de Juventude, otros como hostales. Son una excelente solución para los presupuestos modestos y todos son pulcros y están muy bien ubicados.

La visita de la ciudad se impone aún si nuestro objetivo es la naturaleza, el senderismo o simplemente descansar porque es una hermosa y pequeña ciudad con su pintoresco aire colonial que nos encanta a cada paso.

Para visitarla, lo más conveniente, es iniciar nuestro recorrido en la Catedral o "Sé" (Sé en portugués significa "sede") construida a fines del siglo XV, famosa por sus adornos realizados en marfil y oro, a uno de los lados de la catedral se encuentra la Plaza Gil Enes, donde tiene lugar un pintoresco mercado de flores con vendedoras que lucen los trajes típicos de la región. Desde allí abordamos la Avenida Arriaga, principal calle de Funchal, dirigiéndonos hacia la izquierda, a 150 metros de la catedral vemos el Fuerte San Lorenzo, residencia del gobernador de la Región Autónoma de Madeira (estatus del que goza el archipiélago desde el año 1976) y que fue originariamente un cuartel militar. Rodeada por hermosos jardines se encuentra allí mismo la Quinta da Vigia. También en los alrededores encontramos la Praça do Infante y el museo Cristovão Colombo.
Cruzando la calle vemos el jardín San Francisco, una especie de pequeño jardín botánico, atravesamos el jardín y nos encontramos en la calle San Francisco.
Hacia la derecha se encuentra la rua da Carreira que nos conduce directamente a la Plaza Municipal ( Praça do Município), la plaza principal de Funchal que tiene una hermosa fuente en su centro. A la derecha de la plaza se encuentra el Museo de Arte Sacro en el edificio del antiguo palacio episcopal, en frente el Ayuntamiento (Câmara Municipal) que ocupa el antiguo palacio del conde de Carvalhal y que podemos reconocer por su torre cuadrada, a la izquierda está la iglesia del colegio de los jesuitas, hermosa iglesia con su fachada de lava negra realzada con mármol, de estilo barroco y que data del siglo XVII y la universidad que ocupa el edificio del antiguo convento.

Desde aquí llegamos al verdadero casco histórico de Funchal que durante el día nos deja respirar su verdadero aire colonial, con su plaza, Largo do Corpo Santo y su iglesia del mismo nombre y de noche se llena de vida con sus bares y restaurantes concurridos por habitantes y turistas.

Alejándonos del centro de la ciudad y de su casco histórico, el barrio del puerto nos espera con el Parque Santa Catarina que ofrece una hermosa vista desde la parte frontal de la capilla, cerca de la cual se encuentra una estatua de Cristóbal Colón y un poco más lejos, en dirección al aeropuerto, se encuentra el Jardín Botánico de Funchal, una verdadera maravilla.
Cerca del Casino se localiza el barrio de la alta sociedad británica que residió en Madeira y construyó palacios excepcionales como el Savoy, el Carlton, el Reid's y otros.
Más arriba, la iglesia de San Pedro ( São Pedro) es famosa por su retablo realizado en madera dorada, un poco más arriba, el convento de Santa Clara, fundado a fines del siglo XV por una de las hijas de Zarco -uno de los descubridores de la isla- que conserva un claustro de época, varias capillas decoradas con azulejos y puertas y cielorrasos con frescos así como una iglesia barroca que derrocha oro, azulejos y frescos.
Subiendo un poco más, la Quinta das Cruzes, que se cree fue la residencia de Zarco en los inicios de la colonización alberga un museo que guarda toda la historia del Portugal de las grandes conquistas y descubrimientos, es una visita que nos instruye y nos sorprende agradablemente. Por supuesto, estando en la zona, imposible no visitar el Mercado dos Lavradores, animado, pintoresco y con frutas y verduras de primerísima calidad.
Más allá, en dirección este, encontramos el barrio de los pescadores, popular y pintoresco con sus estrechas calles pavimentadas y siempre animado con sus bares y restaurantes que ofrecen toda suerte de platos preparados con pescados y frutos de mar absolutamente frescos.
En la zona sur de la capital, como suspendido sobre Funchal, en terrazas escalonadas, está el Jardín Botánico ( Jardim Botánico) que invita a largos paseos entre herbarios e invernaderos, el jardín de orquídeas, árboles exóticos y toda la flora de una isla paradisíaca.
Más arriba, a 600 metros sobre el nivel del mar, la Quinta do Palheiro Ferreiro, propiedad de la familia Blandys, una de las grandes familias del famoso vino de madeira, posee el jardín que, para muchos, es el más hermoso de Funchal.

Ya en las cercanías de Funchal podemos llegar en pocos minutos a Camacha, conocida como la capital del mimbre, sus tiendas -una al lado de la otra- nos invitan a comprar artesanías económicas y de una excelente calidad (además livianas, ¡importante a la hora de volver!) También Camacha cuenta con el atractivo de la Torre del Reloj, que si bien no es espectacular, su historia es curiosa ya que el reloj y la campana fueron llevados desde la Iglesia de Wolton, en Inglaterra, hasta Camacha por el Dr. Grabhan, un colono inglés.
En Monte, también en los alrededores, se encuentra la iglesia Nossa Senhora do Monte, construida en el siglo XVIII y consagrada a la santa patrona de Madeira, además de ser un lugar de peregrinación allí se encuentra la tumba de Carlos I de Austria, quien falleció en la isla en el año 1922.
Para los más valientes, el regreso a la zona del puerto, desde Monte, puede hacerse en el más original de los medios de transporte de Funchal (quizás el más original entre muchos incluyendo otras latitudes) una especie de trineo de mimbre, como un canapé para dos o tres personas, conducido por dos conductores -especies de "canotieri" de góndolas- que controlan la dirección y velocidad, se lo conoce como "tobogán".

También la localidad de Câmara de Lobos, casi en los suburbios de Funchal, en dirección oeste, merece ser visitada. Es un pequeño y pintoresco puerto pesquero.

Pero, una de las visitas más disfrutada por todos es a las Bodegas Blandy (si bien hay otras bodegas abiertas al público, por su carácter histórico y tradición, esta es la más estimada). Para realizar la visita se deben hacer reservas con anticipación ya que son guiadas y el número debe ser limitado. Las visitas se realizan en todos los idiomas y los guías tienen la costumbre de responder todas las preguntas. Además de lo interesante del recorrido y de ver como se sigue elaborando artesanalmente uno de los vinos más prestigiosos del mundo (varias veces galardonado) al final del recorrido hay una degustación.

Otras guías de viaje:

Costa de Portugal:

Otros:

Logitravel S.L.- Agencia de viajes on-line con el CI. BAL 471, 2004 - Todos los derechos reservados
Footer Thawte
true getPixeles@logitravel@0@0@False true