Viajes

Guía de viaje Helsinki

Identificación

Helsinki: La hija del Báltico es diseño, cultura y aurora boreal

Una ciudad para vivir

Introducción Helsinki Finlandia fascina a pesar de no tener paisajes espectaculares o monumentos históricos relevantes, sin embargo, sus ciudades y aldeas perdidas en el interior de bosques maravillosos, al borde de lagos, en lugares apacibles convoca a miles de turistas. Los habitantes de Finlandia saben vivir en comunión con esta naturaleza tranquila y protegida, sus actividades preferidas son las caminatas, los deportes náuticos y los deportes de invierno, siempre el bosque, el agua y las colinas presentes en sus vidas. El espíritu de los finlandeses es obstinado y paciente, seguramente debido a siglos de dominaciones de los estados vecinos que los han llevado a conservar sus diferencias y a forjar su tranquilidad proverbial.
Después de muchas penurias, Finlandia ha encontrado su rumbo y los turistas se sorprenden al constatar el nivel tecnológico del país, la calidad de su infraestructura y el confort general de sus habitantes, muchas veces considerados los primos pobres de los países escandinavos.
Finlandia basa su economía actual en sus desgracias pasadas. Su deuda con Rusia, después de la Segunda Guerra Mundial la llevó a desarrollar su industria siderúrgica y metalúrgica y ahora, más de la mitad de su producción es exportada.

Helsinki fue fundada en el año 1550 por el rey Gustavo Vasa a orillas de la desembocadura del río VANTAAJOKI con el objetivo de equilibrar el poderío de la ciudad de Tallinn en la actual Estonia, a sólo 80 Km. de la ciudad, compartiendo con ella el Golfo de Finlandia (También un hermoso paseo para realizar cuando visitamos Helsinki) pero que no es el sitio actual que ocupa la ciudad ya que produjo un desplazamiento a mediados del siglo XVII.
En el año 1748 la corona sueca construyó frente a Helsinki "Suomenlinna", una formidable fortaleza marina que debía servir para hacer desistir a los rusos de sus avances sobre Finlandia. No obstante, en el año 1809, Rusia conquistó Finlandia y nombró a Helsinki capital del Gran Ducado Autónomo de Finlandia tres años después. En ese período se construyó un nuevo centro de la ciudad para reflejar el inmenso poder del zar y del archiduque.
El país logró finalmente su independencia en el año 1917, luego de la caída del régimen zarista, pero estos acontecimientos también sumieron al país en una cruenta guerra civil y más tarde, fue duramente castigada durante la Segunda Guerra Mundial. El país logró su total recuperación política, económica y social recién en la década de 1970. Finlandia forma parte de la Unión Europea desde el año 1995 y su moneda es el Euro.

El aeropuerto internacional de Helsinki, denominado "Helsinki - Vantaa Airport" recibe vuelos diariamente de la compañía nacional y de las grandes compañías internacionales desde todos los rincones de Europa y el mundo. También es posible viajar a Helsinki con compañías de bajo costo y vuelos charters. El aeropuerto se encuentra situado a 20 Km. del centro de Helsinki, en la localidad de Vantaa. Es sencillo llegar hasta el centro de la capital ya que autobuses, minibuses y taxis realizan el trayecto hasta la misma. En autobuses de la línea 615 se realiza el trayecto en aproximadamente 35 minutos, los minibuses un poco menos y el viaje en taxi es de aproximadamente 15 minutos pero tiene un valor de 30 Euros (Los taxis en Finlandia son caros, algo que debemos tener en cuenta también durante nuestra estadía en la ciudad). Todos los transportes públicos tienen sus paradas frente a las terminales y generalmente nos conducen hasta la estación de trenes central. También se encuentran en dependencias del aeropuerto los locales de alquiler de coche. Alquilar un coche en Helsinki se justifica si nuestra intención es recorrer el país y no sólo visitar la ciudad por unos días ya que el servicio de autobuses de larga distancia o de trenes es un poco complicado pero, si vamos a Helsinki por pocos días, ya sea en plan de escapada romántica o de aprovechar varios días luego de un viaje de negocios, lo mejor es, quizás, utilizar el transporte público que es excelente.
Desde Europa podemos viajar a Helsinki en nuestro coche o caravana. Desde el sur más alejado de Europa encontramos excelentes autopistas (algunas gratuitas) para llegar hasta algunos de los puertos que cuentan con servicio de Ferry (Estocolmo, Rostock, etc.) Hasta el puerto de Helsinki o bien cruzar por el nuevo puente que une Dinamarca con Suecia y desde allí tomar el ferry para acortar nuestro tiempo de viaje.
Debemos considerar si se justifica el viaje en coche ya que desde Barcelona, por ejemplo, el trayecto es de, por lo menos 36 horas.

Como toda capital que se precie, Helsinki cuenta con hoteles de las grandes cadenas internacionales y hoteles nacionales de categoría superior y lujo, y también hoteles de una, dos y tres estrellas. Hoteles Resort y hoteles Spa para un relax total.
Muchos hoteles de categoría saben aplicar rebajas promocionales durante los fines de semana o durante las vacaciones de verano en la ciudad de Helsinki, por el contrario encontramos suculentas rebajas en el alojamiento en las localidades del interior durante la temporada invernal.
Algunos hoteles suelen acumular en su tarifa de base los diferentes servicios a los que podemos renunciar -según nuestro bolsillo- y abaratar de este modo nuestro presupuesto.
Muchos pequeños hoteles familiares también tienen muy buen precio, son muy confortables y aunque la comunicación pueda resultar difícil (¡dependerá del inglés de ambas partes!) nos permiten acercarnos a la idiosincrasia del helskinense.
Pero, en Finlandia y también en la capital, existen muchísimas alternativas para alojarse ya sea por placer o presupuesto. Los Albergues para la Juventud son muy numerosos y se encuentran muy bien ubicados, muchos sólo abren en período estival pero otros están abiertos todo el año. No restringen el ingreso por edad pero realizan un recargo si no tenemos la carta de membresía de la Federación Internacional. Los precios de los albergues varían de 10 à 55 € según la categoría y el confort de sus instalaciones. La mayoría sirve desayuno buffet por aproximadamente 6 € lo que nos permite llegar con un tentempié hasta la cena. Algunos limitan el horario de ingreso por la noche, otros alquilan bicicletas o coche. Están agrupados en el Hostelling International Finland y aceptan reservaciones con antelación. (Atención: el alquiler de la ropa de cama es muy elevado, si vamos a estar más de una semana y no llevamos la nuestra quizás es más rentable comprar sábanas y fundas que alquilarlas).
Los Bed&Breakfast abundan en las granjas y aldeas del interior pero no tanto en la capital.
En todo el país y en las cercanías de Helsinki se alquilan los famosos chalets al borde de los espejos de agua (lagos, ríos, etc.) llamados mökit por un día, un fin de semana, una semana o más a un precio razonable y recordemos que el transporte público en Helsinki es muy bueno y es una opción para conocer la ciudad y al mismo tiempo tomarnos unos días de "relax" absoluto. Son hermosas casas de madera y la mayoría cuenta con el proverbial servicio de sauna. Encontramos camping en Helsinki. Los lugares son muy confortables, brindan todos los servicios, tienen bungalows para alquilar y muchas actividades, espacios y áreas para todos, especialmente para los niños. En principio para acceder a un camping en Helsinki debemos adquirir la Camping Card Scandinavia que se encuentra en venta en la recepción de los campings, es muy económica y nos brinda numerosos descuentos. Si planificamos nuestras vacaciones para la temporada invernal, debemos informarnos con anticipación porque, por razones de clima la mayoría cierra, pero otros permanecen abiertos durante todo el año. El camping es una alternativa interesante para unas vacaciones en contacto con la naturaleza y se puede visitar Helsinki durante una escapada de dos o tres días.
Los únicos inconvenientes de unas vacaciones en contacto con la naturaleza, cerca de la capital son: en invierno el frío y en verano los mosquitos...
Finlandia cuenta, en el interior del país y en las afueras de la capital, con otras alternativas de alojamiento muy interesantes como los hoteles de verano (kesähotelli: pensiones de estudiantes quienes al volver a sus lugares de origen dejan libres las habitaciones, sus precios son muy competitivos, la mayoría se encuentra en los suburbios, muy cerca del área metropolitana) otra opción que también encontramos no muy lejos de la capital es la de las granjas para el turismo rural o ecoturismo o el camping salvaje en terrenos particulares.

Nuestra visión de Helsinki dependerá, y mucho, de la época en que viajemos. Para algunos la mejor época es la temporada de verano, para otros será el invierno cuando la sola visión de la aurora boreal colmará todas las expectativas. Si bien podemos verla también en pleno verano, las largas y claras noches de invierno acrecientan las probabilidades.
Aún visitando Helsinki en verano no olvidemos una prenda de abrigo porque las variaciones climáticas son muy caprichosas y nos pueden sorprender y levantarnos una mañana con 10° C.
Si en nuestra agenda, Helsinki es sólo un plan de fin de semana (conocer la ciudad, escapada romántica...) planifiquemos nuestro viaje en verano, contaremos con casi 20 horas de luz y la ciudad y toda la naturaleza circundante se visten de colores brillantes y la luminosidad cambia a lo largo del día mostrando tonalidades diferentes y magníficas.
El transporte público en Helsinki es excelente, recorren la ciudad y nos acercan a los barrios periféricos, existen casi 10 líneas de tranvías, una línea de metro, trenes de cercanías y varias líneas de autobuses.
El centro de la ciudad está bastante compactado y lo mejor es recorrerlo a pie o en bicicleta (durante el verano el municipio las alquila por un precio módico).
Para el transporte público, sobre todo si nos alojamos lejos del centro, lo más conveniente es adquirir el abono para turistas o la Helsinki Card (un día: 6 euros, 3 días: 13,60 euros y 5 días: 20,40 euros), el pasaje por un solo trayecto cuesta 2,50 euros. Estos boletos se pueden adquirir en los kioscos de diarios (R-Kioski) o en las ventanillas de las empresas de transporte, los conductores sólo venden billetes por el viaje.
Los taxis (taksi) son seguros y no especulan con el turismo, están provistos para ser abonados con las tarjetas de crédito, lo que es muy cómodo pero, no olvidemos que son un poco caros. También en Helsinki podemos desplazarnos en barco hacia las islas del archipiélago.

Otras guías de viaje:

Costa de Portugal:

Otros:

Logitravel S.L.- Agencia de viajes on-line con el CI. BAL 471, 2004 - Todos los derechos reservados
Footer Thawte
true getPixeles@logitravel@0@0@False true