Portugal (Azores), 7 Días Añadir a Favoritos

Ruta por la Isla de San Miguel

A tu aire en coche

Desde 365  €  229  € 
Portugal (Azores): Ruta por la Isla de San Miguel, a tu aire en coche

Vive la magia de San Miguel y conoce todos sus rincones, desde sus volcanes hasta las piscinas naturales más impresionantes

Para conocer un destino hay que vivirlo y recorrerlo en profundidad. Esta Ruta te permitirá conocer todos los secretos y rincones de la mayor de las Islas Azores. San Miguel es un santuario repleto de naturaleza en el que descubrirás que la Tierra esconde lugares increíbles y maravillosos. Y muchos se concentran en esta isla. ¿En qué otro lugar del mundo podrás ver lagunas dentro de cráteres? En Lagoa de Santiago. ¿Y lagunas de colores? En Sete Cidades, donde un puente separa una laguna de color verde de otra de color azul. La herencia volcánica está presente en gran parte de San Miguel. De hecho, visitarás playas volcánicas e incluso un volcán sumergido en el agua cuyo cráter es una piscina natural única en el mundo. Es único también su fondo marino. Por estas latitudes hay ballenas, tiburones, delfines y tortugas esperándote en el mar a que los visites. Hay barcos hundidos en los que bucear y lugares en los que practicar deportes de aventura. La gastronomía también es uno de los puntos fuertes de San Miguel. Prueba de ello es el cozido, un plato que se cocina en ollas de metal sobre unas termas de agua caliente en Lagoa das Furnas. Además, el bacalao, la ternera, el queso y la piña son algunos de los ingredientes estrella en cualquier mesa local. Caprichos de la naturaleza son también las cascadas y las piscinas naturales repartidas por la isla. Desde Feteiras, donde el agua que brota de la tierra está caliente, hasta Mosteiros y Capelas. Son auténticas piscinas de agua salada, abiertas al mar, pero resguardadas de las olas atlánticas. Carga bien de batería el móvil porque no pararás de retratar cada uno de los rincones de la isla. ¡Es maravillosa!

Servicios incluidos en el viaje

  • Vuelo ida y vuelta.
  • Estancia en el hotel seleccionado en Ponta Delgada .
  • Régimen seleccionado en Ponta Delgada .
  • Coche de alquiler.

Servicios NO incluidos

  • Excursión avistamiento cetáceos.
  • Barco hasta la isla de Vila Franca.
Itinerario Completo

Día 1: España - San Miguel (Ponta Delgada)

Salida del vuelo desde la ciudad de origen hasta San Miguel y recogida del coche de alquiler. ¡Ya estás en la capital de las Azores! Lo primero que tienes que hacer antes de ir a recoger el coche es esconder el reloj y prepararte para vivir unas vacaciones inolvidables. Para que te sitúes: el archipiélago de las Azores lo forman 9 islas y San Miguel (Sao Miguel) es la más grande y, además, en ella reside la capital. Moverse en coche de alquiler es la mejor opción porque sus dimensiones son asequibles: 65 kilómetros de largo y el ancho oscila entre los 8 y los 16 kilómetros. Comenzamos explorando Ponta Delgada, la ciudad más importante de la Isla. Fundada en el siglo XV, solo te hará falta darte un paseo para descubrir la influencia brasileña en sus edificios. Entre sus mayores atracciones destaca su paseo marítimo, con terrazas donde tomar un refrigerio y aceras anchas por las que caminar frente al mar. En el centro de la ciudad tienes dos jardines que no puedes perderte: los jardines de la Universidad y el Jardín Botánico de José do Canto. Los amantes del buceo ya pueden dejar de caminar y preguntar por “el Dori”, un barco de 130 metros de eslora que está hundido frente a las costas de la ciudad. Es un santuario natural y una parada obligatoria para los amantes de las inmersiones. Si el buceo no es lo tuyo, no te preocupes, lánzate a degustar la gastronomía local. Como no podía ser de otra manera al ser una isla, el producto estrella es el pescado. Mucho atún y mucho bacalao, plato estrella de Portugal. La sorpresa es la ternera criada en San Miguel. Gracias a sus praderas y a sus verdes prados comen los mejores pastos y son un auténtico manjar. También es muy típica la piña y el queso. Si puedes, ¡pruébalo todo! Cuando se ponga el sol y se encienda el alumbrado público, es hora de dirigirse a la encantadora plaza de la iglesia de San Sebastián. Es una zona peatonal, pero no te preocupes porque puedes estacionar tu vehículo en el Paseo Marítimo. Si vas en pareja, coge su mano y limítate a pasear en silencio por la plaza y los alrededores de la iglesia. Es pura magia. Puedes cenar por esta zona, que incluye alguno de los restaurantes de moda. Alojamiento en Ponta Delgada.

Día 2: San Miguel (Ponta Delgada - Feteiras - Candelária - Mosteiros - Sete Cidades - Mirador Cerrado das Freiras - Lagoa de Santiago - Lagoa de Canario - Ponta Delgada)

Hoy explorarás la parte oeste de la isla. No te olvides del bañador y la toalla porque hoy podrás bañarte en el mar, pero en agua caliente. Esta experiencia es apasionante y la podrás vivir en Feteiras. Es una piscina natural en la que el agua brota caliente y se mezcla con el agua fría del océano. Después del chapuzón, sécate y dirígete a Candelária, uno de los pueblos más auténticos de toda la isla. No hay edificios modernos y te sorprenderá el colorido de sus fachadas. Unas son blancas, otras rosas, las hay amarillas y también azules. Es muy original. Está rodeado de acantilados y de vacas pastando a sus anchas. Te encantará. Nos volvemos a poner en Ruta camino a Mosteiros. Como la isla tiene un tamaño reducido, podrás permitirte este goteo de visitas. De hecho, el recorrido de hoy suma 66 kilómetros en total y si lo hicieras sin efectuar ninguna parada lo recorrerías en una hora y media. En Mosteiros puedes darte un baño también en sus piscinas naturales. Y si eres más de playa, hay una que te está esperando. Es volcánica, de arena negra y con un horizonte sin igual. Al fondo están las islas Mosteiros, unos islotes de formas caprichosas que bien podrían ser el resguardo de la “Perla de Negra” y de Jack Sparrow y sus secuaces. Una vez que ya no tengas restos de arena volcánica en tu cuerpo, vuelve al coche porque te espera la segunda parte de esta jornada. ¡Y te hemos preparado lo mejor para el final! Sete Cidades es tu próximo destino. El pueblo es muy acogedor, especialmente la Iglesia de San Nicolás. Proseguimos nuestro camino hasta un increíble cráter que acoge 4 lagos, dos de los cuales están únicamente separados por un puente. Uno es verde y el otro azul. Es impresionante. Este espectáculo sólo se puede ver en Azores, por lo que te aconsejamos que lo disfrutes y que saques las mejores fotos para poder contárselo a tus amigos. Se puede ver perfectamente desde el Mirador Cerrado das Freiras. Sólo te podemos decir una cosa: seguro que no querrías estar en otro lugar en el mundo ahora mismo. Cuando consigas despertar del letargo, dirígete hacia el Lagoa de Santiago. También es sublime. El lago se encuentra dentro de un cráter y parece sacado de la serie “Lost”. ¡Compruébalo! Por último, queda por visitar el Lagoa de Canario. Es muy agradable para estirar las piernas y darse un paseo por sus orillas, rodeadas de bosque. Ya es hora de volver a Ponta Delgada y disfrutar de un paseo por el paseo marítimo antes de cenar. Alojamiento en Ponta Delgada.

Día 3: San Miguel (Ponta Delgada - Capelas - Sao Vicente Ferreira - Ribeia Grande - Salto do Farinha - Faro Ponta do Arnel - Caldeira Velha - Ponta Delgada)

Para hoy tienes programado un gran día, así que coge fuerzas, desayuna bien y directo a la carretera. Dirígete al norte por la EN4-1A y, en 10 minutos de reloj, estarás en Capelas. El mayor atractivo son sus piscinas naturales. El Atlántico no es muy benévolo por este lado de la isla y los habitantes de Capelas han sabido crear una fórmula que respeta el entorno y les permite refrescarse en los días de calor. Es muy curioso estar bañándose en las aguas tranquilas de la piscina natural mientras las olas rompen en las rocas a pocos metros de ti. Después de un buen chapuzón, es hora de dirigirse hacia Sao Vicente Ferreira. Es un pueblecito pequeño, muy tranquilo, pero que da acceso a uno de los mayores patrimonios de la isla: sus acantilados. Están presentes hasta Ribeira Grande, así que no te preocupes si no te detienes en el primer mirador. Elige uno, dos o los que sean y deléitate con el espectáculo. De hecho, si optas por levantarte pronto, antes que el sol, serás testigo de uno de los mejores amaneceres del mundo. Pasarás por Fenais da Luz, Calhetas y Rabo de Peixe y llegarás -al final del recorrido por los acantilados y por sus miradores- a Ribeira Grande, la segunda población más grande de la isla. Es imprescindible la visita al Puente de los Ocho Arcos. No te pierdas el sendero que se encuentra a un lado y que te llevará a ver el puente desde una perspectiva diferente. Es interesante también pasear por el centro de la ciudad y por las inmediaciones del campanario. Seguimos conduciendo hacia el noreste de la isla hasta llegar a Salto do Farinha. Es una cascada monumental, de cerca de 40 metros de altura, que tiene un flujo de agua bastante importante en invierno. Si viajas en otra época del año, es mejor preguntar en Salga -la localidad más próxima- antes de acercarte. Es muy agradable también el merendero y el mirador que se encuentran cerca. La siguiente parada es el punto más al este de la isla: el Faro Ponta do Arnel. Es el primer faro que se construyó en las Azores. (Nota. La carretera de bajada al faro es complicada. Si los desniveles te parecen peligrosos, siempre puedes cubrir el trayecto a pie. Lo que te espera es un faro en activo y unas vistas infinitas). Como la isla tiene unas dimensiones reducidas, es asequible visitar muchos lugares interesantes invirtiendo poco tiempo en los desplazamientos. Te recomendamos que vuelvas por donde has venido, por la misma carretera y que, a la altura de Ribeira Grande te desvíes hacia Caldeira Velha, un hermoso Parque Natural repleto de vegetación, riachuelos y alguna que otra cascada. ¡No te pierdas su cascada de agua termal que cae sobre un lago de un color azul esmeralda! Lo increíble es que el agua está caliente, así que el baño es posible en cualquier estación del año. Si aún te quedan fuerzas y tiempo, una buena opción es visitar Lagoa do Fogo. Es una excursión que requiere algo menos de 2 horas entre el camino de ida y el de vuelta. El premio es poder observar el cráter del Volcán del Fuego, convertido en laguna gracias a las precipitaciones que caen sobre la isla. Es uno de los paisajes naturales más maravillosos que se pueden contemplar en todo el mundo, así que de verdad que vale la pena disfrutarlo. Alojamiento en Ponta Delgada.

Día 4: San Miguel (Ponta Delgada - Lagoa do Fogo o excursión avistamiento cetáceos. Opcional)

Para conocer San Miguel hay que conocer también su litoral, por eso te animamos a que recorras sus playas o te embarques al menos durante la mañana de hoy en alguno de los barcos que se ofertan para ello. ¡Surcar un pedacito del Atlántico a bordo de un velero. Y si viajas con niños, no te pierdas las excursiones para avistar cetáceos, uno de los planes estrella de esta isla. ¡Les encantará! (Nota. Excursión no incluida). Durante esta excursión, podrás ver ballenas, tiburones, delfines y tortugas. Podrás elegir entre las que duran media jornada y las que inviertes el día entero. ¡Tú decides! Eso sí, presta atención e infórmate bien porque algunas están disponibles sólo en verano y otras todo el año. Otras tienen una versión extendida que incluye una visita a la Isla de Vila Franca. Si eres más de deportes de aventura, San Miguel tiene para todos los gustos. Hay varias alternativas, desde piragüismo, escalada, descenso de barrancos hasta paseos a caballo. Son planes que te permitirán conocer otra vertiente de la isla. Si lo deseas, puedes utilizar la jornada de hoy para realizar una excursión más extendida al Lagoa do Fogo y sus alrededores. Alojamiento en Ponta Delgada.

Día 5: San Miguel (Ponta Delgada - Furnas - Lagoa das Furnas - Mirador do Salto do Cavalo - Salto do Prego Povoação - Ponta Delgada)

Prepárate para realizar uno de los recorridos más largos de toda la Ruta. Te llevará hasta la zona de Furnas y Povoaçao, al este de la isla. Con el fin de ahorrar tiempo, te aconsejamos que hasta el lago de Furnas llegues por la carretera norte del país, la que pasa por Ribeira Grande. Ya volverás por la del sur. Antes detente en el Lagoa das Furnas. Es legendario. Pero no es el único atractivo de la zona. Furnas también es famoso por sus termas de agua caliente. Nuestro consejo es que no te metas en ninguna en la que no haya nadie. Puede ser porque el agua esté muy caliente y tengas un disgusto. Fíate de los locales que son expertos. Lo son porque uno de sus pasatiempos es cocinar sobre estas aguas uno de los platos más famosos de la gastronomía del lugar: el cozido. Se cocina en ollas de hierro y lleva carne de cerdo, col, pollo, salchicha, tocino, nabos, zanahorias y muchas patatas. La verdad es que es exquisito y vale la pena probarlo. Un buen lugar para observar la laguna y todo en su conjunto es el mirador do Salto do Cavalo. Si no hay niebla puedes estar ante una de las mejores vistas de toda la isla. La siguiente parada es Povoaçao, en la zona sudeste de San Miguel. Antes de ir al pueblo, te aconsejamos que te desvíes hasta el Salto do Prego. No es la catarata más conocida de San Miguel, pero puede ser la mejor. Está a unos 45 minutos de ida y otros 45 de vuelta, pero el camino es sencillo, está bien señalizado y vale la pena. Te podrás bañar como recompensa. Povoaçao también tiene otras recompensas, no te preocupes. Una de ellas es pasear por su puerto y tomarte un helado en el bar del polideportivo. Es el único por los alrededores, así que puedes dejar el coche en su parking y recorrer caminando el paseo marítimo y las calles aledañas. Sin prisa, pero sin pausa, es hora de volver a Ponta Delgada, pero tranquilo, que no nos hemos olvidado de una de las mayores atracciones de San Miguel: la isla de Vila Franca. Es un antiguo cráter marino inundado de manera permanente y con un trazo circular casi perfecto. El paisaje que forma y la tranquilidad de sus aguas hacen de este islote una auténtica joya. Ya es hora de volver a Ponta Delgada. Alojamiento en Porta Delgada.

Día 6: San Miguel (Ponta Delgada - Isla de Vila Franca. Opcional)

Tus vacaciones se acercan a su fin y qué mejor manera de pasar el día que disfrutando del hermoso litoral de la isla. Te proponemos estirar la toalla y disfrutar del sol y las actividades acuáticas en las playas de Santa Bárbara, la de Vinha da Areia, la d’Amora, la de Dos Moinhos y, cómo no, la fabulosa isla de Vila Franca. Eso sí, el servicio de barco regular sólo opera entre los meses de junio a septiembre. Si tu viaje coincide con estas fechas estás de enhorabuena. Llévate tu cámara subacuática y tu equipo de snorkel y bucea por el paraíso. Alojamiento en Ponta Delgada.

Día 7: San Miguel - España

Presentación en el aeropuerto con suficiente tiempo de antelación para devolver el coche de alquiler y tomar nuestro vuelo que nos llevará de regreso a la ciudad de origen. Llegada. Fin del viaje y de nuestros servicios.

Notas importantes

  • - Conducir por Portugal: 1. Las grandes autopistas son privadas, son de peaje y, por tanto, tendrás que pagar para poder circular por ellas. Hay formas de prepago o de pago manual, pero debes tenerlo claro a la hora de colocarte en la fila para no colapsar el tráfico. Eso sí, conducir por ellas es maravilloso porque te permitirá recorrer mucha distancia en poco tiempo. Están en muy buenas condiciones y el tráfico suele ser muy fluido. 2. Si lo que buscas en este viaje es el bullicio y mezclarte con la población local, no dudes en buscar carreteras secundarias, que te obligarán a invertir más tiempo al volante, pero te ofrecerán a cambio una visión mucho más personal del país.
  • - Las habitaciones triples en Europa son generalmente habitaciones con dos camas individuales o una doble, en las que se instala una cama plegable para acoger a la tercera persona, con las consiguientes molestias que ello supone, por ello, desaconsejamos su uso en la medida de lo posible.
  • - Las excursiones y visitas sugeridas para cada día son orientativas, pudiendo el viajero diseñar el viaje a su medida, de acuerdo a sus gustos y necesidades.
  • - La tarjeta de crédito está considerada una garantía, por lo que, a veces, su uso es imprescindible para poder registrarse en los hoteles.
  • - Normalmente los hoteles disponen de cuna para los bebés. De lo contrario, tendrán que compartir cama con un adulto.

Ponta Delgada

São Miguel, la mayor isla de las Azores, cautiva por sus lagunas de Sete Cidades y de Fogo. La fuerza que emana de la tierra se deja sentir en los géiseres, en las aguas termales calientes y en los lagos volcánicos, así como en el sabroso “cocido de Furnas”, que se cocina lentamente en el interior de la tierra.

Candelária

Mosteiros

Sete Cidades

Ribeira Grande

Capelas

Povoacao

Furnas