Ir a la home de Logitravel.com

Guías de Viajes de Italia

Italia

El país del arte, la arquitectura y la gastronomía

Italia

Italia, un banquete para el espíritu, los ojos y el estómago

Italia, un banquete para el espíritu, los ojos y el estómago

Existen tantas razones para visitar Italia que sería imposible enumerarlas. Herederos de más de tres mil años de historia, toda Italia es un libro de historia abierto a todos y cada uno, cada rincón de Italia se ofrece generoso y cuenta su historia a través de sus edificios, sus monumentos, su arte y su gastronomía.

Pero Italia también posee una geografía y un clima excepcional que se entibia a medida que descendemos hacia el sur, dueños orgullosos de un sol que no se apaga nunca: los lagos del norte, los Apeninos, las suaves colinas de la región Toscana, las playas, los volcanes...Italia se presta a las caminatas, a los paseos en bicicleta, a las vacaciones rurales.
Su arte culinario, que supo adoptar el mundo entero, cocina sana y refinada. El encuentro con el habitante y su calidad de vida...la famosa "dolce vita"...Italia nos brinda un viaje lleno de emociones, un clásico de Europa que merece la pena de descubrir una y otra vez.

El avión es medio más rápido para llegar a cualquier región de Italia, a todas ellas llegan vuelos internacionales o nacionales. Los vuelos no sólo son servidos por Alitalia, muchas otras empresas como Lufthansa, AirFrance y otras compañías también tienen vuelos internacionales que llegan directamente a ciudades como Pisa, Florencia, Venecia, Milán, Nápoles, Palermo...

Con respecto al tren, llegan los trenes de alta velocidad a Turín y Milán, desde estas estaciones se pueden realizar enlaces hacia todas las regiones de Italia (si bien este transporte es más económico también consume varios días de nuestras vacaciones, es algo que debemos tener en cuenta).

También podemos viajar a Italia en autobús desde cualquier país de Europa o en auto ya que existen numerosos túneles o pasos para ingresar en territorio italiano y la red de caminos está en muy buenas condiciones, aunque su calidad no es uniforme y varía según las regiones.

Circular por las autopistas tienen peaje, la Viacard, de diferentes valores, permite ir debitando los montos a cada trayecto y se puede comprar con tarjeta de crédito.  La autopista más importante es la autostrada "A1", columna vertebral de Italia, une Milán con Nápoles.

El tiempo que disponemos para nuestras vacaciones es fundamental a la hora de decidir un itinerario y organizar las mismas. ¡No es lo igual una escapada romántica a Venecia que un tour cultural a la península!

Para unas mini vacaciones de tres o cuatro días en Italia lo más conveniente es optar por una gran ciudad: Roma, Florencia o Venecia desbordan de monumentos, museos, jardines y cascos históricos. Entre uno y otro disfrutemos el paseo por sus calles, apreciemos la vida del ciudadano y tratemos de descubrir su verdadera idiosincrasia.
Si en cambio, preferimos huir de las grandes ciudades, la oferta rural de Italia es enorme, sus lagos, sus parques naturales, sus playas e islas ofrecen todo para descansar.

Si disponemos de por lo menos una semana, estos circuitos son una oferta tentadora y no es indispensable optar por vacaciones en auto o camping puesto que los transportes públicos de Italia, ya sean las líneas de autobuses o el tren, son muy eficientes y conforman una red que comunican todo el territorio.
 

  • Italia del norte, Milán y los lagos: tres días en Milán para admirar el Duomo, la Scalla, la iglesia Santa Maria delle Grazie y los tesoros de la pinacoteca Brera, luego tres días entre los lagos Como y Maggiore.
  • El Véneto: dos días en Verona, un día en Ravena (admirando sus célebres mosaicos) y tres días en Venecia (Piazza San Marco, basílica de San Marco, Palazzo Dogo, iglesia Santa Maria della Salute) y por supuesto pasear por el Gran Canal en góndola, si el presupuesto lo permite, o en el democrático vaporetto.
  • La región Toscana: un día en Pisa (el Baptisterio, el Domo, la torre inclinada), un día en Siena (plaza del Campo, el Domo, el Palazzo Pubblico), tres días en Florencia (il Duomo, la iglesia de la Santa Croce, el Ponte Vecchio, Piazza della Signoria, el Palazzo Pitti, la Galería de los Oficios) un día en la hermosa campiña Toscana.
  • Umbría: un día en Orvieto, un día en Asís (basílica de San Francisco, iglesia de Santa Chiara, catedral San Rufino) un día en Perugia (murallas, plazas, catedral gótica), un día en Gubbio (Duomo, Palazzo Bargello), playa en Rimini, sobre el Adriático o en su lugar día de esparcimiento en un parque de atracciones.
  • Roma: ¡cuatro días no son suficientes para descubrir la capital y la Santa Sede!, un día en Pompeya y un día en Nápoles.
  • Nápoles: un día en Pompeya y el Vesubio, tres días en Nápoles (Museo de Arqueología, il Duomo, il Castello Nuovo, la iglesia de Santa Chiara), un día en la isla de Capri, un día visitando el golfo de Nápoles o la costa amalfitana.
  • Sicilia: un día en Palermo (capilla Palatina, catedral Monreale), un día o medio día en Agrigente para visitar el Valle de los Templos, un día en Siracusa (teatro griego) y las hermosas playas de Sicilia, una excursión de un día en el Etna y terminar en Taormina con una excursión en barco por las islas eolias.


Un buen consejo es llegar a la ciudad de destino hacia el final del día, realizar una primera visita a fin de apreciar el urbanismo en su complejidad antes de comenzar a visitar los monumentos en su particularidad, al día siguiente.
No debemos olvidar que "Quien mucho abarca poco aprieta", es preferible visitar determinados lugares elegidos cuidadosamente, según nuestros gustos, que convertir la estadía en una carrera contra reloj.

 

Italia desborda de tesoros culturales y naturales

Italia desborda de tesoros culturales y naturales

Si hemos elegido Italia como destino para vacaciones de dos semanas entonces podremos optar por una de las bellas regiones italianas y aunar el norte y el Véneto, la Toscana y la Umbría, la región Romana y la Napolitana o la Napolitana y la Siciliana...o bien dar pequeños saltos y vacacionar en diferentes lugares turísticos ya que, en definitiva, nada está demasiado lejos en Italia: Florencia está a sólo 300 Km. de Roma, Venecia a 265 de Florencia...
Italia desborda de tesoros culturales y naturales, la península posee la mayor cantidad de sitios protegidos del mundo (39 son considerados "Patrimonio de la Humanidad") de todos los tiempos históricos y de una extraordinaria variedad, sólo piden ser descubiertos y admirados con nuestros propios ojos.

Sitios protegidos por la UNESCO:
 

  • Arte Rupestre de Val Camonica
  • Centro Histórico de Roma y Santa Sede
  • Iglesia de Santa Maria delle Grazie con la "Ultima Cena" de Leonardo da Vinci
  • Centro Histórico de Florencia
  • Venecia y su laguna
  • Piazza del Duomo, en Pisa
  • Centro Histórico de San Gimignano
  • I Sassi di Matera (vestigios paleolíticos en Matera, al sur de Italia)
  • Villas di Vicenza y Villas Palladio en el Véneto
  • Basílica de San Francisco, Asís
  • Castel del Monte
  • Catedral, Torre Cívica y Piazza Grande en Módena
  • Centro Histórico de Nápoles
  • Centro Histórico de Pienza
  • Centro Histórico de Siena
  • Centro Histórico de Urbino
  • Ciudad de Verona
  • Ciudades del barroco tardío del Valle de Noto (sureste de Sicilia)
  • Costa Amalfitana, al sur de Nápoles
  • Crespi d'Adda (barrios obreros del siglo XIX situados en Lombardía)
  • Ferrara, ciudad del Renacimiento y su delta del río Po
  • Génova, las Strade Nuove y los palacios de los Rolli
  • Islas Eolias
  • Jardín Botánico de Padua
  • Los trullos de Alberobello (edificaciones en piedra en el sur de Italia)
  • Monumentos de paleocristianos de Ravena
  • Necrópolis etruscas de Cerveteri y Tarquinia
  • Palacio Real del siglo XVIII de Caserta, acueducto de Vanvitelli y complejo de San Leucio
  • Parque Nacional del Cilento y Valle di Diano (con los sitios arqueológicos de Paestum y Velia y la cartuja de Padula)
  • Portovenere, Cinque Terre y las islas Palmaria, Tino y Tinetto (litoral noroeste de Italia)
  • Residencias de la Casa Real de Saboya en el Piamonte
  • Sacri Monti de Piamonte y Lombardía
  • Siracusa y la necrópolis rocosa de Pantalica
  • Su Nuraxi de Barumini, construcción defensiva prehistórica en Cerdeña
  • Valle de Orcia
  • Villa Adriana y Villa del Este, en Tívoli
  • Villa Romana del Casale
  • Zona arqueológica de Agrigento
  • Zona arqueológica y Basílica de Aquilea
  • Zonas arqueológicas de Pompeya, Herculano y Torre Annunziata

y muchos más...
 

¿Dormir en un Palazzo… o quizás en un Monasterio?

¿Dormir en un Palazzo… o quizás en un Monasterio?

Debemos saber que los hoteles en Italia son relativamente caros con respecto al resto de Europa, sobre todo en las grandes ciudades y, debido a la masiva afluencia de turismo, es conveniente reservar con anticipación cualquiera sea la  categoría que elijamos.

La oferta de alojamiento en Italia comprende desde hoteles modestos hasta residencias de un lujo exuberante. Los Palazzos o Villas, edificios construidos hace cientos de años, decorados con el más fino mármol, con mobiliario de época y con vistas maravillosas, acondicionados para albergar turistas forman parte de la oferta hotelera más presuntuosa.

Pero también hay pensiones, pequeñas viviendas familiares que permiten un alojamiento mucho más económico;  los "Bed and Breakfast" que se han multiplicado en los últimos años por toda Italia; los cámpings, no muy numerosos comparados con otras regiones del Mediterráneo y algo caros durante el verano en las regiones costeras siguen siendo una de las formas de vacacionar más económica; los albergues para jóvenes, generalmente preparados para recibir estudiantes durante todo el año, ofrecen una excelente relación precio-calidad y se encuentran en las zonas céntricas de la grandes ciudades, para poder acceder es fundamental ser miembro de Federación Internacional de Albergues Juveniles.

Italia también ofrece "turismo rural", sus propiedades rurales son encantadoras, este tipo de alojamiento nos permite, entre otras cosas, disfrutar de la verdadera gastronomía italiana de manera más placentera (por precio y calidad) que en los restaurantes de las grandes ciudades.

Por último, los conventos y los monasterios italianos, para disfrutar de la calma en un ambiente económico y encantadoramente pulcro, muchos de ellos datan del siglo XII y XIII, su único inconveniente es que se debe respetar absolutamente el horario de llegada, generalmente entre las 22.30 y 23h como máximo, y por supuesto no interferir con las actividades de los religiosos.
 

Pizzería, trattoría, restaurante: de lo más económico a lo más caro

Pizzería, trattoría, restaurante: de lo más económico a lo más caro

Con respecto a las comidas, Italia tampoco es económica, de lo más barato a lo más caro: pizzería, trattoria, restaurante.

Lo más aconsejable es alejarse de los circuitos turísticos y degustar un buen plato típico en las trattorias frecuentadas por los habitantes del lugar. Si algo saben los italianos es comer, comienzan por un "antipasti", generalmente a base de carnes frías o verduras crudas acompañado por una "Bruscetti", tostadas untadas con ajo y aceite de oliva con una guarnición de tomates o pimientos. Luego el primer plato "primo piatto", generalmente "pastas":

  • Bucatini alla matriciana: spaghetti con salsa de carne ahumada, tomate y pimienta.
  • Penne dall'arrabbiata: pastas con salsa de tomates, perejil y pimienta.
  • Spaghetti alle vongole: pastas con salsa de mariscos.
  • Gnocchi alla romana: ñoquis de sémola, leche y aceite de oliva.


El "segundo plato", generalmente carnes o pescados:

 

 

  • Pesce spada e patatine: pez espada y patatas.
  • Baccala alla vicentina: bacalao, anchoas, pimientos, aceite de oliva.
  • Saltimbocca alla romana: carne de ternera, jamón crudo, salvia y vino dulce.
  • Abbachio alla scottaditto: costillitas de cordero asadas.

¡Y cientos de platos más, a cual más delicioso! no dude en experimentar y en acompañar las comidas con un buen vino italiano: Chianti, entre los tintos; Frascatti, entre los blancos.

En presentación de postres, Italia tampoco se queda a la zaga: el delicioso tiramisú, las cremas heladas, la "panna cotta" un flan de crema exquisito, la ensalada de fruta "macedonia di frutta"...

Una buena comida en Italia se termina siempre con un buen "expresso", una copita de Lemoncello, delicioso licor de limón, o algún otro licor típico de cada región: Strega, Galliano, Amaretto o Sambuca.

También es posible, en Italia, tomar un rápido refrigerio y elegir sólo un plato o un "panino", emparedado que puede ser frío o caliente o una "pizza al taglio", porción, o bien un "tramezzino", emparedado realizado sólo con la miga del pan.

Es conveniente informarnos sobre las fiestas populares o religiosas que tendrán lugar en la región y en la fecha que pensamos viajar. Son numerosas y sorprendentes. Cada pueblo de Italia tiene su santo patrón, además de las celebraciones de carácter nacional: San Pedro y San Pablo en Roma los 29 de junio, San Juan Bautista en Florencia los 24 de junio, San Javier en Nápoles el primer sábado de mayo y los 19 de septiembre, Santa Rosalía en Palermo del 13 al 15 de julio...las fiestas nacionales más importantes son: el día de la Liberación, el 25 de abril; el día del Trabajo, el 1 de mayo y la fiesta nacional de Italia, el 2 de junio. Además, el famoso Carnaval de Venecia o el no menos famoso evento deportivo: "Il Giro d'Italia" que no necesitan presentación.

Italia es una fiesta y podemos planificar nuestro viaje a medida.
 

 

 

Italia

En esta sección de guías de Italia encontrarás las guías de viaje de los principales destinos de Italia. Con estas guias descubrirás la mejor información del destino elegido: lugares para visitar, consejos de viaje, gastronomía, y mucho más.