Viajes

Qué visitar en Puerto Rico

Identificación

Puerto Rico: La isla de las mejores bahías bioluminiscentes del mundo

Lugares de interés en Puerto Rico: playas, ecoturismo y arquitectura colonial

Qué visitar en Puerto Rico Sin ánimo de ser excluyentes, las siguientes líneas resumen algunos de los lugares de visita obligada para quienes escojan Puerto Rico como destino para sus vacaciones.

  •   Arecibo

Esta población cuenta en sus alrededores con uno de los principales reclamos turísticos de la isla: el Centro Nacional de Astronomía, en el que se halla uno de los mayores telescopios del mundo (305 m de diámetro).

  • Bahías Bioluminiscentes

Existen tres bahías bioluminiscentes en Puerto Rico: En La Parguera, en Fajardo y en la Isla de Vieques, en las que tiene lugar un fenómeno habitual en mar abierto, pero poco frecuente en el litoral. Cada noche, las aguas de esta resguardada bahía brillan al ser agitadas por el oleaje. La explicación a este inusitado espectáculo se encuentra en unos microorganismos denominados dinoflagelados, los cuales reaccionan desprendiendo luz cuando entran en contacto con un cuerpo u objeto. De ahí que bañarse en esta playa —a la que se puede acceder en kayak— sea una experiencia realmente única.

  •   Boquerón y Guánica

Estos dos pueblos pesqueros, localizados en el extremo suroccidental de Puerto Rico, albergan una zona de playas y bosques con encanto. En el caso de Guánica, además, no hay que perder de vista la fascinante Isla Guilligan.

  •   Bosque Estatal de Maricao

Situado en el extremo oeste de la cordillera Central y con una superficie de 4.159 hectáreas, se halla a caballo de los municipios de Sabana Grande y Maricao. Poseedor de un estado de conservación admirable, en sus fértiles suelos crecen el mayor número de especies endémicas de Puerto Rico. Otro tanto ocurre con los 60 tipos de aves que lo habitan, la mitad de las cuales son autóctonas.

  •   Bosque Estatal de Toro Negro

Sito entre los municipios de Orocovis, Jayuya, Ponce, Juana Díaz y Ciales, este precioso pulmón verde acoge el pico más elevado de la isla: Cerro Punta (1.338 m sobre el nivel del mar). Bendecido por un hermoso bosque subtropical —éste ocupa la tercera parte de su superficie—, el lugar es un compendio de evocadores senderos, altísimas cascadas, lagos y áreas de descanso.

  •   Caguas

Fundado en 1775, este municipio autónomo del este de Puerto Rico tiene como reclamos—además de su interesante entramado urbano— dos interesantes museos: el Museo del Tabaco y el Museo de Arte. Asimismo, tampoco hay que pasar por alto las atracciones que atesoran las áreas situadas en su límite occidental. Entre ellas, se cuentan Cayey y Cidra, zonas de montaña de gran tipismo y en las que se pueden visitar interesantes restaurantes.

  •   Fajardo

Sito en el extremo noreste de Puerto Rico y con una población de más de 13.000 habitantes, es el destino más solicitado de la isla por parte de los amantes de los deportes náuticos y acuáticos y por su famosa Playa de Luquillo. En esta población, abre las puertas un buen número de establecimientos, centros de buceo y resorts que organizan rutas en barco e inmersiones. A su vez, otro de los reclamos del lugar es que, en las inmediaciones, las profundidades marinas albergan barcos y galeones hundidos.

  •   Isabela-Rincón

El sector noroccidental de la costa puertorriqueña es un auténtico regalo para aquellos que busquen hermosas playas donde descansar o disfrutar del surf.

  •   Islas Culebra y Vieques

Estos dos territorios insulares secundarios, accesibles en ferry desde la población nororiental de Fajardo, son la opción perfecta para quienes deseen adentrarse en parajes naturales casi vírgenes y empaparse de la belleza de las que quizás sean una de las mejores playas del Caribe. En Culebra, aguardan uno de los santuarios de aves más antiguos de EE.UU. (con más de 50.000 aves de 15 especies diferentes) y playas como Playa Flamenco, Cayo Martín Peña y Culebrita, mientras que en Vieques se puede disfrutar de las playas de Red Beach, Blue Beach, Media Luna y Sun Bay. Asimismo, Vieques, también conocida como Isla Nena, cuenta con uno de los principales litorales bioluminiscentes del mundo: Bahía Mosquito.

  •   Jayuya

Esta localidad, que debe su nombre a un líder indígena, es uno de los lugares de visita obligada del centro de Puerto Rico. Entre sus mayores reclamos, destacan el Museo Nemesio Canales (dedicado al importante político y escritor local), el Museo Cemí o la zona de La Piedra Escrita : imponente megalito, donde los escribentes taínos esculpieron sus figuras simbólicas. Hacia el tercer fin de semana de abril, la población acoge el animado Festival del Tomate.

  •   Luquillo

Conocida popularmente como la playa de San Juan (dada su proximidad con la capital de la isla), se convierte en la opción perfecta para aquellos que busquen momentos de relax a la sombra de las palmeras. Igualmente, no hay que dejar de reponer fuerzas en los llamados quioscos de Luquillo, un rosario de chiringuitos situados entra la playa y la carretera adyacente. Además, existen empresas que permiten realiza excursiones a caballo en la zona.

  •   Mayagüez

Ubicada en el extremo occidental de la isla, esta idílica población está salpicada de encantadoras callejuelas y de su imponente plaza de la Alcaldía. Una vez allí, se aconseja degustar la estrella de la repostería local: el delicioso brazo de gitano.

  •   Parque de Aventuras Toro Verde

Emplazado cerca de Orocovis e inaugurado recientemente, este complejo lúdico hará las delicias de los aficionados al ecoturismo y a los deportes al aire libre. Entre las actividades que ofrece el recinto, se cuentan propuestas como el ciclismo de montaña, la escalada o el rappelling. No obstante, el buque insignia del parque es el denominado La Bestia Tour, cuyos 1,4 km de recorrido la convierten en la mayor tirolina del mundo. Toda una invitación para descargar adrenalina.

  •   Parque de las Cavernas del Camuy

El noroeste de la isla cuenta con un reclamo difícil de encontrar en cualquier otro rincón del planeta. De hecho, por este enclave discurren las aguas del río Camuy, uno de los ríos subterráneos más largos del mundo. Este curso fluvial se abre paso en una región cárstica primitiva de piedra caliza. Además de un agradable paseo por un área boscosa, el viajero disfrutar de grutas de incontestable belleza.

  •   Plaza las Américas

Este centro comercial, situado a apenas 15 minutos del centro histórico de San Juan de Puerto Rico, es el mayor de todo el Caribe. En sus más de 300 establecimientos comerciales, destaca la presencia de firmas como Macy’s, Modérnica (Apple), GAP, Banana Republic, Armani Express, Abercrombie & Fitch, BCBG, Façonnable, Lacoste, Victoria’s Secret o Carolina Herrera. Todo un regalo para los amantes del shopping.

  • Ponce

Conocida con el evocador sobrenombre de la Perla del Sur, esta hermosa ciudad se despliega en el centro de la costa meridional. Poseedora de una inconfundible atmósfera colonial en su casco histórico, tiene como punto neurálgico la plaza de las Delicias, donde se concentra la vida pública y se yergue la catedral de Nuestra Señora de Guadalupe (1670). En 1984, la seo entró a formar parte del patrimonio nacional puertorriqueño. Del mismo modo, también hay que acercarse hasta el castillo de Serrallés, el enésimo vestigio de la presencia española en la isla.

  •   Rincón

Emplazado en el extremo occidental de Puerto Rico, este destino de playa es la meca por excelencia de los aficionados al surf, especialmente en invierno. De todos modos, cualquier visitante disfrutará de las magníficas vistas al mar en Rincón Beach Resort, un complejo turístico con todas las comodidades.

  •   San Germán

Sita en el suroeste de Puerto Rico, se trata de una de las poblaciones más antiguas de la isla. Del mismo modo, es una de las localidades que han sabido preservar con más acierto su notable patrimonio arquitectónico del período colonial. Y es que descubrir su callejero implica efectuar un viaje en tiempo, hasta remontarse al momento de mayor apogeo de la dominación española. Dentro de su ingente legado monumental, cabe subrayar maravillas como sus bellísimos edificios religiosos. En este apartado, descuellan lugares como la catedral de San Germán de Auxerre (originaria del siglo XVI) o la sencilla iglesia de Porta Coeli (1606).

  •   San Juan

Además de ser una de las ciudades que mejor han sabido recuperar su casco antiguo, San Juan (con casi 400.000 habitantes) es también la capital de la isla. Fundada en 1521 por Juan Ponce de León, es la segunda ciudad más antigua del Nuevo Mundo. Uno de sus principales atractivos radica en el trazado urbano de su núcleo histórico, diseñado en el siglo XVI por los conquistadores españoles. Sobre éste se asientan edificios y residencias algo más recientes, erigidas entre los siglos XVIII y XIX. Precisamente, es aquí donde se concentran los principales activos de la localidad, encabezados por las fortalezas de San Cristóbal y el castillo de San Felipe del Morro (siglo XVI), que remiten al viajero a los últimos momentos de la ocupación española. Debido a su gran importancia, ambas construcciones defensivas, así como el sitio histórico de San Juan (conocido como Viejo San Juan), fueron declarados Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO en 1983. Asimismo, también merecen la atención del visitante maravillas como la catedral de San Juan Bautista (1529), la Fortaleza o palacio de Santa Catalina (1533-1540, residencia actual del gobernador de Puerto Rico), la capilla del Cristo, Casa Blanca (propiedad de la familia Ponce de León hasta mediados del siglo XVIII), el teatro del Corralón de San José, el Capitolio, la plaza de las Armas, el Jardín Botánico de San Juan, el Museo de Pablo Casals (dedicado al célebre violonchelista catalán) o el Museo de las Américas. Por su parte, el suburbio de Santurce acoge el Museo de Arte de Puerto Rico y el Museo de Arte Contemporáneo. A su vez, esta urbe es un lugar ideal para ir de compras, con opciones como los outlets de la calle del Cristo (donde las primeras marcas internacionales venden sus productos a precios de fábrica). Ya en las inmediaciones, quienes busquen el lujo tienen una cita con la avenida de Ashford, donde abren sus puertas tiendas de algunos de los más prestigiosos diseñadores del mundo.

  • El Yunque (o Bosque Estatal del Caribe)

Sin duda, este magnífico bosque pluvial de 11.000 hectáreas constituye uno de los mayores reclamos de Puerto Rico. Se trata de una de las más antiguas reservas naturales del hemisferio norte, así como el único ecosistema considerado como bosque tropical en EE.UU. Debido a su gran poder de atracción entre el turismo, este enclave brinda todo tipo de facilidades al visitante: amplios aparcamientos, senderos bien asfaltados o empedrados y áreas de recreo. Una vez en este fascinante enclave, el recién llegado tendrá la opción de realizar una inolvidable ruta en la que se despliegan maravillas como la cascada de la Coca o la torre de Yokahú (desde la que se puede disfrutar de unas vistas inolvidables), sin descuidar lugares como Árboles Grandes, La Mina, El Toro, El Yunque, Mount Britton, Baño de Oro o Caimitillo. Recientemente, el parque fue finalista comi una de las Siete Maravillas Naturales del Mundo.
Logitravel S.L.- Agencia de viajes on-line con el CI. BAL 471, 2004 - Todos los derechos reservados
Footer Thawte