Viajes

Guía de viaje Nueva Delhi

Identificación

Nueva Delhi:

Introducción

Introducción Nueva Delhi Vibrante, monumental, desconcertante, sorprendente... los adjetivos se agotan a la hora de referirse a la capital del segundo país más poblado del mundo: Nueva Delhi. Señorial y decadente, antigua y contemporánea a la vez, pasear por sus calles es una invitación a empaparse de los ecos de su pasado imperial, aún presentes en el rosario de ruinas, monumentos, museos y mezquitas que salpican sus calles, y que maravillan y cautivan a partes iguales.

La animosa y bulliciosa metrópolis de Delhi, sita en el norte del país, se divide en dos núcleos bien diferenciados desde el punto de vista urbanístico: por un lado, Vieja Delhi, epicentro de la India islámica, y por otro, Nueva Delhi, erigida por los británicos para que se convirtiera en su capital imperial.

En cualquier caso, la historia de Delhi en su conjunto se remonta muchos siglos atrás, hasta el siglo XII d.C. (las cuatro primeras localidades se alzaban en la zona que hoy ocupa el complejo de Qutb). No obstante, el verdadero despegue de la zona se produjo en el siglo XVII, cuando el emperador mogol Sha Jahan decidió trasladar la capital de Agra a Delhi (a pesar de que su propósito no llegó a buen puerto, si se erigieron allí algunas construcciones de gran relevancia). Otra fecha importante es 1803, año en el que los británicos se hicieron con el control de la zona y colocaron a un administrador británico. Aunque en un primer momento ésta no era la capital de la India, lo cierto es que no tardó en convertirse en un importante centro administrativo. En 1911, los británicos anunciaron que la capital dejaba de ser Kolkata (hoy Calcuta) e iniciaron la construcción de Nueva Delhi, que quedó inaugurada oficialmente en 1931. Sin embargo, sus artífices no pudieron disfrutarla demasiado, ya que en 1947 tuvieron que abandonarla tras la proclamación de la independencia del país.

Desde entonces, Nueva Delhi ha experimentado una gran vitalidad económica y un notable crecimiento demográfico y económico. Hoy por hoy, las actividades ligadas a la Administración pública aún constituyen el principal motor de la economía local. Recientemente, los Juegos de la Commenwealth del 2010, de los que la ciudad fue anfitriona, no sólo contribuyeron a conferirle un dinamismo renovado, sino que la dotaron de numerosas infraestructuras, como una villa olímpica de 64,7 hectáreas de superficie y un nuevo metro.

La mejor época para visitar Nueva Delhi es de noviembre a marzo, debido a que su clima subtropical semiárido puede presentar unas condiciones un tanto extremas, con temperaturas frías en invierno (con mínimas –2º C) y muy calurosas durante el verano, con valores máximos que casi siempre superan los 40º C. Las precipitaciones más abundantes tienen lugar en la época del monzón, que se inicia en torno al 29 de junio. Los meses más secos son octubre y noviembre.

Para entrar en la India es necesario contar con un pasaporte con una vigencia mínima de seis meses y solicitar el visado turístico en la Embajada de la India en España (Av. Pío XII, 30-32, Madrid). Aunque éste caduca a los tres meses, puede renovarse sin problemas en la India, en cualquiera de las sedes de la Foreign Registration Office, presente en las principales ciudades del subcontinente. Del mismo modo, el país cuenta con dos consulados en España, en Barcelona (C/ Teodor Roviralta, 21-23) y Santa Cruz de Tenerife (C/ Villalba Hervás, 15). Por lo que respecta a las vacunas, sólo es obligatoria la de la fiebre amarilla para quienes procedan de regiones afectadas por la misma. Como recomendadas, se incluyen las de la hepatitis A y B, el tétanos y las fiebres tifoideas.

A la hora de contratar vuelos a Nueva Delhi desde Barcelona o Madrid (su duración suele ser de unas 14 horas), cabe tener en cuenta que algunas de las aerolíneas que los ofrecen son Air France, KLM, Turkish Airlines y British Airways. Para vuelos internacionales, Nueva Delhi cuenta con el Aeropuerto Internacional Indira Gandhi, sito al suroeste de la ciudad. En cambio, los vuelos domésticos operan desde el Aeropuerto Nacional de Delhi.

Por lo que respecta a los hoteles en Nueva Delhi, se recomienda reservar con antelación, ya que acostumbran a llenarse muy rápidamente. También es bueno tener en cuenta que la mayoría ofrecen un servicio gratuito de recogida en el aeropuerto, lo que facilita enormemente el acceso a la ciudad. Quizás el principal talón de Aquiles de los establecimientos hoteleros radica en las grandes diferencias de confort entre unos y otros de la misma categoría, por lo que se recomienda asesorarse bien antes de escoger el alojamiento en Nueva Delhi.

La moneda de la India es la rupia, que se divide a su vez en 100 paisas. En septiembre del 2012, un euro equivalía a unas 72 rupias. Sin embargo, no hay que perder de vista que muchos lugares aceptan dólares estadounidenses, cheques de viaje y tarjetas de crédito. Y tras esta pequeña introducción, nada mejor que empezar a conocer los magníficos tesoros que esconde el inolvidable callejero de Nueva Delhi. ¿Preparados/as?

Otras guías de viaje:

Costa de Portugal:

Otros:

Logitravel S.L.- Agencia de viajes on-line con el CI. BAL 471, 2004 - Todos los derechos reservados
Footer Thawte
true getPixeles@logitravel@0@0@False true