Viajes

Guía de viaje Niza

Identificación

Niza: El lujo vive en la Costa Azul

Mediterráneo, sofisticación, veraneo

Introducción Niza Si el viajero busca un lugar de la geografía francesa en el que tengan cabida estos tres términos, sin duda acabará dirigiendo sus ojos a Niza.  Situada en el departamento de los Alpes Marítimos y en la región de Provenza-Alpes-Costa Azul, entre las ciudades de Cannes y Montecarlo, esta localidad costera de 347.000 habitantes (datos del 2006) ostenta el privilegio de ser el segundo municipio más visitado de Francia, tan sólo superado por París. Asimismo, es la quinta ciudad más poblada del Estado.

Su emplazamiento geográfico, en el punto neurálgico de la Riviera francesa y resguardado por el macizo del Estérel y los Alpes, así como su envidiable microclima de influencia mediterránea (con temperaturas suaves tanto en invierno como en verano) explican la innegable importancia que desempeña la actividad turística en el día a día de Niza. A esto habría que sumar el prestigio de su célebre balneario; a lo largo de los años, éste se ha erigido como polo de atracción para acaudalados veraneantes que han hecho del lujo, el boato y el derroche un estilo de vida.

Fundada por los focenses de Marsella hace unos 2.000 años, el núcleo primigenio fue bautizado como Nikaïa en recuerdo al triunfo contra los ligures (Niké es el nombre dado por los griegos a la diosa de la Victoria). Más adelante, en el año 14 a.C., el emperador romano Octavio Augusto lo convertiría en la capital de la provincia romana de los Alpes Maritimae. Tras ser anexionada al condado de Provenza en el siglo X, en 1388 la ciudad paso a manos de la dinastía de los Saboya. Éstos la conservaron hasta 1793, año en que fue ocupada por las tropas francesas. Sin embargo, su integración definitiva en el Estado francés no llegaría hasta 1860. Por aquel entonces, la Provenza ya comenzaba a despuntar como destino vacacional de aristócratas, burgueses y artistas. No obstante, la eclosión de Niza se inició en la década de los años veinte y treinta, siendo en esta última cuando empezó a popularizarse el hasta el momento denostado turismo de playa. Y así ha sido hasta el momento actual.

Aunque el idioma oficial de Niza es el francés, una parte de la población habla en nizardo (en francés, niçois; en italiano, nizzardo). Se trata de un dialecto del provenzal influida por el ligur, una lengua galoitaliania que se utiliza en algunas zonas cercanas, como en el Principado de Mónaco.

Para viajar hasta allí, se puede optar los vuelos a Niza desde las principales ciudades españolas. Su aeropuerto, el Nice-Côte d'Azur, es el segundo con mayor tráfico de Francia, y está dotado de dos terminales. En cualquier caso, también hay que tener presente que el desplazamiento puede hacerse en tren y autocar (desde Barcelona, por ejemplo). Si se opta por el vehículo privado (la distancia con la capital catalana es de 685 km), el trayecto discurre por autopistas de peaje. Finalmente, no hay que perder de vista que algunos cruceros hacen escala en esta ciudad de la Costa Azul.

Por descontado, reservar hoteles en Niza no es barato. En efecto, difícilmente se podrá encontrar una habitación en un establecimiento de tres estrellas por menos de 100 euros.

Otras guías de viaje:

Costa de Portugal:

Otros:

Logitravel S.L.- Agencia de viajes on-line con el CI. BAL 471, 2004 - Todos los derechos reservados
Footer Thawte
true getPixeles@logitravel@0@0@False true