Ir a la home de Logitravel.com

Guías de Viajes de Hungría

Hungría

El antiguo imperio de los magiares

Hungría

Grandes planicies y hermosos paisajes

Grandes planicies y hermosos paisajes

 La República de Hungría (en lengua propia, Magyar Köztársaság, que significa 'tierra de magiares') es un Estado de Europa central sin salida al mar, con una extensión de 93.030 km² y una población de más de 10 millones de habitantes. Éste limita al norte con Eslovaquia y Ucrania; al este, con Rumanía; al sur, con Serbia y Croacia, y al oeste, con Austria y Eslovenia.

Su territorio, formado mayoritariamente por planicies, se divide en tres grandes regiones: la Gran Llanura, que ocupa el sur y el sureste del país; el Transdanubio o Dunántúl, una sinuosa área que se extiende en el flanco occidental y que posee como principal elevación los montes de Mecsek (de carácter volcánico), y las montañas del norte, en la que se alzan, entre otros, los macizos de Bacón, Börzsony, Bükk y Matra. La cima más alta del país es el pico de Kékes, que registra 1.014 m sobre el nivel del mar. En lo que atañe a la red hidrográfica, ésta es de escasa densidad, y presenta como río principal el Danubio, que baña el país de norte a sur y a lo largo de 410 km. Igualmente, Hungría cuenta con numerosos lagos, el mayor de los cuales es el Balatón (su superficie es de 596 km²).

La climatología dominante es de tipo continental, con veranos cálidos e inviernos muy fríos, con promedios térmicos que no alcanzan los 0 °C. La temperatura media anual en las llanuras es de 11 °C, mientras que ésta se sitúa en los 8 °C en las zonas montañosas. Desde el punto de vista de la vegetación, en la Gran Llanura abundan las especies propias de la estepa, mientras que en la zona septentrional y en el oeste son comunes los bosques caducifolios (especialmente los de hayas y robles).

Desde el punto de vista étnico, el grupo más numeroso es el de los magiares, un pueblo oriundo de las estepas de Europea del Este que se asentó en lo que hoy es Hungría en el siglo IX. A su vez, el país cuenta con colectivos minoritarios, como los eslavos del sur (croatas y serbios), los germanos, los eslovacos y los rumanos. Por otro lado, los ciudadanos de etnia gitana son aproximadamente unos 700.000. En el ámbito religioso, dos terceras partes de la población húngara profesan el catolicismo, mientras que los protestantes suman una quinta parte del censo, aproximadamente.

La historia de Hungría arranca con sucesivas ocupaciones a manos de celtas, sármatas, romanos, hunos, lombardos y ávaros, que precedieron la llegada de Carlomagno (742-814). En el siglo IX, sin embargo, los magiares fundaron la dinastía Arpads. Dos siglos después, Esteban I (ca. 975-1038) consolidó el cristianismo y consolidó el feudalismo. Tras el 1301 —año de la desaparición de los Arpads—, se instauró la casa de Anjou, que en el siglo XIV conquistaría Dalmacia, Valaquia y Polonia, convirtiendo así al país en la principal potencia de Europa central. Ya en el siglo XV, Matías Corvino implantó en Hungría una dinastía autóctona. En el siglo XVI, los otomanos se instalaron en el centro del país, pero en el XVII, Austria, que detentaba el control del oeste y el noroeste del país, pasó a controlar toda Hungría. A finales del siglo XVIIII José II de Habsburgo-Lorena, que reinó en Hungría entre 1780 y 1790, declaró oficial la lengua alemana. En 1848, los liberales se impusieron en la Dieta (o Asamblea) y precipitaron la abolición de la servidumbre.  Poco después, en 1867, se creó el Imperio de Austria-Hungría, que perduraría hasta 1918, momento en que la revolución encabezada por Miháy Karoly se proclamó la independencia del país, que precedió, un año después, la instauración de la República Soviética Húngara. Sin embargo, ésta sólo duró 133 días, tras los cuales se restauró la monarquía (1920).

En el marco de la Segunda Guerra Mundial, Hungría se alió con las potencias del Eje en 1941. Una vez acabada la contienda, se proclamaría la República Popular Húngara (1949). Pese a acontecimientos como el levantamiento que encabezó Imre Nagy contra el gobierno estalinista en 1956 (y que fue sofocado por el ejército de la URSS), Hungría fue un Estado satélite de la URSS gobernado por János Kádar. La situación se prolongó hasta el colapso del bloque soviético en 1989, que motivó la dimisión del dirigente y el inicio de un largo tránsito que conduciría al país a la adopción de una economía de mercado y un régimen pluripartidista en 1990. El 1 de mayo del 2004, Hungría entró a formar parte de la Unión Europea, mientras que en el 2010 hizo públicas ante el resto de países del continente el delicado momento que atravesaba su economía.

El idioma oficial del país es el húngaro, que deriva del urálico. A su vez, la moneda en curso es el florín húngaro, que se subdivide en 100 fillér (1.000 florines húngaros equivalen a unos 3,5 euros).

Dado que se trata de un Estado miembro del espacio Schengen, sólo se requiere de un  DNI (o en su defecto, pasaporte) en vigor para entrar en Hungría. Si la estancia es inferior a tres meses, no es necesario obtener el correspondiente visado. Del mismo modo, tampoco existe ninguna vacuna obligatoria. Para recabar más información, se recomienda contactar con la Embajada de Hungría en España (C/ Ángel de Diego Roldán, 21, Madrid).

En lo que atañe a la reserva de vuelos a Hungría, cabe reseñar en este país funcionan en la actualidad cinco aeropuertos: el de Budapest Ferihegy, el de Debrecen, el de Gyor-Pér, el de Pécs Pogány y el de Sármellék. No obstante, si se viaja desde algunas de las principales ciudades españoles, lo más práctico y económico es optar el primero de ellos, que corresponde a la capital del país.
 

Ciudades cargas de historia, hermosos paisajes y termalismo

Ciudades cargas de historia, hermosos paisajes y termalismo

En las siguientes líneas se especifican algunos de los lugares más atrayentes de Hungría. A estos habría que añadir, algunas ciudades poseedoras de complejos termales, tales como Bukfurdo, Hajduszoboszlo, Harkany, Heviz, Miskolctapolca y Saravar.

  • Aggtelek: Esta localidad del norte de Hungría, perteneciente al condado de Borsod-Abaúj-Zemplén, no ha tenido que ser reconstruida en dos ocasiones, tras el incendio sufrido en 1858 y al término de la Segunda Guerra Mundial. Pese a que esta circunstancia ha afectado negativamente a su legado histórico, Aggtelek es poseedora de una impresionante gruta cárstica de 24 km de longitud que forma parte del Patrimonio de la Humanidad (1995, 2000), y que recibe el nombre de Baradla. El estudio de la misma, situada en el Parque Nacional homónimo y salpica de hermosas estalactitas y estalagmitas, arroja pistas sobre varias decenas de millones de años de la evolución geológica de la Tierra. La cueva está abierta al público.
  • Budapest: La majestuosa capital húngara, que en el 2009 contaba con 1,7 millones de habitantes, es el centro político, administrativo y comercial del país. En el año 1370, Luis I el Grande (1326-1382) instaló en la zona de Buda la corte, donde permaneció hasta la caída de la monarquía ya en el siglo XX, aunque con algunos paréntesis históricos. A día de hoy, está considerada como una de las ciudades más hermosas de Europa. La actual Budapest se divide en dos áreas claramente delimitadas: Buda, el área más antigua y señorial, y Pest, la parte más moderna, sita a la izquierda del Danubio y cuya superficie aglutina dos terceras partes del tejido urbano. Entre sus lugares más célebres, cabe destacar los imponentes edificios de la Ópera y el Parlamento, el Castillo Real de Buda, la Gran Sinagoga, la iglesia del rey Matías, el Puente de las Cadenas, la avenida de Andrássy y su metro, que es el más antiguo de la Europa continental. Algunas de las maravillas históricas de Budapest son parte del Patrimonio de la Humanidad (1987, 2002).
  • Debrecen: Con poco más de 200.000 habitantes, esta localidad oriental es la capital del condado de Hajdú-Bihar, así como la segunda ciudad más poblada de Hungría. Su ubicación exacta se halla entre el río Tisza y la frontera con Rumanía. Históricamente, su principal actividad económica ha sido el comercio, sobre todo desde que en 1361 obtuvo el privilegio real de ser plaza de mercado. En la Edad Moderna, fue conocida durante algún tiempo como la 'Roma Calvinista', ya que ejerció un papel destacado en las reformas religiosas que tuvieron lugar en el este en Europa. En 1848, asumió la capitalidad del país, y un año después, su catedral albergó un fallido golpe de estado a manos del ejército contra los Habsburgo que fue sofocado, y entre 1944 y 1945 acogió el Gobierno provisional de Hungría. En la actualidad, Debrecen goza de excelentes infraestructuras de comunicaciones por vía terrestre y área, ya que dispone de aeropuerto. A su vez, cuenta con tres universidades y su célebre Colegio Protestante, que se creó en el año 1550. También merecen ser visitados sus balnearios, su Gran Iglesia Protestante o el Gran Bosque de Debrecen, una espectacular área protegida de 1.082 hectáreas.
  • Fertö / Neusiedlersee: Situado en el noroeste del país, a caballo de Austria y Hungría, este enclave de gran valor paisajístico descuella por sus notables muestras arquitectura rural de sus aldeas, sitas junto a un lago. Además, sus palacios de los siglos XVIII y XIX también constituyen un buen motivo para conocer la zona, que fue declarada Patrimonio de la Humanidad en el 2001.
  • Gyõr: Con 130.476 habitantes (dato del 2009), Gyõr es la capital del condado de Gyor-Moson-Sopron, la ciudad más importante del noroeste del país y la sexta mayor urbe de Hungría. Su emplazamiento geográfico es excepcional, ya que se halla a en una de las principales carreteras de Europa central y a medio camino de Budapest y Viena (Austria). Su pintoresco centro histórico, sito en el monte de Káptalan, es depositario de un amplio abanico de edificios barrocos, que se alzan en la confluencia de tres ríos: el Danubio, el Raba y el Rábca. Convertida en los últimos años en un centro turístico que empieza a ganar popularidad, esta ciudad universitaria destaca por edificios como su basílica o su castillo.
  • Hollókö: Esta encantadora aldea norteña alcanzó un notable desarrollo entres los siglos XVII y XVIII. En la actualidad, sus calles y viviendas admirablemente conservadas ejemplifican a la perfección las características del hábitat tradicional húngaro y las formas de vida imperantes las áreas rurales antes de la revolución agrícola del siglo XX. Por todo ello, la UNESCO incluyó Hollókö y sus inmediaciones en la lista de Patrimonio de la Humanidad en 1987.
  • Hortobágy: Esta localidad, situada en el condado de Hajdú-Bihar (al este de Hungría), da cabida a un espectacular Parque Nacional de 800 km2. Este enclave alcanzó dicho categoría en 1973, convirtiéndose así en el primer lugar en conseguirlo dentro del territorio húngaro. Además, en 1999 fue declarado Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO. Su fisonomía se compone básicamente de planicies y zonas pantanosas que, por espacio de dos milenios, han albergado una economía y una sociedad fundamentada en el pastoreo.
  • Miskolc: Sita en el valle de Szinva y a 145 km de Budapest, Miskolc es la tercera mayor ciudad de Hungría (en el 2009 contaba con 170.234 habitantes) y la capital del condado de Borsod-Abaúj-Zemplén, bicado en el noreste del país. Habitada originariamente por tribus germánicas, la ciudad alcanzó un considerable desarrollo entre los siglos XIV y XV. En la actualidad, esta urbe destaca por su actividad industrial y por ser la sede de la Universidad Técnica Industrial, creada en 1949. Como principales monumentos, conviene mencionar las ruinas del castillo de Diósgyor, la iglesia gótica de San Esteban (del siglo XIII), el Teatro Nacional, el Zenapalota (Palacio de la Música) y el Museo Herman Ottó, que es el más grande de la ciudad. En lo que atañe a sus espacios naturales, habría que aludir a las zonas verdes de Tapolca-Hejoliget, al valle de Csanyik y a Népkert.
  • Pannonhalma: Esta localidad del noroeste de Hungría es famosa por albergar una célebre abadía benedictina, que fue declarada Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO en 1996. Su historia se remonta al año 996, momento en que se establecieron en ella  los primeros monjes. Éstos fueron los artífices de la evangelización del país, del primer texto escrito en lengua magiar (1055) y de la creación  la primera escuela del país. Asimismo, desempeñaron una importante labor de difusión cultural en el marco de Europa central. En la actualidad, el complejo alberga una escuela y diversos edificios realizados que concentran diferentes estilos arquitectónicos. El más antiguo de ellos data del 1224. Asimismo, muy cerca de ella se eleva la colina a cuyos pies se cree que nació San Martín de Tours. Es por ello que este promontorio recibe el nombre de éste.
  • Pécs: Esta ciudad, emplazada en el suroeste de Hungría, es una de las cinco urbes más grandes del país (en el 2009 contaba con 156.974 habitantes). Desde el punto de vista histórico y cultural, cabe señalar que da cabida a la quinta universidad más antigua de Europa, fundada en 1367. Escenario de algunos de los mejores ejemplos del arte otomano —erigidos entre 1543 y 1686—, Pécs invita a descubrir otros enclaves de interés, como la mezquita de Gazi Kasim Pasha, su catedral y el Museo Arqueológico. Del mismo modo, resulta obligado acercarse hasta la necrópolis paleocristiana de la antigua Sopianae, lugar que fue designado Patrimonio de la Humanidad en el año 2000.
  • Szeged: Con 169 habitantes en el 2009, la ciudad meridional de Szeged es la cuarta urbe más poblada de Hungría, a la vez que ostenta la capitalidad del condado de Csongrád. Entre sus principales alicientes turísticos, habría que subrayar el curso del río Tisza, la plaza de Dóm y su iglesia votiva, la céntrica calle de Kárász (la más importante de la ciudad) y el Museo Ferenc Mora, en el que se muestran creaciones de los principales pintores húngaros. Como anécdota, baste reseñar que Szeged es la cuna del famoso salami magiar (téliszalámi).
  • Szentendre: Se trata de una localidad ribereña perteneciente al condado de Pest y próxima a Budapest. Szentendre es internacionalmente conocida por el tipismo de sus calles, pero también por dar cabida a numerosos museos (entre ellos, el Museo Etnográfico al Aire Libre) y numerosas galerías de arte, lo que la convierte en un importante centro cultural y turístico.
  • Tokay: Esta región vitivinícola, emplazada a escasos km de la frontera con Eslovaquia y Ucrania, alberga una extensión de 5.000 hectáreas en las que se produce un exquisito vino desde el siglo XVI. No obstante, hubo que esperar hasta el siglo XX para que este caldo lograra notoriedad en toda Europa. El paisaje humano de la zona evidencia la estrecha vinculación de sus gentes con esta actividad económica, dada la abundancia de bodegas y casas de labranza. En 2002, Tokay fue incorporado a la lista del Patrimonio de la Humanidad.
  • Visegrád: Este minúsculo pueblo situado al norte de Budapest es conocido por albergar el que fuera el palacio de verano del rey Matías Corvino (de estilo renacentista) y una notable ciudadela originaria de la Edad Media.
  • Zamárdi: Esta pequeña villa se encuentra en el condado de Somogy, en el centro-oeste de Hungría. Su principal reclamo estriba en su situación, ya que se encuentra a orillas del lago Balatón, cuyos 596 km² de extensión lo convierten en el mayor del país. En julio, Zamárdi alberga un festival de música (ved más información en el apartado dedicado a los eventos de Hungría).

 

Disfrutar del goulash y otras exquisiteces

Disfrutar del goulash y otras exquisiteces

La interesantísima cocina húngara destaca por ser rica en aromas y sabores picantes. Entre sus productos más recurrentes, conviene aludir el pescado (halételek), siendo muy apreciado el que se captura en las aguas del lago Balatón. Por supuesto, también habría que referirse a la carne (básicamente de cerdo, pollo o caza), el maíz, el trigo, las patatas, las frutas y las verduras (que casi nunca se sirven crudas).   

De hecho, uno de los procedimientos culinarios estrella es la fritura, que acostumbra a realizarse manteca de cerdo, que confiere a los alimentos un particular sabor ahumado. No obstante, este método convive con el horneado, que da paso a las llamadas recetas frissensültek.

Como plato estrella, destaca el goulash, un guiso a base de carne de ternera que suele ir acompañado de patatas, tomate y cebolla. Esta especialidad se sirve condimentada con uno de los productos más socorridos de la zona, junto con el ajo: el pimentón (eros pista). También son muy conocidos el libamáj (hígado de ganso) y el pörkölt, a base de carne, caldo de pimentón y otras especias, y que se sirve con una pasta tradicional denominada tarhonya. Del mismo modo, tampoco desmerecen ni los pimientos y las coles rellenos ni el gombrás rizs (arroz con champiñones). Éstos pueden acompañarse del típico pan frito húngaro: el lángos.

Mención aparte merecen las contundentes y nutritivas sopas magiares (entre ellas, las gulyás y las meggyleves), que son espesadas mediante una salsa de manteca de cerdo y harina. En este ámbito, predominan los caldos con sabores agrios, a base de cerezas y pescado (halászlé), por ejemplo.

El otro gran buque insignia de la gastronomía magiar son sus deliciosos embutidos, dentro de los cuales ostenta un lugar de privilegio el salami (téliszalámi). Elaborado desde 1883 en Szeged de manera artesanal, éste posee unas cualidades únicas. Entre el resto de especialidades charcuteras, habría que referise al salami con pimentón (paprikás szalámi), el csemege salami (que se obtiene a partir de una mezcla de carnes de ternera y cerdo) y las salchichas ahumadas, como las békéscsaba y las gyula.

En el apartado de postres (sütemények), destacan el dobostorta (un pastel de moca y caramelo), el somlói galuska (un pastel nueces y pasas al ron y acompañado de chocolate y nata) y el madártej (un pastel de leche con vainilla y bolas de clara batida).

Los vinos húngaros gozan de un amplio respaldo internacional, sobre todo el Tokay, de fama mundial. Producido en la región del mismo nombre, se trata de un caldo dulce y de tonalidad amarillenta que ya en el siglo XVIII se granjeó un notable éxito en las casas reales europeas. En lo que atañe a las bebidas, en Hungría también se consume la llamada unicum, digestiva y muy amarga.
 
 

Descubrir las fiestas tradicionales de Hungría

Descubrir las fiestas tradicionales de Hungría

Para redondear cualquier viaje por tierras magiares, conviene tener presente cuáles son algunos de los principales festivales y eventos culturales y deportivos que se desarrollan cada año en Hungría. No obstante, esta pequeña lista (cuyos acontecimientos están ordenados por fechas, de enero a diciembre) no incluye los numerosos actos que alberga la capital del país, Budapest, ya que éstos pueden consultarse en la guía que Logitravel dedica en exclusiva a esta localidad.

  • Año Nuevo: El 1 de enero es festivo en toda Hungría.
  • Carnaval: Entre el ecuador de febrero y principios de abril, las principales ciudades del país (como Budapest y Debrecen) acogen multitudinarios desfiles.
  • Kocsonya Fesztivál (Festival de la Gelatina): Este festival gastronómico, en el que el plato estrella es una sopa típica elaborada con gelatina de cerdo, tiene lugar uno de los últimos fines de semana de febrero en la ciudad de Miskolc.
  • Fiesta Nacional de Hungría: El 15 de marzo, toda Hungría celebra el comienzo de la Revolución y la guerra de la Independencia (1848-1849), que convirtió al país en un Estado parlamentario.
  • Debreceni Tavaszi Fesztivál (Festival de la Primavera de Debrecen): Este festival, que se celebra entre mediados de marzo y las dos primeras semanas de abril, constituye uno de los más importantes del país. Su programa de actos da cabida a cerca de 50 conciertos de música clásica y pop, sin olvidar las representaciones teatrales. Además de Debrecen, no obstante, existen otras localidades (como Budapest) que también organizan eventos similares.
  • Domingo de Resurrección: La Pascua (que se celebra entre la penúltima semana de marzo y la cuarta de abril, en función del calendario lunar) es festiva en toda Hungría. No obstante, además de la significación cristiana que encierra esta jornada, en ella aún tienen cabida algunas prácticas paganas, tales como la costumbre de mojar a las mujeres con unas gotas de agua de colonia. Esta tradición entronca con antiquísimos ritos de fertilidad, en los que las jóvenes eran regadas con agua extraída de un pozo para evitar que se marchitaran. Además, éstas reciben como obsequio en la actualidad un huevo pascual decorado con dibujos típicos de la zona.
  • Día Internacional del Trabajo: El 1 de mayo es un festivo de ámbito estatal.
  • Pünkösd (Pentecostés): Tiene lugar 50 días después de la Pascua, por lo que generalmente se celebra a finales de mayo o a comienzos de junio, dependiendo del calendario lunar. También es una jornada no laborable en todo el país.
  • Festival al Aire Libre de Szeged: La ciudad de Szeged, al sur del país, organiza desde 1930 el mayor festival de teatro al aire libre de Hungría. Éste se desarrolla entre la segunda quincena de mayo y la segunda quincena de agosto, teniendo como escenario preferente la plaza de Dóm.
  • Festival Internacional de Guitarra de Balatonfüred: La segunda quincena de junio es el momento elegido para la celebración de este certamen musical, que en el 2011 llega a su sexta edición. El programa de actos tiene como marco la ciudad de Balatonfüred, sita en el condado de Veszprém (al norte del lago Balatón, en el centro del país). Para más información, se aconseja visitar este site: http://www.balatongitar.hu.
  • Fiesta de los Funcionarios: Coincide con el 1 de julio.
  • Hegyalja Fesztivál (Festival de Hegyalja): Este evento musical, uno de los más famosos del país, se celebra en la primera quincena de julio y durante cuatro días. La localidad anfitriona es Hegyalja, que se encuentra a tres horas en tren de Budapest. Para recabar más datos, se recomienda visitar la web del festival: http://www.hegyaljafesztival.hu.
  • Kalálaka Fesztivál (Festival de Kalaka): Se trata de un festival dedicado a la música instrumental que tiene lugar en la ciudad de Miskolc durante la primera quincena de julio y por espacio de tres días. Para más información, se puede consultar su sitio web (sólo disponible en húngaro): http://www.kalakafesztival.hu/.
  • Balaton Sound: Durante la primera quincena de julio y a lo largo de cuatro jornadas, la localidad de Zamárdi (situada al sudoeste del país, a orillas del lago Balatón) acoge este festival de música en el que se dan alguna de las principales figuras del panorama musical internacional. Este evento, que en el 2010 alcanza su cuarta edición, se dirige fundamentalmente al público joven. Para más información, se recomienda acceder a la web oficial de este evento: http://www.sziget.hu/balatonsound_english.
  • Festival del Vino de Debrecen: Tiene lugar a comienzos de agosto, y por espacio de tres días, en la ciudad de Debrecen. No obstante, otras ciudades húngaras, como Szeged, también llevan a cabo festivales similares por las mismas fechas.
  • Festival de OZORA: Este festival de música electrónica tiene lugar a comienzos de agosto y durante cinco días. El escenario es la localidad de Dádpuszta, perteneciente al condado de Fejer (en el centro del país). Para más información, se aconseja consultar la siguiente web:  http://www.ozorafest.hu/.
  • Gran Premio de Hungría de Fórmula 1: Esta prueba puntuable para el Campeonato Mundial de Fórmula-1 se celebra durante la primera quincena de agosto en el circuito de Mogyoród, sito a 19 km de Budapest. Este escenario, que destaca por su trazado sinuoso, fue utilizado por primera vez en 1936. Para obtener más detalles, se aconseja consultar esta web: www.hungaroring.hu.
  • Semana del Carnaval de las Flores de Debrecen: Los coloridos desfiles que alberga este festival (que tiene lugar la tercera semana de agosto, siendo el día 20 la jornada más importante) constituyen uno de los eventos turísticos más relevantes del país. Su principal reclamo son las cerca de 180.000 lanzas ornadas con flores, que son paseadas por las calles de la ciudad y escoltadas por carrozas (también decoradas con motivos florales), hasta alcanzar el Estadio Municipal de la Ciudad. Una vez allí, diversas autoridades y personalidades de reconocido prestigio evalúan a los participantes del Carnaval. Del mismo modo, la fiesta también acoge espectáculos musicales y folklóricos de todo el mundo, así como la Fiesta de la Cerveza y la Fiesta del Libro. En el 2011, el festival alcanza su 42.ª edición.
  • Día de la Constitución y de San Esteban: Cada 20 de agosto, este festivo de ámbito nacional está dedicado al rey San Esteban I, considerado como el fundador de Hungría.
  • Debreceni Jazznapok (Días en Jazz en Debrecen): Este festival de jazz se celebra a principios de septiembre, y tiene una duración de tres días. Se trata del más antiguo de Hungría en su género, ya que fue fundado hace más de 25 años. Fundamentalmente, los músicos que conforman el programa de conciertos son artistas nacionales o bien procedentes de otros territorios de Europa del Este.
  • Festivales de Otoño: Durante la primera quincena de octubre, algunas de las principales ciudades del país (entre ellas Budapest o Debrecen) organizan diversas propuestas culturales para celebrar el cambio de estación.
  • Día de la República: Cada 23 de octubre, el país conmemora el aniversario del levantamiento popular contra el gobierno proestalinista (acaecido en 1956), así como la proclamación de la República de Hungría (1989).
  • Día de Todos los Santos: El día 1 de noviembre es un festivo nacional.
  • Navidad: Tanto el 25 como el 26 de diciembre son festivos en todo el país.

 

 

 

Hungría

Guía Hungría