0 Mensajes
Mis últimas búsquedas...
Viajes

Gastronomía en Israel

Israel: La tierra prometida

Comer en Israel: el triunfo de los alimentos kosher

Gastronomía en Israel A pesar de que la diáspora del siglo I d.C. propició el asentamiento de comunidades judías por todo el mundo, el extenso recetario creado y desarrollado por las mismas tienen su origen indistintamente en su libro sagrado: el Talmud. Un caso que ilustra a la perfección el peso de las Sagradas Escrituras es el precepto de no combinar productos cárnicos y derivados lácteos, como consecuencia de lo que se afirma en un pasaje del Éxodo. Del mismo modo, los creyentes también tienen vetado tomar café con leche después de las comidas.

Por lo que se refiere al porcino, su consumo está prohibido, y el resto de la carne sólo puede consumirse si el animal ha sido sacrificado por degollamiento. Además, la tradición tampoco permite ingerir pescado sin escamas o marisco. No obstante, el resto de platos a base de pescado o huevo no presenta ninguna restricción.

Esta serie de reglas están encaminadas a velar por la preservación de los llamados alimentos kosher (puros), y tiene prédica incluso en los hoteles. Algunos de estos establecimientos disponen de dos cocinas, una de las cuales cuenta con el asesoramiento de un rabino.  En cualquier caso, lo cierto es que únicamente los judíos ortodoxos siguen estos principios a rajatabla.  

Por otro lado, el visitante debe considerar que en el día sagrado, el sabbat, los fieles no cocinan, por lo que éstos toman alimentos que han sido preparados durante la víspera.

En el ámbito de los platos típicos de la cocina israelí, destacan el hummus (puré de garbanzos con sésamo), el taboule (una combinación de trigo, tomates, cebollinos y pimientos), el yaprac (hojas de parra rellenas de carne), la ternera con bamias (o judías verdes) y el gefintel fish (merluza o lenguado con vegetales). Sin embargo, la lista no estaría completa sin el famosísimo felafel, importado por los judíos originarios de Egipto y consistente en una hamburguesa elaborada con garbanzos, habas y especias. La mezcla se degusta dentro de una bolsa de pan de pita, acompañada de salsas y de otros condimentos.

Por último, en lo que atañe a los postres, resulta recomendable dejarse seducir por la marak perot kar (compota de frutas), la confitura de cabello de ángel o el pastel de nueces.

Footer Thawte