Ir a la home de Logitravel.com

Guías de Viajes de Croacia

Croacia

El país de las mil Islas

Croacia

Croacia:inspiración de genios y naturaleza de ensueño

Croacia:inspiración de genios y naturaleza de ensueño
Si deseas elegir como destino de vacaciones algún país de la Europa Central, Croacia es un lugar idóneo para ser descubierto. La República de Croacia, con sus 56.542 km², es un territorio que encierra todos los atractivos de la vieja Europa: historia, mescolanza de culturas, 1.778 km de línea costera salpicada por nada más y nada menos que 1.185 islas, de las que sólo 66 están habitadas, cuatro ecorregiones en las que se hayan ocho parques naturales que conservan la más rica y variada fauna y flora, así como siete lugares declarados Patrimonio Mundial. 

Una riqueza natural y cultura que perdura en un país marcado por la época post comunista, que hoy en día se acerca al pleno desarrollo convirtiéndose en una de las naciones más industrializada y avanzada de la ex República Federal de Yugoslavia, así como en uno de los países más atractivos para el turismo que viaja por su costa a través de cruceros, o realizando rutas y circuitos por las ciudades de la región de Dalmacia. 

Croacia es un lugar ideal para pasar las vacaciones ya que su diversa oferta turística dispone desde la riqueza de su patrimonio y arquitectura, representada por sus más importantes ciudades como son Dubrovnik, Zagreb o Split, la práctica de deportes de aventuras, senderismo, submarinismo..., viajes de ensueño en veleros por sus islas, hasta una deliciosa gastronomía acompañada de excelentes vinos. 

Bordeando el mar Adriático en su zona nororiental y colindando con el Golfo de Trieste, Croacia se muestra como si de un bumerán se tratara, definido por la llanura Panónica, el sudeste de Europa y el mar Mediterráneo, limitando con Eslovenia y Hungría por el norte, Serbia por el noreste, Bosnia y Herzegovina por el este y Montenegro por el sur. De su extenso territorio, la región de Dalmacia es la más visitada gracias a la riqueza que ofrecen sus ciudades como Zadar (Zara), Sibenik (Sebenico), y el puerto más grande de Dalmacia, Split (Spalato), que se unen a la ciudad que se ha convertido en el símbolo de la nueva Croacia, Dubrovnik (Ragusa) y a su capital, su principal centro financiero, universitario y comercial, Zagreb. En sus 20 condados esparcidos por la Croacia Central, Istria, costa norte, la Croacia Montañosa, Eslavonia y Dalmacia se hallan seis lugares declarados Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO, un rico ecosistema preservado en ocho Parques Nacionales y diez Parques Naturales, un litoral embellecido por calas, playas, y acantilados y archipiélagos de ensueño que ofrecen aguas cristalinas en playas desérticas. 

Como el país croata también su clima es variado ya que va desde el típico mediterráneo de costa al continental de interior. Así, su zona costera se caracteriza por sus veranos cálidos y secos, primaveras largas e inviernos suaves y lluviosos. Con unas temperaturas que van desde los 27 °C en julio y descienden hasta los 2 °C en enero. 

La historia de Croacia es el resultado de catorce siglos de vida. En sus orígenes, los croatas eran un pueblo de de origen eslavo-dinárico que se mezcló con otros pueblos eslavos, enriqueciendo su lengua y costumbres. Durante sus emigraciones, en el siglo VII, se establecieron en la Croacia histórica, convirtiéndola dos siglos más tarde en uno de los reinos más poderosos de la región. Desde entonces también comenzaron sus guerras, luchas por su independencia y combates con otras naciones: ávaros, búlgaros, magiares o húngaros. En 1102, Croacia formar parte del imperio austrohúngaro que se termina con la Primera Guerra Mundial. Seguidamente, pasa a formar parte del reino de Yugoslavia que se convierte en República en 1944. Con la Segunda Guerra Mundial consigue configurarse como Estado independiente, pero con la derrota de los alemanes vuelve a anexionarse a Yugoslavia, hasta que declara su independencia en 1991. Esto llevó a Croacia a una guerra de luchas esporádicas que se sucedieron durante cuatro años hasta que se formó el Gobierno croata de la Eslavonia Oriental en 1998 bajo la supervisión de la Organización de las Naciones Unidas (ONU). En 2013 Croacia será oficialmente país miembro de la Unión Europea. 

Desde siempre hasta hoy en día, el país Croata es conocido por ser el lugar de las inspiraciones. Una nación en la que se mezcla cuatro culturas diferentes: la romana, la bizantina, la europea central y la mediterránea, que han dado lugar al movimiento Llirio. Es la tierra de la que proceden célebres personajes, tres premios Nobel e inventores conocidos mundialmente, a lo que se une su rica naturaleza, su tradición artística, literaria, musical y su interesante y diversa cocina.

Croacia: la cultura clásica entre mil islas

Croacia: la cultura clásica entre mil islas
Cada región de Croacia ofrece una variedad de riquezas naturales y culturales irrepetibles. Ciudades medievales o barrocas rodeadas de bellas colinas, castillos mágicos, caseríos medievales, parques arqueológicos y naturales, cadenas montañosas, lagos, ríos y cascadas, palacios rurales, museos históricos, arte milenario, balnearios de ensueño, rutas ecoturísticas, cruceros entre mil islas.... 

Pero para comenzar a descubrir Croacia nada mejor que visitar sus ciudades, refugio de un rico patrimonio cultural y cuya arquitectura le ha proporcionado disponer de seis lugares declarados Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO. 

Su región más conocida es Dalmacia, en la que se encuentran, salpicando la costa croata, las bellas ciudades de Dubrovnik, Split, Sibenik y Zadar. La primera de ellas es la ciudad más importante de Dalmacia y el enclave turístico más importante del país. Se trata de la ciudad-monumento o ciudad-museo, rodeada de los 1940 metros de las murallas con bastiones que custodian el Stradun, la columna de Orlando, los palacios gótico-renacentistas Sponza, el palacio del Conde, y emblemáticas iglesias y monasterios. En sus cercanías se hallan la península de Pelješac, la ciudad de piedra de Ston, la isla de Korcula, con sus ruinas griegas, y la isla de Mljet en donde descansa el viejo monasterio benedictino del siglo XII. 

El casco antiguo de Split es otro de los lugares incluidos en la lista de Patrimonio de la Humanidad de la UNESCO, en el que se halla el Palacio de Diocleciano del siglo IV a. C., monumento histórico protegido por la UNESCO, símbolo de la ciudad y punto desde que se viaja a las islas de Split: Brac, Hvar, Šolta y Biševo. Brac es famosa por sus tradicionales canteras, por disponer de la plaza central más grande del Adriático, en la que se conserva el primer teatro comunal de Europa, y por su famosa y cambiante playa de Bol, "El Cabo Dorado";  También Hvar es popular por sus playas y calas, por su ciudad formada por casas de piedra blanca y su fortaleza española de la Edad Media y, sobre todo, por los campos de Stari Grad del norte de la isla, declarados Patrimonio de la Humanidad y Cultural Inmaterial por la UNESCO, y la isla de Biševo es conocida por su famosa la Cueva Azul. Además, a 24 kilómetros al oeste de Split se asienta otro lugar emblemático de Croacia. Se trata de la ciudad de Trogir, la Ciudad Museo declarada Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO en 1997. 

Sibenik es popular por sus fortalezas y torres como la de San Miguel, San Nicolás, San Juan y Šubicevac, así como por su catedral de Santiago, la construcción eclesiástica más hermosa de Croacia y otro de los lugares de Croacia declarado Patrimonio de la Humanidad. Mientras que Zadar conserva el foro romano más grande del lado oriental del Adriático, la catedral de Santa Anastasia, la iglesia de San Crisógono y la famosa iglesia de San Donato.; mientras que paseando por su costa se llega al Nin, en donde se halla la catedral más pequeña del mundo. 

En la Península de Istria termina la costa de Croacia. Esta región, con 242 kilómetros de espectaculares paisajes, pueblos medievales y aldeas, viñedos y olivares, es un lugar idílico para realizar turismo rural. En la península de Istria se halla la Basílica Eufrasiana en Porec, declarada Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO, rodeada de una de las mayores concentraciones de monumentos históricos y de calles romanas; el primer centro de aguas curativas de Rovinj, donde está el canal de Lim/Limski-Kanal de 10 Km tierra adentro, que corre entre bosques y rocas calcárea; el Parque Nacional de Brijuni, un archipiélago de 14 islas desde donde se puede visitar las islas de Veli y Mali Brijuni; Pula, la mayor ciudad de Istria, de orígenes anteriores a los romanos, en donde se ubica el sexto anfiteatro romano en tamaño del mundo; las poblaciones medievales de Motovun & Groznjan, con sus aguas termales del bosque de Motovun, y Novigrad, situado en el valle del río Mirna. 

Mientras que Dalmacia se caracteriza por su costa salpicada de islas y sus playas, e Istria por su añejo aire medieval, Eslovania- Barania se presenta como una tierra de campos fértiles y por su valle Panónico. Lo que hoy en día es conocido por "El Granero de Croacia" se muestra entre sus tres ríos: Drava, Sava y Danubio, y sus legendarios robles centenarios. En esta región se encuentran sus ciudades barrocas Vukovar, Osijek, Ilok y Djakovo, donde está la catedral La catedral de St. Petar, la más bella entre Estambul y Venecia, y los Parque Naturales Kopacki rit y Papuk. El primero está formado por una de las llanuras pantanosas más grandes de Europa, y en él se forma un delta interior entre el río Danubio y el Drava; mientras que el segundo es declarado "Parque Geológico" por la UNESCO por sus rocas de 350 millones de años, la ciudad castillo fortificada mejor conservada de Croacia, Ružica-grad, y por el bosque de hayas, arroyos y manantiales. 

En la Croacia central se encuentra la capital del país, Zagreb, y la misma historia del país latiendo a través de sus caseríos medievales y palacios rurales. De esta región los lugares que no te debes perder en tu visita a Croacia son: el Parque Arqueológico de Andautonia, sede de la antigua tribu iliria; los sistemas montañosos de Samoborsko y Zumberacko Zagorje cercanos a Samobor; la ciudad medieval de Veliki Tabor; la ex capital y ciudad de palacios, Varazdin; Marija Bistrica, el mayor lugar de peregrinación de Croacia, el Parque Natural de Lonjsko Polje, en donde se encuentra Cigoc, la aldea de las cigüeñas, y Hlebine, la cuna del arte naïf croata. 

También el centro del país se ubica la región de Lika-Karlovac que guarda el famoso Parque Nacional de los Lagos de Plitvice, joya de Croacia y área natural protegida por la UNESCO, en donde se ubican los 16 lagos conectados con cataratas; así como la cadena montañosa con dos parques nacionales (Velebit norte y Paklenica), incluida en la red mundial de las reservas de Biosfera de la UNESCO. 

Y por último el carácter mediterráneo de Croacia es representado por la Bahía de Kvarner, que forma el golfo más grande del Adriático. Esta región se caracteriza por sus dos ciudades, Opatija "La Niza" del Adriático, y Rijeka, el centro urbano de la región y donde se ubica el puerto principal del país de carácter multicultural; así como por sus bosques, el Parque Nacional Risnjak y sus refugios vacacionales escondidos en las islas de Krk, Cres, Lošinj y Rab.

La gastronomía de Croacia: diversidad, originalidad y especialidades en cada región

La gastronomía de Croacia: diversidad, originalidad y especialidades en cada región
Croacia es un país lleno de diversidades, tanto en su historia, cultura y paisaje como en su gastronomía. De ahí que cada región croata tenga su propia especialidad, lo que crea una gastronomía abundante, en la que siempre se encuentra sus productos más tradicionales, como son la trufa blanca de Istria o la carne de cordero de la Bahía de Kvarner. 

En cuanto a los platos principales de Croacia, varían según la región en la que te encuentres. Mientras que en la costa la especialidad se basa en pescados, crustáceos y mariscos preparados con ajo, perejil y vino blanco, o pulpo y carne cocinados a la brasas, en la zona continental de Croacia se disfruta de una gran variedad de carnes, como son: el pavo con mlinci (pastas), el cordero asado, el cochinillo asado y los štrukli, pasteles de queso cocidos o gratinados. 

En cualquier restaurante de Croacia puedes probar algún plato típico del país, pero si de verdad quieres degustar la cocina tradicional croata los mejores establecimientos a los que acudir son las tabernas (konobas) o los que ofrecen la comida casera croata. 

En todas las regiones de Croacia se encuentran estos locales, cada uno con su plato típico. En Istria, por ejemplo, la especialidad se basa en jamón serrano (pršut), pescado, mariscos o carne en salsa cocinadas al horno de leña, siempre acompañado por una fritada con espárragos, fuži o pljukanci (pasta) y una infinita variedad de platos preparados a base de las trufas de la región. 

En Kvarner y las tierras altas se combinan los productos de montaña y de mar. De ahí que su gastronomía se base en la mezcla de las populares cigalas de Kvarner con cordero de Cres, o pastas caseras šurlice de la isla de Krk, que se acompaña con sus especialidades: cerezas, espárragos, castañas de Lovran, lirones platos de caza y pescados de agua dulce y ranas. 

En las localidades de Dalmacia destacan el queso y el cordero de la isla de Pag, el jamón serrano de Posedarje, el šokol de Nin, el jamón serrano de Drniš y pasta con acelgas y chorizos de Skradin; mientras que en Split los platos más conocidos son: la pašticada (carne de buey cocida en vino con especias), la carne de res con col arambašici, el brodet dálmata, la hogaza de Vis y los bizcochos con especias de Hvar. 

También en la región sur de Croacia el plato estrella se elabora con carne o productos del mar, como son: el cordero y ternera preparados para el horno de peka, el brodet de anguila o de ranas y las ostras o mejillones de Ston. 

En su zona central la variedad es más rica todavía ya que se sirven numerosos platos de caza, con especialidades elaboradas a base de lácteos o productos de la tierra, como por ejemplo: la pasta conocida como mlinci, gachas de alforfón, queso de vaca prga o aceite de calabaza. Pero entre todas estas delicias, las más populares son las especialidades de Samobor: la salsa picante Samoborska muštarda, el salami de Samobor y los postres kremšnite. 

Y, por último, los platos típicos de Eslavonia y Barania son: el Cobanac, el guisado de pescado picante a lo húngaro (fish paprikaš) y el chorizo de Eslavonia (slavonski kulen). 

Los postres de Croacia también son variados y, como en sus platos principales, cada región elabora su especialidad, siendo los más conocidos los štrukli (requesón con huevos y crema agria cubiertos por una masa fin), la deliciosa orehnjaca (hojaldre de nueces), la makovnjaca (hojaldre de semillas de adormidera) o los estrudels (relleno con queso o fruta).

Finalmente, como acompañamiento, fiel a la rica gastronomía croata, siempre se servirá un buen vino, cada uno con su sabor característico y peculiar: los tintos de la zona del Adriático y de las islas, como son: el teran, el merlot, el kabernet, el opolo, el plavac, el dingac, el postup, y los blancos: malvazija, žlahtina, muškat pošip, pinot y kujundžuša; mientras que en la parte continental los más populares son: el rizling, el graševina, el burgundac y el traminac. 

Junto a ellos, otras bebidas tradicionales de Croacia son los aguardientes de ciruelas, hierbas, uva, muérdago y miel, o los licores de uva, hierba amarga o de maraska (elaborado a base de una cepa especial de cereza de Zadar). 

Así que ya sabes, si el destino de tus vacaciones es Croacia podrás disfrutar de la más rica, diferente y variada gastronomía herencia de la cultura protoeslava, influencia de los griegos, romanos e iliros, y más tarde de los países mediterráneos, como Italiana y Francia. A lo que se une las influencias más recientes: la húngara, la vienesa y la turca. Todo ello enriquecido por un viñedo croata rico, variado y de larga tradición.

Fiestas en Croacia: música, espectáculos y tradiciones que recuerdan una rica historia

Fiestas en Croacia: música, espectáculos y tradiciones  que recuerdan una rica historia
En Croacia se celebran numerosas celebraciones y tradiciones durante todo el año, a lo que se suman cientos de festejos que rememoran diferentes capítulos de su historia en los que este país sufrió ocupaciones e invasiones. De ahí que disfrutando muchas de sus fiestas se vaya conociendo el peculiar devenir de la tierra croata. 
 
Entre los cientos de eventos que celebra en Croacia destaca el Festival de Dubrovnick que se organiza durante los meses de julio y agosto desde hace 63 años. En este festejo la ciudad costera croata se llena de música y arte gracias a los numerosos espectáculos al aire libre que se organizan, a los que se suman los conciertos de música clásica que llenan de notas el interior de iglesias, espacios monumentales y castillos. 
 
En el mismo mes de julio también se lleva a cabo el Espectáculo de Espadas en Moreska. Se trata de una celebración, cuyo origen data del siglo XV, que coincide con la fiesta de San Teodoro el 29 de julio. El acto más importante de este evento consiste en la representación del rey y el mal que luchan para conseguir el amor de una dama. 
 
Pero sin duda, la isla de Hvar es el lugar ideal para disfrutar de los festejos veraniegos de Croacia. Esta isla se llena de gente y turistas para disfrutar de los conciertos y eventos que ofrecen grupos de teatro, música y folclore de Croacia y el extranjero. 
 
Con el invierno, también en Dubrovnick se llevan a cabo las Fiestas de San Blas del 3 de febrero. En esta ocasión, las familias de la ciudad conmemoran la vida del santo más conocido de la ciudad, San Blas. Para ello, primero se organiza una misa que da paso a una procesión que recorre las calles de la localidad. 
 
El Carnaval también se celebra en Croacia. Prácticamente todas las regiones se engalanan para recibir las carnavalescas con sus carrozas, desfiles y grupos de disfraces que llenan las calles de color y diversión. En estas fiestas una particularidad de Croacia es la exhibición de la figura de Krnjo, la encarnación de la maldad ocurrida durante el año. Además en Lastovo, con los carnavales se recuerda la victoria sobre los piratas cuando invadieron la ciudad hace 500 años. 
 
Le sigue la Semana Santa y el festejo del huevo. Se trata del símbolo más popular de Croacia que se regala con el fin de desear buena suerte y fortuna para todo el año, mientras que para las parejas supone fecundidad y fidelidad. De ahí que durante Semana Santa, los artesanos croatas llenan sus puestos de huevos pintados y adornados. También en Pascuas se celebra una tradición que procede del Mediterráneo: Beber el vino. Durante las fiestas, los locales preparan los platos más tradicionales bañados o cocinados con los vinos de la tierra. 
 
En mayo se suma una tradición más. En esta ocasión es la ciudad de Kutjevo la que conmemora la visita de María Teresa en 1741. Para recordar este día los habitantes de Kutjevo representan una función que rememora la vida de hace tres siglos, precedida por bandas de música.
 
También en mayo y en septiembre se celebra una de las tradiciones más divertidas de Croacia. El 5 de mayo y el 1 de septiembre, los habitantes de Gorski recuerdan la importancia que para esta región tuvieron la carretera Carolina del siglo XIII y la carretera llamada Luisiana del siglo XIX. Ambas fueron importante en su época porque dieron paso a las rutas de caravanas. Por el recuerdo de esos tiempos se conmemora la tradición con la recreación de caravanas de viajeros vestidos con trajes de época, que son acompañadas por música y la gente local que ofrecerle comida y pasteles caseros. 
 
Entre estas y otras tradiciones, los meses de verano son los mejores para Croacia ya que en muchas regiones del país se ofrece un rico programa cultural de gran calidad. Y es que durante esta estación las ciudades se llenan de espectáculos y eventos musicales y artísticos. Así que con cultura y tradiciones, la diversión, el entretenimiento, y el conocimiento de su cultura están garantizados en tus vacaciones en Croacia.

Croacia

En esta sección de guías de Croacia encontrarás las guías de viaje de los principales destinos de Croacia. Con estas guias descubrirás la mejor información del destino elegido: lugares para visitar, consejos de viaje, gastronomía, y mucho más.