Ir a la home de Logitravel.com

Guías de Viajes de Turín

Turín

Torino...la joya del Piemonte

Turín

Dolce Vita italiana

Dolce Vita italiana

Esta ciudad distinguida, capital de la provincia del mismo nombre en la región del Piemonte, con numerosos lugares para descubrir y disfrutar sorprende por muchas razones y la primera es, quizás, su limpieza, la segunda un encanto señorial, tranquilo, exquisito y por último la riqueza de su patrimonio cultural. Enclavada en las laderas de los Alpes, en el noroeste de Italia, está atravesada por el legendario río Po. Al igual que Milán es un poderoso centro industrial y económico.
 Fundada hace más de 2000 años por el emperador Augusto, donde ya vivían los taurinos sus primeros habitantes y de origen celta. En principio sólo era un fuerte militar útil para soportar el asedio de las tribus bárbaras.
 Dominada por lombardos y francos, sucesivamente, no es hasta la llegada a la región del Piemonte de los duques de Saboya en el siglo XV -quienes la eligen como capital del ducado- que Turín conoce su verdadero esplendor.
Sin embargo, la renovación urbanística de la ciudad recién llega con Carlo Emanuele I (1580-1630) quien ordena la primer expansión de la ciudad hacia el sur, ordenándola de manera lineal, rigurosa y hasta austera.
La Piazza San Carlo es el centro de este desarrollo. De la baja y alta Edad Media quedan aún la Puerta Mastio y el Duomo di San Giovanni, los edificios públicos que hoy podemos admirar datan de esa época, al igual que algunos palacios, iglesias y capillas.
Como muchas otras ciudades su población fue diezmada en 1630 por la epidemia de Peste Bubónica, puede verse una placa conmemorativa en la via Cardinal Massaia.
Entre los siglos XVII y XVIII, la ciudad fue asolada por los franceses que no cesaban en su intento por tomarla, estos asedios finalizan con la llegada de tropas austriacas aliadas. La Basílica de Superga fue construida entre 1714 y 1717 en conmemoración de ese triunfo. Vittorio Amadeo II, en el siglo XVIII, reorganiza el estado desde todos sus aspectos y pone especial empeño en la educación brindando un mayor desarrollo a la Universidad de Turín, de carácter libre, fundada en el siglo XV y que siendo privada pasa a la esfera estatal. En el año 1792, Vittorio Emanuele III entra en guerra con Francia que anexa el Piemonte una vez más durante 15 años. Durante esta ocupación se demuelen los muros perimetrales de la ciudad. Luego de años de mucha convulsión política y social, Turín asume un rol político y cultural a escala nacional que llega a su corolario en el año 1861 cuando es elegida capital de la península luego de la proclamación de la Unidad Italiana.
 El modernismo de la época se evidencia en la estación de trenes de Porta Nuova donde lo estético y lo funcional se complementan maravillosamente. Turín supo reconocer la Revolución Industrial y formar parte de ella constituyéndose en un polo importante de desarrollo, producción e investigación.
 La Primer Guerra Mundial la hizo crecer pero, la década siguiente la encontró definiéndose como la ciudad más antifascista de Italia. Verdaderas matanzas se vieron en esta ciudad y numerosos turinenses fueron deportados a campos de concentración durante la Segunda Guerra Mundial. En la estación de Porta Nuova, una placa conmemorativa los recuerda. La ciudad recibió más tarde la Medalla de Oro por su labor durante la resistencia a la ocupación alemana. El período de pos guerra encuentra a la ciudad devastada y la empresa Fiat es su principal motor de recuperación.
 En los años '50 y '60, su ímpetu emprendedor revitaliza la ciudad y para el centenario de la Unidad Italiana, celebrada en el año 1961 nuevos edificios aparecen, sobre la margen izquierda del río Po, en el conjunto arquitectónico denominado Italia 61, de estilo conceptual. Esta bonanza industrial también da lugar a la aparición de numerosos barrios en los suburbios que opacan un poco la exquisita belleza de esta glamorosa ciudad. En el plano cultural, las primeras décadas del siglo XX vieron nacer un verdadero círculo de pensadores e intelectuales que dieron origen a numerosas teorías nuevas sobre sindicalismo y lucha obrera. Una placa sobre la Plaza Carlina recuerda al filósofo Antonio Gramsci, escritor y fundador del diario "L'Unita" Turín tuvo muchos hijos pródigos. Los más famosos Edmondo De Amicis y Emilio Salgari, escritores que fascinaron a niños y adolescentes del mundo entero. Cesare Pavese, escritor emblemático de Turín es reconocido como el escritor más importante de Italia del siglo XX. El "Caval'd brons" del escultor Carlo Marocchetti es un símbolo de la ciudad tanto como la Mole Antonelliana.
Federico Nietzsche quien vivió un año en Turín (1888/89) dijo de la ciudad: "Turín, paz aristocrática y un gusto uniforme que se manifiesta hasta en el color".
 También debemos a la ciudad de Turín la creación del famoso "vermouth" por Benedetto Carpano.

Seguramente no será en una sola visita que logremos descubrir todo lo que esta ciudad ofrece para visitar y conocer porque la lista es realmente larga, muy larga. Desde el punto de vista general, la ciudad presenta un casco histórico similar al de otras ciudades italianas: hermosos edificios con fachadas finamente trabajadas y grandes arcadas sobre hermosas avenidas o calles principales, hermosas plazas y parques, restaurantes pequeños y cafés con hermosas terrazas por todas partes, siempre coquetos y simpáticos donde se respira ese aire de "Dolce Vita" italiana. No obstante, Turín tiene muchísimos lugares casi escondidos y dos museos sin igual en toda Italia.

Podemos llegar a Turín desde cualquier lugar y en casi todos los medios de transporte. Si optamos por el viaje en avión, el Aeropuerto Internacional "Sandro Pertini" se encuentra a sólo 16 Km. de la ciudad y recibe vuelos internacionales y domésticos, incluidos los vuelos charters y los de bajo costo. Este aeropuerto ofrece todas las comodidades y está conectado con la ciudad a través de un servicio eficiente de autobuses, taxis y tren. También podemos alquilar un coche en el lugar.
 Los taxis se encuentran frente a la salida del sector de llegadas del aeropuerto y el servicio ferroviario a unos escasos 200 metros. Los trenes, con una frecuencia de media hora, nos dejan en la Estación Dora de Turín y el trayecto dura apenas 20 minutos. Los autobuses que realizan un viaje directo hasta la Estación de Porta Nuova o hasta la Estación de Porta Susa en 40 minutos tienen su parada enfrente de la salida del sector de llegadas y prestan servicio hasta la medianoche.

Si deseamos realizar nuestro viaje en tren, Turín posee cuatro estaciones con una red de intercambios, conexiones y trasbordos vastísima, desde cualquier lugar de Europa, un tren nos dejará en alguna de las cuatro estaciones de trenes (Porta Nuova, Susa, Lingotto y Dora) de Turín.
La Autostazione Terminal Bus, situada en Corso di Vittorio Emanuele II, pleno centro de la ciudad, está conectada a través de numerosas líneas con toda Italia y muchas ciudades de Europa. (La venta de pasajes se realiza de 6.30 a 19h.)
Si por el contrario deseamos viajar en coche, para poder recorrer además las hermosas zonas circundantes, Torino tiene autopistas y carreteras que conectan con la ciudad desde los cuatro puntos cardinales y garantiza el acceso desde y hacia la ciudad desde toda Europa. Su carretera de circunvalación permite además que si llegamos por el norte para alojarnos en el sur de la ciudad no tengamos que atravesarla después de un largo recorrido y poder pasar directamente a nuestro hotel.
 Llegan directamente hasta Turín las autopistas A4, desde Milán; la A5, desde Ivrea; la A6, desde Savona; la A21, desde Piacenza; si llegamos desde Francia, numerosos pasos son posibles. La autovía A32 comunica directamente con el túnel del Frejus, del gran San Bernardo y del Mont Blanc (Estas autopistas cobran peaje no así las excelentes autopistas del Piemonte).

 Torino es quizás la ciudad italiana menos promocionada a pesar de su encanto y eso, en cierto sentido tiene sus ventajas ya que no encontraremos los problemas de alojamiento que encontramos en otras ciudades. En Torino hay hoteles de todas las categorías desde 5 estrellas de lujo superior hasta pensiones donde alojarnos por 10 Euros, incluso hay un camping en el perímetro de la ciudad. Los albergues para la juventud son muchos y también sus precios y servicios, se pueden arrendar habitaciones en casas particulares por 20 Euros, los Bed&Breakfast son un poco más caros, desde 35 Euros y por supuesto, las regiones circundantes brindan el servicio de alquiler de viviendas para vacaciones rurales, refugios de montaña, campings, y también hoteles en las cercanías de la ciudad.
Donde dormir no presenta en la capital del Piemonte ningún inconveniente.

 Tampoco representa ningún problema recorrer la ciudad en transporte público o a pie, si nuestra intención es vivir Turín en una escapada romántica o es un destino para sólo algunos días. Pero si es fácil llegar a Turín desde cualquier lugar del mundo y con cualquier medio de transporte y es fácil recorrer la ciudad a pie también es fácil sentar base en Turín para descubrir la región que está -gracias a una excelente red de caminos, de vías férreas y de bici sendas- al alcance de todos sin importar si lo nuestro es una escapada romántica, unas vacaciones en familia, unos días de relax o incluso un viaje de negocios que podemos prolongar. Turín posee además algunos medios de transporte que son únicos en Italia y en el mundo. La navegación turística del río Po, el ascensor de la Mole Antonelliana y el autobús de dos pisos para el recorrido turístico de la ciudad son emprendimientos gestionados por el municipio y sus pasajes tienen precios módicos.
Para viajar en autobuses podemos adquirir los pases en quioscos de periódicos, máquinas expendedoras, tiendas o bares pero lo más conveniente es el Torino+Piamonte Card, tarjetas de 2, 3,5 y 7 días que brinda transporte gratuito e ingreso libre a numerosos sitios de interés. Existen varias tarifas, incluidas para menores de edad y muchas opciones, sólo debemos decidir cuál es la más conveniente a nuestros intereses. La más cara tiene un valor de &euro 35,00 para 7 días de viajes y entradas libres, se venden en las oficinas de turismo. También se pueden arrendar bicicletas y los clásicos scooter italianos en numerosos parques o en la sede de "Amici della Bicicletta" (Amigos de la bicicleta) en la Via Vittorio Amadeo 21.

Puntos de interés

Puntos de interés

La ciudad además de su atmósfera aristocrática, sus edificios señoriales, sus rincones que denotan el buen gusto y el refinamiento de la nobleza que la forjó tiene muchísimos lugares que es imposible no visitar, ver o recorrer, la ciudad está atravesada por el río Po y su espacio urbano está delimitado por la "Corona delle Delizie", una sucesión de residencias reales y de la nobleza que otrora se encontraban fuera de la ciudad y que surgieron gracias al esplendor del siglo XVII. Son 14 residencias declaradas "Patrimonio de la Humanidad" por la UNESCO, en la ciudad misma se encuentran: el Palacio Real, el Palazzo Madama, sede del Museo de Arte Antiguo y el Palazzo Carignano y el edificio del Parlamento. Fuera de la ciudad: la casa de Stupinigila Venaria Reale y el Castello di Rivoli.

Pero Turín tiene una diversidad enorme y su oferta supera lo que podemos esperar. Cuna de la Fiat, ofrece a los apasionados turismo "industrial", sus recorridos gastronómicos dentro y fuera de la ciudad colman la curiosidad de todo sibarita, los amantes de la arquitectura verán colmadas sus expectativas, los simples "andariegos" adorarán sus avenidas anchas y sus arcadas que nos permiten pasear incluso los días de lluvia, los amantes de la naturaleza se perderán en el Po y sus orillas, los que se inclinan por la historia se deslumbrarán con el Museo Egipcio o el Museo del Cine...pero, Turín también es el centro de todo y toda la región del Piemonte nos permite vivir vacaciones rurales o ecológicas y visitar esta impactante ciudad que, seguramente, sin importar donde estemos nos queda cerca.

 Mole Antonelliana: en esta maravilla de la arquitectura de 167 metros de altura y que representa el símbolo de la ciudad se encuentra el Museo del Cine. Un ascensor sorprendente, con una cabina transparente suspendida en el vacío nos lleva directamente al mirador que nos regala una vista panorámica de la ciudad y la región. El museo que alberga es el más importante del mundo en materia cinematográfica, debemos quizás, si el séptimo arte es una de nuestras pasiones, considerar todo el día para pasarlo de maravillas en la Mole Antonelliana. Más de 9.000 documentos de todo tipo, más de 130.000 fotos, más de 200.000 afiches, más de 7.000 películas y mucho más es el acerbo celosamente custodiado por este museo. La visita comprende la observación de varios espacios (La arqueología del cine, la casa del templo, la rampa, cine y televisión...) todos presentando una exposición detallada y didáctica de este maravilloso arte. Es un museo interactivo, lúdico y de una riqueza insuperable. (Abierto de martes a viernes y días feriados de 10 a 23h, los sábados de 10 a 23h. Entrada para acceder al ascensor panorámico Ascensor panorámico 3,50 &euro, para el Museo Nacional del Cine 5,00 &euro, combinados Museo Nacional del Cine + Ascensor Panorámico 7,00 &euro, la entrada es gratuita para los niños menores de 10 años y para los poseedores de la Torino Card, entrada reducida para niños entre 11 y 18 años; mayores de 65; estudiantes universitarios hasta 26 años; grupos con un mínimo de 15 personas y con reserva anticipada solamente para el Museo del Cine).

Museo Egizio: (Museo Egipcio), es un museo impresionante por el patrimonio que custodia. Momias, sarcófagos, estatuas, papiros, etc. La sala de estatuas es asombrosa. El Museo Egipcio de Turín está dedicado exclusivamente al arte y la cultura del antiguo Egipto. Jean-François Champollion el erudito francés que descifró los jeroglíficos llegó a Turín en 1824 y escribió: "El camino hacia Menfis y Tebas pasa por Turín". El patrimonio del museo consta de piezas que fueron halladas y divididas con Egipto luego de las excavaciones realizadas entre 1900 y 1935 por la Misión Arqueológica Italiana. Esta visita sorprende tanto a adultos como a niños y muchos eventos especiales o actividades están especialmente pensados para los pequeños. (Abierto de martes a domingo de 8.30 a 19.30h. Entrada &euro 7.50, precio reducido &euro 3,50 para personas entre 18 y 25 años, entrada gratuita para menores de 18 años y mayores de 65 años, personas discapacitados y personal militar. Las visitas guiadas para grupos se deben acordar con anticipación. Las audio guías están disponibles en cinco idiomas y tienen un valor de 4 &euro)

 Itinerario Espiritual: siendo esta ciudad el custodio del controvertido pero, jamás indiferente "Santo Sudario" o "Santa Sábana", un recorrido por sus iglesias no nos puede dejar de emocionar ya sea por el valor religioso o por el importante valor arquitectónico e histórico que representan ya que el estilo barroco impreso en las mismas llevó a decir que Turín era la capital mundial de ese estilo.
 La Catedral de San Juan Bautista (Duomo de San Giovanni Battista) es el monumento renacentista más importante de la ciudad y guarda una copia del Santo Sudario. La Capilla del Santo Sudario y el Museo della Santa Sindone, en la Via San Domenico 28. Cerca de la Piazza San Castello se encuentra la iglesia del Corpus Domini y cerca de la Piazza San Carlo se encuentran las iglesias de San Carlo y de Santa Cristina, idénticas y que para muchos son una imagen conocida de Turín.
El Santuario de la Consolata y la Iglesia de la Gran Madre di Dio -a orillas del Po- son ejemplos de arquitectura neoclásica.
 Pero en las afueras de la ciudad el espíritu religioso también nos invade, iglesias, monasterios y abadías salpican el Valle de Susa, en el antiguo camino de la Via Francigena, en los valles de Canavese y de Lanzo, además de santuarios como los de San Ignacio en Pessinetto y el de Santa Cristina en Cantoira, sin olvidar el Sacro Monte de Belmonte que forma parte de los "Patrimonios de la Humanidad" en la lista de la UNESCO.
 Piazza San Carlo: con sus dos iglesias gemelas, los cafés más elegantes y a la moda de Turín.

 Via Roma: la arteria más "chic" de Turín, con las tiendas de las grandes marcas y muy cerca de la Piazza San Carlo.

 Piazza Castello: con su Palazzo Reale (Palacio Real) el jardín real y el Palazzo Madona y en la misma zona el Duomo di torino en la Piazza San Giovanni.

Santuario della Consolata: El santuario de María Auxiliadora identificado al culto de la Virgen, tiene un origen muy antiguo. De la época medieval permanecen el campanario y probablemente la capilla hipogea de la Virgen de las Gracias. La fachada neoclásica es de 1860; las remodelaciones posteriores se efectuaron entre 1899 y 1904. En su interior podemos apreciar el suntuoso Altar Mayor encima del cual hay dos ángeles en mármol blanco adorando la imagen de María.

Monte dei Cappucini: cruzando el río Po, un poco agotador para subir a pie pero, si lo nuestro no es el senderismo numerosos transportes públicos nos llevan hasta la cima de la montaña para disfrutar de una vista panorámica inolvidable y encontrar la iglesia Santa María construida en diferentes etapas que comenzaron en el año 1583.

Parco del Valentino: casi en el centro de la ciudad, a orillas del Po, no es el más grande de Turín -que es el Pallerina, que además es el mayor de Italia con sus 840.000 m2- pero es un remanso de paz y si viajamos con la familia sabrán disfrutar de una jornada en este hermoso lugar, además de aquí salen los catamaranes que realizan el viaje turístico por las bellezas naturales, culturales y arquitectónicas que bordean el río. Su nombre se debe a que en la Iglesia de San Vito, en la colina del parque, se encuentran las reliquias de este santo. El origen del "día de los enamorados", el 14 de febrero, día de San Valentín, tiene su inicio en este predio. El emplazamiento del parque data del año 1630 y alberga numerosos sitios de interés (castillo, aldea medieval, fortaleza, teatros, centros de exposiciones, sedes deportivas, jardín botánico, fuentes, etc.) y muchísimas actividades, incluso se pueden alquilar bicicletas. (Abierto las 24 horas)

Piazza Venetto: la plaza más grande de Europa, una fiesta todas las noches con sus bares, pubs, restaurantes...todo Turín desfila y se deja ver en esta zona señorial y elegante.

 Navegar por el río Po: dos embarcaciones, Valentino y Valentina, climatizadas, puente cubierto, servicio de bar, salen de los embarcaderos Murazzi y Borgo Medievale, en el Parco del Valentino.

 Tranvía de cremallera Sassi-Superga: (funicular) único en Italia, brinda a los turistas un viaje al pasado en vagones originales de época a través de paisajes de ensueño. Desde la estación de Superga podemos tener una vista panorámica de la ciudad de Turín enmarcada por los espléndidos Alpes en un viaje de aproximadamente 15 minutos, visitar la Basílica de Superga ¡imponente! y la Cripta Real donde descansan los duques de Saboya, esta basílica también cuenta con hospedaje disponible en ciertas épocas del año, debemos informarnos con anticipación.
 En los alrededores de la Terminal también se encuentra el Museo Histórico del tranvía y muchos rincones para descubrir y admirar. (El pasaje es de 2&euro, ida y vuelta 4,00&euro, sábados y días feriados 3,50&euro, ida y vuelta 5,50&euro, gratuito para los poseedores de la Torino Card, los niños que miden menos de un metro viajan gratis)(Horarios de visita a la basílica en invierno de 9 a 12h y de 15 a 17h, en verano hasta las 18 horas).

 Made in Torino: organizado por la Cámara de Comercio de la región, es una visita guiada a las diversas empresas que se constituyen como el motor económico de la capital, itinerario diferente no sólo apasiona a ingenieros y técnicos, recorrer el mundo de la producción de excelencia es apasionante para todos. Recorre también fábricas de chocolate, la central lechera, Martini&Rossi (productores de vermouth), Fiat, Ivecco, etc. (Esta visita guiada es sólo para mayores de 16 años, se organizan los días viernes, sábados y lunes, los desplazamientos se realizan en autobús y el precio es de 10&euro, debemos informarnos y comprar el billete en las oficinas de turismo)

Turín ¡Cuánto "savoir vivre" y "savoir faire"! en sus sabores y perfumes

Turín ¡Cuánto "savoir vivre" y "savoir faire"! en sus sabores y perfumes

Turín es el epicentro de la cocina piamontesa, su primer especialidad es la "Gianduja", también conocida en algunos lugares como "Nutella", deliciosa crema de avellanas y cacao pero, para otros es el "vermouth", una suerte de vino aromatizado con hierbas de la montaña y que dio origen al popular "aperitivo", cita inevitable antes de la cena desde 1786. Las pastas, las trufas, los exquisitos quesos y los grandes vinos del Piemonte (Barolo, Barbaresco, Nebbiolo, Doceto, Barbera) son al igual que el café sabores que Turín adora, a tal punto que cada dos años se celebra en esta ciudad el mayor Salón de Gastronomía del mundo y que ha creado la primer mega tienda de comidas y bebidas de Italia en la zona en el histórico edificio de Carpano, al lado del Lingotto, una verdadera ciudad gastronómica. Pero además la oficina de turismo de Turín organiza diferentes tours gastronómicos o vende pases libres para degustaciones específicas:

Choco pass: adorado por la familia Saboya, este alimento es un protagonista indiscutible de la mesa turinense. El pase brinda 10 degustaciones para consumir en dos días por el módico precio de &euro 12 en los cafés históricos y en las mejores confiterías de la ciudad, incluye taza de chocolate.

Disné: disfrutar un buen domingo a la antigua usanza del obrero italiano que se regalaba con los mejores sabores de la región y siempre en familia o con amigos. Se debe reservar los días viernes, &euro 32 por persona y &euro 35 si optamos por terminar el tour en una aldea para disfrutar el sabor de la provincia y de la comida casera.

Il viaggi del paniere : descubrir la canasta de los típicos productos turinenses acompañados por guías expertos. La excursión tiene un precio de 55 &euro y a partir de 99 &euro por persona podemos prolongar el recorrido con 1 noche de alojamiento.

Merienda Real: exquisita merienda en sitios históricos según la moda de la realeza del siglo XVIII. Una tarde "real" que encantará a niños y adultos.

Turín nos invita a compartir

Turín nos invita a compartir

Cioccolato: festival del chocolate, todo el Piemonte es una orgía de sabor y la capital de su provincia más importante no podía estar ajena a la fiesta de los golosos. Se suma a las degustaciones espectáculos culturales de todo tipo. Epicentro en la Piazza Vittorio Veneto. Por todas partes durante 10 días, generalmente entre febrero y marzo.

Feria del Libro: feria internacional del libro. Cita obligada para los amantes de la literatura. En el mes de mayo.

Festivita di San Giovanni Battista: Fiesta de San Juan Bautista, patrón de la ciudad. La más popular de las celebraciones religiosas. El 24 de junio. Settembre Musica: Septiembre Música. Música clásica y contemporánea, en numerosos sitios, en el mes de septiembre.

Salone del Gusto: festival gastronómico que reúne desde productores hasta chefs. También participan en el evento activistas por el cultivo de alimentos ecológicos y por una producción sustentable que respete la tierra y el medio ambiente. Interesante para todos. Este evento no tiene una fecha exacta y no se realiza todos los años pero, cuando se realiza generalmente es durante el mes de octubre.

Torino Film Festivalorino: festival de cine internacional. El cine italiano nació en Torino y es aquí donde se muestran las últimas tendencias de la producción internacional. Durante el mes de noviembre.