Viajes

Guía de viaje Namibia

Identificación

Namibia: No sólo caza mayor

Armonía y naturaleza

Introducción Namibia En Namibia todo es superlativo, los paisajes que se pierden en el horizonte no dejan de asombrar en este país -joven en un sentido pero, en una región habitada desde la prehistoria- pasamos de la mítica sabana a un paisaje lunar, de dunas de arena roja a montañas de mil colores...
Podría definirse esta región como un lugar en el mundo donde la naturaleza quiso jugar con los colores rematando cada día su originalidad con atardeceres que conmueven.
A todo este escenario vibrante debemos agregar la presencia de animales salvajes, muchos de los cuales, ni siquiera hemos visto en zoológicos bien provistos, recorriendo Namibia cruzaremos en nuestro camino cebras, oryx, kudus, leopardos, antílopes...
En la región de Damaraland veremos rinocerontes y elefantes que cohabitan desde hace siglos con seres humanos y tanto unos como otros, aferrados a una región inhóspita que les niega toda el agua y el alimento que necesitan pero que ninguno quiere abandonar.

Namibia es un destino turístico que si bien es muy apreciado por los aventureros y los amantes de la caza mayor, colma todas las expectativas para unas hermosas vacaciones en familia, los niños adoran este país, unas vacaciones románticas no decepcionarán, para vacaciones rurales o ecoturismo...un destino privilegiado.
Namibia, tan maravillosa, tan dramática, tan vasta y tan ajena... no es raro volver de este destino enamorado y conmovido.

Antigua colonia alemana, disputada por los sudafricanos (de origen británico) en reiteradas oportunidades y habitada desde tiempos remotos -como lo atestiguan las pinturas rupestres que podemos ver en Twyfelfontein- por diferentes tribus, este país es un crisol de razas, los idiomas que se hablan también da fe: inglés, alemán y afrikáans.
El pasado europeo se manifiesta sensiblemente en la arquitectura, el concepto de las infraestructuras, la organización económica y educativa. Las tribus del interior no siempre han sido susceptibles de esta influencia y mantienen sus creencias, su modo de vida, tradiciones y cultura conviviendo en armonía con la naturaleza y los hombres.
Los Bosquimanos, los Hereros, los Ovambos y otras tribus mantienen vivos sus deseos de comunión con la tierra y con sus ancestros.
Los Himbas, por ejemplo, no tienen más calendario que el de sus necesidades. Instalados en la región de Kaokoveld, en el norte del país, tienen pocas oportunidades de socializar con los citadinos, casi nómadas en su forma de vida, son muy conocidos por la forma en que decoran sus cuerpos y cabelleras de color rojo.

El aeropuerto internacional de Namibia se encuentra a un poco más de 40 Km. del centro de la capital, Windohek. Sólo recibe y despacha vuelos internacionales de las principales empresas de los cinco continentes, incluso vuelos de bajo costo y charters, los vuelos domésticos se realizan en el aeroparque Eros con el que está permanentemente enlazado por autobuses públicos y taxis. El aeropuerto brinda el servicio de alquiler de coches y transporte público hacia el centro de la capital.
Alquilar un coche en Namibia es conveniente si deseamos recorrer al máximo el país y sus diferentes regiones ya que los vuelos domésticos, que realiza monopólicamente Air Namibia, sólo nos acercan al norte del país y el transporte terrestre es algo lento y dificultoso.
El servicio ferroviario mantiene dos líneas que recorren los trayectos norte-sur (de Grootfontein a Upington en Sudáfrica) y este-oeste (de Walbis Bay a Gobabis). Los "taxis-colectivo" o taxis de larga distancia para varios pasajeros y la línea regular de autobuses mantiene, en general los mismos recorridos de las líneas férreas.
La única línea de autobuses no tiene precios módicos (Ej.: de Windhoek a Victoria Falls cuesta alrededor de 46&euro trayecto simple) ni viajes diarios a todos los destinos, debemos informarnos y reservar con anticipación, esta compañía también realiza viajes a varias ciudades de Sudáfrica.
Los taxis-colectivo parten desde puntos estratégicos de las ciudades, no tienen una tarifa estable (se debe negociar), tienen recorridos fijos y no salen hasta no estar colmada su capacidad.
Si arrendamos un vehículo, nos encontramos con la agradable sorpresa de caminos en muy buenas condiciones y muy señalizadas, la red cubre prácticamente todo el país pero, lo más conveniente es alquilar una camioneta de doble tracción para disfrutar al máximo toda la oferta en paisajes naturales que brinda este país y poder alejarnos de los senderos tradicionales. Namibia ofrece todas las formas conocidas de alojamiento en las ciudades grandes como Windhoek y Swakopmund, pero, lamentablemente, en el interior el abanico de posibilidades se acorta sensiblemente y la oferta es de nivel superior habiendo muy poca oferta para los pequeños presupuestos.
En las grandes ciudades hay pensiones, albergues, alojamiento en casas particulares y en las zonas rurales existe el "guestfarms" que es el alojamiento en granjas y los "lodges" que son hoteles situados dentro de los parques o reservas naturales -o por defecto en sus cercanías- de muy alta gama, brindan todos los servicios y el confort que podamos imaginar pero sus precios no son módicos.
Los Albergues para la juventud se denominan "Bacpacker's", sólo se encuentran en las ciudades y no tienen ninguna restricción de edad o de membresía, ofrecen habitaciones privadas y dormitorios colectivos.
El camping salvaje está permitido pero lo mejor es hacerlo sólo si contamos con la preciada colaboración de un guía experto (que se contratan con facilidad) ya que los animales deambulan por todo el territorio. Es preferible evitar el camping salvaje y plantar tienda en los campings organizados que son muy buenos, ofrecen todos los servicios y se encuentran próximos a los parques nacionales. Su precio varía entre los 7 &euro y 9 &euro, por día y por persona.
Recordemos que Namibia es un país muy respetuoso del medio ambiente, nos sorprenderá su limpieza y pulcritud, incluso su Constitución menciona este aspecto, no debemos ensuciar y debemos prestar mucha atención al fuego que encendamos ya que la vegetación, los vientos y la sequía general son una combinación propicia a su propagación.

Antes de lanzarnos a la aventura debemos saber que los 20 parques nacionales y reservas naturales de Namibia están administrados por el organismo nacional "Namibia Wildlife Resort" que se ocupa de las reservaciones para visitarlos y albergarnos, si es nuestra intención. Debemos considerar un valor de la entrada entre 3,50 y 7 &euro, dependiendo del sitio y una tarifa de 1 &euro, aproximadamente, por vehículo. Estas tarifas están siempre sujetas a modificaciones (¡generalmente aumentos!).

Este país de la costa occidental de África tiene una superficie similar a la de Francia para tan sólo un poco más de 2.000.000 de habitantes (¡en nuestro derrotero encontraremos más animales que humanos!). Su capital es Windhoek y, por supuesto, la ciudad más poblada. La minería y el turismo son las fuentes de ingresos más importantes, hasta hace poco la riqueza icticola de su plataforma marina -que lo posiciona como el primer productor mundial de pescado del continente- era más importante que el turismo, como vemos, Namibia está siendo elegida como destino para unas vacaciones diferentes por muchos. También tiene relevancia en su economía la producción de ganado vacuno.

Como muchos países del Tercer Mundo, Namibia está relativamente desarrollado, atrae inversiones extranjeras y tiene ingresos importantes pero, no llega a cerrar una buena distribución de la riqueza y más de la mitad de su población vive bajo el nivel de la pobreza.
Dos magníficos desiertos ocupan casi los dos tercios del país, ellos son el Kalahari al este y el Namib al oeste, ambos separados por una extensa meseta de casi 1.000 metros de altitud. Sus costas sobre el Océano Atlántico reciben la corriente fría de la Antártida (temperatura media del agua 14/18°C) y son el paraíso de los más variados peces.
La altura máxima se encuentra en el macizo de Brandberg que alcanza los 2.579 metros y salvo los ríos Okavango al norte y el Orange y sus afluentes Konkiep y Fish al sur, los demás están secos la mayor parte del año invitando aborígenes y animales a trasladarse, sólo existen dos lagos de origen natural el Otjikoto y el Guinas.

Su único puerto comercial de envergadura se encuentra en Walvis Bay y Luderitz posee un pequeño puerto desde donde se embarcan, principalmente, diamantes.
En Namibia las estaciones se distinguen como estación cálida y seca (de octubre a diciembre), cálida y húmeda (de enero a abril y es cuando llueve) y estación fría y seca (de mayo a septiembre), recordemos que por su latitud, Namibia se encuentra en el hemisferio austral. En enero la temperatura diurna puede llegar a los 40°C y en el mes de julio pueden registrarse temperaturas bajo cero durante la noche.
Namibia no es un país que pueda privilegiar una época del año sobre otra para ofrecerle al turista su mejor momento: en la estación seca veremos animales por doquier, en la estación húmeda somos agasajados con una sinfonía de colores sin igual y en la estación fría...no soportaremos el calor agobiante.

Este hermoso país es tan vasto que podemos llegar a perder nuestro rumbo dejándonos seducir por sus paisajes sin fin, las distancias son capciosas y todo invita a cambiar de destino sobre la marcha, por eso lo mejor es no dejarnos tentar y poner proa hacia los lugares ya reconocidos como los "imperdibles" de Namibia.

Otras guías de viaje:

Costa de Portugal:

Otros:

Logitravel S.L.- Agencia de viajes on-line con el CI. BAL 471, 2004 - Todos los derechos reservados
Footer Thawte
true getPixeles@logitravel@0@0@False true