Viajes

Guía de viaje Malasia

Identificación

Malasia: Un impresionante santuario natural

Introducción

Introducción Malasia Situada entre la península Malaya y la mitad noroccidental de la isla de Borneo, Malasia es un país conocido fundamentalmente por su espectacular belleza paisajística ?un 75% de su superficie está recubierta de selva? y por la extraordinaria heterogeneidad de sus 27 millones de habitantes, muchos de ellos oriundos de China y de otros territorios del sudeste asiático. Sus 329.847 km² de superficie se distribuyen en 13 estados y tres territorios federales, los cuales tienen la monarquía constitucional como forma de gobierno.

El clima en Malasia es biestacional por la influencia alterna de los monzones del noroeste y del suroeste. Esto explica la existencia de una estación húmeda entre los meses de noviembre y marzo, y otra seca, que se desarrolla entre junio y octubre. Pese a que los índices pluviométricos son bastantes elevados en todo el territorio nacional, éstos son especialmente altos en los dos Estados malayos localizados en Borneo: Sarawak y Sabah. Las temperaturas oscilan entre los 25 y los 30 °C en las áreas de menor latitud. En las zonas de montañas del interior del país, éstas son ligeramente más frescas. Por lo que respecta a la humedad relativa, se situaría en el 85% de media.

El primer antecedente histórico de  la actual Malasia hay que buscarlo en el imperio de Sri Viyaja, que en el siglo XII ocupaba su territorio. En el siglo XV, Parameswara fundó el reino de Malaca y el puerto homónimo, que no tardaría en convertirse en un punto clave para el comercio marítimo. Por esas fechas, la llegada de los tamiles contribuyó a la propagación del islamismo. Sin embargo, no serían los únicos en alcanzar la zona: en 1511, los portugueses hicieron lo propio, consiguiendo así el control de todo el reino. Casi un siglo y medio después, los lusos serían expulsados por los holandeses (1640). Los nuevos ocupantes permanecieron en la zona hasta 1786, momento en el que fueron desplazados por los británicos, artífices de la conversión de este territorio en una colonia en 1824 (en 1896, no obstante, pasó a ser un protectorado). Ya en el siglo XX, el fin de la Segunda Guerra Mundial marcaría la creación de la Federación Malaya, que lograría independizarse de la Commonwealth en 1957. Pese a todo, el intento de crear una nueva federación le supuso conflictos territoriales con Indonesia, así como el abandono de la misma en 1965. Cuatro años después, y hasta bien entrados los años 80, el país acogería una gran conflictividad social, producto de enfrentamientos étnicos y de la acción de la guerrilla comunista. Ya a finales de la década de los 90, la crisis financiera de las bolsas asiáticas dejó muy maltrecha la economía del país, aunque supo sobreponerse al bache.  

En lo que atañe a la religión, cabe destacar que la mayoría de los habitantes de Malasia son musulmanes, en un porcentaje que se sitúan en el 50%. Cerca de una cuarta parte profesa alguna religión popular de origen chino, mientras que un pequeño porcentaje se declara seguidor del hinduismo.

La única lengua oficial del país es el malayo. En cuanto a la moneda en curso, se utiliza el ringgit malayo, que se divide a su vez en 100 sen. En la actualidad, un ringgit equivale a 0,24 euros, aproximadamente. Éstos se pueden cambiar fácilmente en cualquier banco o casa de cambio, al igual que ocurre con los dólares estadounidenses.

Para entrar en Malasia se requiere disponer de un pasaporte con una validez mínima de validez de seis meses. Las autoridades suelen ser bastante estrictas en el cumplimiento de estos plazos, por lo que se recomienda a los visitantes tener muy presente este requerimiento. Por otro lado, desde 1995, los ciudadanos españoles pueden entrar en este país sin visado por un período de tres meses. En materia de sanidad, se deberán presentar una certificación de vacunación contra la fiebre amarilla aquellos viajeros que dentro de las dos semanas anteriores a su entrada en Malasia hayan visitado países donde esta enfermedad sea endémica. En cualquier caso, si el viaje es de corta duración, es aconsejable vacunarse contra la fiebre tifoidea.

A la hora de contratar vuelos a Malasia, hay que tener presente que ningún operador enlaza directamente con la zona. Desde las principales ciudades españolas se pueden encontrar billetes a partir de 650 euros por trayecto, si se vuela al aeropuerto internacional de Kuala Lumpur. No obstante, también cabe la posibilidad de volar al aeropuerto de Changi (en Singapur) y acceder a Malasia a través de la ciudad de Johor Bahru.

Finalmente, en lo que se refiere a la reserva de hoteles en Malasia, el país destaca por una variada oferta de alojamiento. Además, al tratarse de un país que cuenta con numerosas reservas naturales y Parques Nacionales, el viajero también podrá beneficiarse de una nutrida red de albergues y refugios en las áreas de montaña.

Otras guías de viaje:

Costa de Portugal:

Otros:

Logitravel S.L.- Agencia de viajes on-line con el CI. BAL 471, 2004 - Todos los derechos reservados
Footer Thawte
true getPixeles@logitravel@0@0@False true