Viajes

Guía de viaje El Hierro

Identificación

El Hierro: La isla más pequeña de Canarias

Isla del Hierro: la joya en bruto de Canarias

Introducción El Hierro Sumergirse en la bellísima y diminuta isla del Hierro es algo que  puede hacerse de muchas formas. Es posible sumergirse en las aguas cristalinas de sus costas, plagadas de fauna tropical y vida marina en abundancia, pero también hacerlo en sus increíbles paisajes terrestres, sus bosques milenarios, sus paisajes lunares de volcanes y lava y la riqueza de su artesanía, folclore y tradiciones. Con la mirada de un viejo lagarto gigante, auténtico símbolo viviente de la isla en fase de recuperación, vemos pasar los días en calma visitando sus hermosas y abruptas costas plagadas de piscinas naturales, degustando los sabrosos potajes y productos de la tierra y el mar, o contemplando abrumados las retorcidas sabinas que se postran ante el envite de los vientos centenarios?

Toda esta belleza se da cita en un lugar sin igual: El Hierro. La más pequeña y sudoccidental de las Islas Canarias es reconocida como paraíso del buceo y el submarinismo, siendo cita todos los años de una de las competiciones de fotografía submarina más famosas del mundo: el Open Fotosub. Pero los amantes del senderismo, la Naturaleza del interior o los enclaves más pintorescos tienen también su paraíso privado en El Hierro. No en vano, la isla fue declarada en su totalidad Reserva de la Biosfera en el año 2.000; en la actualidad, el sesenta por ciento de su superficie está protegida. Y no es de extrañar: desde la belleza de los sabinares a las prehistóricas laurisilvas, pasando por Monumentos Naturales como Las Playas o el Faro de Orchilla (el fin del mundo conocido, por donde durante más de mil años pasó el Meridiano 0?), los más bellos paisajes y las leyendas más antiguas surgen por doquier en cualquier rincón de el Hierro.

A pesar de todos sus kilómetros de costa, quizás lo que menos encuentre el viajero en El Hierro sean playas de arena. Pero, ¿quién las necesita? Las piscinas naturales, allí llamadas en ocasiones ?charcos?, surgen a recibir a los amantes de los baños marinos en muchos puntos de la costa, acompañadas en ocasiones de bufaderos (grietas por las que el mar surge, como si de un géiser se tratara?) y de abruptos acantilados. Las formas de vida tradicional se mantienen en muchos lugares, como si el tiempo hubiera decidido detenerse en El Hierro; sus habitantes conservan las antiguas artes de pesca, su artesanía y su folclore como los tesoros culturales que son.

Una temperatura privilegiada de unos 15º de media en invierno, y de alrededor de 25º(a veces, algunos más) en verano, añade un atractivo más a una isla pletórica de ellos. Las aguas del Hierro mantienen también una media de entre 18 y 20º a lo largo del año, que ha propiciado la presencia de fauna típica de aguas más tropicales en sus costas. La declaración de Reserva Marina en la zona de La Restinga contribuye a conservar un ecosistema único en el mundo; no faltan buceadores que consideran al Hierro el mejor lugar del planeta para practicar el submarinismo.

Otras guías de viaje:

Costa de Portugal:

Otros:

Logitravel S.L.- Agencia de viajes on-line con el CI. BAL 471, 2004 - Todos los derechos reservados
Footer Thawte
true getPixeles@logitravel@0@0@False true