Ir a la home de Logitravel.com

Guías de Viajes de El Hierro

El Hierro

La isla más pequeña de Canarias

El Hierro

Isla del Hierro: la joya en bruto de Canarias

Isla del Hierro: la joya en bruto de Canarias

Sumergirse en la bellísima y diminuta isla del Hierro es algo que  puede hacerse de muchas formas. Es posible sumergirse en las aguas cristalinas de sus costas, plagadas de fauna tropical y vida marina en abundancia, pero también hacerlo en sus increíbles paisajes terrestres, sus bosques milenarios, sus paisajes lunares de volcanes y lava y la riqueza de su artesanía, folclore y tradiciones. Con la mirada de un viejo lagarto gigante, auténtico símbolo viviente de la isla en fase de recuperación, vemos pasar los días en calma visitando sus hermosas y abruptas costas plagadas de piscinas naturales, degustando los sabrosos potajes y productos de la tierra y el mar, o contemplando abrumados las retorcidas sabinas que se postran ante el envite de los vientos centenarios…

Toda esta belleza se da cita en un lugar sin igual: El Hierro. La más pequeña y sudoccidental de las Islas Canarias es reconocida como paraíso del buceo y el submarinismo, siendo cita todos los años de una de las competiciones de fotografía submarina más famosas del mundo: el Open Fotosub. Pero los amantes del senderismo, la Naturaleza del interior o los enclaves más pintorescos tienen también su paraíso privado en El Hierro. No en vano, la isla fue declarada en su totalidad Reserva de la Biosfera en el año 2.000; en la actualidad, el sesenta por ciento de su superficie está protegida. Y no es de extrañar: desde la belleza de los sabinares a las prehistóricas laurisilvas, pasando por Monumentos Naturales como Las Playas o el Faro de Orchilla (el fin del mundo conocido, por donde durante más de mil años pasó el Meridiano 0…), los más bellos paisajes y las leyendas más antiguas surgen por doquier en cualquier rincón de el Hierro.

A pesar de todos sus kilómetros de costa, quizás lo que menos encuentre el viajero en El Hierro sean playas de arena. Pero, ¿quién las necesita? Las piscinas naturales, allí llamadas en ocasiones “charcos”, surgen a recibir a los amantes de los baños marinos en muchos puntos de la costa, acompañadas en ocasiones de bufaderos (grietas por las que el mar surge, como si de un géiser se tratara…) y de abruptos acantilados. Las formas de vida tradicional se mantienen en muchos lugares, como si el tiempo hubiera decidido detenerse en El Hierro; sus habitantes conservan las antiguas artes de pesca, su artesanía y su folclore como los tesoros culturales que son.

Una temperatura privilegiada de unos 15º de media en invierno, y de alrededor de 25º(a veces, algunos más) en verano, añade un atractivo más a una isla pletórica de ellos. Las aguas del Hierro mantienen también una media de entre 18 y 20º a lo largo del año, que ha propiciado la presencia de fauna típica de aguas más tropicales en sus costas. La declaración de Reserva Marina en la zona de La Restinga contribuye a conservar un ecosistema único en el mundo; no faltan buceadores que consideran al Hierro el mejor lugar del planeta para practicar el submarinismo.
 

Una Reserva de la Biosfera con mucho por descubrir

Una Reserva de la Biosfera con mucho por descubrir

La abundancia de ecosistemas agrupados en el Hierro hace que los fanáticos de la naturaleza en estado puro no sepan por dónde empezar a explorar la isla cuando llegan a ella. Su temperatura, clima y situación geográfica ha propiciado la aparición de espectaculares bosques de sabinas, de las cuales, lamentablemente, quedan ya pocas; pero la silueta de estas milenarias habitantes de El Hierro, retorcidas y dobladas ante el empuje del viento constante, es algo que nadie debe perderse. Para contemplar a las supervivientes de toda una era hay que acudir al Sabinar del Oeste, pero tampoco hay que dejar de visitar bosques como El Fayal, pleno de encinas y hayas, o los espléndidos pinos canarios. Algunos dragos y helechos gigantes sobreviven en la isla, como testimonio vivo de tiempos prehistóricos.

La complicada orografía de la isla de El Hierro está formada por barrancos y roques, en un total de doscientos cincuenta y siete accidentes geográficos de estas características. Esta peculiaridad hace que el pequeño territorio que conforma El Hierro (278,5 km2 en total) esté plagado de miradores y lugares donde contener la respiración ante las vistas que se nos ofrecen. Cabe destacar puntos como el Mirador de las Playas, el Roque de la Bonanza (una formación rocosa que se eleva majestuosa sobre el océano) o el Mirador de Bascos, con sus impresionantes vistas por encima de la zona del Golfo.

Uno de los atractivos más agradables, sobre todo para aquéllos que disfrutan del mar y los baños en aguas color turquesa, son las piscinas naturales o “charcos”, que se desperdigan por doquier en distintos pueblos de la costa. El Charco Manso o el Charco Azul son dos de los más conocidos, así como el Pozo de las Calcosas, formado por piscinas naturales en las que podremos disfrutar de las aguas cálidas y transparentes de El Hierro. Y si lo que buscamos es una playa de arena, no será fácil… Pero tampoco imposible: en Timijiraque hay una accesible, y además está la Playa el Verodal, la más grande de la isla con sus 300 metros de longitud, y cuyas arenas ostentan un intenso y curioso color rojo.

La capital de la isla, Valverde, es una tranquila población con buenos ejemplos de la arquitectura urbana herreña. Las construcciones características de la isla, con sus techumbres de paja u otras especies vegetales, aún pueden verse en esta localidad, que también cuenta con interesantes iglesias y santuarios como el de la Virgen de los Reyes, que contiene en su conjunto la Ermita de la Dehesa, del siglo XVII. Otras construcciones de interés para los amantes de la cultura antigua son las iglesias de Nuestra Señora de la Concepción, también en Valverde, y algunas localizadas en otros puntos de la isla, como la Iglesia de San Andrés, la Ermita de Santiago o una casa de curioso y tétrico nombre: la Casa del Ataúd.

El  Faro de Orchilla es una visita imprescindible a visitar para todos aquéllos a quienes les fascine la Historia y la arquitectura relacionada con el mar. Durante más de 1.700 años, este lugar se consideró el punto justo por el que discurría el Meridiano 0 del planeta. Considerado también como el fin del mundo conocido, con el tiempo se estableció que el Meridiano 0 no pasaba por allí, y su gloria quedó desvanecida… Aún así, el faro permanece orgulloso, no ya en funcionamiento pero sí como testimonio de los tiempos en los que los hombres pensaban que el mundo tenía un final. Actualmente no está permitida su visita pero se puede contemplar a gusto su majestuosa presencia, en el punto más meridional y occidental de España.

No podemos cerrar este apartado sin referirnos a la actividad que más turismo atrae anualmente a la isla del Hierro: el submarinismo. La Reserva Natural de La Marina ha propiciado que el pueblo de La Restinga se haya convertido en el más turístico de toda la isla. Las calas protegidas de Tecorón son también un lugar para no perderse, si queremos disfrutar de la tranquilidad, el color, la vida y la belleza de los fondos marinos de El Hierro.
 

Mar, repostería y tradición sobre la mesa

Mar, repostería y tradición sobre la mesa

Potajes, pucheros, pescados y papas: cuatro palabras que comienzan por la misma letra, fundamentales para cualquiera que desee probar las especialidades gastronómicas características de esta hermosa y diminuta isla. Los potajes de verduras son similares a los del resto de las Canarias, como el de berros de La Gomera o el de ñame; los pucheros a base de patatas, carne o pescado, contundentes y deliciosos, tampoco pueden faltar en las mesas herreñas.

Los amantes del pescado fresco encontrarán en El Hierro un paraíso gastronómico, gracias a la gran variedad de especies disponibles que se cocinan fritas, guisadas o a la plancha, debidamente acompañadas de las características papas con mojo canario, rojo o verde. La carne, normalmente de conejo o cabrito (chivo según los isleños), también es consumida con deleite en la isla, siempre aderezada por alguno de los intensos, aromáticos y picantes mojos canarios.

Los quesos son un producto muy apreciado en El Hierro, siempre de elaboración artesanal y en muchas ocasiones, confeccionados a base de leche de cabra. Con ellos se prepara el dulce típico de la isla, las quesadillas. Estos quesos se hacen en la central quesera, y están deliciosos acompañados de alguno de los vinos isleños procedentes de la cooperativa vinícola. Los caldos suelen tener un intenso sabor y alta graduación, al haber sido elaborados en prensas tradicionales; algunas de las más impresionantes pueden contemplarse en la localidad de Guarazoca.

Y por supuesto, no podemos olvidarnos de uno de los platos tradicionales de las Islas Canarias, que en Hierro se consume también de forma habitual: el gofio. Esta especie de harina, obtenida de la molienda de cereales (por lo general, maíz y trigo), se consume tanto en preparaciones dulces como mezclada con ingredientes salados. Cualquiera de los estupendos restaurantes ubicado en localidades interiores o costeras será el punto ideal para disfrutar de una buena comida al estilo herreño, con frescos pescados a la parrilla, carnes de sabor intenso o el suave sabor del queso de cabra artesanal.

Y para quienes deseen conjugar varias experiencias en una, el Restaurante Mirador de la Peña es el lugar idóneo. Construido según los planos del célebre artista canario César Manrique, se sitúa al borde de un impresionante acantilado, convirtiendo el placer de la buena mesa en un conjunto de sensaciones que quedarán, sin duda, impresas en la retina, el cerebro y el paladar del afortunado viajero.
 

Tradiciones y folklore en los pueblos más pintorescos

Tradiciones y folklore en los pueblos más pintorescos

La festividad más importante de todo el calendario herreño es la de la Virgen de los Reyes, y cobra su máxima solemnidad e importancia cada cuatro años. Esta fiesta tiene lugar el primer sábado del mes de julio, y la casi totalidad de los habitantes de la pequeña isla se dan cita en Valverde para ser testigos de la procesión que traslada a la Virgen de los Reyes, patrona de El Hierro, desde su ermita hasta la capital, Valverde. Cuarenta y cuatro kilómetros de recorrido animados por bailarines, ataviados con los característicos trajes regionales y tocados verdes y rojos. Grupos de tambores y flautas se unen a los miles de isleños que allí se concentran una vez cada cuatro años.

El carnaval no tiene tanta relevancia en El Hierro como en el resto de las Islas Afortunadas. El evento más importante de estas celebraciones es el Entierro de la Sardina, en el barrio de Tesine (Valverde); durante las mismas fechas tiene lugar la Fiesta de los Carneros, en Frontera. Por su parte, la Fiesta de la Cruz se celebra en mayo en la localidad del Pinar, y es una de las más animadas de la isla. Los distintos barrios del pueblo confeccionan su propia cruz, y después todas quedan expuestas para valoración y premio de las mejores. Grandes y alegres verbenas cierran las jornadas por la noche, convenientemente refrescadas con buenas dosis de vino isleño…

San Juan y la Virgen del Carmen se celebran también, el 24 de junio y el 16 de julio, respectivamente. La primera tiene lugar en Valverde y celebra el solsticio de verano, como ocurre en muchas otras localidades españolas; la noche más corta del año se ve iluminada por grandes hogueras. Y como no podía ser distinto en una zona de tradición marinera, en la fiesta de la Virgen del Carmen, que se celebra en Tamaduste, se pasea a la imagen en procesión montada en un barco por toda la bahía. Una verbena popular y la habitual fiesta con romería incluida completan el conjunto festero.

Y si después de recorrer y disfrutar la isla con todos sus atractivos aún nos quedan ganas de disfrutar de vida nocturna, El Hierro sorprenderá a quienes quieran conocer su noche con divertidos locales y discotecas, ubicados en su mayoría en Valverde y, sobre todo, en La Restinga. Música, copas y una población de lo más hospitalaria conforman un conjunto más que añadir a la enorme oferta de atractivos de la pequeña joya de las Islas Canarias.