Ir a la home de Logitravel.com

Guías de Viajes de Letonia

Letonia

Luz y color a orillas del mar Báltico

Letonia

Disfruta de unas vacaciones rurales

Disfruta de unas vacaciones rurales
Letonia: Luz y color a orillas del mar BálticoIndependiente desde el año 1991, Letonia, antigua provincia de la URSS, conoce -después de una profunda depresión económica- un nuevo renacer.

Riga, la capital de Letonia, no sólo es la ciudad más importante del Báltico, también tiene la juventud más "a la moda" y la vida nocturna más movida de los tres estados de la región.
Esta hermosa ciudad, clasificada por la UNESCO como Patrimonio de la Humanidad, posee un casco histórico medieval rodeado por un cinturón de edificios de puro estilo "Art Nouveau" de una factura impecable, casi único.
A pocos kilómetros de la capital, las playas más lindas del mar Báltico y la localidad de Rundale, conocida como la Versailles de Letonia.
Con Lituania al sur y Estonia al norte, esta sublime región -testigo de los glaciares de la era cuaternaria- conserva como huellas más de 2000 lagos, escondidos entre sus suaves colinas, su altura máxima apenas supera los 300 metros de altitud en la cima del monte Gaizinkalns.
Innumerables riachos enriquecen el caudal de sus dos ríos más importantes, el Gauja en el norte y el Daugava al sur.

El país conserva cuatro grandes regiones históricas y geográficas que fueron ocupadas en la antigüedad por cuatro tribus diferentes: llanura fértil de Zemgale en el sur, colinas suaves en Kurzeme (Curlandia) al oeste, región accidentada de Vidzeme en el norte y la región de los lagos azules de Latgale en el este.

La zona costera de la bahía de Riga es muy poco profunda, a veces parece un lago y como fue "zona de exclusión militar" durante el dominio soviético, se encuentra absolutamente preservada, casi virgen.

Al norte de la región de la Curlandia los bosques de pinos, las plantas de frutos del bosque (frambuesas, fresas, arándanos, champiñones en otoño) y las flores silvestres ofrecen un paisaje maravilloso con una explosión de vida inusitada, la falta de lluvia ácida y otros crímenes ecológicos permite que la región conserve ecosistemas originarios y muy bien protegidos para innumerables especies, particularmente cigüeñas, grullas y otras aves.

Letonia no presenta, a pesar de la idea que uno pueda tener, gran amplitud térmica, en la zona costera y en invierno podemos esperar una mínima de -4°C y en verano una máxima de 17°C, a medida que nos internamos en el país profundo podemos percibir una mínima en invierno de -20°C y una máxima en verano de 30°C, eso sí, las lluviosas pueden ser torrenciales en verano pero, la luminosidad diurna dura hasta 18 horas; en invierno, la nieve llega en noviembre y la noche es tan larga como corta en verano.

Viajar a Letonia en avión es el modo más sencillo de llegar a esta hermosa región del mar Báltico.  Este país cuenta con tres aeropuertos internacionales: Riga, Ventspils y Liepaja y varios aeropuertos secundarios para recibir los vuelos domésticos: Daugavplis, Jelvgava, Jurmala...

El aeropuerto de Riga es el más importante del país, opera con vuelos internacionales y domésticos y recibe también vuelos de bajo costo y charters. Este aeropuerto se encuentra a 13 Km. de la capital y está comunicado con el centro de la misma a través de autobuses y taxis, debemos considerar un viaje de alrededor de 30 minutos hasta el centro de la ciudad en autobús y de 15 minutos en taxi. Se puede alquilar un coche en la terminal.
El aeropuerto internacional de Ventspils se encuentra a 10 Km. de la ciudad y también cuenta con todos los servicios para llegar hasta el centro de la ciudad o alquilar un coche.
El aeropuerto internacional de Liepaja es otro de los tres aeropuertos internacionales de Letonia y también opera con vuelos domésticos y algunos destinos internacionales, se encuentra a 7 Km. de la ciudad y posee servicio de taxis y minibuses para acercarse a la misma.

Ya en Letonia debemos saber que el sistema de transporte público es bastante deficiente, el tren es muy económico pero es muy incómodo y tiene muy pocos servicios de larga distancia. El servicio de autobús es a penas un poco más caro y un poco más eficaz pero de una lentitud sorprendente. El alquiler de coche se puede realizar a través de grandes compañías internacionales o de pequeñas empresas locales. Las carreteras están en un estado correcto (no son grandes autovías pero tampoco son caminos secundarios sin mantenimiento) no obstante, los atascos en las grandes ciudades pueden entorpecer nuestros planes y las tarifas por estacionamiento -sobre todo en Riga- son exorbitantes, debemos evitar la circulación nocturna ya que la señalática está en muy mal estado y es muy poco visible, los animales se cruzan permanentemente, los ciclistas zigzaguean...durante el día debemos considerar la velocidad de los letones y un modo de conducir que se plasma en una tasa de accidentes viales de las más elevadas de Europa...

Alojarse en un hotel en Letonia es posible, no hay mucha oferta pero los viejos hoteles soviéticos fueron reciclados y son bastante confortables y agradables. Los precios varían según su nivel de renovación y si tienen o no baño privado.
Los hoteles privados son de estándar medio, prácticamente nuevos, muy agradables y relativamente económicos en comparación con otros países de Europa.

El sistema Bed &Breakfast en Letonia está en pleno desarrollo y cada día se acrecienta la oferta tanto en las pequeñas ciudades como en las zonas rurales, muchos operan en casas particulares con desayuno incluido.
Las pensiones -establecimientos con al menos 5 habitaciones- en general ofrecen "sauna" clásico y un servicio superior al de los B&B.
Los Albergues para la Juventud tienen una presencia razonable en la capital pero no abundan en el interior del país.

Podemos encontrar dos en la estación balnearia de Jurmala y cerca de media docena en el resto del país. Algunos han sido renovados, otros están siendo renovados y otros están prácticamente en ruinas...debemos informarnos muy bien antes de cometer un error que arruine inevitablemente nuestras vacaciones. Algunos sólo ofrecen dormitorios colectivos y otros habitaciones privadas o semi privadas (de 2 a 4 camas).

Se puede acampar libremente en algunos parques nacionales o provinciales (el más popular es el de Gauja), los campings organizados son paupérrimos, el servicio es mínimo, incluso algunos apenas si ofrecen un grifo. Los más confortables son privados, están al borde de los lagos y tienen sanitarios, varios ofrecen el servicio de alquiler de cabañas.

La oferta de Letonia para vacaciones rurales es buena, se pueden alquilar casas o bungalows o alojarse en granjas a un precio realmente módico. ¡Atención llevar una buena provisión de repelentes de mosquitos!

Un paraíso de acantilados, grutas y bosques

Un paraíso de acantilados, grutas y bosques
Letonia: Luz y color a orillas del mar BálticoAdemás de Riga, una capital espléndida, las ciudades más visitadas son Valmiera y Cesis pero no son las únicas. Daugavpils, Jurmala, Liepaja, Rezekne, Sigulda, Talsi -entre otras- también convocan turistas nacionales e internacionales.

Sus costas, de más de 500 Km. sobre el mar Báltico, son hermosas y la ciudad de Jurmala es su mejor estación balnearia, un complejo de balneoterapia ofrece tratamientos de fangoterapia, los enamorados de la naturaleza encontrarán en Livonia, llamada "la Suiza del norte" un paraíso de acantilados, grutas, bosques...en la provincia de Zemgale los amantes de la historia se sorprenderán con la sucesión de castillos y mansiones, entre los cuales sobresale el palacio de Rundale, con sus salones, su Gran Galería y su museo con importantes obras de arte...en la región de Kurzeme podemos visitar la aldea de Kudilga que conserva intacto todo el encanto del siglo XVII, no muy lejos se encuentra la cascada del río Ventas, paraíso de los salmones; en Liepaja el lago del mismo nombre, sus festivales musicales, su puerto, su museo, la edificación Art Nouveau; muy cerca la ciudad de Ventspils muy popular en verano por sus playas y su parque temático; en la región de Latgale la mejor artesanía letona y la Basílica de Aglona, sitio de peregrinaciones y de un sublime estilo barroco.

En el norte de Letonia se encuentra la hermosa región de Vidzeme, con el increíble valle del río Gauja, maravilla natural y cultural por la cantidad de vestigios históricos que encierra puesto que la civilización se estableció en esas frías latitudes 2000 años antes de Cristo.
Dicen los letones que Cesis es la ciudad más "letona" del país. Situada en el noreste del país, en el nacimiento del río Gauja, Cesis posee un castillo en piedra edificado en el año 1206 por caballeros alemanes de la Orden Livónica o Hermanos Livonios de la Espada, quienes permanecieron allí hasta el siglo XVI.
Toda la ciudad fue creciendo alrededor de este castillo y conoció un largo período de prosperidad cuando formaba parte de la Liga Hanseática (federación de comerciantes del mar Báltico). Al igual que la ciudad de Riga, Cesis podía acuñar moneda y se piensa que fue cuna del pabellón nacional. Guerras y epidemias destruyeron y diezmaron la ciudad como a tantas otras y no fue hasta fines del siglo XIX que Cesis volvió a prosperar. Su antiguo casco medieval, las ruinas del castillo y la Iglesia de San Juan son las principales atracciones de la ciudad.
En el parque del castillo de Cesis se organizan eventos populares muy animados. No muy lejos se encuentra la Iglesia de San Juan construida en siglo XIII, aún hoy impresiona por su altura y apariencia exterior, en su interior es posible ver lápidas finamente realizadas y un órgano majestuoso.
El casco histórico conserva su trazado medieval con sus calles adoquinadas y sus casas antiguas muy bien preservadas.
Además de conocer su acerbo cultural las vacaciones en Cesis brindan la posibilidad de una total evasión gracias a una infinidad de propuestas de excursiones. Circuitos salvajes en montaña, senderismo, visitas a aldeas y lugares próximos llenos de encanto, de tradiciones y de una cultura diferente que parece detenida en el tiempo.
El río Gauja es uno de los más frecuentados del país y junto a sus afluentes recibe gran cantidad de turistas deseosos de practicar deportes náuticos o simplemente relajarse en un ambiente espectacular. La infraestructura turística es la adecuada y brindan un excelente servicio de alojamiento y gastronomía.

Para muchos, el valle de Gauja es el lugar elegido para pasar sus vacaciones y realizar excursiones a muchos lugares de interés cultural y natural, también este valle es el centro de los deportes de invernales. Podemos esquiar en Valmiera.

Parque Nacional Gauja: Con una superficie de más de 90.000 hectáreas contiene un área protegida que representa una reserva natural de flora y fauna muy importante y es uno de los parques de Letonia mejor preparados para el senderismo.
Los bosques cubren casi la mitad del parque. En el parque y en todo el valle del río Gauja encontramos innumerables vestigios de castillos, iglesias, viviendas, molinos, sitios arqueológicos, esculturas y monumentos de todo tipo que trazan la historia y la cultura de la región.

Castillo Turaida: Construido en el siglo XIII, desde su torre se tiene una magnífica vista panorámica del valle.

Iglesia de Madera: Construida en el año 1750, guarda homenaje a la Rosa de Turaida (joven de destino trágico) todos los recién casados dejan ofrendas florales a su memoria.

Cuevas de Gutman y Víctor: que forman parte de la leyenda de la Rosa de Turaida, se dice que es en esta cueva que se encontraban furtivamente la joven, perteneciente a la nobleza y su amante plebeyo y que aquí fueron sorprendidos, provocando -la negativa de Rosa de terminar la relación- su fin trágico en el cadalso.

Museo de Historia: exposición de objetos de la vida cotidiana de los antiguos habitantes de la región.

Amato Zvarta: arrecifes rocosos de deslumbrante belleza.

Museo Araisi: en el lago del mismo nombre, al sur de Cesis, es un pueblo lacustre que se cree vikingo y que pertenecería a los comienzos de la Edad Media.

Castillo Krimulda: se accede por teleférico desde la localidad de Sigulda.

Castillo Satezele: al sur de Sigulda.

Letonia es un país pequeño y aún se encuentra saliendo del aislamiento pero, desde sus riquezas naturales hasta su patrimonio cultural hacen que, sin importar donde estemos, nuestra estadía sea inolvidable.

Un poco de Rusia, un poco de Alemania y una pizca de Polonia...

Un poco de Rusia, un poco de Alemania y una pizca de Polonia...
Letonia: Luz y color a orillas del mar BálticoAdemás de los restaurantes "fashion" en Letonia se come bien en las tabernas típicas llamadas "Krogs" o "Krodzins" que son más económicas y simpáticas (diríamos que hay "ambiente") los cafés son también muy baratos.
En muchos lugares encontramos restaurantes con especialidades internacionales o étnicas.
Es costumbre dejar una propina del 10% de la adición.

Entradas
  • Piragi: empanadas de tocino o legumbres
  • Pelmeni: parecidos a los ravioles italianos, excelentes
  • Blinis: crepas de jamón, queso o caviar rojo (huevos de salmón)
  • Silke: arenque marinado o ahumado acompañado con cebollas, patatas y crema agria
  • Lasa: salmón
  • Zutis: anguila
  • Zupas: sopas que están siempre en los menús
  • Hapukapa: sopa de col
Plato Principal
  • Karbonade: escalope de carne, generalmente de cerdo
  • Saslik: brochetas a la barbacoa
  • Putnu Galas: pollo asado
  • Liellopu Galas: carne de ternera en chuletas con cebollas
Guarniciones
  • Kartupalu pankukas o pankucinas: galletas de patatas
  • Senu Zuljens: champiñones
  • Lasis: salmón
  • Forele: trucha
  • Store: esturión
  • Karpas: carpas
Como guarnición, los letones no son muy originales y debemos saber que todo vendrá con "guisantes" o patatas o ambos.
El pan de centeno, Rupjmaize, es riquísimo, suave y esponjoso.
Los letones comen queso antes de las comidas y no conciben terminarlas sin un buen postre, por supuesto que los mejores son los que se preparan durante el verano gracias a los frutos del bosque que se producen en cantidad. Los más apetitosos son las crepas, Blinis, y el Biguzis, una suerte de budín de miel y frutos del bosque.

En Letonia, incluso en Riga, los cafés cierran temprano pero los pubs de estilo occidental y los Krogs (tabernas) permanecen abiertos hasta más tarde. Según algunas estadísticas, debemos cuidarnos de los borrachines, ya que este país alcanza una de las tasas de alcoholismo más elevadas del mundo...

La cerveza, Alus, es la bebida preferida y están todas las variedades...la cidra de pera también es deliciosa y la bebida nacional es el "Bálsamo Negro de Riga", un alcohol destilado de plantas, flores y raíces que reconoce una graduación alcohólica de 45°, generalmente se agregan unas gotas al café o se mezcla con jugo de frutas.

Los letones cantan y cantan y cuando no lo hacen bailan

Los letones cantan y cantan y cuando no lo hacen bailan

No importa el estilo, se pueden cantar las "dainas" en toda ocasión o música romántica en el festival "Eurovisión" donde Letonia ganó en una oportunidad y en otras quedó entre los cinco primeros.

Se celebran festivales de música y danza folclórica -sobre todo en verano- a lo largo y ancho del país. La música y la danza folclórica de Letonia fue incorporada a la Lista de Patrimonio Cultural Inmaterial de la Humanidad por la UNESCO.

También Navidad, Nochevieja y Pascuas son fiestas colectivas muy especiales.
 

  • Jani: la más significativa de las fiestas letonas, se celebra al aire libre el solsticio de verano (alrededor del 23/24 de junio) las fogatas se encienden por doquier, se baila, se canta, se come una comida especial y se bebe mucha cerveza, las mujeres se adornan con coronas de hojas de roble. Los más jóvenes agregan escenarios y música moderna. Imperdible.
  • Liepajas Dzintars: festival de rock en la ciudad de Liepajas durante el mes de agosto.
  • Jurmala Festival Pop: festival de música pop en la ciudad de Jurmala en el mes de agosto.
  • Festival de Cine: los años impares durante el mes de septiembre.
  • Festival Internacional de Opera: en Riga, durante el mes de junio.

 

Letonia

En esta sección de guías de Letonia encontrarás las guías de viaje de los principales destinos de Letonia. Con estas guias descubrirás la mejor información del destino elegido: lugares para visitar, consejos de viaje, gastronomía, y mucho más.