0 Mensajes
Mis últimas búsquedas...
Viajes

Gastronomía en Corea del Sur

Corea del Sur: La tierra de la mañana tranquila

Gastronomía coreana: a la sombra del gigante asiático

Gastronomía en Corea del Sur Si por algo se caracteriza la cocina de Corea del Sur es por su extraordinaria similitud con la que se lleva a cabo en China y en Japón. No obstante, este rasgo no es de extrañar, si se tiene en cuenta que el territorio coreano ha estado bajo el dominio de ambas en algunos momentos de su historia. Con ellas comparte el empleo cotidiano de la salsa de soja y del arroz —cereal del que se cultivan infinidad de variedades— y que suele servirse mezclado con carne de cerdo, pollo y verduras.

Pese a todo, cabe reseñar que la gastronomía local ha sabido preservar algunas particularidades, tales como sus delicados sabores, o la casi obsesiva utilización del ajo como condimento. Asimismo, Corea del Sur es quizás el país de Asia oriental en el que más se recurre al vapor para preparar los alimentos. Aunque a priori la tradición culinaria de este país pueda parecer complicada, su cuidada presentación se obtiene mediante métodos sencillos.

Entre los alimentos más recurrentes del recetario surcoreano, habría que aludir a las sopas, el pescado, las verduras y el tofu, que se obtiene de la fermentación de la soja. A su vez, y a diferencia de lo que sucede con otras escuelas gastronómicas del sudeste asiático, las especias se usan con moderación. En cualquier caso, en sus fogones confluyen algunos ingredientes definitorios, tales como el vino de arroz (makkoli), de fresas o de cerezas, o las raíces de gingseng, un tubérculo originario de la zona, de sabor amargo y con propiedades reconstituyentes. El gignseng es muy apreciado en la elaboración de sopas.

En la actualidad, los restaurantes de la capital, Seúl, han adaptado numerosos tics de otras tradicionales culinarias, con el propósito de adaptar sus propuestas a los gustos  del turismo occidental. Es por ello que la verdadera cocina coreana se encuentra sobre todo en las pequeñas poblaciones del país. Para descubrirla, se recomienda encarecidamente visitar los kisaeng, unos establecimientos equivalentes a las casas de té japonesas.

Entre las recetas más típicas de Corea del Sur, cabe mencionar, por encima de todo, el kimchi, una choucroute fermentada, a base de col china con zanahoria, cebolla y guindilla, que sirve como guarnición. Otras especialidades vegetarianas destacados serían el chap chae (fideos de arroz con verduras) y el kajitchim (berenjenas rellenas al vapor). Por otro lado, la carne y el pescado también reclama su lugar en la gastronomía coreana, con platos como la ternera con calamares, la ensalada de algas con calamares, los pimientos relleno de gambas, los langostinos fritos, oson (pescado relleno al vapor), el twaejigogi saektchim (carne de cerdo rellena de verduras) o el bullgogi (guiso de ternera y soja). En el apartado de postres, se aconseja degustar el plátano caramelizado.

A diferencia de lo que ocurre en otros estados limítrofes, los surcoreanos no suelen beber té ni café. En todo caso, se decantan por agua fría o hervida, a la que en ocasiones añaden cebada tostada o arroz quemado. Al mismo tiempo, cuentan con un curioso licor nacional: el soju, que se obtiene de la destilación de la patata.

Footer Thawte