Viajes

Guía de viaje Letonia

Identificación

Letonia: Luz y color a orillas del mar Báltico

Disfruta de unas vacaciones rurales

Introducción Letonia Independiente desde el año 1991, Letonia, antigua provincia de la URSS, conoce -después de una profunda depresión económica- un nuevo renacer.

Riga, la capital de Letonia, no sólo es la ciudad más importante del Báltico, también tiene la juventud más "a la moda" y la vida nocturna más movida de los tres estados de la región.
Esta hermosa ciudad, clasificada por la UNESCO como Patrimonio de la Humanidad, posee un casco histórico medieval rodeado por un cinturón de edificios de puro estilo "Art Nouveau" de una factura impecable, casi único.
A pocos kilómetros de la capital, las playas más lindas del mar Báltico y la localidad de Rundale, conocida como la Versailles de Letonia.
Con Lituania al sur y Estonia al norte, esta sublime región -testigo de los glaciares de la era cuaternaria- conserva como huellas más de 2000 lagos, escondidos entre sus suaves colinas, su altura máxima apenas supera los 300 metros de altitud en la cima del monte Gaizinkalns.
Innumerables riachos enriquecen el caudal de sus dos ríos más importantes, el Gauja en el norte y el Daugava al sur.

El país conserva cuatro grandes regiones históricas y geográficas que fueron ocupadas en la antigüedad por cuatro tribus diferentes: llanura fértil de Zemgale en el sur, colinas suaves en Kurzeme (Curlandia) al oeste, región accidentada de Vidzeme en el norte y la región de los lagos azules de Latgale en el este.

La zona costera de la bahía de Riga es muy poco profunda, a veces parece un lago y como fue "zona de exclusión militar" durante el dominio soviético, se encuentra absolutamente preservada, casi virgen.

Al norte de la región de la Curlandia los bosques de pinos, las plantas de frutos del bosque (frambuesas, fresas, arándanos, champiñones en otoño) y las flores silvestres ofrecen un paisaje maravilloso con una explosión de vida inusitada, la falta de lluvia ácida y otros crímenes ecológicos permite que la región conserve ecosistemas originarios y muy bien protegidos para innumerables especies, particularmente cigüeñas, grullas y otras aves.

Letonia no presenta, a pesar de la idea que uno pueda tener, gran amplitud térmica, en la zona costera y en invierno podemos esperar una mínima de -4°C y en verano una máxima de 17°C, a medida que nos internamos en el país profundo podemos percibir una mínima en invierno de -20°C y una máxima en verano de 30°C, eso sí, las lluviosas pueden ser torrenciales en verano pero, la luminosidad diurna dura hasta 18 horas; en invierno, la nieve llega en noviembre y la noche es tan larga como corta en verano.

Viajar a Letonia en avión es el modo más sencillo de llegar a esta hermosa región del mar Báltico.  Este país cuenta con tres aeropuertos internacionales: Riga, Ventspils y Liepaja y varios aeropuertos secundarios para recibir los vuelos domésticos: Daugavplis, Jelvgava, Jurmala...

El aeropuerto de Riga es el más importante del país, opera con vuelos internacionales y domésticos y recibe también vuelos de bajo costo y charters. Este aeropuerto se encuentra a 13 Km. de la capital y está comunicado con el centro de la misma a través de autobuses y taxis, debemos considerar un viaje de alrededor de 30 minutos hasta el centro de la ciudad en autobús y de 15 minutos en taxi. Se puede alquilar un coche en la terminal.
El aeropuerto internacional de Ventspils se encuentra a 10 Km. de la ciudad y también cuenta con todos los servicios para llegar hasta el centro de la ciudad o alquilar un coche.
El aeropuerto internacional de Liepaja es otro de los tres aeropuertos internacionales de Letonia y también opera con vuelos domésticos y algunos destinos internacionales, se encuentra a 7 Km. de la ciudad y posee servicio de taxis y minibuses para acercarse a la misma.

Ya en Letonia debemos saber que el sistema de transporte público es bastante deficiente, el tren es muy económico pero es muy incómodo y tiene muy pocos servicios de larga distancia. El servicio de autobús es a penas un poco más caro y un poco más eficaz pero de una lentitud sorprendente. El alquiler de coche se puede realizar a través de grandes compañías internacionales o de pequeñas empresas locales. Las carreteras están en un estado correcto (no son grandes autovías pero tampoco son caminos secundarios sin mantenimiento) no obstante, los atascos en las grandes ciudades pueden entorpecer nuestros planes y las tarifas por estacionamiento -sobre todo en Riga- son exorbitantes, debemos evitar la circulación nocturna ya que la señalática está en muy mal estado y es muy poco visible, los animales se cruzan permanentemente, los ciclistas zigzaguean...durante el día debemos considerar la velocidad de los letones y un modo de conducir que se plasma en una tasa de accidentes viales de las más elevadas de Europa...

Alojarse en un hotel en Letonia es posible, no hay mucha oferta pero los viejos hoteles soviéticos fueron reciclados y son bastante confortables y agradables. Los precios varían según su nivel de renovación y si tienen o no baño privado.
Los hoteles privados son de estándar medio, prácticamente nuevos, muy agradables y relativamente económicos en comparación con otros países de Europa.

El sistema Bed &Breakfast en Letonia está en pleno desarrollo y cada día se acrecienta la oferta tanto en las pequeñas ciudades como en las zonas rurales, muchos operan en casas particulares con desayuno incluido.
Las pensiones -establecimientos con al menos 5 habitaciones- en general ofrecen "sauna" clásico y un servicio superior al de los B&B.
Los Albergues para la Juventud tienen una presencia razonable en la capital pero no abundan en el interior del país.

Podemos encontrar dos en la estación balnearia de Jurmala y cerca de media docena en el resto del país. Algunos han sido renovados, otros están siendo renovados y otros están prácticamente en ruinas...debemos informarnos muy bien antes de cometer un error que arruine inevitablemente nuestras vacaciones. Algunos sólo ofrecen dormitorios colectivos y otros habitaciones privadas o semi privadas (de 2 a 4 camas).

Se puede acampar libremente en algunos parques nacionales o provinciales (el más popular es el de Gauja), los campings organizados son paupérrimos, el servicio es mínimo, incluso algunos apenas si ofrecen un grifo. Los más confortables son privados, están al borde de los lagos y tienen sanitarios, varios ofrecen el servicio de alquiler de cabañas.

La oferta de Letonia para vacaciones rurales es buena, se pueden alquilar casas o bungalows o alojarse en granjas a un precio realmente módico. ¡Atención llevar una buena provisión de repelentes de mosquitos!

Otras guías de viaje:

Costa de Portugal:

Otros:

Logitravel S.L.- Agencia de viajes on-line con el CI. BAL 471, 2004 - Todos los derechos reservados
Footer Thawte
true getPixeles@logitravel@0@0@False true