0 Mensajes
Mis últimas búsquedas...
Viajes

Qué visitar en Huelva

Huelva: Una ciudad de descubridores, puestas de sol y humedales

Un casco antiguo reconstruido como centro de múltiples opciones

Qué visitar en Huelva Como hemos comentado, el terremoto de Lisboa destruyó el casco antiguo de Huelva en el siglo XVIII, dejándolo completamente desolado y destruyendo los edificios de los siglos anteriores. Lejos de abandonar el lugar a su suerte, el siglo XIX impulsó la reconstrucción de la ciudad levantando edificios tan emblemáticos como la Estación de Tren, realizada en estilo neo-mudéjar. Ya en el siglo XX, durante la primera mitad se construyeron el Ayuntamiento y el Gran Teatro, así como muchas casas señoriales y palacios como el Palacio de Mora Claros, el de las Conchas o el Gran Hotel París. Muy especialmente destaca la llamada Casa Colón, erigida a finales del s. XIX para conmemorar el IV Centenario del Descubrimiento de América y que en principio fue un hotel de lujo; como anécdota podemos señalar que esta casa vio nacer al Recreativo de Huelva, el club decano del fútbol español. Otro buen ejemplo de construcciones de principios de siglo es el llamado Barrio Obrero y que en realidad responde al nombre de Barrio de Reina Victoria. Las viviendas de esta zona fueron erigidas por encargo de la empresa británica Rio Tinto Company Ltd. para alojar en ellas a sus trabajadores; lo que antes fueron casas de obreros son hoy bellas edificaciones, que siguen el diseño y la urbanización típicamente británicas de la época.

En el apartado de construcciones religiosas, Huelva no se queda atrás. Probablemente la representación más conocida e interesante de este tipo de arquitectura sea la Catedral de la Merced, erigida en el siglo XVII y de estilo de transición entre el Renacimiento y el Barroco. La Catedral está situada en la plaza que lleva su mismo nombre, y junto a ella se ubica la actual Universidad de Huelva, con sede en el antiguo Convento de la Merced. Otra iglesia que merece la pena visitar es la Iglesia Parroquial de San Pedro, de estilo mudéjar y construida en el siglo XV; y por supuesto, la Iglesia de la Concepción (s. XVI) y la Ermita de la Soledad (S. XVII) también son dignas de consideración. Y no podemos terminar un recorrido por la arquitectura religiosa de Huelva sin mencionar el Santuario de Nuestra Señora de la Cinta, donde Cristóbal Colón rezó tras su primer viaje para agradecer el éxito de la expedición. Desde este Santuario es posible contemplar bellas puestas de sol.

Si lo que buscamos son largos paseos a lo largo de la costa, al atardecer, lo mejor es que nos dirijamos a los Muelles de Tinto y de Tharsis, antiguos muelles erigidos por los británicos para cargar y transportar mineral desde localidades como Andévalo, y embarcarlo hacia el Reino Unido. Y si lo que queremos es disfrutar de la playa, Huelva cuenta con una excelente: la Playa del Espigón. Se trata de un tranquilo y poco concurrido arenal de tres kilómetros de longitud, y merece la pena visitarla tan sólo porque forma parte del Parque Natural de las Marismas del Odiel, que hay que atravesar para llegar a la playa. Los amantes del nudismo y de la tranquilidad encontrarán en la Playa del Espigón su particular paraíso. Y aprovechando la visita, no podemos dejar de admirar las Marismas del Odiel; calificadas como Reserva de la Biosfera, siguen en importancia al Parque Natural de Doñana y contienen dos reservas naturales. Hay rutas organizadas en minibús, a pie, interpretativas, en tren neumático y en barco para los viajeros que quieran conocer a fondo todos sus secretos.
Footer Thawte