Viajes

Guía de viaje Salzburgo

Identificación

Salzburgo: Cuna de Mozart

Histórica y monumental ciudad

Introducción Salzburgo Salzburgo, cuarta ciudad en importancia de Austria y situada casi en la frontera con Alemania, sorprende maravillosamente por la grandiosidad de su paisaje, que de hecho está inscripto en la lista de Patrimonios de la Humanidad de la UNESCO.
Paisaje que vemos en toda su magnitud desde la cima del Mönschberg o desde la fortaleza de Hohensalzburg, sitios imperdibles para cualquier visitante.
A pesar de la modernidad que encontramos a cada paso no podemos dejar de ver a esta ciudad como la ciudad romántica por excelencia, como ya la sintieron y la vivieron muchos otros antes que nosotros.
Sus monumentos son unos más prestigiosos que los otros, al igual que sus museos que se valorizan año tras año gracias a una política cultural que se mantiene en el tiempo.
Pero, lejos de vivir en un pasado lleno de gloria, Salzburgo es moderna y tan dinámica que en muchos aspectos rivaliza con la propia capital del país.

 Las primeras menciones de la ciudad dan cuenta del asentamiento de personas a orillas del río Salzach, en el año 15 AC, ya en el año 739 era sede del Obispado y el nombre de Salzburgo aparece por primera vez en el año 755 cuando ya era una ciudad estado gobernada por príncipes arzobispos.
El príncipe arzobispo Gebhard, construyó en el año 1077 la fortaleza de Hohensalzburg y es en el siglo XVII que la ciudad conoció su mayor esplendor en lo que se conoce como el período barroco de los príncipes Wolf Dietrich y Markus Sittikus.
Entre 1803 y 1816 la ciudad-estado conoció un período convulsionado ya que en 1803 se termina el período de los príncipes arzobispos y la ciudad pasa a ser gobernada por Ferdinando III de Toscana, poco tiempo después, en el año 1805 fue anexada por Austria y en el año 1810 pasó a formar parte de Baviera hasta que el Congreso de Viena del año 1816 vuelve a integrar la ciudad a Austria.

Viajar a Salzburgo en avión es factible desde muchas ciudades de Europa y, por supuesto, desde Viena. Desde otros destinos internacionales es más difícil sin hacer escala y trasbordo desde alguna otra ciudad europea. Este aeropuerto, cuyo nombre oficial es "Flughafen Wolfgang Amadeus Mozart", también recibe vuelos económicos y vuelos charter y se encuentra a escasos 4 Km. del centro de la ciudad. Autobuses y taxis realizan el traslado de los pasajeros y la duración del viaje no excede los 20 minutos. Las Líneas 2 y 27 de autobuses tienen una frecuencia de 10 minutos, la primera de modo más directo (10 minutos) que la segunda que toma la dirección Wals/Viehhausen (40 minutos), la Línea 8 pasa por el centro de la ciudad y termina su recorrido en el Parque Alpensiedlung, otros autobuses llegan a localidades de la periferia de Salzburgo (algo importante si nos alojamos en la afueras de la ciudad).
La principal estación de trenes de la ciudad, la "Salzburg Hauptbahnhof", recibe permanentemente formaciones provenientes de Innsbruck, Viena, Munich, Zurich e Italia, por lo tanto, haciendo transbordos podemos viajar a Salzburgo en tren desde cualquier ciudad de Europa. Desde la estación central parten numerosos medios de transporte público en todas las direcciones.
Viajar a Salzburgo en coche o autobús es muy sencillo, incluso el autobús es un medio económico y con una frecuencia excelente, una empresa conecta a la ciudad con más de 60 ciudades de toda Europa y la estación terminal de autobuses "Busbahnhof" se encuentra frente a la estación de trenes central.
Si decidimos viajar a Salzburgo en nuestro propio coche debemos tener en cuenta que para poder circular por las autopistas austriacas es necesario tener la viñeta en el parabrisas. Los precios de las mismas varían según el tiempo de vigencia: el valor por 1 año de libre circulación es de aproximadamente 73 euros, por dos meses 22 euros y por 10 días de 8 euros. Esta viñeta está en venta en las estaciones de servicio, las oficinas de correo, algunos kioscos y en los puestos fronterizos. Igualmente se puede acceder a Salzburgo por las carreteras secundarias, que están en perfectas condiciones de circulación y que son gratuitas. Las autovías que llegan a Salzburgo son la A1, la A2 y la A10 y las carreteras secundarias son la 20, desde el norte y el oeste y la 159, desde el sur y el este.

La oferta de hoteles en Salzburgo es inmensa, la misma abarca desde hoteles súper exclusivos frecuentados por la realeza de Europa y los ricos y famosos de todo el mundo hasta los albergues más económicos para los miles de estudiantes que acuden a la ciudad cada año. En general el alojamiento es caro con respecto al resto de Europa o de otras ciudades de Austria, los hoteles -incluso aquellos de una o dos estrellas- presentan tarifas por encima de sus pares europeos pero, es justo reconocerlo, hasta el de menor categoría, está en muy buenas condiciones, son extremadamente limpios y pulcros y muy confortables.
En la mayoría de los hoteles los precios que se muestran son por persona y no por habitación y muchos practican un recargo por una estadía menor a tres noches. En la mayoría de los alojamientos, desde hoteles 5 estrellas a la pensión familiar más económica, el desayuno está comprendido y suele ser muy copioso. Los albergues familiares se denominan "Gasthof" o "Gasthaus" y sus precios varían enormemente, encontrando tarifas comprendidas entre los 45 y los 120 euros. Los albergues para la juventud son numerosos y están todos muy bien ubicados, la mayoría exige la carta de membresía o bien cobran un pequeño suplemento y también tienen tarifas diferenciadas según la edad (más económicos para los más jóvenes). Prácticamente todos son muy limpios, con una atención esmerada, muy bien equipados y la mayoría con baño privado. También encontramos en la ciudad una buena oferta de Bed&Breakfast, hoteles boutique absolutamente señoriales y para aquellos que disfrutan de la naturaleza o que tienen un presupuesto un poco más humilde hay una excelente oferta en camping, también, como toda la oferta de alojamiento de Austria, con servicios impecables, atención esmerada, paisajes de ensueño y tarifas más elevadas que en el resto de Europa.

Salzburgo es una ciudad que merece la pena ser visitada a pie, no es muy grande y es muy bella desde muchos puntos de vista. Pero, en el caso de que nos alojemos en la periferia o debamos recorrer distancias importantes, o por el simple placer de viajar en el transporte público a la deriva, el mismo dispone de una buena red de tranvías, trolebuses, autobuses y funiculares que garantizan un servicio continuado desde las 5 de la mañana hasta las 23 horas de domingo a jueves y los días viernes y sábados hasta la una de la mañana. Los autobuses disponen de un servicio más amplio siendo sus horarios hasta la 1.30h los días laborables y hasta las 3h los fines de semana y los días festivos. Los viajes no son económicos, 1,60 € el pasaje si se adquiere en las oficinas de información.
Como en muchas ciudades europeas, en Salzburgo también podemos alquilar bicicletas, el alquiler por el día completo ronda los 13 € y obtenemos un 10% de descuento presentando la Salzburg Card (en venta en las oficinas de turismo, esta tarjeta permite acceso libre a los medios de transporte, monumentos, museos, descuentos en tiendas, restaurantes y hoteles, sus valores rondan los 22 €, 30 € y 35 € por lapsos de 1, 2 ó 3 días respectivamente, para los menores de 15 años el precio es de casi la mitad) otra tarjeta de descuentos para turistas es la SalzburgerLand Card que abarca a toda la región y se vende para ser utilizada por períodos de tiempo más prolongados (6 y 12 días).

Desde el punto de vista turístico Salzburgo, ocupa el segundo lugar de ciudades austriacas más visitada, después de Viena y a decir verdad, la ciudad no carece de encanto. Los monumentos son excepcionales y es un placer deambular sin rumbo por las calles de Salzburgo, no es casual que el casco histórico forme parte de la lista de Patrimonios de la Humanidad de la UNESCO.
Salzburgo siempre fue considerada, desde tiempos remotos, una pintoresca y romántica ciudad de Austria pero, cuando el genio y figura de Mozart tomó la dimensión estelar de la que goza aún en la actualidad, la pequeña aldea de provincia se convirtió en "la ciudad de Mozart" y supo realzar sus cualidades arquitectónicas para embelezar a los turistas que, en principio, sólo llegaban hasta sus orillas para visitar los sitios emblemáticos del gran compositor.

Otras guías de viaje:

Costa de Portugal:

Otros:

Logitravel S.L.- Agencia de viajes on-line con el CI. BAL 471, 2004 - Todos los derechos reservados
Footer Thawte
true getPixeles@logitravel@0@0@False true