Viajes

Guía de viaje Suecia

Identificación

Suecia: Bajo el sol de medianoche

Introducción

Introducción Suecia Magníficos parajes naturales, hermosas ciudades y un sistema de organización que hace palidecer de envidia a cualquier país del mundo. Así es Suecia, un país hipnótico que, pese a ser miembro de la Unión Europea desde 1995, no ha renunciado a sus programas económicos y sociales, que la han encumbrado como uno de los Estados más igualitarios del mundo.

La vibrante historia de este territorio escandinavo está a la altura de las maravillas de este destino de ensueño. Habitada desde el Neolítico, Suecia aparece citada por primera vez en la obra de Tácito (siglo I d.C.), mientras que en los siglos VIII y IX ya se tienen noticias de las andanzas de los vikingos suecos. En el siglo XII, el rey Eric IX conquistó y cristianizó el territorio de la actual Finlandia y en el año 1319 el país se alió con la corona noruega. La reina de Dinamarca fue aceptada entonces como soberana sueca, lo que supuso a Suecia depender de los daneses hasta 1523, momento en el que el rey Gustavo I los expulsó y convirtió el país en una potencia militar. En 1709, el Imperio se desmembró y el país quedó bajo la órbita de Rusia. Casi un siglo después, Gustavo IV (1792-1809) cedió Financia a los rusos.

Ya en el siglo XX, Noruega se independizó de Suecia de manera pacífica en 1905. El país se mantendría neutral durante las dos Guerras Mundiales y dirigido por gobiernos socialdemócratas desde los años treinta y hasta 1991, con un único paréntesis entre 1976 y 1982. En 1995, se produjo la entrada de Suecia en la Unión Europea, aunque hasta la fecha no ha querido sustituir el euro por su moneda, la corona sueca.

Además de ser todo un capricho para los cinco sentidos —sus encantadores pueblos y ciudades contribuyen a la causa—, Suecia es también una opción inmejorable para todos aquellos que deseen practicar deportes de invierno en la preciosa región de Laponia, embelesarse ante la magnífica estampa que brinda el lago Torneträsk, desplazarse hasta los Alpes escandinavos para escalar el Kebnekaise —cuyos 2.115 m la convierten en la montaña más alta del territorio sueco— o vivir la experiencia única de contemplar el sol de medianoche.

A la hora de contratar vuelos a Suecia, lo más fácil es volar desde Barcelona o Madrid hasta la capital del país, la bellísima Estocolmo, en trayectos operados por aerolíneas como SAS o Sterling. En cuanto a los hoteles en Suecia, no es difícil encontrar alojamientos para todo tipo de públicos —algunos tan originales como los hoteles de hielo—, aunque los precios no son económicos.

Sea como fuere, los 1.001 encantos de este país escandinavo aguardan al viajero en cualquier época del año, dispuestos a dejar en sus retinas y en su espíritu un grato y eterno recuerdo.

Otras guías de viaje:

Costa de Portugal:

Otros:

Logitravel S.L.- Agencia de viajes on-line con el CI. BAL 471, 2004 - Todos los derechos reservados
Footer Thawte
true getPixeles@logitravel@0@0@False true