Viajes

Guía de viaje Irlanda

Identificación

Irlanda: Pequeño paraíso de praderas y pastizales

Verde por aquí, verde por allá...

Introducción Irlanda Irlanda es un pequeño paraíso de praderas y pastizales que, sin embargo, ofrece paisajes para no aburrirse. Aquí comienza la aventura de toda una vida. Tus preocupaciones se disiparán al descubrir los imponentes y diversos paisajes de esta pequeña isla situada en el extremo más occidental de Europa. Puedes optar por sumergirte en el bullicio de las modernas ciudades de Irlanda, o perderte en la campiña, alejarte del mundanal ruido, confiar en tu instinto y descubrir una tierra de belleza única. Sigue los pasos de los gigantes en la Costa de la Calzada; disfruta del mosaico de sabores irlandeses en Cork; déjate cautivar por las historias que las gentes de Dublín tienen que contarte; capitanea un barco por el Río Shannon; embriaga tus sentidos en la majestuosa ciudad de Belfast; o atrapa un momento mágico en la agreste costa del Oeste de Irlanda. Tendrás un sinfín de oportunidades para disfrutar de una cálida acogida a la irlandesa, y del craic (diversión) con las gentes de aquí, participar en una sesión de música tradicional, o intercambiar anécdotas mientras saboreas unas pintas de cerveza.

La costa este de la isla tiene playas de arena mientras la costa oeste presenta acantilados para cortar la respiración. El Ring of Kerry (Anillo de Kerry) es una maravilla de verdes y azules mientras que los paisajes de Connemara son una paleta de marrón.

Una isla pequeña con ciudades importantes como Dublín, Belfast, Cork o Galway y hermosas aldeas que brindan una hospitalidad encantadora y que apreciaremos sobre todo en la animación de sus pubs, lugar de encuentro social por excelencia.

El pasado (y cuando digo pasado me remonto hasta la prehistoria) está presente por todas partes: iglesias, castillos, monasterios, vestigios de los primeros habitantes. Pero el presente y el futuro también están vigentes gracias a una economía sólida que crece y que mira al futuro.

Todas las compañías llegan a Irlanda y en temporada alta se acrecienta la oferta, incluso de vuelos económicos. El aeropuerto de Dublín es el más importante, le sigue el aeropuerto de Belfast. Está a 10 km. de la ciudad y el trayecto en autobús, minibús, taxi o coche, si rentamos uno, dura aproximadamente 20 minutos. Viajar a Irlanda está lleno de facilidades.

Realizar el viaje a Irlanda en coche (y por supuesto ferry) no es una forma económica de viajar si bien es factible. Es un trayecto largo y muy dificultoso especialmente en los meses de invierno, ya que la mitad de las veces el cruce en ferry está suspendido por las condiciones climáticas, pero es posible si nos apetece. El ferry llega a Cork o Rosslare partiendo de Roscoff o Cherbourg (Francia), un auto y dos pasajeros cuestan alrededor de 1000 € y el viaje dura entre 14 y 18 horas.

La manera más conveniente, por su relación precio-calidad, de alojarse en Irlanda es la de los conocidos B&B, la fórmula Bed&Breakfast se encuentra por todo el país. Algunos hasta ofrecen la cena y muchos tienen habitaciones con baño privado. Es aconsejable hacer reservas con anticipación en las zonas más turísticas como Dublín, el sur de Irlanda o el Connemara ya que son muy solicitados y a pesar de una lista de más de 1.500 Bed&Breakfast, aceptados por la oficina nacional de turismo, es difícil encontrar hospedaje. El alojamiento en casas particulares también funciona como los Bed&Breakfast y no es muy clara la diferencia, en el servicio y comodidades que ofrecen, pero ellos responden a otra asociación que es la Family Homes of Ireland.

El turismo rural es una opción encantadora para un viaje a Irlanda. Los "farmhouses" (granjas) son simples y muy cálidas y no se trata de alquilar una casa rural, es convivir con las familias que alquilan habitaciones. También están inscriptas y podemos conseguir la lista de las granjas reconocidas por el gobierno en la oficina de turismo.

Los "guesthouses" son un estilo de alojamiento muy desarrollado, sus precios son más elevados que en un B&B pero sus comodidades también, existen algunos instalados en mansiones de estilo y otros con pequeños apartamentos de entrada individual.

Los hoteles en Irlanda son relativamente caros pero tienen un servicio absolutamente superior y están estratégicamente ubicados, por lo general, en el centro de las ciudades. Encontramos hoteles de todas las categorías y de las cadenas internacionales. Los albergues para la juventud o hostales convienen a los pequeños presupuestos pero, en Irlanda no se destacan por su pulcritud y hay que ser miembro de la Asociación Internacional aunque es posible afiliarse en cualquier albergue.

La red privada Independent Holiday Hostels ofrece un mejor servicio. Los precios varían entre 10 y 30€.

Existe en Irlanda una oferta de camping importante pero se debe tener en cuenta que el clima es de muchísima humedad y que esta alternativa de alojamiento está reservada a los incondicionales de la naturaleza, si no es nuestro caso ni lo intentemos porque no nos placerá. La ventaja del camping en Irlanda radica en que es muy económico, siempre hay lugar y las tarifas son muy bajas. También están censados por la oficina nacional de turismo y no tendremos ningún problema en obtener toda la información necesaria.

Irlanda es una isla pequeña que se presta a todas las posibilidades: escapada romántica, vacaciones cortas, vacaciones rurales, ecoturismo, vacaciones clásicas...Para un escapada de 3-4 días lo mejor es concentrarse en una región o ciudad. Descubrir la capital es una opción interesante. Si buscamos paz, el verde del interior es ideal en cualquier estación del año, ya sea en el Condado de Kerry o en la famosa Connemara, donde conoceremos el país profundo con sus lagos y ciénagas, sus ovejas y sus pastores, toda su cultura y sus tradiciones.

En el sudoeste de Irlanda, la ciudad de Cork y sus alrededores, con castillos y monasterios también son una alternativa que reúne el contacto con la naturaleza y la cultura del país.

Para conocer mejor Irlanda, recorrerla durante una semana en coche o caravana es una opción excelente, en caso contrario el servicio de transporte público es excelente y garantiza el éxito de nuestro viaje. Para los más audaces (¡y de muy buen estado físico!) la bicicleta es una manera diferente y posible de recorrer Irlanda y de aprovechar al máximo sus paisajes.

Consagremos 2-3 días para recorrer Dublín, hagamos una excursión hasta los montes Wicklow y visitemos el monasterio de Glendalough a tan solo una hora de viaje al sur de la capital. Al norte de Dublín, en Newgrange, veremos dólmenes y menhires y en la costa encontraremos simpáticas estaciones balnearias como la de Bray.

El circuito de Cork y el sur de Irlanda es encantador, desde allí podemos tomar la ruta hacia el "Anillo de Kerry", hermosa ruta que serpentea entre lagos, colinas y playas de guijarros, llegando hasta las costas quebradas de la península de Dingle, allí podremos descansar en este simpático puerto, luego de habernos embelezado mirando este paisaje único de lenguas de tierra sorprendentemente verdes que avanzan sobre un mar increíblemente azul.

El circuito de Galway y el oeste de Irlanda es una opción perfecta, la ciudad de Galway es animada y acogedora y la zona de Connemara es irresistible. La planicie de Burren y los acantilados de Moher dejan sin aliento. Si podemos pasar una noche en una de las islas de Aran sentiremos que el mundo se terminó y se llevó con él todos nuestros problemas.

Un circuito fuera de lo común: Dublin y Belfast, dos ciudades completamente diferentes. En Dublín estamos en Irlanda, en Belfast estamos en Inglaterra.

Si finalmente viajamos a Dublin, tendremos que visitar el Trinity College, deambularemos sin apuro por Grafton Street y beberemos la famosa Guinness en un clásico pub.

Mil años de historia en las calles adoquinadas de Temple Bar, el Dublín georgiano, las nuevas oficinas de los Docklands. La historia trasciende los muros de la ciudad. ¿El resultado? Escritores, poetas, músicos, narradores y artistas de todos los géneros. Pero Dublín no es sólo pasado, sino también presente y futuro, con tiendas a la última, infinidad de encuentros deportivos los fines de semana, o lo mejor de la música y el teatro en los escenarios nocturnos de la ciudad. La ciudad nunca descansa.

Hay algo para todos los gustos, desde Trinity College, en el centro de la ciudad, con su apacible entorno, y una fascinante mezcla de estilos arquitectónicos, hasta el Libro de Kells, de 1.200 años de antigüedad, un auténtico tesoro nacional. También el Museo nacional, junto con el Castillo de Dublín, las mazmorras de Kilmainham, el parlamento y el edificio del gobierno en Leinster House, la Catedral de Christ Church, o el museo de la Asociación de Deportes Gaélicos en Croke Park. No da tiempo a aburrirse...Pero si tu idea de Dublín tiene más que ver con su elemento más popular, la Guinness, entonces no debes dejar de hacer el recorrido de la Guinness Storehouse, donde podrás disfrutar de una pinta perfecta y de vistas fascinantes de toda la ciudad. Aunque Dublín no sólo cuida a los amantes de la cerveza negra. En Smithfield, a poca distancia de aquí, se encuentra la Vieja Destilería de Whiskey Jameson, donde una cata es más que recomendable. Y el barrio cultural de Dublín, Temple Bar, cuenta con algunos de los bares más famosos de la ciudad.

En Belfast nos sorprenderá su atmósfera completamente diferente, su pasado violento aún se percibe, su zona peatonal redunda en edificios de estilo victoriano.

Belfast, la capital de Irlanda del Norte, es toda una gran ciudad, y la remodelación que ha tenido en los últimos años la ha hecho ser aún más interesante, más animada y más abierta que nunca. Su prestigio sigue mejorando a través de la cultura y arte, su continua cálida bienvenida, y los animados cafés y restaurantes que adornan sus calles. La arquitectura es, junto con la música, una expresión cultural de la ciudad. Los edificios victorianos y eduardianos de diversos estilos adornan las animadas ciudades y plazas del centro. Un ejemplo de ello es la majestuosa fachada de la Universidad de Queen’s, un barrio cultural de visita obligada. También el Ayuntamiento, edificio de más de 100 años en pleno centro de la ciudad. En el Jardín Botánico se encuentra el Museo del Ulster, y cerca de aquí el Museo del Transporte y del Pueblo del Ulster, también en Cultra. En el Crown Bar, que data del año 1885, los visitantes se pueden relajar bebiendo algo en un entorno extraordinario y atemporal, con adornos de vidrieras, saloncitos y otros objetos típicos de un antiguo "bar de ginebra". Para ver la historia más reciente de la ciudad, hay recorridos en autobús y taxi que ofrecen la visión de los problemas en los que esta parte del país se ha visto envuelta, a través de murales pintados en las paredes de cada zona.

Estando en la zona una visita a la "Calzada del Gigante", en las costas de Irlanda del Norte, con sus miles de columnas de basalto que han alimentado tantas leyendas y declaradas Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO se impone.

Si disponemos de más tiempo un circuito completo es posible y deseable:

Pasar 2-3 días en Dublín, dirigirnos a Cork haciendo un alto en Kilkenny para ver su castillo medieval. Desde Cork al Condado de Kerry y las rutas del "Anillo de Kerry" o Ring of Kerry, circuito que recorre un círculo que circunvala toda la península de Iveragh bordeando lagos, el Parque Nacional Killarney, mansiones, construcciones en piedra, castillos y un mirador magnífico. Muchas excursiones son propuestas, duran un día y algunas llegan hasta las islas Valentia y Skellig.

Pasemos una noche en Dingle antes de recorrer la campiña y los acantilados de Moher. Recorramos el Parque Nacional Killarney, en el condado de Clare y la meseta de rocas calcáreas de Burren, vayamos a Galway, en la región de Connemara y luego tomando la Sky Road atravesando montañas, lagos, pequeños muros en piedra. Saciemos nuestra sed de paisaje, pasemos una noche en la isla Aran para olvidarnos del mundo.

Lleguemos en coche o autobús hasta Irlanda del Norte, visitemos Belfast, la costa de Antrim y la sorprendente Calzada del Gigante.

Otras guías de viaje:

Costa de Portugal:

Otros:

Logitravel S.L.- Agencia de viajes on-line con el CI. BAL 471, 2004 - Todos los derechos reservados
Footer Thawte
true getPixeles@logitravel@0@0@False true