Recorre a tu aire los lugares más emblemáticos de Casablanca y Marrakech

Te invitamos a vivir una aventura única a tu aire por dos de las ciudades más atractivas de Marruecos, el país perfecto para disfrutar sin prisas de los pequeños placeres de la vida junto a su hospitalaria población.

Comenzaremos nuestro viaje en Casablanca. Esta pintoresca ciudad te enamorará por sus barrios llenos de historia, sus coloridos zocos, su bellísima costa Atlántica, su excelente oferta gastronómica y de ocio y su ambiente cosmopolita salpimentado de tradición y modernidad. Aprovecha tu viaje en esta tierra de cine para visitar la colosal y lujosa Mezquita de Hassan II, el edificio religioso más grande del mundo después de La Meca; el idílico Parc de la Ligue Arabe, un auténtico pulmón verde dentro de la ciudad; y su bullicioso puerto.

Posteriormente, viajaremos a la antigua ciudad imperial de Marrakech. Plagada de cautivadores monumentos Patrimonio de la Humanidad por la Unesco, ofrece un amasijo de sensaciones, aromas y rincones con encanto que merecen la pena descubrir. Durante tu estancia te recomendamos perderte en el universo mágico de Djemaâ el Fna, una de las plazas más concurridas del mundo; buscar el recuerdo perfecto en el laberíntico y apasionante zoco con sus alfombras, babuchas, pieles, joyas; y recorrer sin prisas las pintorescas callejuelas y pasadizos de la Medina. ¿A qué esperas para reservar tu plaza?

Descubre el programa de viaje

Marruecos

Día 1: España - Casablanca

Llegada a Casablanca y traslado al hotel. Alojamiento.

Día 2: Casablanca

Dia libre. Alojamiento.

Día 3: Casablanca

Día libre. Alojamiento.

Día 4: Casablanca - Marrakech

A la hora convenida, traslado al aeropuerto para poner rumbo a Marrakech. Llegada y traslado al hotel elegido. Alojamiento.

Día 5: Marrakech

Día libre. Alojamiento.

Día 6: Marrakech

Día libre. Alojamiento.

Día 7: Marrakech - España

A la hora convenida, traslado al aeropuerto para coger un vuelo de regreso a España.

Visita la Mezquita Hassan II

Siente las olas del mar mientras visitas esta majestuosa construcción

Esta gran mezquita fue diseñada por el arquitecto francés Michel Pinseau y terminada en el 1993. Está situada sobre la playa y cuenta con el minarete más alto del mundo. En la cima podemos observar un rayo laser que marca la dirección de la Meca visible a 35 km.

En su exterior, destaca la armonía entre el color y las formas. Los materiales usados en el pavimento son el mármol y el granito. Una auténtica obra de arte.

Su amplio y lujoso interior puede visitarse. Las enormes puertas son de bronce y granito y dispone de una sala de oraciones en la que caben 25.000 fieles. La parte baja está destinada a los hombres y en un nivel superior a ambos lados la ocupan las mujeres. El techo, que está hecho de madera de cedro, lo sostienen 76 pilares  y se abre en su parte central permitiendo la entrada del sol y ventilación.

La mezquita se puede visitar cualquier día, menos los viernes, a las 09:00, 10:00, 11:00 y 14:00 hrs. y cuesta 120 dirhams. No te lo pierdas, merece muchísimo la pena, sus vistas son impresionantes.

¿Sabías que...?

Hassan II mandó construir esta mezquita como representación y  símbolo para África del Norte.

Se buscaba reforzar la fe en la ciudad menos religiosa entre los marroquíes. La construcción requirió el trabajo de muchísimas personas y se quiso que fuera el segundo templo musulmán más grande del mundo, después de la Meca.

La expectación y los esfuerzos eran tan grandes que se trajo el material de todo el país. Como contraste a toda la arquitectura musulmana, las gigantescas lámparas se realizaron en Murano.

El resultado fue espectacular, una sala que acogería hasta 25.000 fieles y un minarete de 200 metros de altura.

CONOCE EL CENTRO DE CASABLANCA

Repletas de tiendas, exquisitos restaurantes y elegantes cafeterías

Uno de los principales lugares de moda de Casablanca es la conocida Plaza de las Naciones Unidas que marca el límite entre el casco antiguo de Medina y la nueva ciudad construida durante la dominación francesa del siglo XX, siendo también el punto de encuentro de las principales arterias de la ciudad: Mohammed V, Hassan II, F.A.R., Houphouët-Boigny y Moulay-Hassan I.

Dentro de la plaza encontrarás la famosa torre del Reloj del siglo XVIII, el principal símbolo del dominio colonial, y hermosos edificios de color blanco. Los más elegantes son el hotel Excelsior, el primer hospedaje de estilo art deco del país, y el  hotel Hyatt Regency, donde encontrarás numerosos recuerdos de Humphrey Bogart e Ingrid Bergman, los protagonistas de la famosa película “Casablanca”.

Además, desde uno de los extremos de la plaza parte el Boulevard Mohammed V, integrado por numerosas edificaciones de los años 30, entre las que se encuentran numerosas tiendas, exquisitos restaurantes, elegantes cafeterías y lujosos hoteles. Y en el centro de la plaza localizarás una enorme fuente con miles de chorros de agua que ofrecen un mágico espectáculo visual con luces y música. ¡No te lo pierdas!

Información útil

Cerca de esta plaza, localizarás la plaza Mohammed, donde se encuentran emplazados distintos organismos públicos o administrativos como la oficina de correos, centros culturales, el tribunal de Justicia y la Préfecture, obra de M. Boyer y cuyos edificios fueron agrupados en torno a tres patios que tienen un jardín tropical. Detrás de la misma, localizarás el Palais de Justice (Palacio de Justicia) terminado en 1922 y que linda con el Consulat de France (consulado francés) y el Cercle Militaire, también de M. Boyer.

IMPRESCINDIBLE EN CASABLANCA

Recorre sus calles repletas de tradicionales plazoletas, hermosos patios y numerosos comercios

Esta zona de Casablanca, también llamada barrio de los Habous, constituye un museo al aire libre en el que podrás disfrutar del arte tradicional magrebí en todo su apogeo.

Su construcción arrancó en el año 1923 cuando Casablanca experimentó un desarrollo económico espectacular, que atrajo a una gran cantidad de mano de obra que había que alojar en algún lugar. Así es como nació la medina nueva en el sur de la ciudad. Los arquitectos franceses, que se encargaron del proyecto, optaron por continuar con el estilo arquitectónico tradicional, con el objetivo de dotar al barrio del ambiente habitual de cualquier núcleo urbano de la época.

Es por esta razón por la que sus calles están repletas de zocos, talleres artesanos y tiendas de recuerdos, donde encontrarás puestos de venta perfectamente organizados con una buena selección de piezas de artesanía y libros, así como cafés y productos de alimentación.

Uno de los lugares más atractivos y más interesantes, que te recomendamos visitar en este barrio, es el Mahakma del Pachá, la antigua residencia oficial del pachá de Casablanca, reconvertida más tarde en tribunal de justicia islámico. Construido a base de mármol y madera, cuenta con más de setenta salas. Otro lugar al que merece la pena acercarse es la iglesia cristiana de Nuestra Señora de Lourdes, muy conocida por sus impresionantes vidrieras. Y por supuesto, te recomendamos pasear con calma por sus hermosos patios, todo ellos decorados en un estilo típicamente magrebí, a base de estucos.

Información útil

La iglesia de Nuestra Señora de Lourdes constituye uno de los dos únicos templos católicos de la ciudad de Casablanca (el otro es la iglesia del Sagrado Corazón). Uno de sus principales atractivos son sus espectaculares vidrieras, obra del afamado artista francés Gabriel Loire. Están recortadas sobre un fondo de colores rojo y azul, que recuerda a las alfombras típicas de Marruecos, y representan diferentes imágenes de la Virgen María. El templo se puede visitar todos los días, en horario de 8:30h hasta las 12:00h por las mañanas, y desde las 15:00h hasta las 19:00h por las tardes.

EXPERIENCIAS ÚNICAS EN CASABLANCA

La Corniche comienza en el faro El Hank y finaliza en el Morabito de Sidi Abderrahman

Al caer la tarde, te proponemos poner rumbo a La Corniche, un mítico paseo marítimo de casi 2 kilómetros de extensión salpicado de villas, estilosos restaurante, terrazas a pie de playa y animadas discotecas. Contemplar la maravillosa puesta de sol saboreando un delicioso cóctel es, sin duda, la mejor forma de iniciar una agradable velada.

Posteriormente, puedes iniciar tu paseo desde el faro el Hank, que data de 1920, y adentrarte en la medina antigua de Casablanca, un recinto que aún conserva parcialmente la vieja muralla y todo el sabor y el color de los zocos tradicionales. Pronto, cuando estés allí, comprobarás que no existe un lugar como éste en toda la ciudad para tomar el pulso a la vida. Turistas y lugareños abarrotan sus estrechas callejuelas llenas de vida y color mientras los comerciantes se afanan en anunciar sus productos.

Y a medida que la vayas recorriendo, te toparás con el bastión de la Sqala, el lugar donde se encuentran los antiguos cañones de la ciudad y desde donde obtendrás una increíble vista panorámica de la medina y del puerto. Y si continuas tu recorrido hasta la plaza de Sidi-Bou-Smara quedarás sobrecogido viendo la antigua Casablanca encerrada entre sus murallas.

Finalmente, puedes terminar tu paseo en el Morabito de Sidi Abderrahman, una roca ubicada a pocos metros de la cornisa. Allí se encuentra la famosa tumba del morabito (un santón musulmán) Sidi Abderrahmane. 

¿Sabías que...?

En este paseo marítimo localizarás Morocco Mal, un gigantesco centro comercial con más 350 establecimientos, una sala de cine en 3D, un parque de ocio, medio centenar de bares y restaurantes e incluso un moderno acuario, denominado Aquadream. Considerado el mayor espacio comercial del continente africano, fue pensado para acoger a más de 14 millones de visitantes anuales y dar trabajo a más de 5.000 marroquíes.

Visita la Medina

Un lugar fascinante que te cautivará para siempre

No dudes en perderte por esta encantadora Medina e impregnarte de sus olores característicos con los que conviven forjadores y artesanos.

Antiguamente, esta medina fue un campamento militar y un mercado. Es la más grande de todo Marruecos ya que ha sido ampliada varias veces.

Para acceder a la Medina, encontramos un total de 22 puertas que son verdaderas obras de arte almohade. Entre ellas, destacan: Bab er Robb, Bab Agnaou Bab Doukala, Bab Aghmat y Bab Aylen.

Vuelve al pasado, adéntrate en el mundo medieval lleno de olores, laberintos, colores y sabores.

Visitas de interés en la Medina

Dentro de la Medina encontramos los mayores puntos de interés de la ciudad. Algunos lugares reseñables pueden ser:

· El gran zoco de Marrakech, el lugar comercial de la ciudad por excelencia.

· Los principales museos de arte marroquí de la ciudad: el Museo de Marrakech y el Museo Dar Si Said.

· Los palacios de Marrakech: el Palacio Real, el Palacio de la Bahía y la Medersa Ben Youssef.

Mezquita Koutoubia

El minarete de la mezquita de la Koutoubia es, sin duda, una obra maestra de la arquitectura norteafricana, así como también uno de los lugares más emblemáticos de la ciudad de Marrakech. Debemos su construcción a los almohades, quienes tomaron la ciudad a mediados del siglo XII y ordenaron su construcción junto a la de diversos edificios de gran relevancia, como la casba –situada en al casco antiguo de la ciudad–.

Edificado siguiendo el estilo andalusí, con una altura de sesenta y nueve metros, su belleza era tal que sirvió de modelo para la construcción de la Giralda de Sevilla. Según parece, el nombre de esta mezquita procede de la palabra árabe kutubiyyin (“librerías”), por la cantidad de vendedores de manuscritos que antaño se reunían a su alrededor.

Sea como fuera, lo que está claro es que a pesar de los siglos este edificio sigue siendo un icono de Marrakech, pues su altura permite divisarla desde cualquier rincón de la ciudad. Aunque la entrada a la mezquita está prohibida para los no musulmanes, merece la pena acercarse para deleitarse con los motivos florales y el entramado de cenefas que lo configuran, siendo diferentes en cada una de las fachadas del minarete, así como para disfrutar de los jardines que lo rodean. 

Un poco de historia

La mezquita Koutoubia empezó a erigirse a mediados del siglo XII por orden del emir almohade Abd al-Mumin, siendo finalizada años después –debido a sus dimensiones– bajo el mandato de Yacoub al-Mansour. Al parecer, esta mezquita ocuparía el lugar de una anterior mezquita, que fue destruida al comprobarse que su orientación hacia la Meca era incorrecta. 

Plaza Jama el Fnaa

El principal lugar de encuentro en el que se desarrolla la vida pública de la ciudad

Visita la esencia de Marrakech a cualquier hora. Recórrela de parte a parte o siéntate en una de las terrazas y mira la vida pasar.

En el corazón de la ciudad y en el centro de la medina se encuentra esta maravillosa plaza. Es el punto de partida de varias rutas turísticas por lo que, durante el día, muchos personajes extravagantes frecuentan el lugar: encantadores de serpientes, tatuadores de henna, danzantes, narradores de cuentos, etcétera.

Por la noche, aún es más espectacular ya que esta plaza se llena de puestos de comida tradicional para poder cenar; cuscús caliente o cordero asado. Para ambientar la velada, músicos y espectáculos invaden el lugar creando un ambiente y una atmósfera perfecta.

Alrededores Plaza Jama el Fnaa

Para seguir disfrutando del bullicio y del espectáculo que esta plaza genera, merece la pena refugiarse en alguno de los bares que rodean este lugar.

Entre los locales que allí se encuentran podemos destacar el Café de Francia, el Café Argana o el Café Glacier. Son lugares privilegiados ya que cuentan con unas vistas impresionantes en las que observar el continuo movimiento y el dinamismo que tiene la principal plaza de la ciudad.

Si quieres comer unos buenos platos de cocina marroquí en las inmediaciones de la plaza, te recomendamos los restaurantes: Chez Chegrouni, N’Zara y el Toubkal

Visita los Jardines Majorelle

Un jardín enriquecido con plantas que proceden de los cinco continentes

Una de las visitas imprescindibles en Marrakech. Estos jardines pertenecían al pintor Jaques Majorelle, un pintor francés que vivió en Marruecos para curarse de la tuberculosis. El espacio es pequeño pero encantador. Podemos encontrar infinidad de cactus, bambús, buganvillas, nenúfares y más especies traídas de todo el mundo. Como su propio nombre indica, domina el color azul Majorelle, un azul púrpura.

Cuenta con un museo en el que se exponen piezas de arte islámico y dibujos del pintor. Al morir, fue adquirido por el modista Yves Saint Laurent y fue cuando se abrió al público.

El precio de la entrada es de 50 dírhams. Si deseas ver el museo deberás pagar 25 dírhams más.

¿Sabías que...?

Dos grandes diseñadores de moda fueron los encargados de salvar esta villa y abrirla al público: Yves Saint Laurent y Pierre Bergé. Eran unos grandes seguidores de la obra de Majorelle por lo que se ocuparon de su restauración.

Se puede acceder a una parte de los jardines y a un taller antiguo que se ha convertido en un pequeño museo con obras de arte islámico. Podemos encontrar todo tipo de objetos como: cerámicas, alfombras, artículos textiles o maderas. Además, se rehabilitó un pequeño espacio para las obras de Majorelle.

SABOREA LA BEBIDA NACIONAL DEL PAÍS

Se prepara con azúcar, té verde y hierbabuena

El té verde llegó a Marruecos en 1854 y aunque lo introdujeron los británicos, pronto alcanzó una gran popularidad. En todo el país, el té verde ha convertido en la bebida nacional, ya sea en las refinadas casas urbanas o en las sencillas jaimas de los nómadas. Esta bebida, que se prepara con azúcar, té verde y hierbabuena, representa un símbolo de hospitalidad y rechazarla está considerado de muy mala educación.

CEREMONIA DEL TÉ

La ceremonia del té se realiza delante de los invitados y sigue unas normas inalterables. La bebida se sirve siempre en pequeños y estrechos vasos con dibujos en filigrana de oro o de colores. Las hojas de té se remueven en el agua hirviendo de la tierra para que no sean tan amargas. Posteriormente, se añaden hojas enteras de hierbabuena y unas cuantas cucharadas de azúcar, que evita que las hojas floten en la superficie.

Después de que repose unos minutos se vierte un poco de té en un vaso y se devuelve a la tetera. Este proceso se repite varias veces. Finalmente, el anfitrión prueba el té y no lo sirve a los invitados hasta que considere que está perfecto.

Información útil

El té verde es la bebida nacional de Marruecos. Se sirve varias veces al día en casa, en la oficina, en las tienda y en las terrazas de los cafés. Los marroquíes son también grandes consumidores de café, que suele servirse con leche pero que en muchos casos se condimenta con canela, agua de azahar o unos granos de pimienta. El zumo de naranja fresco es delicioso, al igual que el resto de zumos de fruta –los más comunes son el de cereza, uva y pomelo. Aunque el Corán prohíbe el consumo de alcohol, Marruecos es productor de buenos vinos, que pueden adquirirse en algunos comercios.

Guía de
Marruecos

Marruecos, país de contrastes. Es una mezcla fascinante, envolvente, sensual y mágica. Tan solo con deambular por sus calles notas sus matices y sus leyendas aún vivas. Además, la naturaleza también está presente ya que puedes disfrutar del maravilloso desierto, montañas o valles, que son una auténtica delicia.

Marruecos cuenta con impresionantes ciudades que no te puedes perder y que no te dejaran indiferente. Marrakech, repleto de placeres sencillos por descubrir; Casablanca, uno de los lugares moderno del país que cuenta con un extenso patrimonio artístico; Rabat, ciudad de tradiciones, Fez, que cuenta con una arquitectura imperial espectacular y Tánger, con un litoral impresionante.

El islam es la religión que domina en Marruecos. Encontramos mezquitas en forma de majestuosas construcciones, como cunas de la religión islámica, repartidas por todo el país. De hecho, por sus creencias los musulmanes, durante el noveno mes del calendario musulmán, practican el ayuno diario desde el alba hasta que se pone el sol.

La gastronomía marroquí es todo un placer. Sabores adictivos en los que destaca las frutas, las verduras, el pescado y el marisco fresco. No puedes irte del país sin probar un exquisito cous cous o un delicioso tajine.

¿Preparado para vivir esta fantástica experiencia?

Costumbres
Marruecos y sus costumbres

·Evita usar la mano izquierda, sobre todo si comes con marroquíes.

· Para saludar debes dar 3 besos en la mejilla, pero solo entre personas del mismo sexo.

· Quitarse los zapatos al entrar en una casa.

· Se puede fumar en la mayoría de lugares públicos.

· No olvides la propina, una práctica que no debes desatender.

· El saludo tradicional marroquí es: salaam aleikoum

Información útil

Preparando el viaje
Documentación necesaria

No necesitaras obtener ningún visado para entrar en Marruecos. Solo deberás presentar el pasaporte que tenga vigencia para el total de tu visita.

Ropa y material recomendados

Para visitar las grandes ciudades como pueden ser Marrakesh, Fez o Rabat no debes preocuparte por el tipo de atuendo ya que la vestimenta occidental está bastante arraigada.

Se recomienda no vestir faldas cortas y llevar las rodillas, los hombros y el escote tapado si vamos a entrar a alguna mezquita.

Si viajas al desierto, protégete del sol y usa gafas, pañuelos y gorros.

Por otro lado, el calzado debe ser cómodo, cerrado y bien fijado al pie.

Diferencia horaria

Durante el invierno, la hora oficial en la Marruecos es GMT+0,una hora menos que en España. El horario de verano es GMT+1, la misma que en la Península y Baleares

En el destino
Moneda

La moneda oficial de Marruecos es el dírham. Nuestra recomendación es hacer el cambio a la llegada a la ciudad ya que siempre será mas favorable. Las oficinas de cambio de moneda se encuentran en el aeropuerto, en algunos hoteles y en la mayoría de los bancos.

La vida en Marruecos es cuatro veces más barata que en España. Hay que tener en cuenta que en muchos comercios, restaurantes y hoteles aceptan euros aunque siempre saldréis perdiendo.

Electricidad

La corriente eléctrica en Marruecos es de 230 voltios y, al igual que en Europa, se utilizan enchufes de dos patillas, por lo que no necesitarás un adaptador para tus aparatos electrónicos.

Tasas del país

No hay que abonar ninguna tasa antes de salir de Marruecos.

Idioma

El idioma oficial del país es el árabe. Aún así, el francés es una lengua que también se habla sobre todo la población que ha recibido una enseñanza superior.

De todos modos, debido al turismo y a las necesidades de venta, si habláis en inglés, francés o español no tendréis ningún problema para comunicaros con la gran parte de los ciudadanos marroquís.

Compras

En Marruecos puedes adquirir productos típicos de todo tipo. Destaca la gran variedad de artesanía: alfombras, cerámica, bisutería, madera, etcétera.

Otras compras de interés que puedes encontrar son productos de belleza, cosmética natural, ropa de marca, perfumes, relojes y piel.

El horario comercial es de 09.00 hrs a las 21:00 hrs aproximadamente.

Aduanas

Si se llega desde España se puede entrar 200 cigarrillos, una botella de alcohol de un litros, un frasco de perfume de 150 ml y medicamentos en pequeñas cantidades para uso personal.

Clima

El clima de Marruecos es mediterráneo seco. La temperatura media anual es de 20º por lo que no pasarás frio.

En verano, la temperatura media es de unos 28º pero no es extraño superar los 40º en algún momento del día.

Si por el contrario, viajas de diciembre a febrero las mínimas pueden llegar a los 6º por lo que es conveniente que por las noches vistas con ropa de abrigo.

Logitravel.com

Más de 2 millones de pasajeros nos confiaron sus vacaciones en 2016. ¿Los motivos?

  • Amplia gama de productos
  • Navegación rápida, sencilla y amena
  • Confirmación online de tu reserva
  • Importantes descuentos por Venta Anticipada
  • Los mejores Chollos de Última Hora
  • El mejor servicio de atención al cliente