EEUU, 18 Días Añadir a Favoritos

Ruta Musical por el Sur (Musical Roots of the South)

A tu aire en coche

Desde 1.921  €  1.795  € 
EEUU: Ruta Musical por el Sur (Musical Roots of the South), a tu aire en coche

Viaja al compás de la música por las ciudades americanas más melódicas

Si esta Ruta fuera un pentagrama, estaría plagada de grandes notas y de pocos silencios. Elegir este itinerario es apostar por varios géneros musicales, muy diversos, pero con un denominador en común: el alma. El blues, el soul, el rock & roll o el country son los 4 estilos mayoritarios en las ciudades que visitarás. Dallas, Houston, Austin, Nueva Orleans o Atlanta son tan solo una representación de lo que te espera. Ciudades para visitar de día y que guardan tesoros escondidos de noche. Decenas de salas en las que la música en directo es su santo grial. Es por eso que te planteamos dos noches en alguna de las grandes capitales, para que tengas tiempo de visitar el mayor número de locales posible, para que exprimas todos y cada uno de los acordes que te esperan sobre el escenario. Tendrás tiempo de visitar museos, como el de los Grammy o el de B.B. King, la casa donde nació Elvis o uno de los negocios de Dolly Parton, la reina del Country. Al mismo tiempo, te proponemos un día en la playa, de relax, en Houston, y un día de pleno contacto con la naturaleza antes de llegar a Atlanta. Además, podrás conocer la plantación donde nació el Blues y el lugar en el que -según cuenta la leyenda- Robert Johnson vendió su alma al diablo para convertirse en el mejor guitarrista de todos los tiempos. Afortunadamente, no te hará falta llegar a ningún pacto con el averno para realizar este inolvidable viaje por ocho Estados. Ponte en Ruta y descubre la fascinante “Ruta Musical por el Sur de los Estados Unidos” (Musical Roots of the South).

Servicios incluidos en el viaje

  • Vuelo ida y vuelta.
  • Estancia en el hotel seleccionado en Dallas - Tx.
  • Régimen seleccionado en Dallas - Tx.
  • Estancia en el hotel seleccionado en Austin - Tx.
  • Régimen seleccionado en Austin - Tx.
  • Estancia en el hotel seleccionado en San Antonio - Tx.
  • Régimen seleccionado en San Antonio - Tx.
  • Estancia en el hotel seleccionado en Houston - Tx.
  • Régimen seleccionado en Houston - Tx.
  • Estancia en el hotel seleccionado en Nueva Orleans.
  • Régimen seleccionado en Nueva Orleans.
  • Estancia en el hotel seleccionado en Indianola - Ms.
  • Régimen seleccionado en Indianola - Ms.
  • Estancia en el hotel seleccionado en Birmingham - Al.
  • Régimen seleccionado en Birmingham - Al.
  • Estancia en el hotel seleccionado en Gatlinburg - Tn.
  • Régimen seleccionado en Gatlinburg - Tn.
  • Estancia en el hotel seleccionado en Atlanta - GA.
  • Régimen seleccionado en Atlanta - GA.
  • Coche de alquiler.

Servicios NO incluidos

  • Autorización Electrónica (ESTA/ETA) para entrar en Estados Unidos (EE.UU.).
Itinerario Completo

Día 1: España - Dallas

A la hora indicada, presentación en el aeropuerto para salir en vuelo desde la Ciudad de Origen con destino a la Dallas. Después de efectuar los pertinentes trámites de llegada y aduaneros, recoge tu coche de alquiler y empieza a disfrutar de tus vacaciones. (Nota. En abril, la ciudad celebra uno de sus eventos musicales más señalados: el “Deep Ellum Arts Festival”. Es un festival que cuenta con más de 25 años de historia, gratuito, y que congrega a los grandes talentos del momento de distintas disciplinas. Otro de los grandes atractivos musicales de la ciudad es el “Morton M Meyerson”, uno de los espacios más grandes del mundo donde poder escuchar la mejor ópera. Los conciertos del Coro y la Orquesta Sinfónica de Dallas también son un gran reclamo en la ciudad). Alojamiento en Dallas.

Día 2: Dallas

Podemos dedicar la mañana a visitar la ciudad y dejar la música para después de comer y para la noche. Conocer la ciudad nos ayudará a comprender mucho mejor su relación histórica con la música. Proponemos visitar la Torre Reunión, el Museo del Sexto Piso -que recuerda el asesinato de John Fitzgerald Kennedy el 22 de noviembre de 1963-, Chinatown, el Parque de las 6 banderas y sus montañas rusas. Caminar por Pioneers Square, adentrarse en la Catedral o subirte al tranvía de Mackinney Avenue. A la hora de comer, nada mejor que probar la carne a la brasa, la especialidad local. Encontrarás centenares de restaurantes que la sirven. Guíate por la opinión de algún lugareño y seguro que aciertas. Pasear por Park City y por el Distrito Cultural puede ser el nexo perfecto entre turismo y música, así que puede ser un plan acertado para después de comer. Puedes visitar teatros, jardines, el Centro de Artes Escénicas y una gran diversidad de museos -Nasher, Meadows- y galerías de arte comprometidas con las últimas vanguardias. (Nota. Consulta horarios de los centros culturales que más te interesen antes de planificar la jornada. Ten en cuenta, que suelen cerrar sobre las 17.00h/18.00h. Entrada no incluida). La noche hay que planearla bien. La elección de los locales debería hacerse con tiempo, consultando las bandas y actuaciones musicales que se celebran durante tu estancia en la ciudad. Si no las conoces, tienes tiempo de conocerlas y hasta de aprenderte sus canciones. Recuerda que las actuaciones más demandadas suelen agotar pronto sus entradas, por lo que te animamos que en esos casos adquieras on line las entradas antes de efectuar el viaje. ¿Alguna recomendación? Entre las principales salas de la ciudad se encuentran “Trees”, “House of Blues” -bajo su escenario hay tierra traída expresamente del Delta del Mississippi-, “Bomb factory” -en los alrededores de Deep Ellum-, “Magnolia”, “Dada”, “The Balcony Club” y “Teatro Lakewood”. Fuera del circuito, no dudes en consultar la agenda del “American Airline Center”. Por aquí han pasado las voces más importantes del panorama musical internacional y es probable que tu visita coincida con algún concierto de un grande de la música. Alojamiento en Dallas.

Día 3: Dallas - Austin

Una vez dejes atrás Dallas, tardarás unas 3 horas y media en llegar a Austin, tu próximo destino. Transitarás por la 35E y por la 35, carreteras cómodas y sin tramos peligrosos. Nuestro consejo es salir pronto para evitar tráfico, parar en West a desayunar y merendar en Gourdough. Austin es una ciudad joven, canalla, y eso se traduce en una ardiente vida cultural y musical. Tanto, que hay más de 200 locales en los que puedes escuchar música en directo. Es considerada la capital de la música en directo de todo Estados Unidos y, probablemente, del mundo. Una gran mayoría se encuentran ubicados cerca de Congress Avenue, alrededor de la 4ª y la 6ª. Aunque la ciudad nunca duerme, siempre hay alguien cantando o tocando en alguna esquina o en alguna calle. Aquí se respira y se escucha talento por toda la ciudad. Hay decenas de festivales, concentrados sobre todo durante el verano, aunque también los hay en el resto de meses del año, como el “South by Southwest”. Te sorprendera comprobar como hasta en tiendas de bicicletas, como es el caso de “Mellow Johnny's Bike Shop”, se organizan conciertos con artistas reconocidos. ¡El concierto de Jovanotti fue antológico! Por lo que respecta al turismo, puedes empezar tu visita a la ciudad en el Capitolio y sus alrededores. El edificio es majestuoso, tanto por fuera como por dentro. Su cúpula es despampanante y es de las más grandes del país. Superlativa es también la estrella que preside la siguiente parada, en el Museo de Historia. Por estos lares, la gastronomía es algo casi sagrado. Al gran número de restaurantes de moda, se unen los “food trucks” y puestos callejeros que suelen encontrarse en las calles más céntricas. La tarde la puedes reservar para conocer los barrios de East Austin y South Congress, conocido como SoCo, los dos más hipsters y modernos de la ciudad. Para cenar, puedes dirigirte a Congress Avenue. El abanico de opciones es amplísimo y ya estarás cerca de las principales salas de música. Entre nuestras recomendaciones se encuentran “The Elephant Room” (315 Congress Avenue), “Jazz Austin Acoustical Cafe” -no se venden bebidas alcohólicas ni se puede fumar-, “Shoal Creek”; “The hole in the wall”, “Garage Cocktail Bar”, “Continental Club”, “The Broken Spoke”, “Sahara Lounge” y “The Nook Amphitheater”. Alojamiento en Austin.

Día 4: Austin

Cualquier excusa es buena para pasar otro día en Austin y tener la oportunidad de inspeccionar más locales de música en vivo. Pero eso será cuando empiece la noche. Tras desayunar, puedes continuar con la visita de la ciudad. Si el calor aprieta, puedes irte de compras por la calle 2 y refugiarte en las tiendas bajo el aire acondicionado o buscar cobijo y sombra en el Zilker Park, donde podrás bañarte en su piscina o alquilar un barco para navegar por el fotogénico río Colorado. No te vayas muy lejos, porque hoy toca probar una buena barbacoa texana para comer, y los mejores lugares se encuentran alrededor del parque. Puedes probar la de cerdo o la de ternera, o ambas si eres un valiente. Aprovechando que tienes el coche, puedes desplazarte hasta la Biblioteca y el Museo Presidencial Lyndon B. Johnson, que cuenta con un aparcamiento gratuito, y en donde podrás contemplar una réplica del despacho oval de Washington. El edificio está dedicado al expresidente Johnson y en él podrás descubrir muchos secretos ligados a varios presidentes. Por fuera, el edificio es digno de admirar. Antes de que caiga la noche, puedes dedicarte a buscar graffitis por la ciudad. Te aseguramos que no te será nada difícil encontrarlos porque decoran gran parte de los edificios de Austin. Pero calcula bien el tiempo porque al atardecer deberías estar sobre el puente de la Congress Avenue. Aquí, cada día de primavera se produce un espectáculo natural impresionante. Más de un millón de murciélagos salen de su escondite para buscar su primer alimento del día, formando la mayor colonia urbana de este tipo de animal en el país. Si no te parece suficiente, siempre puedes llevar la experiencia al límite y embarcarte en alguno de los cruceros que surcan el río y que se detienen para contemplar la escena. Por la noche, puedes continuar conociendo locales de música, aunque si tu visita coincide con el mes de octubre, no te puedes perder el “Austin City Limits”. Las entradas suelen agotarse incluso antes de que se conozca el cartel porque por aquí han pasado artistas de la talla de Lana del Rey, Eminem, Manu Chao, Lorde, Sam Smith… Alojamiento en Austin.

Día 5: Austin - San Antonio

Probablemente dejarás Austin con cierta nostalgia, aunque debes saber que tienes mucho viaje por delante y muchas sorpresas por descubrir. Una de ellas es San Antonio, que se encuentra aproximadamente a una hora y media de distancia por la 35. Son 130 kilómetros que se pueden realizar sin descanso o parando, si lo ves necesario, en Gruene o en Buc-ee's, que se encuentran a mitad de camino. Para poder disfrutar de la música en San Antonio, lo mejor es hacer una noche aquí, puesto que la mayoría de locales ofrece sólo música en directo y actuaciones en horario nocturno. Mientras llega la noche, aprovecha y sal a conocer la ciudad, que tiene muchos atractivos que ofrecer. Uno de los más populares es “El Álamo”. Conocida también como la “Misión de San Antonio de Valero”, es de entrada gratuita. Si quieres saber qué pasó aquí en 1836, no hay nada mejor que ver el western de John Wayne titulado “El Álamo”, que narra a la perfección la batalla por la independencia. No tendrás que abrir la cartera tampoco para disfrutar del Riverwalk, un agradable paseo junto al río San Antonio. Es una de las joyas de la ciudad. Es una red de caminos y pasarelas rodeadas de bares, restaurantes y muchas obras de arte. De hecho, sólo con el hecho de pasear por aquí saciará cualquier anhelo de visitar un museo. Une “El Álamo” con las otras 4 misiones, por lo que podrás visitarlas si así lo deseas. Además, cuenta con un amplio abanico de comercios por si quieres ir de compras. A la hora de comer, puedes desplazarte hasta Pearl Brewery, la meca de la gastronomía. Pearl es un compendio de restaurantes de autor, de tiendas locales y cuenta con un campus del Instituto Culinario de América. Posee también una fábrica de cerveza y mucha pasión por la comida y la bebida. Aquí todo está cuidado al milímetro, desde los restaurantes hasta el paseo por el río. Por la tarde, puedes dirigirte a los alrededores de la Catedral de San Fernando. Este hermoso edificio es famoso por ser la catedral, pero también porque en su fachada se realizan proyecciones de mapping espectaculares. Al atardecer empezarás a vivir la vertiente más musical de la ciudad. San Antonio es de los mejores lugares para escuchar estilos de música tan dispares como el heavy metal o el jazz. Entre sus locales más emblemáticos se encuentrán el “Paper Tiger” y el “Jazz Tx”. Alojamiento en San Antonio.

Día 6: San Antonio - Houston

Tienes por delante dos días con sus dos noches para disfrutar de Houston, por lo que puedes despedirte de San Antonio con tranquilidad. Si te quedó algo por ver ayer, aprovecha parte de la mañana antes de partir a tu siguiente parada. En cambio, si estás deseoso de conocer Houston, sal directo por la 10, una carretera ancha y que no presenta problemas y, 320 kilómetros después, llegarás a Houston. Para hacer el trayecto más ameno, puedes detenerte en Schulenburg para tomarte un refrigerio y continuar el viaje hacia la ciudad más poblada de todo el Estado. Otra alternativa es cargar tu reproductor de música de alguno de los artistas que han tocado últimamente en tu próximo destino. “Ben Harper”, “The Lumineers” o “Alice Cooper” son sólo algunas sugerencias. Houston es una potencial musical, aunque su máximo apogeo comienza al anochecer. Por eso te planteamos dos noches en la ciudad, para que tengas tiempo de visitar el máximo número posible de locales de música en directo. Si tu estancia cae en fin de semana, puedes comenzar el recorrido en Traders Village, un mercado al aire libre que no tiene competencia en la ciudad. Es mágico y, además de ser un lugar ideal para comprar, es la sede de festivales y actuaciones en vivo, por lo que irás calentando motores para todo lo que tienes por delante. Sólo está abierto el sábado y el domingo, así que si llegas otro día, puedes ir directamente al Little White Oak Bayou, donde llegarás casi sin querer porque es donde desemboca la 10, por donde has transitado las últimas horas. Aparca el coche y disfruta de un paseo bordeando el Buffalo Bayou. Hay 40 kilómetros de pistas y caminos, así que selecciona qué te interesa más visitar y calcula que tienes que ir y volver, puesto que dejarás el coche aparcado en tu punto de inicio. Es un paseo muy agradable y te sentirás bien al respirar aire puro en una metrópolis de este tamaño. Cuando acabes, dirígete hacia el Downtown y en Central Business District, en donde te sentirás pequeño ante tanto rascacielos. Main Street -cuidado con el tren- y el City Hall son algunos de los imprescindibles, como lo es la escultura de Joan Miró “Personaje y pájaros” que fue instalada en 1982. Cuando finalices tu visita al corazón financiero, puedes acudir al Buffalo Bayou Park, un parque cuya remodelación ascendió a 58 millones de dólares. La inversión ha dado sus frutos y es un lugar perfecto para practicar diversos deportes. Puedes alquilar una bicicleta, canoas y kayaks para recorrer el río Buffalo Bayou. Al finalizar, será la hora de comer. Una buena idea es acercarse a Green Street, donde encontrarás una gran oferta gastronómica. Si quieres degustar comida rápida, tienes muchas opciones. Si eres de los que prefiere comer en un restaurante, tienes un amplio abanico de posibilidades. Tras el almuerzo, puedes hacer de cowboy y buscar alguna tienda de botas. Es probable que al entrar en el establecimiento lo hagas sin intención de comprar nada, pero es muy probable que el espíritu vaquero te invada y salgas con las botas puestas o envueltas para regalo. A continuación, dirígete al Centro Espacial de la NASA, donde podrás aprender todo lo referente al espacio y a las diferentes misiones que han abandonado la Tierra. Hay una sección dedicada exclusivamente a Marte y otra a la Estación Espacial Internacional, entre otras muchas. Muy cerca de aquí, y aprovechando que el atardecer no andará lejos, puedes acercarte al Muelle de Kemah. Kemah Boardwalk es diversión, atracciones y un buen destino para pasear. Mirando a la bahía de Galveston, se agolpan decenas de restaurantes temáticos que desprenden olor a mar. Aún así, es recomendable regresar al centro de la ciudad para hacer lo que hemos venido a hacer a Houston: vivir la música. Hay decenas de clubes y locales de gran calidad donde escuchar música en vivo, por lo que te aconsejamos que revises sus páginas web, veas qué programan para esta noche, y selecciones la propuesta que más se ajusta a tus preferencias musicales. Entre los más selectos se encuentran “The Continental Club”, “White Oak Music Hall”, un espacio para la celebración de grandes conciertos. De hecho, Ben Harper, The Lumineers y Alice Cooper son algunos de los artistas que han pasado por aquí recientemente. ¿Necesitas más recomendaciones? Pues apunta el “Fitzgerald’s”, “House of Blues”, “Bohemeo’s”, “Café 4212”, “Cézanne Jazz Club”, “Catbirds”, “Firehouse Saloon” y “The Redneck Country Club”. ¡Prepárate para una noche memorable! Alojamiento en Houston.

Día 7: Houston y alrededores

Houston y sus alrededores son enormes, así que tienes a tu disposición una gran oferta de ocio y entretenimiento. El hecho de tener un coche a tu disposición, te permitirá plantearte salir de la ciudad para ir a visitar alguno de los lugares interesantísimos que hay relativamente cerca. La agenda de ayer estaba apretada, así que si te dejaste algo por ver por falta de tiempo puede ser un buen momento para verlo. Si lo conseguiste, hoy te sugerimos 5 escapadas: Galveston, Corpus Christi, Port Aransas, Mustang Island o The Woodlands. Galveston es una isla situada a una hora de distancia del centro de Houston. Para llegar hasta allí tendrás que cruzar el Galveston Causeway, que te conducirá directamente a un universo de ocio y diversión. Cuenta con un parque de atracciones que abre los 365 días al año. Es el Galveston Island Historic Pleasure Pier, donde sentirás que las horas pasan más rápido de lo normal. Igual de intrépido y divertido es el Schlitterbahn Galveston Island Waterpark, un parque acuático que abre todo el año gracias a que se vuelve indoor en los meses de frío. Además, la isla alberga otras 12 grandes atracciones entre museos e instalaciones de ocio. Por otra parte, Corpus Christi se encuentra a más de 3 horas de distancia de Houston, por lo que debes planteártelo como una escapada de todo el día. Es sinónimo de playa y la zona más famosa es la de North Beach. El aparcamiento aquí es gratuito y cuenta con todo tipo de servicios. Aquí podrás visitar el portaaviones “U.S.S Lexington”, uno de los buques más grandes del ejército naval de los Estados Unidos. Cerca de Corpus Christi está Port Aransas, otra zona de playa. Cuenta con menos vida que su localidad vecina, pero eso supone que su arena suele estar menos concurrida. Una parte del parking es gratuito y otra es de pago, por lo que estate alerta y no te equivoques. Tanto desde Corpus Christi como desde Port Aransas puedes desplazarte hasta Mustang Island State Park, un refugio playero muy natural. Es ideal para surfear, para bañarse o incluso para pescar. De hecho, si eres aficionado a la pesca este es un sitio perfecto para presumir de capturas. El parque estatal Mustang Island State Park, además, ofrece la posibilidad de avistar aves que utilizan este lugar como escala en sus migraciones. Todo esto hacia el sur, pero si no quieres mancharte de arena o no te va el sol y el agua, siempre puedes descubrir The Woodlands, a 30 minutos al norte por la 45. Su anfiteatro es la envidia de cualquier capital mundial. De hecho, ha sido votado como el segundo mejor del mundo y sólo el año pasado acogió 64.000 espectadores en obras teatrales y más de 350.000 en conciertos. Es muy activo durante todo el año y es probable que el día que recorras la ciudad haya una actuación de primer nivel. Se llama “Cynthia Woods Mitchell Pavilion” y suele ofrecer una serie de asientos gratuitos. Estate atento y ¡disfruta! La última sugerencia pasa por no salir de la ciudad, visitar el zoo, el aquarium y alguno de sus parques acuáticos y guardar energías para la noche. (Nota. Además de los locales, Houston cuenta con una amplia red de grandes espacios y recintos preparados para grandes conciertos: Toyota Center, Minute Maid Park, Stereo Live, Arena Theatre o el Revention Music Center son sólo algunos ejemplos). Alojamiento en Houston.

Día 8: Houston - Port Arthur - Lafayette - Nueva Orleans

Esperamos que la noche no fuera muy larga ayer porque hoy tienes por delante un día de lo más entretenido. Mucha carretera y muchas cosas que ver, así que carga las pilas con un buen desayuno y ponte en Ruta a primera hora. La primera parada es Port Arthur, a 144 kilómetros de distancia por la 10. Vale la pena detenerse aquí, sobre todo para adentrarse en el Museum of the Gulf Coast. ¿Y qué hay de interesante en el museo de la costa del golfo? La respuesta es su “Music Hall of Fame”. Un espacio en el que cabe la historia de 60 músicos de estilos tan diferentes como el rock, el blues, el soul o el jazz y con nombres tan ilustres como Janis Joplin, Jimmy Johnson o Robert Rauschenberg. Al finalizar tu visita, regresa al asfalto y dirígete a Lafayette. Tienes dos opciones, cubrir los 215 kilómetros por el interior o decantarte por la costa, donde el trayecto se eleva hasta los 260 kilómetros, pero las vistas son más agradables. Tú decides. Lafayette es sinónimo de música y comida cajún y zydeco. Son muy frecuentes las sesiones de música donde se pone en práctica la improvisación cajún o los bailes cajún y zydeco. Es hermosa la St John Cathedral y el Vermilionville, un museo vivo de la cultura cajún y criolla. Es un lugar perfecto para comer, sobre todo marisco, cangrejos de río y pescados. Con el estómago saciado, puedes dirigirte hacia el destino final del día: Nueva Orleans. Son 220 kilómetros de camino que, probablemente, los cubras en más de 2 horas y media. Después de tantas horas de coche, te proponemos que descanses algo en el hotel, te asees y salgas en busca comida y buena música. Tendrás todo el día de mañana para visitar la ciudad, pero sólo dos noches para disfrutar de la infinidad de locales que convierten a Nueva Orleans en una de las ciudades americanas más interesantes desde el punto de vista musical. Alojamiento en Nueva Orleans.

Día 9: Nueva Orleans

Los desperfectos causados en 2005 por el huracán Katrina, uno de los más devastadores de lo que llevamos de siglo XXI, se dejarán ver en décadas. El agua cubrió más del 70 por ciento de la ciudad y provocó daños millonarios. Pero si algo tiene Nueva Orleans es el coraje y el empuje suficiente para salir adelante. Y así ha sido, la música no ha dejado de sonar y los estragos del huracán se han sobrellevado con valentía y tesón. Fundada por los franceses en el año 1718 y entregada a manos españolas en el mismo siglo, la ciudad mantiene grandes influencias de ambos países, sobre todo desde el punto de vista arquitectónico. Lo comprobarás si empiezas la visita de la ciudad es el French Quarter, el barrio francés. Es, sin duda, el centro de Nueva Orleans. Dentro de este distrito, no dejes de visitar Jackson Square, la Catedral de Saint Louis y piérdete entre los tenderetes y las tiendas de las decenas de artistas que habitan y trabajan en esta zona de la ciudad. Es el rincón más bohemio y uno de los más agradables y sorprendentes para pasear. El espíritu de las plantaciones está muy presente en el barrio de Garden District. Algunos de los antiguos terratenientes y propietarios de estas mansiones están enterrados a buen seguro en uno de los dos grandes cementerios de la ciudad: el de Saint Louis y el de Lafayette. ¿Y por qué mencionar el nombre de dos camposantos? Porque dicen los viajeros que no se conoce de verdad una ciudad hasta que se recorren sus cementerios. Y Nueva Orleans no es una excepción. Si puedes, contrata algún guía que te explique las historias y las leyendas que rodean las tumbas y mausoleos más destacados. Otra opción es pasear por alguna de las orillas del río Mississippi, donde podrás subirte a uno de los ferries que lo recorren a ritmo de blues o de jazz. Es una gran experiencia. A la hora de comer, si quieres sentarte y comer con mantel y cubiertos, tu destino es de nuevo el French Quarter. Por la zona, siempre puedes degustar platos cajún, como la Jambalaya, o comerte uno de los bocatas más famosos de la ciudad: los po-boys. Panes repletos de contenido que saciarán tu apetito sólo con verlos. Después de comer, si estás aún por el río Mississippi, una buena opción para bajar la comida es dar un paseo por Audubon Park, una gigantesca extensión de terreno en la que podrás dar de comer a los patos más insaciables que te hayas cruzado jamás. ¡No tienen límite! La noche no la puedes acabar en otro sitio que no sea Bourbon Street. Su nombre ya nos da una pista de qué te encontrarás. 24 horas de fiesta, música y en algunas dosis de desenfreno que no dejan indiferente a nadie. Te guste o no la fiesta es recomendable pasarse aunque sea sólo por verlo -aunque sea de lejos. Para aquellos que busquen un buen local de jazz para acabar la velada, una buena opción es cualquiera de Frenchmen Street. Alojamiento en Nueva Orleans.

Día 10: Nueva Orleans - Baton Rouge - Natchez - Vicksburg - Indianola

Te sorprenderá en cuanto pongas el primer pie en Baton Rouge. Su Museo de Ciencia y su Planetario son de primer nivel, al igual que todas las plantaciones que te habrás ido encontrado desde Nueva Orleans hasta aquí. Hay 26. Las más destacadas son “Houmas House”, “Oak Alley” y “Laura”. No sólo son fascinantes por sus paisajes, sus construcciones y su historia. No olvides que aquí, en estas tierras, se plantaron las semillas del blues y el jazz, cuando los antiguos esclavos cantaban con melancolía. En gran medida, a ellos les debemos la existencia de la “Ruta 61”. La misma que te acompañará durante todo el día. Al dejar Baton Rouge mantente atento porque aquí hay una de las plantaciones más fascinantes de todas las que te encontrarás hoy. En St Francisville, dirígete a The Myrtles. Una mezcla de superstición y misterio rodean esta plantación, puesto que cuentan los locales que se aparecen fantasmas y que esclavas fallecidas hace siglos se dejan ver en algunas fotografías aún hoy en día. Sea como fuere, el entorno es maravilloso, igual que Rosedown, otra de las plantaciones más famosas de la zona. Conserva su estado original, tanto en los edificios como en sus terrenos, por lo que te transportarás a principios del siglo XIX nada más llegar. Prosigue tu viaje hacia el norte y desvíate de la 61 a la altura de Natchez, aunque sea sólo para cruzar su puente. Te recomendamos que no retornes a la 61, sino que te dirijas a la Natchez Trace. Es una carretera preciosa, ideal para bajar las ventanillas, subir el volumen de la música y sentirse libre. Es una sensación indescriptible dentro de la ruta de la música. Puedes volver a la 61 cuando quieras; Port Gibson es un buen lugar. A medida que vayas ascendiendo hacia Vicksburg observarás que el paisaje va variando. En los primeros tramos es muy frecuente que haya ciénagas a uno y otro lado del asfalto. Por eso, aunque te encuentres con grandes rectas debes estar atento porque es posible que veas tortugas, ciervos y mapaches cruzar sin mirar. Además de hacerles daño, puedes sufrir un percance al impactar o al frenar, así que es conveniente que pongas los cinco sentidos en la carretera y que si quieres disfrutar del paisaje hagas una parada para contemplarlo en todo su esplendor. La siguiente parada puede ser Vicksburg. Al llegar, date un paseo por la orilla del río Yazoo y visita uno de los campos de batalla más famosos a este lado del río Mississippi. La batalla en cuestión tuvo lugar en 1863 y marcó el devenir de la Guerra Civil americana. Podrás conocer todos los detalles en el National Military Park, aunque no te olvides de consultar los horarios con antelación porque cierran pronto. Otro de los atractivos de esta ciudad es el museo de Coca Cola. Desde aquí a Indianola te quedará ya sólo el último tramo, poco más de hora y media de trayecto. Alojamiento en Indianola.

Día 11: Indianola

Hoy te toca descansar y pasar un día de relax rodeado de música en modo envolvente. Hoy puedes levantarte tarde, desayunar con calma, repasar las fotos que has hecho en los últimos días y entretenerte en lo que Indianola tiene que ofrecerte relacionado con la música. Tu primera visita puede ser el “Grammy Museum Mississippi”, en Cleveland. No la ciudad de Ohio, sino un pequeño pueblo a 30 minutos de Indianola, primero por la 448 hasta Shaw y desde allí por la 278 hasta llegar a uno de los mejores y más completos museos musicales del país. Abre de lunes a domingo y en él se repasan los ganadores de los premios Grammy, se recopilan objetos de grandes estrellas -como trajes que han paseado por la alfombra roja- y se explican secretos de las galas. Es una oportunidad única de ahondar en un acontecimiento mundial y probablemente tendrás el placer de escuchar música en directo cuando vayas, porque hay actuaciones casi a diario. Cuando finalices tu visita te espera otra joya, el “B.B. King Museum”. Está ubicado en el 400 de Second Street y es realmente una visita inspiradora. El rey del blues dejó aquí un legado impresionante, con reliquias, guitarras y centenares de curiosidades. Podrás ver películas, manipular material interactivo y grabar incluso tu propia canción. Es la ciudad natal del genio del blues y qué mejor homenaje que grabar tu primera -o no- composición musical. Por último, podrás rendirle tributo en su tumba, que se encuentra en los jardines del museo. Te recomendamos que reserves alrededor de dos horas para esta visita porque bien se las merece. Al salir será la hora de comer, así que busca el restaurante que más te apetezca y sacia tu apetito. Después de la sobremesa puedes relajarte caminando entre miles de cipreses por la orilla del Indian Bayou, que divide la ciudad en dos. Indianola respira blues y eso se nota incluso en las fachadas de los edificios. Recorre las calles del centro para descubrir los murales en honor a BB King, Charley Patton y otros grandes del género. Después de cenar, es el momento de acudir a un local de música en vivo. “Club ebony” es uno de los más conocidos, por lo que es una apuesta segura. Alojamiento en Indianola.

Día 12: Indianola - Tupelo - Birmingham

Tras una jornada de descanso ayer, hoy dejarás atrás Mississippi para adentrarte en Alabama. Para ello te proponemos que te desvíes de la ruta más rápida y que te dirijas hacia Dockery Farms por la 49W para visitar la plantación donde nació el blues. Es sobrecogedora y pisarás sobre una tierra histórica, donde surgió todo un género musical como este. Al finalizar la visita sigue hacia el norte hasta Clarksdale, donde 3 guitarras marcan el punto exacto donde se encuentra “la encrucijada del diablo”, the Crossroads. Cuenta la leyenda que el guitarrista Robert Johnson vendió aquí su alma al diablo a cambio de ser el mejor con su instrumento. Y lo consiguió en tan sólo dos años, así que quién sabe si la leyenda llegó alguna vez a ser verdad. Sea como sea, disfruta de estar en un lugar como este. Desde Clarksdale hasta Tupelo hay dos horas de camino, por lo que te animamos a hacerlas sin detenerte. Puedes escuchar las canciones tristes de Robert Johnson o apostar Elvis, el siguiente protagonista ¡Tú eliges! Cuando llegues a Tupelo ve directamente al Elvis Presley Birthplace, el lugar donde nació Elvis Aaron Presley el 8 de enero de 1935. Podrás visitar la que fue su primera casa o la iglesia donde aprendió sus primeros acordes con la guitarra. Han trasladado el edificio entero, así que podrás caminar por donde lo hizo el rey del rock&roll. Pero no es la única reminiscencia de Elvis, porque en el mes de julio se organiza un festival en su honor, donde imitadores y seguidores se reúnen para honrar a uno de los más grandes de la música. Una buena idea es comer en Tupelo antes de partir hacia Birmingham, a dos horas de distancia de aquí. Al llegar, acude a la llamada del dios Vulcano, la divinidad romana del fuego, y disfruta del Vulcan Park. Allí encontrarás una estatua de la deidad que recuerda la relación de la ciudad con el hierro y que sigue siendo la estatua de hierro fundida más grande del planeta. Otra opción es introducirse en la Negro Southern League Museum, muy cerca del estadio de los Birmingham Barons, uno de los pocos lugares que vio al gran Michael Jordan jugar al béisbol en el 94. A la hora de cenar puedes decantarte por propuestas culinarias que no usan la electricidad ni el gas para cocinar, como el restaurante Ovenbird o puedes probar si hay suerte de encontrar una mesa en Babalu o en el Cosmos, dos de los locales más distinguidos de la ciudad. Cuando caiga la noche abren la mayoría de clubes de música en directo. A continuación te dejamos una lista con los más representativos: “Gip’s Place”, “Iron City”, “Bottletree Cafe”, “Secret Stages” -Festival de dos días en el downtown- y la “Alabama Symphony Orchestra”. Alojamiento en Birmingham.

Día 13: Birmingham - Chattanooga - Gatlinburg

Hoy es el día en que merece la pena conducir. Te espera un viaje apasionante entre Birmingham y Chattanooga, donde irás bordeando una cadena montañosa de escándalo. Hay infinidad de posibilidades, pero te sugerimos las más rentables, es decir, las más interesantes y las que menos tiempo te supongan de desvío del camino. La primera es una maravilla de la naturaleza y la encontrarás a la altura de Reece City, cuando tendrás que abandonar la 59 para enlazar con la 211 hasta las Noccalula Falls, ubicadas en el Noccalula Falls Park, un parque con zoológico y otras atracciones, pero hoy probablemente no tendrás tiempo de abarcarlo todo. Es por ello que te recomendamos que visites las cataratas, contemples la caída del agua desde 27 metros de altura y prosigas tu camino hacia la siguiente parada. A 45 minutos de Chattanooga puedes detenerte en Cloudland Canyon State Park, una parque ideal para el senderismo y para hacer excursiones pero que te permitirá estacionar tu coche en un parking y a pocos metros de allí divisar otras cataratas. Son un espectáculo continuo, pero si juzgas que con ver unas ya es suficiente puedes dirigirte a Chattanooga sin parar. Y más si una de las mayores atracciones de la ciudad son las Ruby Falls, unas cascadas subterráneas de 44 metros de altura en el corazón de Lookout Mountain. La iluminación de la cueva es enigmática y cambia de color para que cada instante en su interior sea único. Cerca de Ruby Falls se encuentran los Rock City Gardens, unos jardines selváticos con multitud de cuevas y una vegetación bien frondosa. Otra de las opciones es acudir hasta el Museo de la guitarra Songbirds, la mayor colección de guitarras vintage del país. Es alucinante el tiempo que puedes pasar contemplando instrumentos. Toda esta información es útil siempre y cuando tu visita no coincida con un festival, una circunstancia que te hará olvidar todo lo leído anteriormente y volar -siempre con moderación en la carretera- para aprovechar al máximo el festival. Y en Chattanooga hay muchos. Estos son los principales: “3 sisters music festival”, “Bands on the Bluff”, “CultureFest”, “Chattanooga Symphony and Opera”, “Punk Festival”, “Jfest”, “Moon River Music Festival”, “Nightfall”, “Pops on the River”, “RiverRocks”. Mañana tendrás todo el día para disfrutar de Gatlinburg, por lo que puedes entretenerte en el camino si lo ves preciso. Por la noche, adéntrate en algún local de música country y descubre el género si es que aún no te ha enamorado. Alojamiento en Gatlinburg.

Día 14: Gatlinburg

La mejor manera de empezar el día es probando la especialidad culinaria del lugar: las tortitas. Gatlinburg es famosa en todo Estados Unidos por los pancakes, así que apúntate estos lugares: Log Cabin Pancake House, Atrium Pancakes y Pancake Pantry. Cualquiera de las 3 opciones son estupendas. Con tantas calorías en tu cuerpo tendrás energía suficiente como para recorrerte toda la ciudad, pero no te preocupes porque a continuación te resumimos los mejores lugares que ver aquí. El primero es, sin duda, su acuario. Está considerado como el segundo mejor de todo el país. Pensarás, ¿qué hace un acuario en pleno Tennessee? La respuesta es complicada, pero vale más la pena entrar y disfrutar del Smokies de Ripley y de sus más de 10.000 especies. Sólo con cruzar la calle llegarás a Anakeesta, un espectacular parque natural. Una de sus maravillas es el telesférico, que te elevará a 180 metros de altura para que puedas obtener las mejores vistas del lugar. Aprovecha para sacar la cámara de fotos y retratar todo lo que te rodea. Te llevarás el mejor de los recuerdos, seguro. Puedes recorrer también otra parte del parte sobre puentes colgantes, una experiencia diferente, que te hará vivir el bosque desde otra perspectiva. Además, te servirá para guardar cierta distancia con los osos que viven aquí. Con un poco de fortuna podrás contemplar algún ejemplar desde las alturas. Si viajas con niño aprovecha las atracciones que hay para ellos, como la tirolina o la opción de buscar piedras preciosas en una cascada interactiva diseñada para ello. Cuando llegue la hora de comer, desplázate hasta The Strip, a tan solo unos minutos de Anakeesta. Es la zona comercial más activa de la localidad y el lugar ideal para comprar algún recuerdo o cargar la maleta de regalos originales para aquellos que no han podido acompañarte en este viaje tan especial. Si escuchas música, síguela; probablemente te lleve hasta una de las destilería de Gatlinburg, donde se suelen hacer conciertos en directo y en donde podrás degustar el licor típico del lugar, el White Lightnin’. Todo el día, de fondo, verás las Smoky Mountains, las montañas humeantes. Es normal que tengas la tentación de ir a conocerlas, pero no te preocupes que te hemos preparado mañana un día entre ellas. Si viajas entre mayo y septiembre y calor aprieta, un buen plan para pasar la tarde es remojarte en el Dollywood’s Splash Country, un parque acuático de un tamaño considerable propiedad de Dolly Parton, una de las reinas del Country. Dos de sus canciones son himnos mundiales: “Jolene y Will Always Love You”, que popularizó décadas después Whitney Houston. Al finalizar, regresa al hotel y prepárate para la noche local. Aquí, pronto comprobarás que el country es el estilo dominante. “Hogg’s Upstairs Taverne” y “Shamrocks” son los que tienen mejor reputación. Alojamiento en Gatlinburg.

Día 15: Gatlinburg - Atlanta

Si ayer te decantaste por uno de los locales de pancakes hoy puedes probar las delicias de otro. Te aseguramos que no te decepcionará ninguno. La jornada de hoy es apasionante. Te adentrarás en las montañas humeantes, las Smoky Mountains. Su nombre proviene de la intensa neblina azulada que suele cubrir las cimas de las 16 montañas que superan los 1.800 metros de altura. Conforman un Parque Nacional exuberante y repleto de vegetación y fauna, entre los que destacan osos negros, ciervos y alces. Nuestra recomendación es que cruces el parque de norte a sur por la Newfound Gap Road, 53 kilómetros de naturaleza en estado puro. Es una carretera asfaltada, cómoda y con continuos rincones habilitados para estacionar el coche y contemplar tu alrededor. Prepara algo de abrigo porque las temperaturas suelen ser de entre 4 y 5 grados menos que en el llano. Cabe avisar también que si tu viaje coincide con los meses de invierno debes ir perfectamente equipado, tanto tú como tu vehículo, porque la cantidad de nieve que cae sobre el parque suele ser sobresaliente. En cuanto dejes atrás las Smoky Mountains llegarás a Cherokee, la antesala al Nantahala National Forest, ya en Carolina del Norte. Te adentrarás en la 23 hasta Athens, cruzando 2 horas de bosque maravilloso. Es el más grande de todo el Estado, así que ya te puedes imaginar su tamaño. Su nombre tiene su origen en la lengua indígena, que llamaba Nantahala a la “tierra del sol de mediodía”, puesto que el bosque es tan frondoso que muchas partes sólo se iluminan cuando el sol está en lo más alto. Irás transitando entre bosques que van cambiando de color dependiendo de las especies de árboles con los que te vayas cruzando y podrás detenerte cuando y donde te plazca. Así de libre es este bosque. Si quieres obtener una vista global, acércate al Whiteside Mountain, un mirador espectacular desde el que admirar la inmensidad de este gran parque. Aún más al sur, en el límite del Nantahala National Forest llegarás a las Whitewater Falls. Son magistrales y recientemente se han construido unas escaleras de manera para poder contemplarlas en todo su esplendor. Resérvate unos minutos para disfrutar del entorno privilegiado en el que te encuentras. Imagínate dentro de tanta inmensidad escuchando únicamente la música que produce la caída del agua y las aves que allí anidan. Es un privilegio. Desde este punto hasta Athens hay practicamente 2 horas de camino, por carretera, alejándote cada vez más de este lugar mágico. Pero la nostalgia se evaporará en cuanto comas algo y pongas dirección hacia Atlanta. Llegarás probablemente bien entrada la tarde, así que tómate lo que queda de día de tiempo libre y guarda fuerzas para conocer mañana en profundidad la ciudad. Eso sí, ten controlados los locales de música en directo para no perderte nada. Los estilos más prolíficos en la ciudad son hip-hop y rhythm and blues. La mayoría están ubicados en el área de Little Five Points. Uno de nuestros preferidos es el “Variety Playhouse”. Alojamiento en Atlanta.

Día 16: Atlanta

Ayer pudiste probar sólo el aperitivo de lo que es en realidad la capital de Georgia. Tras disfrutar de un delicioso desayuno, acércarte al Midtown a caminar entre rascacielos y a conocer el Piedmont Park. A continuación, puedes dirigirte al World of Coca-Cola, un parque temático dedicado íntegramente a la bebida con gas más famosa del mundo. Parece mentira que un parque dedicado a un refresco sea tan interesante, de hecho, te aseguramos que aprenderás muchas cosas sobre esta gaseosa de color marrón. Antes de comer, conduce hasta el Fox Theatre, en Peachtree Street, y consulta qué programación tienen para el día. Es muy posible que insitu consigas las entradas a mejor precio que por Internet, así que la visita bien habrá valido la pena. Después de comer, te espera el paraíso de los melómanos: Criminal Records. Más que una tienda es un santuario de la música. Aquí encontrarás todo lo que buscas y muy probablemente acabarás comprando algo. Hay tanta música en sus estantes, tanto talento y tanta pasión que saldrás con ganas de montar algo similar en tu ciudad. Tranquilo, ¡no eres el primero! Al atardecer, acude a la llamada del Jackson Street Bridge, el puente ideal para los amantes de la fotografía. Ofrece unas vistas únicas de la ciudad y te será familiar si has visto la primera temporada de “The Walking Dead”. Es inolvidable la escena en la que Rick cabalga sobre un caballo entrando a la ciudad por el puente mientras miles de coches están abandonados en el sentido contrario. Si te animas a buscar la foto perfecta, no te olvides de llevarte un trípode y tirar la foto con una exposición prolongada para poder captar los senderos de luz que van dejando los coches ¡Seguro que podrás presumir de foto! Por la noche, si el “Fox Theatre” no es una opción, apuesta por la “Atlanta Symphony Orchestra”. Es de altísima calidad y supondrá un estilo nuevo que apuntar a todos los que has escuchado en este viaje. Alojamiento en Atlanta.

Día 17: Atlanta - España

Presentación en el aeropuerto con suficiente tiempo de antelación para devolver el coche de alquiler y tomar nuestro vuelo que nos llevará de regreso a la ciudad de origen. Noche a bordo.

Día 18: España

Llegada. Fin del viaje y de nuestros servicios.

Notas importantes

  • - Este itinerario ha sido elaborado en colaboración con Brand USA.
  • - Las propinas en Estados Unidos (EE.UU.) son una práctica habitual.
  • - Generalmente en Estados Unidos (EE.UU.) la acomodación en habitaciones triples es en dos camas dobles o una cama doble y una individual y la acomodación en cuádruple es en dos camas dobles.
  • - Consultar la documentación necesaria para entrar al país.
  • - Las excursiones y visitas sugeridas para cada día son orientativas, pudiendo el viajero diseñar el viaje a su medida, de acuerdo a sus gustos y necesidades.
  • - La tarjeta de crédito está considerada una garantía, por lo que, a veces, su uso es imprescindible para poder registrarse en los hoteles.
  • - Normalmente los hoteles disponen de cuna para los bebés. De lo contrario, tendrán que compartir cama con un adulto.

Dallas - Tx

Austin - Tx

San Antonio - Tx

Houston - Tx

Port Arthur

Lafayette - La

Nueva Orleans

Bañada por el Río Mississippi, encontramos la ciudad de Nueva Orleans al sur del país construida en el s. XVIII por los franceses. Esta ciudad es una miscelánea de culturas en la que los pueblos criollos, el vudú o la música afroamericana tienen cabida.
El viajero encontrará cultura, historia, gastronomía, monumentos y vida nocturna para todos los gustos, y es que Nueva Orleans se adapta a todas las maneras de viajar.

Baton Rouge - La

Baton Rouge - La es la capital del estado norteamericano de Louisiana y su segunda ciudad más grande, después de Nueva Orleans. Con un gran ambiente de música en vivo, bares, museos, teatros, restaurantes... todo ello en el corazón del centro. Una ciudad perfecta para explorar la cultura armónica de este estado maravilloso, llamado también el "Red Stick".

Natchez

Vicksburg - Ms

La orgullosa ciudad de Vicksburg fue antaño considerada como el “Gibraltar confederado” debido a la dificultad que tuvieron las tropas de la Unión para hacerse con ella durante la Guerra de Secesión. En la actualidad la ciudad conmemora un de las batallas claves de aquel conflicto. Sólo unas cuantas de les hermosas mansiones de la época han conseguido salvarse; algunas han sido transformadas en Bed & Breakfast. La Martha Vick House, que fue construida para una de las hijas del fundador de Vicksburg, puede visitarse.

Indianola - Ms

Tupelo - Ms

Birmingham - Al

Chattanooga - Tn

Gatlinburg - Tn

Atlanta - GA

En la costa este de los Estados Unidos encontramos Atlanta, una de las ciudades más pobladas del país. Cuenta con una larga tradición cultural que abarca desde la música en vivo hasta el teatro, la danza y el cine, además de la formación de varias bandas de música, internacionalmente conocidas, que han ido surgiendo en Atlanta desde los años sesenta.