Cruceros a Marsella (Francia)

¿Quieres ver más cruceros? Utiliza nuestro buscador...

13503Cruceros
Para lanzar la búsqueda debes seleccionar algún filtro Reiniciar búsqueda
Buscando cruceros

Buscando cruceros

Filters

Puede tardar unos segundos, por favor espera...

Marsella, La puerta de La Provenza y de Francia

Marsella

Datos de interés:

 País: Francia

Idioma: Francés

Moneda: Euro

Medios de transporte en Marsella: metro, autobús, tranvía, tren, taxis

Web de turismo de Marsella: www.marseille-tourisme.com

Tarjeta museos: http://resa.marseille-tourisme.com

 

 

Descripción:

¡Bienvenido a Marsella! La antigua Massalia griega es la segunda ciudad más poblada de Francia y uno de los puertos comerciales más importantes del Mediterráneo. Exótica y cosmopolita, en esta ciudad repleta de contrastes puedes pasar de las tradicionales calles señoriales del siglo XIX y los pequeños zocos, a grandes rascacielos y modernos museos en menos de un minuto. No nos olvidamos tampoco del encanto de la glamurosa Costa Azul, repleta de playas y pequeñas calas de este intenso color. ¡Allons-y!

 

¿Cómo llegar a Marsella desde el puerto?

 El puerto está a varios km del centro, pero Marsella te lo pone fácil para llegar al corazón de la ciudad. Ante todo, ten claro que ir andando no es una buena idea, ya que tendrías que caminar unos 7km por una carretera nada cómoda para peatones.

Para ir en autobús, primero deberás dar un paseo de unos 10-15 minutos para salir del puerto; al final del camino tienes el autobús número 35, que por 1,5€  te acercará a la céntrica Plaza Joliette. Pasa con una frecuencia aproximada de 20 minutos.

La opción más rápida pero también más cara es, como siempre, el taxi. Los hay de varios tamaños (de 4 a 7 pasajeros) y todos tienen el mismo precio. Ir al centro te saldrá por unos 20€, mientras que si quieres ir a Notre Dame de la Garde, en parte alta de la ciudad, el precio será de entre 25-30€.

Tanto desde el centro como desde Notre Dame de la Garde, estarás perfectamente conectado a través de la red de transporte público a todos los puntos de interés de la ciudad. ¡Tú eliges!

 

 

Cinco cosas que no debes perderte en Marsella

Aunque es visitada por millones de personas cada año, parece que Marsella sigue siendo una gran desconocida. Te preguntarás qué hay que ver en Marsella… ¡Pues muchísimas cosas! Aquí te contamos cinco que no te puedes perder en tu escala en la ciudad:

 

Notre Dame de la Garde: en el punto más alto de la ciudad se levanta esta impresionante Basílica de estilo romano-bizantino construida en el siglo XIX. Es una visita obligada y no solo por la belleza de su arquitectura, sino también por la espectacular panorámica que obtendrás de Marsella. ¡Es única!

 

Palacio Longchamp: el elegante barrio de Longchamp alberga este imponente palacio que lleva su nombre, construido a mediados del siglo XIX para celebrar la llegada del agua corriente a la ciudad. Hoy, guarda además dos museos, uno en cada ala: el Museo de Bellas Artes y el Museo de Historia Natural.

 

Le Panier: pintoresco y multicultural, el barrio más antiguo de Marsella te regala un paseo por sus laberínticas y sinuosas calles que te permitirá conocer la esencia de la ciudad. En el camino se suceden antiguas casas de pescadores, palacios, pequeñas plazas y monumentos que te fascinarán como la Vieille Charité, un hermoso edificio del siglo XVI.

 

Puerto Viejo: este milenario puerto, clave durante siglos en el comercio y las comunicaciones en el Mediterráneo, es aún el corazón de la ciudad de Marsella. Construido en forma de “U”, está flanqueado a ambos extremos por dos fortalezas: el Castillo de Saint James y el Fuerte Saint Nicolás. ¡Disfruta en este entorno único del ambiente imparable del puerto!

 

Catedral de Santa María la Mayor: construida en la segunda mitad del siglo XIX y de estilo bizantino, la preciosa catedral de Marsella que mira al mar, se sitúa en el punto donde se encuentran el puerto viejo y el nuevo. Sus dimensiones y su inconfundible estilo se pueden admirar desde casi cualquier rincón de la ciudad. ¡Impresiona!

 

 

Gastronomía

Dicen que los marselleses aman lo simple y su cocina no es una excepción, simple y auténtica. En ella, los productos del mar y la riqueza aromática de La Provenza se unen para crear verdaderos manjares, siempre con el aceite de oliva muy presente. Aprovecha este viaje para descubrir los platos más auténticos de la gastronomía de Marsella:

Boullabaisse: ¡Estás en la cuna de esta sabrosísima sopa de pescado! Marsellesa de origen, la boullabaisse es una tradicional receta de pescadores que antaño se preparaba con los restos de sus capturas. Hoy, se cocina con diferentes pescados del Mediterráneo que se cuecen enteros en la cazuela con tomate, azafrán e hinojo. Degustarla es todo un ritual que se divide en dos partes: primero se sirve el caldo y después el pescado, todo ello con una guarnición de picatostes y la rouille, una deliciosa mayonesa típica de la cocina provenzal. ¡Espectacular!

Bourride: ¡No confundir con la boullabaisse! Aunque hay quien dice que se le parece, la bourride es una tradicional sopa provenzal que se prepara con pescados blancos y un delicioso alioli que ayuda a aligerar el caldo. ¡Un plato de cuchara para chuparse los dedos!

Poupeton: ¡Aquí se aprovecha todo! Cuando sobra boullabaisse o bourride, nada como este increíble soufflé de pescado que se elabora con sus restos. Se trocea la carne de los pescados, se mezcla con miga de pan mojada en leche, huevos y queso, se cuece al horno y….¡Listo para disfrutar!

Aïgo-sau: este plato típicamente provenzal es una sopa similar a la bouillabaisse que se elabora a base de pescado blanco, tomate y patata. Hay tantas variedades como pescados y se puede servir acompañado de salsa rouille. ¡Una delicia mediterránea!

Pieds et paquets: si pensabas que no ibas a encontrar una especialidad marsellesa elaborada con carne, ¡te equivocas! Este sabroso plato está compuesto por pata de cordero y estómago relleno de perejil, ajo, pimiento y carne de cerdo; todo ello mezclado con una salsa de vino blanco y tomate. ¿No te recuerdo a los típicos callos españoles?

Y no nos olvidamos del aperitivo… El clásico pastis es una deliciosa bebida de anís que los franceses adoran tomar como aperitivo. ¡Seguro que tu también!

 

Eventos

Carnavales de Marsella: entre febrero y marzo las calles de la ciudad se llenan de color con los desfiles de carnaval, que culminan en las pintorescas fiestas que se celebran en el Puerto Viejo.

Fiestas de Le Panier: ¡Entre el 1 y el 15 de junio encontrarás el cosmopolita barrio de Le Panier más animado que nunca! Dando un paseo por sus calles y plazas podrás disfrutar de espectáculos de todo tipo.

Festival de Marsella: música, danza, teatro… Si está en Marsella la segunda quincena de julio, verás la ciudad repleta de los espectáculos que se celebran en uno de los eventos más importantes del año.

Festival de Jazz de los 5 continentes: los preciosos jardines del Palacio de Longchamp son el escenario donde se dan cita músicos de jazz y blues de todo el mundo. ¡Si viajas a Marsella la segunda quincena de julio no te lo puedes perder!

 

Viajar con niños en Marsella

Haces escala en Marsella y no sabes qué hacer con los niños… ¡No te preocupes! La ciudad, posee el sello de calidad turístico Famille Plus, lo que significa que tiene una completísima oferta pensada solo para familias. ¿Quieres saber los mejores planes para disfrutar con tus hijos? Apunta:

Funny Zoo: detrás del Palacio de Longchamp se extiende un precioso parque con un zoo muy especial. Jirafas, elefantes, tigres, monos… ¡A los peques les chiflará pasear entre cientos de animales que en realidad no son más que esculturas de colores!

Préau des Accoules: ¡Un espacio de descubrimiento y encuentro para los más pequeños! Situado en el interior del histórico Observatorio de Marsella, ofrece a sus pequeños visitantes exposiciones interactivas que les aproximarán, de una forma original, a las más bellas obras de arte de Marsella.

Castillo de If: ¡Nadie puede resistirse a la idea de visitar el enigmático castillo que encerró al Conde de Montecristo de Alejandro Dumas! A tan solo 20 minutos en ferry desde el Puerto Viejo, os aguardan las misteriosas leyendas que rodean esta fortaleza de las Islas Frioul. ¡Un plan ideal!

Les Calanques: entre Marsella y Cassis encontrarás una de las joyas naturales más bellas de la Costa Azul. Les Calanques, son una especie de fiordos pequeños que guardan hermosas bahías rodeadas de acantilados. Además de las espectaculares vistas, en los meses más calurosos podrás disfrutar en familia de un relajante baño en sus aguas azul turquesa.

Fuerte Saint Jean: ¡Marsella es una ciudad repleta de fuertes y tus hijos disfrutarán descubriéndolos! Si tenéis poco tiempo, te recomendamos visitar el de Saint Jean, que desde hace siglos vigila la entrada del Puerto Viejo. Subiendo a la torre cuadrada, alucinaréis con las vistas que ofrece de la ciudad abierta al Mediterráneo.