Viajes

Qué visitar en Alicante

Identificación

Alicante: Magnífico destino de la Costa Blanca

Alicante y sus atracciones más importantes

Qué visitar en Alicante Sin duda, uno de los mayores atractivos que ha motivado el crecimiento turístico de Alicante es la belleza de sus playas. Muchas son ideales para visitar en familia. Por suerte hay siempre vuelos baratos que permiten visitar este bello destino con la familia o amigos fácilmente.

La playa del Postiguet es uno de los rincones más codiciado en cuanto zonas de veraneo se refiere. Se encuentra en una de las zonas más urbanas de la ciudad y debido a su cercanía con el Castillo de Santa Bárbara, es el lugar ideal para descansar luego de alguna excursión.

En las cercanías también se encuentra el puerto de Alicante, de donde salen algunas embarcaciones comerciales y muchas otras con fines deportivos. Los principales atractivos de la playa en sí, es la delicada arena que relaja los pies de los veraneantes y que además llena de gran belleza la costa por su claro color. En los alrededores muchos de los establecimientos comerciales (bares y restaurantes) se encuentran regados a través de un gran camino de hermosas y altas palmeras que permiten distinguir a la plata desde lejos.

Es sencillo encontrarse en el centro de la ciudad y desde ahí poder observar la playa. Por ello, el Postiguet es uno de los principales reductos de veraneo del público urbano. En la arena puede practicar voleibol con otros turistas mientras los niños construyen castillos de arena en las mansas orillas alicantinas. La playa del Postiguet cuenta además con diversas prestaciones para discapacitados.

Otra playa que no puede dejar de visitar es la de la Isla de Tabarca. Se encuentra precisamente en la isla del mismo nombre que se encuentra frente a Alicante, a unas once millas aproximadamente. Uno de los atractivos del lugar es que a través de sus limpias aguas uno puede observar la diversidad en especies animales y vegetales. El hecho de que sea una pequeña isla no significa que la playa de Tabarca tenga pocas prestaciones. Varios restaurantes de gran renombre tienen sede en la isla de Tabarca. Comer en cualquiera de estos lugares es una gran experiencia ya que desde cualquier lugar del archipiélago se pueden ver las aguas mediterráneas.

Muchos pobladores que se dedican a la pesca en la isla pueden darle buenas recomendaciones de qué comida pedir. Ellos saben cuales son los frutos del mar más deliciosos y cuales son los más usados en la gastronomía local. Para llegar a este hermoso paraje alejado del territorio continental, es preciso que se acerque al puerto de la ciudad. Desde ahí, cada cierto tiempo, embarcaciones para turista se dirigen hacia la Isla. Claro que también se puede llegar desde otras zonas de la provincia como Guardamar, Benirdorm o Torrevieja.

Sin duda otro de los parajes más visitados durante el verano son las playas de Cabo de las Huertas. Estas no se encuentran en la ciudad capital de la provincia sino en San Juan. Aunque parte del territorio de estas playas también le pertenece a la Albufereta. Se caracterizan por tener aguas muy tranquilas y cristalinas. Sin embargo, no son playas de afluencia multitudinaria. Esto, lejos de ser una desventaja se convierte en un gran atractivo para los visitantes que gustan de los parajes naturales en donde pueden despojarse tranquilamente de sus prendas para sentirse mucho más libres. Por eso, las calas nudistas de Cabo de las huertas son un lugar ideal para ser visitado con su pareja.

No son sólo los parajes naturales los que tienen importancia para el turismo en Alicante. Destacan también los diversos monumentos que pueden encontrarse en el centro histórico de la ciudad y regados por diversas partes de la provincia.

Un lugar inolvidable por su arquitectura es la Basílica de Santa María. Es uno de los lugares más visitados en la capital debido a que es la iglesia de mayor antigüedad. Fue construida hace más de setecientos años y hasta el día de hoy conserva el esplendor que tuvo en la edad media.

Este templo católico tiene sus bases sobre otra construcción religiosa árabe, luego de que fueran expulsados del territorio español. La forma como actualmente puede apreciarse es diferente a como fue concebida. La causa de ello fue un siniestro que debilitó gran parte de la estructura un siglo después de haber sido construida.

Por tal motivo, la fachada que vemos en la actualidad tiene muchos detalles clásicos del estilo barroco. La iglesia posee dos capillas en los flancos y también dos altas torretas, una más alta que la otra. La causa de esa disconformidad es que no fueron construidas al mismo tiempo, sino con un siglo de diferencia. En la fachada uno puede distinguir la calidad artística la imagen de la Virgen María.

Una vez dentro, miles de turistas quedan sorprendidos por la cantidad de detalles del altar. Estos destacan el estilo y la exageración de detalles del rococó. Si usted desea visitar el lugar sólo debe ubicar la plaza Santa María. El ingreso es libre, pero la atención es sólo hasta las siete y media de la noche.

Fuera del centro urbano de la ciudad uno también puede encontrarse con monumentos excepcionales. En la zona de Santa Faz se encuentra el monasterio que lleva el mismo nombre. Casi todos los detalles del edificio son de un marcado estilo barroco. Sin embargo, no es la arquitectura el principal atractivo del monasterio.

En una de las salas del gran recinto, los turistas pueden observar un objeto de gran envergadura histórica que fue traído desde el mismo vaticano hace más de quinientos años. Se trata de una tela que tuvo contacto con el Hijo de Dios durante su pasión y agonía rumbo al monte de la Calavera. Se cuenta la historia de que la Verónica uso aquella tela para limpiar la sangre que cubría el rostro del Mesías.

Por ello, miles de turistas, devotos del catolicismo, no pierden la oportunidad para visitar el Monasterio de Santa Faz. Una de las mejores épocas para visitar el edificio es luego de la semana Santa. Dos semanas después del domingo de resurrección, exactamente en el día jueves, grandes multitudes alicantinas se acercan para peregrinar al monasterio de Santa Faz.

Es una gran celebración religiosa, oportunidad ideal para la reflexión mientras se camina por los hermosos parajes de la zona de Santa Faz. El monasterio se encuentra exactamente en la plaza Luis Foglietti, y es distinguible por su bella arquitectura. Atiende todos los días, menos los lunes.

Sin duda, toda ciudad tiene un emblema característico. En la ciudad de Alicante es el Castillo de Santa Bárbara quien tiene esa función. Las razones saltan a la vista, y por ello miles de turistas se congregan hasta lo alto del cerro Benacantil, donde se erige la gran construcción.

Debido a que el monte llega a tener una altura de 166 metros sobre el nivel del mar, ofrece una gran vista de la totalidad de Alicante y sus grandes atractivos. El edificio es una gran construcción que gozó de vivo esplendor durante la edad media. Es reconocible desde cualquier parte de Alicante e imaginar el paisaje de la ciudad sin el castillo de Santa Bárbara es casi imposible.

El edificio ha sufrido ciertas variaciones, por lo que tiene tres plantas y estancias que fueron construidas en momentos distintos de su historia. Usted puede empezar visitando la plata más alta. A esta se le conoce como la torreta, ya que alberga a la conocida Torre de Homenaje. Además, en esta estancia pueden encontrarse los vestigios de mayor antigüedad en el edificio, que existen en el lugar desde hace más de setecientos años.

En la planta mediana, uno puede encontrarse con mayor cantidad de estancias entre las que destacan el Patio de Armas, el Cuerpote Guardia, el Baluarte de la Reina y el Salón Felipe II. La mayoría de estas estancias existen desde hace quinientos años.

Finalmente, la zona de menor altitud es la que se construyó más recientemente, hace poco más de dos siglos. Alberga al Revellín de Bon Repós. Por los atractivos mencionados, además de la hermosa vista de Alicante a gran altura, seguramente se pregunta como hacer para llegar a lo alto del monte.

Por suerte no es necesario subir a pie, ya que en la playa Postiguet uno puede acceder al monte desde un ascensor. Ahora bien, si desea hacer un poco de ejercicio hay una carretera al lado norte del cerro. Puede caminar o alquilar un coche. Ahora bien, si usted decide ir a Postiguet primero, antes de subir no olvide ubicarse en las orillas de la playa y desde ahí observar el monte Benacantil.

Desde ahí se puede observar como las complejas formaciones rocosas parecen dar forma a un perfil humano al que los pobladores llaman "el perfil del moro". Es de rigor una foto en aquel lugar. Cabe destacar que si desea visitar el castillo durante el invierno, la atención es diaria, pero sólo hasta las 7 de la tarde. En verano en cambio, es hasta las ocho.

Un lugar inolvidable de la región es la Catedral de San Nicolás. Se caracteriza porque antes de ser un templo católico fue un templo musulmán, se transformó en una iglesia, que luego fue adquiriendo decoración típica del renacimiento. Se ubica en el corazón de Alicante. Gran cantidad de turistas visitan la iglesia para poder observar las características del gran claustro, que tiene una antigüedad de más de quinientos años.

Los pórticos son incorporaciones arquitectónicas de estilo barroco. Sin embargo, si de encontrar muestras del este último estilo mencionado, es de rigor pasar unos cuantos minutos observando los detalles de la Capilla de la Comunión, que se encuentra en la parte inferior de la cúpula de la catedral. Para llegar a este magnífico edificio medieval es necesario ubicar la Plaza Abad Penalva, en el centro de la ciudad. La atención es diaria.

Los parajes naturales y medievales se combinan en Alicante. Aproveche siempre las ofertas de vuelos que lo pueden a esta maravillosa tierra histórica y de entretenimiento.
Logitravel S.L.- Agencia de viajes on-line con el CI. BAL 471, 2004 - Todos los derechos reservados
Footer Thawte
true getPixeles@logitravel@0@0@False true