Ir a la home de Logitravel.com

Guías de Viajes de Arabia Saudí

Arabia Saudí

Reservada y misteriosa

Arabia Saudí

Arabia Saudita, encanto y misterio

Arabia Saudita, encanto y misterio
Arabia Saudita nos recibe con un universo cultural e histórico cautivante, nos revela un patrimonio arqueológico y un paisaje que nos deja sin aliento. Este país milenario satisface todas nuestras necesidades vacacionales desde descanso, diversión y los placeres propios de las vacaciones hasta el encuentro asombroso con un mundo diferente lleno de encanto y misterio. Los amantes de la historia no podrán quedar indiferentes al impacto de sus monumentos. Ser turista en Arabia Saudita es descubrir un país y su cultura, vivir al ritmo de su pueblo, descifrar su gastronomía, compartir sus tradiciones...este país puede ofrecernos vacaciones ricas en emociones y una estadía intensa en descubrimientos. Este reino milenario no posee escenarios geográficos -como otros lugares- de diversidad interesante pero, cada una de sus regiones brinda ciudades o aldeas con características propias y diferentes, calles misteriosas, restaurantes típicos, mercados de una efervescencia particular, monumentos especiales por su construcción o su simbolismo, museos con colecciones desconocidas, paisajes que no terminan nunca... ¡Arabia Saudita nunca termina de sorprender! Para descubrir este país no hay nada como ir al encuentro de sus habitantes, conocer su modo de vida, participar en sus fiestas, verlos en sus tabernas, llenarse los ojos con sus colores y su sol.
Debemos saber que el Reino de Arabia Saudita no está abierto completamente y sin restricciones al turismo occidental por lo tanto no expide visas salvo por razones científicas o culturales (se ha creado en el país un organismo especial para el turismo "arqueológico y cultural") o a grupos organizados. La manera más fácil de obtenerla, fuera de estas alternativas es a través de la invitación de un ciudadano "anfitrión" obteniendo el "visado de visita". Evidentemente la manera más sencilla de visitar el país es por razones de "negocios" o ser musulmán y viajar por razones "religiosas". También debemos saber que sólo podremos visitar La Meca y Medina si somos musulmanes.
El Reino de Arabia Saudita cuenta con más de 20 aeropuertos nacionales, 3 internacionales y uno, el Aeropuerto Prince Mohammad Bin Abdulazis que está en la ciudad de Medina y que también recibe y despacha vuelos internacionales pero es sólo para musulmanes. El aeropuerto internacional de Riad "King Khaled" es el más importante del país y junto al aeropuerto "King Fahd" de la ciudad de Damman, son los dos aeropuertos más grandes del mundo en cuanto a los metros cuadrados (o Km.2) que ocupan. El aeropuerto de Riad enlaza el país con los principales aeropuertos de los cinco continentes, se encuentra a 35 Km. de la capital y taxis y limusinas realizan el trayecto hasta el centro de la ciudad en aproximadamente 30 minutos.
Muchos hoteles ofrecen el servicio de transporte desde el aeropuerto al hotel. Es posible alquilar un coche en el aeropuerto pero, debemos saber que las leyes son muy estrictas en lo que a accidentes de tránsito se refiere (prisión inmediata) y que las mujeres no pueden conducir por las autovías.
El transporte aéreo dentro de las fronteras del país es muy eficiente y las tarifas son accesibles pero el país dispone de una buena red de caminos, muchos de ellos asfaltados y tanto el coche como el autobús son una buena manera, si disponemos de tiempo, de conocer el país profundo, salvo que nuestra estadía coincida con la peregrinación a La Meca ya que el aluvión de peregrinos es enorme.
La red ferroviaria sólo cubre el trayecto Riad-Damman pasando por Hofuf, Darhan y Abqayq. Los taxis, como muchas otras cosas en este reino, son muy caros, debemos tenerlo en cuenta y utilizarlos sólo en caso de verdadera necesidad y dentro de los límites urbanos.
Las ciudades más importantes de Arabia Saudita son: Riad, su capital, Yida, La Meca, Medina, Damman y Ta'if por la cantidad de habitantes, su desarrollo económico o su importancia religiosa pero, muchos otros lugares ofrecen maravillas imperdibles para el turista con ánimo de descubrimiento o para el que busca simplemente descansar y cambiar de aire.
En cuestión de alojamiento Arabia Saudita tiene una enorme cantidad de hoteles de lujo, todas las grandes cadenas hoteleras están presentes para albergar no sólo a hombres de negocio. El sistema de albergues o de alojamiento económico existe pero sólo para hombres, para las mujeres la mejor opción son los hoteles internacionales. Incluso los hombres deben atenerse a las costumbres de los albergues, un tanto estrictas para los occidentales.
Debemos recordar que este país se rige por las Ley del Corán y que es el más conservador de la región. No obstante el intercambio permanente con occidente por la cantidad de negocios que se cierran a diario, sus habitantes siguen sintiendo la presencia del extranjero como demasiado invasora.

No podemos dejar de visitar en este hermoso país de la península arábiga…

No podemos dejar de visitar en este hermoso país de la península arábiga…
Riad: esta capital es una ciudad moderna que recibe a diario miles de hombres de negocios desde los cuatro puntos cardinales. Construida recientemente sobre las ruinas de la antigua ciudad conquistada en el año 1902 por Ibn Saud, los únicos vestigios de este pasado son la fortaleza de Masmak, la torre del reloj y el barrio Bata con su típico mercado.
El Museo Ibn Saud da testimonio de los antepasados de la dinastía reinante. El Museo de RIAD es más completo y relata la historia del país y de la región desde el Neolítico. El Mercado de Camellos, a 30 Km. de la ciudad, es el más importante de cuanto mercado de camellos hay en el mundo, es muy animado, colorido, tiene lugar todos los días y durante el mes de abril se realizan carreras que son seguidas por todo el mundo árabe.
A 30 Km. al norte de Riad se encuentran las ruinas de Dir'aiyah, que fuera la primera ciudad capital de la familia reinante (la familia al-Saud está presente políticamente en el país desde el año 1750 sucediéndose en el trono de manera hereditaria).
En esta ciudad encontramos el rascacielos más alto de Arabia Saudita el "Kingdom Centre Tower" de 302 metros de altura. Al lado de este colosal edificio se encuentra también una mezquita espectacular.
La "Torre Al Faisaliyah" sigue siendo el rascacielos más emblemático de la ciudad a pesar de haber sido superado por la Torre Kingdom, ostenta el privilegio de haber sido el primero, cerca de su cúspide se encuentra el famoso "balón de oro", en su interior hay un elegante restaurante, un complejo comercial muy lujoso y el complejo del que forma parte incluye dos torres más y un hotel.

Yida: (Jiddah) un puerto para no descansar. Este destino brinda la posibilidad de realizar un abanico de actividades tanto de turismo aventura como ecoturismo o turismo cultural...playas vírgenes, aguas tibias y cristalinas del Mar Rojo, buceo en bancos de corales, deportes náuticos... A pesar de su modernidad, esta ciudad -como muchas otras de la región- ha sabido conservar su patrimonio cultural y podemos observar en nuestro paseo por el casco histórico viviendas construidas con coral en el siglo XVIII. Uno de los edificios emblemáticos de este puerto es el Museo Municipal.
En el casco histórico de Yida encontramos el zoco con su frenesí vertiginoso, sus mercaderías exóticas y su interminable regateo. En clara contraposición al casco antiguo encontramos la lujosa calle Thalía con la presencia de las mejores marcas de moda y accesorios internacionales. Las mansiones Shorbatly y Naseed son exponentes de la nobleza del lugar, la primera con una decoración interior en corales del Mar Rojo.
La Mezquita Al-Shafee es una de las más antiguas y está considerada por los habitantes de la ciudad la más hermosa. Existe una tumba en esta ciudad que se conoce como "La Tumba de Eva", dice la leyenda que aquí está sepultada "Eva" la esposa de Adán...el lugar fue clausurado por las autoridades en el año 1975 porque muchos musulmanes -contrariando la Ley del Corán- peregrinaban a este lugar. Los museos más importantes de Yida son el Museo Abdel Raouf Hasan y el Museo Regional de Etnografía y Arqueología.
El aeropuerto internacional "King Abdul Aziz" se sitúa a 19 Km. de la ciudad y recibe vuelos del exterior y vuelos domésticos.

La Meca: ciudad prohibida para los que no profesan la fe musulmana, esta ciudad que vio nacer al profeta Mahoma guarda reliquias de un valor insospechado para la historia de la humanidad. Es el centro de peregrinación religiosa más importante del mundo, forma parte de los "Cinco Pilares del Islam" que dice que todo musulmán sano de cuerpo y mente debe -al menos, una vez en la vida- presentar sus honores al profeta y recibir el perdón a sus pecados. La "gran peregrinación", muchas veces con resultados trágicos por la afluencia masiva de peregrinos del mundo entero, tiene lugar durante el último mes del año musulmán, es una peregrinación que debe respetar ciertas premisas enunciadas por el propio Mahoma, primero deben realizarse altos en ciertos lugares, los hombres deben llevar un atuendo de tela blanca sin costuras, calzar sandalias y mantener la cabeza despojada (incluso de cabello); las mujeres deben cubrirse la cabeza.
El ritual comprende siete vueltas alrededor de la Kaaba, en la Gran Mezquita, rezar en la "estación de Abraham" y se debe realizar penitencia permaneciendo de pie desde el mediodía hasta la medianoche en la localidad cercana de Arafat.
En la localidad de Mina tiene lugar la celebración del Sacrificio en el décimo día del último mes; posteriormente se lleva a cabo el ritual de lapidación de Satanás que está simbolizado por columnas y se procede a dar la última vuelta alrededor de la Gran Mezquita. En el centro de esta mezquita se encuentra la Ka'ba o Kaaba y es el monumento que sirve de orientación a todos los musulmanes del mundo durante sus rezos.

Medina: también esta ciudad es sagrada y no está permitida la entrada a los que no profesan la fe musulmana. Si bien Medina no es una estación obligatoria de peregrinaje -según la Ley del Corán- debido a que es un lugar histórico de relevancia, es visitada anualmente por miles de creyentes ya que se encuentra aquí la "Mezquita del Profeta" construida en el mismo emplazamiento de la mezquita original.
Aquí es donde Mahoma, exiliado de sus ciudad natal -La Meca- por los Koreichitas, se refugia durante el período conocido como la hégira (la actual Medina era la aldea de Yathrib en tiempos remotos).
Su regreso a La Meca marca el inicio del ritual de las peregrinaciones anuales. En la Mezquita del Profeta se encuentra la tumba de Mahoma y en los alrededores las de muchos de sus familiares y seguidores.
La Mezquita de Quba es la más antigua del mundo.
En las proximidades de esta ciudad sagrada también encontramos la Cueva de Umm Garsan de un valor histórico y arqueológico incalculable. Aquí se han encontrado grabados, animales embalsamados, utensilios y restos humanos datados, en principio, en más de 8.000 años de antigüedad. Es la más grande, por sus dimensiones, de la península arábiga.
Medina tampoco pudo escapar al vertiginoso desarrollo económico del reino y es una ciudad pujante con el acento puesto en la educación.

Jubbah: en esta ciudad, en el norte del país, se encuentran sitios de interés histórico, arqueológico y antropológico muy poco visitados. Encontramos pinturas rupestres de más de 5.000 años de antigüedad. La mezquita de Omar, es una de las más antiguas del mundo y muy cerca se encuentran las tumbas de los nabateos.

Montañas Asir: esta cadena montañosa rompe con la monotonía del desierto y alcanza los 3.000 metros de altitud en Jebel Sawdah, próximo a la ciudad de Abha, cerca de la frontera con Yemen. En los valles se cultivan cereales y dátiles y existe una rica fauna de leopardos y babuinos. En la misma región se encuentra un oasis habitado desde hace más de 4.000 años con numerosos vestigios arqueológicos.
La fortaleza de Asir es anterior al período islámico, en el interior del oasis se encuentra el magnífico palacio de Al-Aan que lamentablemente no se puede visitar.

Parque Nacional de Asir: próximo a la localidad de Abha, donde podemos alojarnos, este parque es un remanso de paz y frescura ante tanto desierto. Desde este parque se tiene una vista panorámica impactante de la región. A 60 Km. de Abha se encuentran las ruinas de Habella. El paseo, además, vale la pena por el espectáculo que ofrecen los cultivos en terraza sobre la ladera de la montaña.

Desierto Rub'al-Khali: este desierto compartido por Arabia Saudita, Omán y los Emiratos Árabes Unidos ocupa más de la mitad del territorio de Arabia Saudita. Es el desierto de arena más grande del mundo aunque, lamentablemente, a diferencia de sus vecinos que han hecho de los desiertos una atracción turística cada vez más llamativa, en este reino conservador no es posible recorrerlo. No existen ofertas de turismo aventura para realizar expediciones al desierto y descubrir sus dunas o los impactos de meteoritos.

Tumbas nabateas de Madahine-Saleh: esta antigua ciudad, entre Jordania e Irak, representa un yacimiento arqueológico tan importante como Petra, en Jordania.
Formaba parte de la antigua ruta de las caravanas de comerciantes que se dirigían hacia el Mar Mediterráneo con sus mercancías. En este lugar también cavaron en las montañas las magníficas fachadas de sus tumbas durante los siglos I antes y después de Cristo. Quizás por tratarse sólo de monumentos funerarios no tengan la espectacularidad de Petra pero, se encuentran en mejor estado de conservación y puede verse en toda su magnitud la calidad de sus artesanos. Entre todas ellas la más grandiosa es la tumba Qasr Farid.

Gastronomía saudita

Gastronomía saudita
Antes que nada debemos saber que la importación y el consumo de alcohol están estrictamente prohibidos por la Ley del Corán. Se beben zumos de frutas y agua. El té se perfuma con diferentes hierbas, se bebe todo el día y es delicioso, también se bebe café. El "champagne saudí" es un zumo de manzana con agua mineral gasificada.

En las grandes ciudades encontraremos toda la oferta de la gastronomía internacional en restaurantes y en los hoteles. Los cafés son desplazados poco a poco por las cadenas de comida rápida.
La comida principal es la del mediodía y la base de la misma es la carne de cordero, las especias y las verduras como berenjenas, cebollas, pepinos...las ensaladas agridulces (verduras y frutas frescas y secas sazonadas con yogurt y limón), las sopas y los postres muy dulces y perfumados.
Kebabs: carne de cordero, arroz, huevo, tomates, cebollas, especias.
Hummus: puré de garbanzos, ajo y limón.
Pita: típico pan árabe
Tabule: cus-cus, cebollas, pimientos, pepinos, ajo, aceite y limón Shikamba: sopa de albóndigas de cordero muy cremosa
Kofta: carne molida, arroz, espinacas, tomates, cebollas.

En la ciudad portuaria de Yida se consumen deliciosos pescados y frutos de mar, muy buenos restaurantes se encuentran sobre el camino costero.

Festividades

Festividades

Las festividades en Arabia Saudita se rigen por el calendario musulmán que es lunar por lo tanto cambian permanentemente de fecha para el calendario occidental.

Día Nacional: única celebración no religiosa del país, el 23 de septiembre del calendario occidental.

Al Jenadriyah: festival folclórico, dura dos semanas y se celebra en Jenadriyah a 45 Km. de Riad.

Eid al-Fitr (fin del mes de ayuno Ramadan) su significado literal es "Banquete de caridad" es una celebración religiosa de profunda trascendencia en la tradición islámica. Similar a la Navidad de los cristianos por cuanto los niños reciben regalos y se comen platos especiales y la gente estrena ropa, según un precepto del Corán que así lo indica.

Eid al-Adha. es la celebración del sacrificio, es la fiesta grande de los musulmanes, tiene lugar 70 días después del Eid al-Fitr, y la gran peregrinación a la Meca debe realizarse durante este mes. Se conmemora la intención de Abraham de sacrificar a su hijo, según mandato de Dios quien, luego de ver la sumisión del patriarca releva a Abraham del cometido. Al igual que en los tiempos bíblicos se sacrifican animales.

Arabia Saudita, un reino milenario y pujante en su economía y en su relación comercial con occidente pero muy conservador en su fe y sus tradiciones lo que no facilita el viaje y mucho menos a las mujeres, esperemos que en el avenir se facilite el turismo para las personas ávidas de lugares nuevos y que no tienen ninguna intención en tergiversar sus costumbres y su modo de vida, todo lo contrario, muchos sólo tenemos la intención de conocerlas mejor al igual que los lugares históricos que encierra este país deslumbrante.