Viajes

Guía de viaje Samaná

Identificación

Samaná: Un paraíso en la República Dominicana

El secreto mejor guardado de las Antillas

Introducción Samaná Cuando hablamos de la República Dominicana, a todos nos suele venir a la mente una imagen: playa de arenas doradas y aguas turquesas, cocoteros, hoteles con todo incluido... Son las características de los lugares más turísticos del País, como Punta Cana o Puerto Plata. Pero la República Dominicana es un gran país (en todos los sentidos) que alberga muchos más atractivos en distintas zonas de su extensión. La Península de Samaná es lo que podríamos llamar la "joya oculta" dominicana, y el secreto más celosamente custodiado por los viajeros que la conocen. Sus tierras casi vírgenes permanecen por ahora alejadas del turismo masificado, aunque el establecimiento de algunas grandes empresas hoteleras indica un pronto auge de la actividad para dentro de pocos años. Por ese motivo ahora es el mejor momento para visitar Samaná, mientras aún conserva su encanto indomable y sus maravillosos paisajes tropicales.

La orografía accidentada y montañosa de Samaná es la responsable del poco turismo que se acerca a esta zona. No hay lugar para grandes aeropuertos, sino sólo para pequeños aviones y avionetas. Los hoteles y resorts grandes brillan por su ausencia, y el turismo se suelen concentrar en los llamados hoteles boutique, pequeños establecimientos llenos de encanto donde lo primordial es que el viajero se sienta, literalmente, como en casa.

Samaná se encuentra al nordeste de la República Dominicana, y cuenta con una extensión de 850 km2, poblados por casi 92.000 habitantes. Muchos de ellos son descendientes de esclavos procedentes de Estados Unidos o el resto de las Antillas, por lo que los apellidos anglosajones son habituales. Cordiales, hospitalarios y alegres, son otro de los atractivos de esta fantástica y desconocida península. Pero la protagonista de excepción de Samaná es, sin duda, la Naturaleza; esta región es el paraíso para cualquiera a quien le gusten los escenarios naturales, y en ella se pueden realizar todo tipo de actividades. Senderismo, ciclismo de montaña, buceo, rutas a caballo o los célebres avistamientos de ballenas jorobadas son un ejemplo de lo que la provincia tiene para ofrecer. El Parque Nacional de los Haitises es un buen ejemplo de la espectacular escenografía de Samaná, pero también lo son sus largas y maravillosas playas (mucho menos concurridas que las de otros puntos de la geografía dominicana) o algunos lugares tan espectaculares como la cascada conocida como el Salto del Limón.

La capital de la región se llama Santa Bárbara de Samaná, pero se la conoce simplemente como Samaná. Las poblaciones de la zona se caracterizan por la profusión de viviendas de madera pintadas de alegres y atractivos colores, que otorgan su peculiar e inconfundible aspecto a los pueblos y ciudades. En estos lugares, el viajero tendrá la oportunidad de disfrutar de pequeños pero estupendos restaurantes, así como de disfrutar de la hospitalidad de los dominicanos de la zona. Otra interesante actividad son las compras; quienes visiten la región no deben esperar encontrar grandes centros comerciales ni zonas con boutiques de lujo, pero sí calles plagadas de pequeños comercios donde adquirir la bella artesanía de la zona (madera tallada, collares de coco... e incluso puros que no tienen nada que envidiar a los habanos) o tomar un ron dominicano al atardecer, contemplando una hermosa puesta de sol sobre el mar.

Se recomienda contratar un seguro de viaje personal que cubra los gastos médicos, ya que la asistencia sanitaria a extranjeros no es gratuita y conlleva costes elevados.

Otras guías de viaje:

Costa de Portugal:

Otros:

Logitravel S.L.- Agencia de viajes on-line con el CI. BAL 471, 2004 - Todos los derechos reservados
Footer Thawte
true getPixeles@logitravel@0@0@False false